La en­tre­vis­ta

Scott Schu­man, The Sar­to­ria­list

Woman - - ¿QUIÉN INSPIRA LA MODA? -

Las mar­cas le res­pe­tan y le re­ser­van una si­lla en el front row. Si al­go fun­cio­na en el blog de es­te nor­te­ame­ri­cano es la na­tu­ra­li­dad y la au­sen­cia de re­fe­ren­cias co­mer­cia­les: streetsty­le pu­ro. ¿Nun­ca cul­tu­ras, se por te ejem­plo, ha ocu­rri­do la ele­gan­cia mos­trar otras de una ciu­dad Co­noz­co co­mo In­dia Cal­cu­ta? y me en­can­ta. De he­cho, es­toy pen­san­do rea­li­zar un ‘Book sty­le’ allí, con una chi­ca de Bom­bay. En va­ca­cio­nes via­jo con mi fa­mi­lia y ese pri­mer en­cuen­tro con el país me ser­vi­rá co­mo pau­ta pa­ra el ‘shoo­ting’ de­fi­ni­ti­vo. In­dia es uno de esos lu­ga­res al que vol­ve­ré.

¿Tie­ne re­glas el streetsty­le? En reali­dad, lo que to­dos que­re­mos es rom­per las re­glas.

¿Tu mi­ra­da se fi­ja en los de­ta­lles? Lo que in­ten­to es cap­tar aque­llo que ha­ce úni­ca a una per­so­na. El otro día me ocu­rrió con el pelo de una chi­ca. Sa­ber trans­mi­tir esa esen­cia es ha­cer un buen tra­ba­jo. ¿Crees que hay chi­cas que se vis­ten so­lo pa­ra ser fo­to­gra­fia­das en tu blog? En to­do ca­so, lo ha­cen pa­ra ir a la Se­ma­na de la Mo­da, a los shows, a los des­fi­les... No sé si su ima­gen es real, pe­ro tam­po­co me im­por­ta. Plas­mo lo que veo en ese mo­men­to.

¿Cuál es la con­tri­bu­ción de los blogs? An­tes, to­do era uni­di­rec­cio­nal. Suzy Men­kes es­cri­bía una crónica del des­fi­le y tú la leías, pun­to. Aho­ra, ese ar­tícu­lo pue­de dar pie a una con­ver­sa­ción. A mí me ocu­rre a me­nu­do en mi blog y es fan­tás­ti­co. Me en­can­ta pen­sar que pue­do con­ver­sar de mo­da en una do­ble di­rec­ción.

¿Qué va­lo­ras en un blog de mo­da? Lo que mar­ca la di­fe­ren­cia de un blog a otro es el te­ner al­go que de­cir. Yo su­pe que lo te­nía y por ello me lan­cé. Me gus­ta la mo­da, el ofi­cio, el es­ti­lo. Mu­chos di­se­ña­do­res son ge­nios por la com­bi­na­ción de co­lo­res, de for­mas. Crean mu­cho más que un pro­duc­to. Sue­les ca­lle­jear con la mo­to por Nue­va York, ¿qué ba­rrios te ins­pi­ran? Har­lem, Brooklyn, Queens. Cuan­do voy a al­gu­na ciu­dad que no co­noz­co, in­ten­to re­co­rrer­la con al­guien que me guíe pa­ra plas­mar lo ‘fas­hion’, aun­que tam­bién lo fol­kló­ri­co, co­mo una co­rri­da de to­ros que fo­to­gra­fié en mi pri­mer via­je a Ma­drid.

¿Te mar­cas ob­je­ti­vos dia­ria­men­te? Mi tra­ba­jo es in­con­tro­la­ble. No te pue­des or­ga­ni­zar por­que no sa­bes lo que te pue­de de­pa­rar la ca­lle y no pue­des for­zar una fo­to. So­lo ne­ce­si­tas que pa­se, y pa­ra eso hay que es­pe­rar la opor­tu­ni­dad. Pue­do es­tar cin­co o seis ho­ras bus­can­do y tra­ba­jan­do.

¿Qué otro blog si­gues nor­mal­men­te? Me gus­ta mu­cho el de mi no­via, Ga­ran­ce Do­ré. Siem­pre mi­ro qué ha­cen y qué ca­lles re­co­rren los co­ol­hun­ters.

¿Des­ban­ca­rán los blogs a las re­vis­tas? Las re­vis­tas de pa­pel nun­ca mo­ri­rán. Veo to­do ti­po de re­vis­tas, me in­tere­san mu­cho, pe­ro los blogs cum­plen un pa­pel dis­tin­to, te ha­cen vi­vir otro ti­po de sue­ños.

¿Qué nos de­pa­ra el fu­tu­ro? In­ter­net pro­pi­cia la ge­ne­ro­si­dad: co­mo los mú­si­cos que cuel­gan gra­tis can­cio­nes en las que han tra­ba­ja­do me­ses y me­ses. Nun­ca na­die an­tes ha­bía re­ga­la­do su tra­ba­jo.

SCOTT SCHu­MAN PE­RIO­DIS­TA Y FO­TÓ­GRA­FO Es­tu­dió mo­da en la Uni­ver­si­dad, pe­ro se for­mó en már­ke­ting y di­rec­ción de show­rooms de mo­da. Aho­ra es uno de esos blo­gue­ros con voz pro­pia y, an­te to­do, un buen fo­tó­gra­fo.

‘the sar­to­ria­list’, de scott schu­man (Pen­guin Books, 26,10 €).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.