UNA CUES­TIÓN DE GÉ­NE­RO

* Por Jau­me Ba­la­gue­ró.

Woman - - BLOG CINE -

dos se­ño­ras al sa­lir del ci­ne:

-Pues yo no la veo de gé­ne­ro por nin­gún la­do. Po­día ha­ber ve­ni­do a ver­la con mi ma­ri­do y se­gu­ro que le hu­bie­ra gus­ta­do. -Yo no sé por qué tie­nen que di­fe­ren­ciar aho­ra, si to­da la vi­da las pe­lí­cu­las han ido a ver­las to­dos sin nin­gún pro­ble­ma. Qué di­ces, hay te­mas que son más de hom­bres, las de va­que­ros y to­do eso, pe­ro an­da que no me he tra­ga­do yo pe­lí­cu­las de va­que­ros. Y no pa­sa na­da. Ya ves tú qué ne­ce­si­dad ha­bía de em­pe­zar a di­fe­ren­ciar aho­ra. -Y to­tal, pa­ra qué, si lue­go la gen­te no va a ha­cer ca­so, por­que al fi­nal vas con tu no­vio, o tu ma­ri­do, o con el gru­po que vas. No va­mos a aca­bar co­mo en el co­le­gio, los ni­ños en uno y las ni­ñas en otro. So­lo fal­ta­ría eso. -Es que ya no sa­ben qué in­ven­tar. trans­cri­bo la con­ver­sa­ción de for­ma apro­xi­ma­da –en reali­dad fue más lar­ga– pe­ro he in­ten­ta­do con­ser­var fra­ses y pa­la­bras suel­tas que re­cuer­do. En cual­quier ca­so, os ase­gu­ro que ocu­rrió de ver­dad. Es­tas se­ño­ras, po­de­mos con­cluir, es­ta­ban un po­co con­fun­di­das. la ex­pre­sión «vio­len­cia de gé­ne­ro», des­gra­cia­da­men­te tan usa­da en nues­tros días, dis­tin­gue en­tre aque­lla que per­pe­tra el hom­bre con­tra la mu­jer de cual­quier otro ti­po. Sin du­da in­fluen­cia­das por es­ta acep­ción, es­tas se­ño­ras in­ter­pre­ta­ban la ex­pre­sión «ci­ne de gé­ne­ro» co­mo aquel que va di­ri­gi­do a las mu­je­res. Ci­ne pa­ra se­ño­ras. o de se­ño­ras. Pe­ro en reali­dad sa­lían de ver un th­ri­ller bas­tan­te vio­len­to. o sea, no es­pe­cial­men­te pa­ra se­ño­ras. Y cla­ro, no la veían de gé­ne­ro por nin­gún la­do. Nor­mal. to­do es­to vie­ne a cuen­to por­que tam­bién la ver­da­de­ra na­tu­ra­le­za del con­cep­to «ci­ne de gé­ne­ro» es mu­chas ve­ces con­fu­sa. ¿dón­de es­tán los lí­mi­tes de ca­da gé­ne­ro? ¿En qué mo­men­to una co­me­dia de­ja de ser­lo pa­ra con­ver­tir­se en un dra­ma? ¿Pue­de una pe­lí­cu­la ser dos co­sas a la vez, o tres? Cuan­do leí por pri­me­ra vez el guión de ‘Mien­tras duer­mes’, me se­tí des­con­cer­ta­do. No es­ta­ba muy se­gu­ro de a qué gé­ne­ro per­te­ne­cía aque­lla his­to­ria. No era fá­cil ubi­car­la en los pa­rá­me­tros fa­mi­lia­res de nin­guno de ellos.

una his­to­ria de te­rror

sue­le uti­li­zar de­ter­mi­na­dos es­que­mas que el pú­bli­co ya co­no­ce, con in­fi­ni­tas po­si­bi­li­da­des y va­ria­cio­nes, pe­ro re­co­no­ci­ble. Y és­te no era el ca­so: es­ta his­to­ria te­nía un ma­lo te­rri­ble y pe­li­gro­so, has­ta ahí bien, pe­ro el pun­to de vista des­de el que era con­ta­da se apar­ta­ba com­ple­ta­men­te de los es­que­mas ha­bi­tua­les. aquí to­do era con­ta­do des­de la in­ti­mi­dad de es­te ser ab­yec­to y cruel. asis­tía­mos a sus mo­vi­mien­tos y sus ac­cio­nes des­de su pro­pia in­ti­mi­dad. Evo­lu­cio­ná­ba­mos con él. has­ta lle­gá­ba­mos a jus­ti­fi­car­lo, a en­ten­der­lo. Y es­to la apar­ta­ba de los es­que­mas ha­bi­tua­les del gé­ne­ro de te­rror. ¿una his­to­ria de sus­pen­se, en­ton­ces? En cier­to mo­do sí, por­que ge­ne­ra­ba ten­sión y te ha­cía se­guir le­yen­do com­pul­si­va­men­te. Pe­ro, al mis­mo tiem­po, aquel sus­pen­se no se­guía una úni­ca di­rec­ción cla­ra. re­sul­ta­ba ser cam­bian­te, tram­po­so. Nos obli­ga­ba a pa­de­cer por la víc­ti­ma y por el ver­du­go al mis­mo tiem­po, fluc­tua­ba y nos des­con­cer­ta­ba. Era to­do un ejer­ci­cio de ten­sión in­creí­ble­men­te so­fis­ti­ca­do y nue­vo. Cuan­do ter­mi­né la lec­tu­ra del guión no te­nía cla­ro qué ti­po de pe­lí­cu­la po­día ha­cer­se con aque­llo. ha­bía sus­pen­se, te­rror, cos­tum­bris­mo, dra­ma. Pe­ro no era cla­ra­men­te nin­gu­na de aque­llas co­sas. Y, sin em­bar­go, que­ría ha­cer­la a to­da cos­ta. los gé­ne­ros es­tán pa­ra guiar­nos y dar­nos pis­tas so­bre lo que va­mos a ver. Pe­ro tam­bién es­tán pa­ra sub­ver­tir­los, pa­ra dar­les la vuel­ta y pa­ra mez­clar­los, crear com­bi­na­cio­nes nue­vas y exó­ti­cas, co­sas sor­pren­den­tes y nun­ca an­tes vis­tas. Mu­si­ca­les de ho­rror, sus­pen­se ro­mán­ti­co, wes­tern de cien­cia fic­ción. to­do va­le y de to­do ello hay ejem­plos. afor­tu­na­da­men­te. Y si al es­tre­nar mi pe­lí­cu­la vuel­vo a coin­ci­dir con aque­llas dos se­ño­ras y me pre­gun­tan por el gé­ne­ro, os ase­gu­ro que no du­da­ré: -Es una mez­cla de gé­ne­ros muy sor­pren­den­te. Es pa­ra se­ño­ras, sí, pe­ro tam­bién pa­ra se­ño­res. -¿En se­rio? -Co­mo lo oyen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.