La opi­nión de Lo­ren­zo Ca­pri­le

Su tra­je dio la vuelta al mun­do en 2002, jun­to al nom­bre de su au­tor: el des­co­no­ci­do li­ba­nés Elie Saab.»

Woman - - ¿QUIÉN INSPIRA LA MODA? -

Co­rren los años 60 del si­glo XIX y un in­tré­pi­do in­glés, Charles Frederic Worth, de­ci­de dar­le la vuelta a la ca­pi­tal de la mo­da, Pa­rís, y de pa­so cam­biar las re­glas del jue­go de un ofi­cio que em­pe­za­ba a ser la po­de­ro­sa in­dus­tria del lu­jo. Su ob­je­ti­vo es lle­gar a la Em­pe­ra­triz de los fran­ce­ses: la ca­pri­cho­sa y co­que­ta Eugenia de Montijo. Y lo con­si­gue, es­ta­ble­cien­do en­tre los dos una de las re­la­cio­nes más fruc­tí­fe­ras de la his­to­ria de la mo­da. ¿Có­mo? Vis­tien­do, du­ran­te me­ses y gra­tis, a la me­jor ami­ga y con­fi­den­te de la Em­pe­ra­triz: la piz­pi­re­ta em­ba­ja­do­ra de Aus­tria, la prin­ce­sa Paulina von Met­ter­nich. Una no­che, du­ran­te un fas­tuo­so bai­le en las Tu­lle­rías, Eugenia, har­ta de que Pau­li­ne so­bre­sa­lie­ra más que ella, es­ta­lló: «Ma­da­me, ¿dón­de se vis­te úl­ti­ma­men­te? El tra­je que lu­ce hoy es real­men­te so­ber­bio.» La prin­ce­sa, que te­nía la res­pues­ta pre­pa­ra­da des­de ha­cía me­ses, con­tes­tó: «Ma­jes­tad, es de un nue­vo as­tro en el fir­ma­men­to de la mo­da, Charles Frederic Worth.» El res­to es His­to­ria, con ma­yús­cu­las.

SI­GLO y ME­DIO DESPUÉS,

Las co­sas en la in­dus­tria si­guen sien­do pa­re­ci­das. Los ob­je­ti­vos son otros: no se tra­ta ya de ves­tir a una em­pe­ra­triz, sino a una ma­sa de ávi­das con­su­mi­do­ras, de­seo­sas de emu­lar a sus ído­los... Pe­ro los me­dios sí son los mis­mos: ele­gir a mu­je­res be­llas, ele­gan­tes y po­pu­la­res que, por en­ci­ma de to­do, arra­sen por su in­dis­cu­ti­ble im­pac­to me­diá­ti­co. Pau­li­ne von Met­ter­nich fue la an­te­pa­sa­da per­fec­ta del con­cep­to ce­le­brity: una mu­jer mag­ní­fi­ca­men­te re­la­cio­na­da, lí­der en gus­tos y mo­das en la al­ta So­cie­dad de Pa­rís y Vie­na, pio­ne­ra en deportes tan exó­ti­cos co­mo el pa­ti­na­je o el es­quí y una de las pri­me­ras fu­ma­do­ras sin nin­gún ti­po de com­ple­jo. Los cro­nis­tas de so­cie­dad siem­pre de­di­ca­ban más de una lí­nea a des­cri­bir sus mo­de­la­zos, sus pei­na­dos, sus jo­yas... y los pro­vee­do­res de los que se ser­vía. Tal y co­mo su­ce­de hoy: los des­cuen­tos y re­ga­los de ha­ce 150 años se sus­ti­tu­yen por fé­rreos con­tra­tos blin­da­dos, pe­ro el con­cep­to o es el mis­mo: des­ta­car por en­ci­ma de las de­más y ha­cer pu­bli­ci­dad de la mar­ca aso­cia­da en cual­quier al­fom­bra ro­ja. La úni­ca di­fe­ren­cia, qui­zás, es el ori­gen de las ce­le­bri­ties de hoy: aris­to­cra­cia y reale­za si­guen man­te­nien­do su pres­ti­gio y su ha­lo de gla­mour, pe­ro las ac­tri­ces y mo­de­los des­pier­tan aún más fu­ror, ex­pec­ta­ción, mor­bo… y ese ro­tun­do im­pac­to me­diá­ti­co cla­ve pa­ra el po­si­cio­na­mien­to de una mar­ca. Des­de los años 30, Holly­wood ha si­do y es la ma­yor can­te­ra pa­ra los re­cla­mos am­bu­lan­tes de la in­dus­tria del lu­jo, la mo­da y la cos­mé­ti­ca: na­die re­cuer­da a quién le die­ron tal o cual Os­car, pe­ro sí có­mo vis­tie­ron y se en­jo­ya­ron nues­tras ac­tri­ces fa­vo­ri­tas. El ejem­plo más lla­ma­ti­vo fue Ha­lle Berry en la ce­re­mo­nia de 2002: su tra­je, con es­tu­dia­dí­si­mas trans­pa­ren­cias y fal­da se­mi­pa­reo de ta­fe­tán tor­na­so­la­do, dio la vuelta al mun­do… y el nom­bre de su au­tor, has­ta ese mo­men­to des­co­no­ci­do pa­ra el gran pú­bli­co, tam­bién: na­da más y na­da me­nos que el li­ba­nés Elie Saab. El res­to, co­mo en el ca­so de Worth y Eugenia, ya es His­to­ria…

Ha­lle Berry re­ci­bió el Os­car por ‘Mons­ter’s Ball’.

Sil­via Abas­cal, con un di­se­ño de Lo­ren­zo Ca­pri­le en la pa­sa­da edi­ción de los Go­ya.

LO­REN­ZO CA­PRI­LE MO­DIS­TO Nues­tro co­lum­nis­ta es uno de los di­se­ña­do­res fa­vo­ri­tos de la Prin­ce­sa Le­ti­zia y co­no­ce, co­mo po­cos, los en­tre­si­jos de la red car­pet.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.