¿es la mo­da fe­ti­chis­ta?

Las nue­vas pa­sa­re­las nos han con­fir­ma­do que sí. Más que os­cu­ros ob­je­tos de de­seo, son he­ren­cia es­té­ti­ca. La his­to­ria del tra­je ava­la el fe­ti­chic.

Woman - - MODA INSPIRACIÓ­N -

El nue­vo sexy aho­ra se lla­ma fe­ti­chis­mo, es po­der y ha in­va­di­do la mo­da a gran es­ca­la. Y sin mie­do, mi­so­gi­nia ni hu­mi­lla­ción; es la úl­ti­ma ten­ta­ción de las pa­sa­re­las. Los fo­tó­gra­fos Hel­mut New­ton y Ara­ki, los pio­ne­ros mar­qués de Sa­de y Leo­pold von Sa­cher-Ma­soch, las ac­tri­ces Char­lot­te Ram­pling en ‘Por­te­ro de no­che’ e Isa­be­lle Hup­pert en ‘La pia­nis­ta’; to­dos son fuen­tes de ins­pi­ra­ción, no ideas de su­mi­sión.

do­mi­na­ción en el show

El bon­da­ge, el cue­ro y la es­té­ti­ca sa­do han aban­do­na­do su gue­to y han to­ma­do las co­lec­cio­nes de es­ta tem­po­ra­da. Gi­les Dea­con, Marc Ja­cobs pa­ra Louis Vuit­ton, Thierry Mu­gler, Sa­rah Bur­ton pa­ra Ale­xan­der Mc­Queen y Mark Fast, en­tre otros, han lan­za­do un nue­vo ma­ni­fies­to: el fe­tish tam­bién es chic. Las se­cue­las, mu­je­res con­ver­ti­das en do­mi­na­trix que vis­ten fal­das lá­piz, bo­tas de ta­co­nes in­fi­ni­tos, cor­sés co­mo cin­tu­ro­nes y es­po­sas por pul­se­ras. A lo lar­go de las úl­ti­mas dé­ca­das, al­gu­nos de los gran­des dic­ta­do­res del ar­ma­rio fe­me­nino han he­cho gui­ños a los ob­je­tos más os­cu­ros de de­seo. Des­de las cin­tu­ras de avis­pa los años 50 –alen­ta­das por el new look y la vo­lup­tuo­si­dad de Jay­ne Mans­field, Ava Gard­ner, Ma­rilyn Mon­roe y Bet­tie Pa­ge– has­ta los bus­tiers de Jean Paul Gaul­tier en los ochen­ta, pa­san­do por los ce­ñi­dos ves­ti­dos de ban­das elás­ti­cas de Her­vé Le­ger y los de cue­ro ne­gro de Clau­de Mon­ta­na, las gran­des fir­mas de cou­tu­re han en­con­tra­do un fi­lón es­té­ti­co al re­sal­tar la se­xua­li­dad fe­me­ni­na más do­mi­nan­te co­mo ar­ma de se­duc­ción. ¿El re­sul­ta­do? Au­tén­ti­cas man­tis fas­hio­nis­tas. Las dio­sas de las ser­pien­tes de la Cre­ta mi­cé­ni­ca, la vic­to­ria­na Po­lai­re con su cin­tu­ra en­cor­se­ta- da de 36 cen­tí­me­tros o la di­va de bur­les­que ac­tual Di­ta von Tee­se son al­gu­nos ejem­plos de có­mo la es­té­ti­ca pue­de lle­gar a su­pe­rar la pro­pia na­tu­ra­le­za hu­ma­na. Y es que des­de que el ser hu­mano se vis­te por gus­to, la si­lue­ta fe­me­ni­na no ha pa­ra­do de re­tar a su anato­mía. Los cor­sés de hie­rro del Re­na­ci­mien­to, re­ma­ta­dos con el rí­gi­do ver­du­ga­do, o los ajus­ta­dos tor­sos de la épo­ca de Ma­ría An­to­nie­ta eran, mu­cho más que dic­ta­dos de mo­da, pu­ros ins­tin­tos des­truc­ti­vos. Al fin y al ca­bo, te­ner una sa­lud dé­bil era signo de cla­se. Es­ta tem­po­ra­da, en la pa­sa­re­la, hay más di­ver­sión.

Pul­se­ras en for­ma de es­po­sas de Louis Vuit­ton (1.550 €).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.