LAS VA­RI­CES TIE­NEN SO­LU­CIóN

Woman - - LIVING SALUD -

Las an­ti­es­té­ti­cas ve­nas hin­cha­das son la se­ñal más evi­den­te de la fra­gi­li­dad ca­pi­lar pro­du­ci­da por una ma­la cir­cu­la­ción ve­no­sa. En­tre­vis­ta­mos al es­pe­cia­lis­ta en tec­no­lo­gía lá­ser pa­ra erra­di­car­las. Dr Ja­vier Mo­re­noMo­ra­ga, del Ins­ti­tu­to Lá­ser de Ma­drid (IML). www.iml.es. Las va­ri­ces re­sul­tan más an­ti­es­té­ti­cas que pe­li­gro­sas, y muy mo­les­tas por­que vie­nen acom­pa­ña­das de ca­lam­bres y pe­sa­dez de pier­nas. Lo peor es que sue­len agra­var­se con los años y pre­sen­tar com­pli­ca­cio­nes que exi­jan to­mar me­di­das drás­ti­cas. ¿Cuá­les son las cau­sas del pro­ble­ma y los po­si­bles ries­gos pa­ra la sa­lud? El prin­ci­pal fac­tor de apa­ri­ción de va­ri­ces es ge­né­ti­co. He­re­da­mos la ca­li­dad de nues­tras ve­nas: cuan­do es­ta ca­li­dad no es la me­jor, su­fren un des­gas­te ma­yor en su tra­ba­jo dia­rio y se di­la­tan dan­do lu­gar a las va­ri­ces, que ad­vier­ten de una si­tua­ción de san­gre es­tan­ca­da. La ma­yo­ría de las ve­ces afec­tan al sis­te­ma cir­cu­la­to­rio su­per­fi­cial y se con­si­de­ran un pro­ble­ma es­té­ti­co. So­lo las va­ri­ces de los sis­te­mas de ve­nas grue­sas se con­si­de­ran gra­ves. ¿Existe al­gún sis­te­ma de diag­nós­ti­co? El diag­nós­ti­co es sen­ci­llo: se tra­ta de de­mos­trar el gra­do de in­ca­pa­ci­dad de la ve­na pa­ra man­te­ner el flu­jo de re­torno de la san­gre al co­ra­zón. Se sue­le ha­cer con un eco-dop­pler en co­lor que per­mi­te ver la mor­fo­lo­gía de los tra­yec­tos ve­no­sos y la di­rec­ción del flu­jo, tan­to en su fun­cio­na­mien­to es­pon­tá­neo co­mo ba­jo pre­sión for­za­da. El mé­to­do no re­sul­ta in­va­si­vo ni do­lo­ro­so: es una sim­ple eco­gra­fía con gran pre­ci­sión diag­nós­ti­ca. So­lo an­te la sos­pe­cha de mal­for­ma­cio­nes con­gé­ni­tas se uti­li­zan fle­bo­gra­fías con con­tras­te in­tra­ve­no­so, que sí que son más mo­les­tas y re­quie­ren ma­yor des­plie­gue de me­dios. Con las va­ri­ces diag­nos­ti­ca­das, ¿cuál es el me­jor tra­ta­mien­to? Los fár­ma­cos pue­den me­jo­rar la sen­sa­ción de pe­sa­dez, y tam­bién in­flu­ye un cam­bio de há­bi­tos, pe­ro la úni­ca ma­ne­ra de eli­mi­nar­las es re­cu­rrir a la ci­ru­gía o a los nue­vos mé­to­dos lá­ser no in­va­si­vos. Y en cual­quier ca­so, la ci­ru­gía es una so­lu­ción de­fi­ni­ti­va de la va­riz tra­ta­da, pe­ro no evi­ta el pos­te­rior desa­rro­llo de va­ri­ces en otras ve­nas, ya que so­lo se eli­mi­na la afec­ta­da.

LA CI­RU­GíA Lá­SER YA SEA ENDOVENOSA O POR

TéC­NI­CAS NO IN­VA­SI­VAS, PUE­DE SO­LU­CIO­NAR LA TO­TA­LI­DAD DE LAS VA­RI­CES GRA­VES.

¿Qué téc­ni­ca es más re­co­men­da­ble, la ci­ru­gía clá­si­ca o la lá­ser? De­pen­de de mu­chas co­sas, del ti­po de va­riz, del pa­cien­te y del gra­do de afec­ta­ción. Pe­ro la reali­dad es que ac­tual­men­te, en po­cos ca­sos es ne­ce­sa­ria la ex­trac­ción qui­rúr­gi­ca con­ven­cio­nal. Al­gu­nas ve­ces hay que pro­ce­der a una ‘cro­sec­to­mía’, que es el cie­rre qui­rúr­gi­co a ni­vel de las in­gles del pun­to de dre­na­je de las ve­nas, a la al­tu­ra de la fe­mo­ral. En otras oca­sio­nes, se prac­ti­can mi­cro­ci­ru­gías pa­ra ce­rrar ve­nas per­fo­ran­tes in­com­pe­ten­tes. En am­bos ca­sos se tra­ta, por lo ge­ne­ral, de ci­ru­gía con epi­du­ral y pue­de dar­se de al­ta al pa­cien­te el mis­mo día de la in­ter­ven­ción. ¿Có­mo ac­túa la ci­ru­gía lá­ser? Pri­me­ro hay que di­fe­ren­ciar en­tre va­ri­ces gra­ves y va­ri­ces es­té­ti­cas. Pa­ra las gra­ves se dis­po­ne del lá­ser en­do­ve­no­so, la téc­ni­ca de CHI­VA, las es­pu­mas es­cle­ro­san­tes y la te­ra­pia fo­to­di­ná­mi­ca de va­ri­ces. So­las y, a ve­ces en com­bi­na­ción con un pe­que­ño ges­to qui­rúr­gi­co, pue­den re­sol­ver la to­ta­li­dad de las si­tua­cio­nes. ¿Qué ha­ce la te­ra­pia fo­to­di­ná­mi­ca de va­ri­ces tan efi­caz? En mi opi­nión, la te­ra­pia fo­to­di­ná­mi­ca de va­ri­ces (una pa­ten­te in­ter­na­cio­nal del IML en co­la­bo­ra­ción con la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid) ofre­ce ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos. Es una prác­ti­ca en la que se com­bi­na el uso del lá­ser per­cu­tá­neo con es­pu­mas es­cle­ro­san­tes, no in­va­si­va, com­ple­ta­men­te am­bu­la­to­ria, sin ne­ce­si­dad de nin­gún ti­po de anes­té­si­cos y con un ín­di­ce de re­caí­das mu­cho me­nor que la ci­ru­gía clá­si­ca. En es­tos mo­men­tos, no hay nin­gún mé­to­do que pue­da ofre­cer es­tos re­sul­ta­dos. Las va­ri­ces no en­tien­den de se­xo, pe­ro no­so­tras las pa­de­ce­mos más que ellos... Las mu­je­res sois ca­si las úni­cas con pro­ble­mas en el sis­te­ma ve­no­so más su­per­fi­cial: a lo lar­go de la vi­da se­gu­ro que su­fri­réis al­gu­na ara­ña cu­tá­nea y ve­nas ver­de-azu­la­das en zig­zag. Se de­be a que es­tas ve­nas, de es­ca­so diá­me­tro, son sen­si­bles a los es­tró­ge­nos, que las de­te­rio­ran más o me­nos en fun­ción de la car­ga he­re­di­ta­ria. La afec­ta­ción del sis­te­ma pro­fun­do y de las sa­fe­nas (que dre­nan el sis­te­ma pro­fun­do a ni­vel de las in­gles y ro­di­llas) afec­ta por igual al hom­bre y a la mu­jer. En es­tos ca­sos in­flu­ye la he­ren­cia, los em­ba­ra­zos, la pro­fe­sión y los há­bi­tos de vi­da del pa­cien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.