Be Ita­lian

Woman - - PORTADA -

Mi­ra­ba nues­tra fo­to de por­ta­da con gran ad­mi­ra­ción y cier­ta en­vi­dia ha­cia la pro­ta­go­nis­ta, Mar­ga­reth Ma­dè. Ad­mi­ra­ción ha­cia su ro­tun­da be­lle­za; en­vi­dia por pa­re­cer tan re­la­ja­da, tan aban­do­na­da al dol­ce far nien­te. ¿Pu­ra pose? Me con­fir­man que no. Tras de­jar­se la piel en la se­sión de fo­tos, en la que ac­tuó con to­tal con­cen­tra­ción y sin un sus­pi­ro de has­tío (a pe­sar de las ho­ras de ma­qui­lla­je, peluquería, fit­ting…), lle­gó el des­can­so. Nues­tra be­lla cam­bió el chip en ce­ro co­ma y se dis­pu­so a dis­fru­tar de la si­tua­ción que el des­tino le brin­da­ba en el pla­cen­te­ro mar­co ibi­cen­co don­de la tras­la­da­mos. ¡Fal­ta­ría más!, es ita­lia­na. Co­mo la pro­pia can­ción ‘Be Ita­lian’, del mu­si­cal ‘Ni­ne’, re­za: ‘Sé ita­liano, vi­ve el día co­mo si pu­die­ra ser el úl­ti­mo, sien­do au­daz y a la vez despreocupado’. Buen con­se­jo, en oca­sio­nes di­fí­cil de apli­car. Yo mis­ma me pon­go de ejem­plo, pe­ro tam­bién tras­la­do la que­ja a va­rias da­mas de mi en­torno. Cuan­do es­tán tra­ba­jan­do a fon­do, sien­ten que de­be­rían cul­ti­var sus hob­bies, qui­zá su es­pi­ri­tua­li­dad, arro­lla­da por la ma­rea de lo co­ti­diano. Si el tiem­po li­bre re­ba­sa un ta­ca­ño lí­mi­te (¿5 días, 10 días, 1 mes?), la cul­pa­bi­li­dad las co­rroe por­que se su­po­ne que no es­tán ha­cien­do na­da pro­duc­ti­vo. De he­cho, han ro­za­do un pun­to tan de­li­ran­te que in­clu­so pue­den sen­tir­se pre­sio­na­das pa­ra re­la­jar­se (en va­ca­cio­nes di­cen que to­ca). Por eso, es­te nú­me­ro he­mos que­ri­do de­di­car­lo a la dul­zu­ra de no ha­cer na­da, o al me­nos, de ha­cer lo que el cuer­po pi­da. De ahí nues­tra am­plia pro­pues­ta de te­mas de ocio (bus­ca­mos des­ti­nos pa­ra que tus va­ca­cio­nes de úl­ti­ma ho­ra te lle­ven tan le­jos co­mo desees, ¡pe­ro no a la rui­na!) y de be­lle­za pa­ra que te cui­des sin sa­cri­fi­car tiem­po ni di­ne­ro. Por­que el ve­rano, más que nin­gu­na otra es­ta­ción, se com­po­ne de pe­que­ños pla­ce­res (em­pe­zan­do por ho­jear es­ta re­vis­ta ba­jo una som­bri­lla) que so­lo en­cuen­tran lí­mi­te en nues­tra pro­pia men­te. Al fin y al ca­bo, vi­vir en la tierra pue­de sa­lir ca­ro, pe­ro a cam­bio se in­clu­ye un via­je al­re­de­dor del sol ca­da año.

‘Dol­ce far nien­te’, de John Wi­lliam God­ward.

Di­rec­to­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.