Cos­mo­po­li­ta

Que­ri­da por unos y odia­da por otros, Mel­bour­ne no cuen­ta con sím­bo­los ar­qui­tec­tó­ni­cos que la iden­ti­fi­quen, pe­ro en la ciu­dad más eu­ro­pea de Aus­tra­lia po­drás en­con­trar to­do lo que bus­ques.

Woman - - GPS VIAJE -

re­gión; así que la me­jor op­ción es con­tra­tar un via­je or­ga­ni­za­do y vi­si­tar pa­ra­jes tan es­pec­ta­cu­la­res co­mo Ulu­ru (co­no­ci­do co­mo Ayers Rock, es­te mo­no­li­to –otro de los sím­bo­los de Aus­tra­lia– es con­si­de­ra­do tie­rra sa­gra­da pa­ra los in­dí­ge­nas), el Par­que Na­cio­nal Kata Tju­ta (Las Ol­gas) y Or­mis­ton Gor­ge. ¿Pa­ra dor­mir? Sin du­da, lo me­jor es ha­cer­lo al ai­re li­bre ba­jo las es­tre­llas. Ase­gú­ra­te de que tu tra­yec­to in­clu­ye, al me­nos, una no­che de acam­pa­da en el de­sier­to. No te arre­pen­ti­rás. Una cues­tión más an­tes de aban­do­nar es­ta re­gión. Lle­va mu­cha agua y... pan­ta­lla to­tal. La tem­pe­ra­tu­ra aquí es con­si­de­ra­ble­men­te al­ta.

3ª eta­Pa: Mel­bOuR­Ne

A di­fe­ren­cia de Sid­ney, Mel­bour­ne no es co­no­ci­do por sus es­pec­ta­cu­la­res vis­tas, pe­ro lo com­pen­sa con cre­ces gra­cias a una ofer­ta que mez­cla cul­tu­ra, ar­te y sen­sa­cio­nal shop­ping. El me­jor lu­gar pa­ra alo­jar­se es el CBD (Cen­tral Business Dis­trict); des­de allí, to­do es­tá a mano, gra­cias a la fan­tás­ti­ca red de tre­nes y tran­vías. Pa­ra ha­cer­te una com­po­si­ción de lu­gar, na­da co­mo un pri­mer pa­seo –gra­tis– en el tran­vía City Cir­cle Tram, que dis­cu­rre por el in­te­rior de la ciu­dad. Después, piér­de­te. Mel­bour­ne es co­no­ci­da por sus la­be­rin­tos de ve­re­das y ca­lle­jo­nes, lle­nos de ba­res ra­ros, res­tau­ran­tes, ca­fés y tien­das. Si al­gu­na vez ves un des­vío, ¡tó­ma­lo! Nun­ca sa­brás lo que pue­des en­con­trar. En Mel­bour­ne, de­dí­ca­te a com­prar has­ta... mo­rir. Si el shop­ping es tu pa­sión, en­con­tra­rás miles de tien­das en Cha­pel Street, South Ya­rra o en Rich­mond, Co­llin­wood y Prah­ran. Si el ham­bre te asal­ta, prue­ba la ver­sión aus­tra­lia­na de las ta­pas en el res­tau­ran­te Mo­Vi­da y su ‘her­mano’ Mo­vi­da Aqui. Y si pre­fie­res pro­bar al­go más au­tóc­tono, ce­na en Coo­kie Bar & Restaurant. An­tes de ir­te, con­du­ce por la Great Ocean Road. En es­te si­nuo­so tra­mo de la cos­ta se en­cuen­tra Los Do­ce Após­to­les, una co­lec­ción de enor­mes columnas de ca­li­za ubi­ca­das al bor­de de la ori­lla. La ero­sión y el tiem­po las ha es­cul­pi­do, y tar­de o tem­prano ase­gu­ra­rá que vuel­ven al mar. De vuelta a la ciu­dad, haz una pa­ra­da en Mor­ning­ton Pe­nin­su­la o Ya­rra Va­lley, dos de las re­gio­nes vi­ní­co­las más im­por­tan­tes del es­ta­do de Vic­to­ria.

MEL­bOUR­NE MO­VI­Da RESTaURaNT. 500 Bour­ke St.; Tel. 00 61 3966 33 038. mo­vi­da.com.au. El me­jor bar de ta­pas de la ciu­dad. cOO­kIE baR & RESTaURaNT. 252 Swans­ton St.; Tel. 00 61 39663 7660. coo­kie.net.au. HO­TEL aDELPHI. 187 Flin­ders La­ne; Tel. 00 61 38080...

Cen­tro fi­nan­cie­ro y puen­te so­bre el río Ya­rra.

In­te­rior de The Pro­vin­cial Ho­tel.

Koa­la en el Par­que na­tu­ral Phi­llip Is­land.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.