La opi­nión

Woman - - ¿QUIÉN INSPIRA LA MODA? - de Mi­guel Pa­la­cio

Me in­vi­tan a re­fle­xio­nar so­bre el pa­pel de las mo­de­los en el sec­tor de la mo­da y so­bre lo que las mis­mas re­pre­sen­tan pa­ra mí co­mo di­se­ña­dor. Lo cier­to es que nun­ca me ha­bía plan­tea­do es­ta cues­tión de ma­ne­ra cons­cien­te y aho­ra que lo ha­go en­tien­do que es mu­cho lo que se po­dría de­cir al res­pec­to. Con to­do, yo so­lo me voy a de­te­ner en al­gu­nos as­pec­tos que me re­sul­tan in­tere­san­tes. Hay una fa­se en el pro­ce­so de crea­ción de ca­da co­lec­ción en el que la fun­ción de la mo­de­lo co­bra es­pe­cial im­por­tan­cia. Se tra­ta de las pri­me­ras prue­bas que cons­ti­tu­yen una eta­pa ín­ti­ma, ca­si nun­ca ex­pues­ta a los me­dios. Una vez que se con­fec­cio­nan las, por así de­cir­lo, pri­me­ras ver­sio­nes de ca­da pren­da, es ne­ce­sa­rio pro­bar­las en un cuer­po real pa­ra com­pro­bar su efec­to en tres di­men­sio­nes, va­lo­rar su mo­vi­mien­to y, a la vis­ta de to­do es­to, de­ci­dir su evo­lu­ción. Es ahí don­de en­tra en jue­go por pri­me­ra vez la mo­de­lo y de ella de­pen­de que la mar­cha se agi­li­ce o se di­la­te. Si en­cuen­tro afi­ni­dad en su ac­ti­tud, en su es­pí­ri­tu, si sien­to que en­tien­de lo que se trae en­tre ma­nos, en se­gui­da veo cla­ro el ca­mino a se­guir con ca­da pie­za, rá­pi­da­men­te veo el po­ten­cial que la ro­pa al­ber­ga. Los pa­sos a se­guir pa­ra lo­grar el re­sul­ta­do desea­do apa­re­cen ní­ti­dos. De al­gu­na ma­ne­ra ella, con su mi­ra­da, con su ca­mi­nar, me pue­de ayu­dar a des­pe­jar el mis­te­rio que las pren­das en­cie­rran cuan­do las sos­tie­ne una per­cha o una mano. Su sen­si­bi­li­dad pue­de lle­nar­me de op­ti­mis­mo dán­do­me el arran­que ne­ce­sa­rio pa­ra lle­gar has­ta el fi­nal. Por el con­tra­rio, cuan­do es­ta co­mu­ni­ca­ción no existe, la ro­pa se vuel­ve mu­da o lo que es peor, se lle­na de un men­sa­je equi­vo­ca­do que me lle­va des­car­tar­lo to­do y em­pe­zar de ce­ro. No pue­do ter­mi­nar es­tas lí­neas sin re­fe­rir­me a Lau­ra Pon­te aun­que el he­cho de que ha­ya si­do mo­de­lo sea lo más anec­dó­ti­co en nues­tra re­la­ción. Aho­ra bien, si hay al­guien que pue­da dar sen­ti­do a mis di­se­ños (el po­co o el mu­cho que pue­dan te­ner), si existe pa­ra mí un ca­ta­li­za­dor, se­ría Lau­ra. Su vi­sión de mun­do, su in­con­fun­di­ble ges­to di­si­pan mi per­ma­nen­te du­da, me sa­can de la confusión.

La mo­de­lo, con su mi­ra­da, con su ca­mi­nar, me pue­de ayu­dar a des­pe­jar el mis­te­rio que las pren­das ndas en­cie­rran cuan­do las sos­tie­ne una per­cha o una mano.»

Di­se­ña­dor y musa en la prue­ba de un ves­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.