Ale­xis Mabille cou­tu­re

Woman - - MUJERES PIONERAS -

Ves­ti­do bus­tier en bro­ca­do de leo­par­do gris, bor­da­do con or­na­men­tos y plu­mas en el es­co­te.

Ten­go ga­nas de asu­mir ries­gos. He de­ci­di­do no juz­gar­me con ex­ce­si­va

se­ve­ri­dad, lan­zar­me, de­cir que sí a to­do y lue­go ver qué pa­sa. Ese es mi le­ma, rom­per lí­mi­tes.»

Es ex­tre­ma­da­men­te ama­ble y lo­cuaz. «Ha­blo mu­cho, ya lo sé», se dis­cul­pa de en­tra­da Elisa Sed­naoui. Co­mo te­ne­mos que em­pe­zar de al­gu­na ma­ne­ra, le de­jo que sea ella quien ini­cie la con­ver­sa­ción. Así, se ins­ta­la en un ca­fé aba­rro­ta­do cer­ca de la Ópe­ra de París y pi­de una co­caco­la Ze­ro. Y en­ton­ces, con una des­con­cer­tan­te fa­ci­li­dad, des­gra­na re­cuer­dos de Ita­lia (pa­tria de su ma­dre), evo­ca aro­mas de Egip­to (el país de su pa­dre) y ha­bla de sus de­seos de con­ver­tir­se en ac­triz y de sus años tra­ba­jan­do co­mo mo­de­lo. En­ten­der a Elisa Sed­naoui, que cuen­ta aho­ra con 24 pri­ma­ve­ras, es en­ten­der que to­dos so­mos pro­duc­to de nues­tra in­fan­cia. Y es tam­bién sa­ber es­cu­char al­gu­nas ver­da­des pro­nun­cia­das a me­dia voz. «Lo im­por­tan­te no tie­ne na­da que ver con la can­ti­dad de co­sas que ha­ce­mos o el éxi­to que al­can­za­mos. Hay mu­cha gen­te que bus­ca la fe­li­ci­dad en el lu­gar equi­vo­ca­do.» Su be­lle­za es es­can­da­lo­sa. Su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal, un ejem­plo de bue­na for­tu­na. Ima­gen de Cha­nel, hoy so­lo vi­ve pa­ra el ci­ne, aunque tam­bién se em­bar­ca en al­gu­na que otra aven­tu­ra pro­fe­sio­nal. Pron­to la ve­re­mos en la pe­lí­cu­la ‘L’ amour du­re trois ans’ (‘El amor dura tres años’), de Fré­dé­ric Beig­be­der. Así fue el en­cuen­tro con es­ta be­llí­si­ma per­so­na.

¿De dón­de pro­ce­de tu nom­bre?

Es el ana­gra­ma del nom­bre de mi bi­sa­bue­lo, Elías. Se­gún una le­yen­da fa­mi­liar, mis pa­dres dis­cu­tie­ron so­bre qué nom­bre po­ner­me. Mi ma­dre pre­fe­ría Ali­sa o Eli­na. Al fi­nal to­ma­ron la de­ci­sión en el hos­pi­tal, o sea, en el úl­ti­mo mo­men­to. Lue­go ti­tu­la­ron así la pe­lí­cu­la de Jean Bec­ker con Va­nes­sa Pa­ra­dis. Mi pa­dre, des­de Egip­to, me man­da­ba CDs de mú­si­ca, en­tre ellos uno de Gains­bourg con la can­ción ‘Elisa’: a los ocho años ya la can­ta­ba du­ran­te ho­ras de­lan­te de un es­pe­jo.

¿Có­mo eras de pe­que­ña?

Has­ta los seis años, cre­cí en Egip­to, ab­so­lu­ta­men­te fe­liz. A esa edad, mis pa­dres se se­pa­ra­ron y vi­ne a Eu­ro­pa. Siem­pre me ha­bla­ban co­mo a una per­so­na adul­ta; no lo­gra­ban ocul­tar­me las co­sas que su­ce­dían, y yo com­pren­día en­tre lí­neas cuál era la si­tua­ción. Cuan­do es­ta­ba con otros ni­ños de mi edad, no en­ca­ja­ba del to­do bien. Por ejem­plo, ha­bla­ba mez­clan­do va­rios idio­mas y tu­ve que... re­la­jar­me un po­co. Cuan­do veo imá­ge­nes de los es­pec­tácu­los del co­le­gio, me da ca­si ver­güen­za; bai­la­ba co­mo una lo­ca. Lo vi­vía to­do muy in­ten­sa­men­te. Pe­ro al mis­mo tiem­po pen­sa­ba que no lo ha­cía bien, y eso me ha­cía su­frir mu­cho.

¿Y qué te sal­vó?

Soy una so­ña­do­ra. Sue­ño des­pier­ta. Me me­to en un ta­xi y de­jo vo­lar la ima­gi­na­ción. Soy hi­ja úni­ca, y cuan­do via­já­ba­mos en co­che me tum­ba­ba en el asien­to tra­se­ro y me mon­ta­ba mis pe­lí­cu­las. Evi­den­te­men­te, no pen­sa­ba en una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal to­da­vía, so­lo fan­ta­sea­ba con el prín­ci­pe azul o, en otras pa­la­bras, con el ma­ri­do ideal.

¿Có­mo has vi­vi­do es­ta se­sión de fo­tos?

La al­ta cos­tu­ra es al­go muy fí­si­co. En cual­quier ca­so, más que el prêt-à-por­ter. Las for­mas son muy es­truc­tu­ra­das, las ta­llas muy pe­que­ñas, el pe­so de los te­ji­dos es al­to y, ade­más, te cons­tri­ñen el cuer­po. Pe­ro lo bueno es que muy pron­to se con­si­gue un efec­to so­fis­ti­ca­do. El re­to en es­te ca­so era lo­grar que la se­sión tam­bién re­sul­ta­ra na­tu­ral.

¿Al­gu­na vez has pe­ca­do de mal gus­to?

Sí, cla­ro, pe­ro pre­fe­ri­ría ol­vi­dar esas oca­sio­nes. Se­gu­ro que me he ves­ti­do con co­lo­res y ma­te­rias ho­rri­bles. Ya no si­go las ten­den­cias. Me com­pro pren­das in­tem­po­ra­les, mi­ni­ma­lis­tas y bien cor­ta­das, aunque eso su­pon­ga com­prar­me me­nos ves­ti­dos. El se­cre­to de la mo­da es co­no­cer el pro­pio cuer­po. Yo no ha­go de­por­te, ex­cep­to al­gu­nos ejer­ci­cios de es­ti­ra­mien­to y de for­ta­le­ci­mien­to de la es­pal­da, pa­ra man­te­ner­me de­re­cha. Pe­ro pre­fie­ro la lec­tu­ra. No hay per­so­na más pe­re­zo­sa que yo.

¿A qué des­fi­les no per­do­na­rías fal­tar?

A los de Karl Lagerfeld y Hai­der Ac­ker­mann. Karl or­ga­ni­za es­pec­tácu­los en el sen­ti­do más no­ble del tér­mino. En ellos me en­cuen­tro con mu­chas per­so­nas a quie­nes con­si­de­ro par­te de mi fa­mi­lia. Y Hai­der con­si­gue emo­cio­nar­me, y siem­pre ha es­ta­do ahí cuan­do lo he ne­ce­si­ta­do. Sé que su tra­ba­jo es sin­ce­ro. Tra­ba­ja ca­da pie­za con una enor­me ho­nes­ti­dad. Pue­de pa­re­cer una ton­te­ría, pe­ro ver có­mo tra­ba­ja me ha­ce llo­rar.

¿Qué has apren­di­do en tu vi­da de mo­de­lo?

Su­per­vi­ven­cia y psi­co­lo­gía. Es­ta­ba obli­ga­da a adap­tar­me a gen­te muy di­fe­ren­te y a ha­cer que tu­vie­ran con­fian­za en mí; es de­cir, ha­cer­les sen­tir que era yo la per­so­na que ne­ce­si­ta­ban. No quiero pa­re­cer una víc­ti­ma, tam­po­co hay que exa­ge­rar, pe­ro la vi­da de mo­de­lo no es fá­cil en ab­so­lu­to. La gen­te no se da cuen­ta de to­do lo que co­men­tan so­bre tu cuer­po; te con­vier- tes en un ob­je­to. Yo he apren­di­do a ju­gar ese jue­go. He via­ja­do por to­do el mun­do. Hoy, so­bre to­do, tra­ba­jo en el ci­ne pa­ra de­ses­pe­ra­ción de mis agen­tes. Ya so­lo acep­to pro­yec­tos a los que ten­go un es­pe­cial ca­ri­ño. Las cam­pa­ñas de Cha­nel, por ejem­plo, pe­ro sin ol­vi­dar que Karl (Lagerfeld) ha­ce sus se­sio­nes de fo­tos en vein­te mi­nu­tos de re­loj.

¿Có­mo has vi­vi­do el es­treno de ‘Bus Pa­lla­dium’, la pe­lí­cu­la de Ch­ris­top­her Thom­pson?

Con la fe­li­ci­dad tí­pi­ca de una pri­me­ra vez. Las pri­me­ras en­tre­vis­tas, las pri­me­ras te­le­vi­sio­nes... Lue­go fui al fes­ti­val de ci­ne fran­cés de To­kio, don­de he coin­ci­di­do con di­rec­to­res co­mo Ra­du Mihaileanu y Cé­dric Kahn. Le doy gra­cias a Dios. Bueno, es­te ofi­cio tam­bién re­quie­re mu­cha ener­gía. Más que el mie­do, el can­san­cio es mi peor enemi­go. Me vuel­ve sen­si­ble a las ma­las vi­bra­cio­nes.

An­tes ha­bías in­ter­pre­ta­do tam­bién un pa­pel en ‘In­di­gè­ne d’Eu­ra­sie’, de Sha­ru­nas Bar­tas, des­ti­na­do en prin­ci­pio a la ac­triz Asia Ar­gen­to...

El pa­pel ha­bía si­do es­cri­to pa­ra ella, pe­ro me to­có a mí in­ter­pre­tar­lo. Te­nía 19 años, no sa­bía mu­cho de es­te mun­do, pe­ro la ex­pe­rien­cia me ani­mó a rom­per con la mo­da y sus mol­des. No ha­bía guión. Sha­ru­nas de­ci­día las es­ce­nas que íba­mos a ro­dar día a día, se­gún le lle­ga­ba la ins­pi­ra­ción. Mi ma­dre ha­bía ve­ni­do a apo­yar­me; so­mos ita­lia­nas y ha­bla­mos y nos reí­mos bas­tan­te fuer­te. Evi­den­te­men­te, no era una ac­ti­tud de­ma­sia­do li­tua­na...

Aca­bas de coin­ci­dir con Vin­cent Ga­llo en ‘La leg­gen­da di Kas­par Hau­ser’ (‘La le­yen­da de Kas­par Hau­ser’), del di­rec­tor ita­liano Da­vi­de Ma­nu­li. ¿Es fiel a su repu­tación?

Ya sé que se cuen­tan mu­chas co­sas so­bre él, pe­ro cuan­do es­tá en el pla­tó, es­tá al cien por cien. Me tra­ta­ba co­mo a una her­ma­na pe­que­ña. La pe­lí­cu­la no es una re­lec­tu­ra de la de Wer­ner Her­zog. Es una apro­xi­ma­ción ex­pe­ri­men­tal a la evo­lu­ción de cin­co per­so­na­jes que cam­bian ra­di­cal­men­te. So­bre to­do, el mío, que es el de una pros­ti­tu­ta un po­co pro­fe­ta. Ella ve en Kas­par una opor­tu­ni­dad pa­ra cam­biar su vi­da. Mi coach nor­te­ame­ri­ca­na me de­cía: «En nues­tras vi­das, los hom­bres pa­san pa­ra brin­dar­nos opor­tu­ni­da­des. Las causas de nues­tro de­seo de cam­biar las co­sas es­tán den­tro de no­so­tras mis­mas.»

¿Dón­de es­ta­bas cuan­do es­ta­lló la re­vo­lu­ción ára­be?

Lo vi to­do por la te­le­vi­sión. Me cos­ta­ba creer­lo. Mi pa­dre, que es más bien fa­ta­lis­ta, no pen­sa­ba que esa pri­ma­ve­ra ára­be fue­ra po­si­ble. Y yo tam­bién sen­tía una cier­ta de­silu­sión. Por esa ra­zón, me cau­só una enor­me sor­pre­sa ver que mi pue­blo (por­que con­si­de­ro a los egip­cios co­mo mi pue­blo) re­sis­tía. Y me sen­tía, tam­bién, muy emo­cio­na­da. Cris­tia­nos, mu­sul­ma­nes, hom­bres, mu­je­res... to­dos uni­dos en un mis­mo com­ba­te. Aho­ra es mo­men­to de tra­ba­jar, de ex­pli­car, por­que Egip­to no co­no­ce la de­mo­cra­cia. Si la edu­ca­ción no con­tri­bu­ye a es­te es­fuer­zo, aca­ba­rá ga­nan­do quien gri­te el eslogan más fuer­te.

¿Có­mo te sien­tes en es­te mo­men­to?

Ten­go ga­nas de acep­tar ries­gos. Por ejem­plo, el com­po­si­tor Tho­mas Rous­sel me ha ani­ma­do a can­tar en un ál­bum, un pro­yec­to so­li­da­rio que re­uni­rá a vein­te ac­tri­ces. He de­ci­di­do no juz­gar­me con ex­ce­si­va se­ve­ri­dad; lan­zar­me, de­cir que sí a to­do y lue­go ver qué pa­sa. Ese es mi nue­vo re­to, rom­per los lí­mi­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.