EL PE­SO dE LA VENGANZA

Woman - - BLOG LIBROS -

Pa­tri­zia fue cor­te­ja­da por el ba­rón Élie de Roths­child, el mar­qués de Ro­milly, el can­tan­te Char­les Az­na­vour, Yves Mon­tand, Alfonso de Bor­bón, Wa­rren Beatty, Ale­xan­der onas­sis... Pe­ro Pa­tri­zia de Blank pre­fi­rió a Faruk Chou­bar­gi, un mul­ti­mi­llo­na­rio li­ba­nés. «Ig­no­ra­ba que ha­bía en su vi­da una mu­jer ca­sa­da, una tal Be­ba­wi. Ha­bía­mos da­do una fies­ta pa­ra anun­ciar nues­tra bo­da y el día an­te­rior a su muer­te es­ta­ba en su ca­sa, que de­jé an­tes del ama­ne­cer (por­que mi ma­dre exi­gía que, has­ta el día de mi bo­da, des­per­ta­se en mi ca­ma). Por eso sal­vé mi vi­da. Nun­ca ol­vi­da­ré aquel 18 de enero de 1964, es­tá­ba­mos in­vi­ta­dos a una re­cep­ción en la em­ba­ja­da de Bra­sil. Pe­ro Faruk no vino a re­co­ger­me ni con­tes­ta­ba al te­lé­fono. Al día si­guien­te mi ma­dre en­tró con el desa­yuno: ‘Han ase­si­na­do a tu no­vio’. Clai­re Be­ba­wi y su ma­ri­do Yous­sef acu­chi­lla­ron a Faruk y lo des­fi­gu­ra­ron con vi­trio­lo, ese vi­trio­lo era pa­ra mí. El áci­do en la ca­ra es una for­ma de venganza ára­be. Am­bos se acu­sa­ron mu­tua­men­te del ase­si­na­to y el juez no pu­do es­ta­ble­cer quién era el res­pon­sa­ble del cri­men. Cuan­do la cor­te de ca­sa­ción les con­de­nó a vein­ti­dós años de cár­cel ya ha­bían es­ca­pa­do a Egip­to; nun­ca re­gre­sa­ron.»

Pa­tri­zia de Blank, en 1960.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.