8 cla­ves an­ti­age

Woman - - EXTRA BELLEZA -

dIe­ta aN­tI­tÓ­xI­Ca

«eli­mi­nar los lác­teos, azú­ca­res, el glu­ten y la ca­feí­na au­men­ta un 30 por cien­to la vi­ta­li­dad en so­lo unos días», afir­ma el doc­tor aelbrecht. «La die­ta de los paí­ses desa­rro­lla­dos es muy tó­xi­ca. Nues­tros an­te­pa­sa­dos co­mían ali­men­tos más na­tu­ra­les, no­so­tros co­me­mos to­do de­ma­sia­do co­ci­na­do y re­fi­na­do, lo que de­va­lúa su va­lor nu­tri­cio­nal y lo ha­ce tó­xi­co pa­ra el or­ga­nis­mo.» Lle­var una ali­men­ta­ción más sa­na tam­po­co exi­ge vol­ver­se ve­ge­ta­ria­na o ma­cro­bió­ti­ca: «el or­ga­nis­mo ne­ce­si­ta gra­sas ani­ma­les pa­ra te­ner ener­gía.» ¿exis­ten ali­men­tos an­tie­dad? «Sí, los que con­tie­nen an­ti­oxi­dan­tes co­mo la ver­du­ra, fru­ta o el té ver­de. acon­se­jo te­ner siem­pre es­ta be­bi­da so­bre la me­sa de tra­ba­jo», di­ce da­vid Ser­van-Schrei­der, ex­per­to en an­ti­age y au­tor del bes­tse­ller ‘La cu­ra emo­cio­nal’. Él tam­bién re­co­mien­da ali­ñar la en­sa­la­da con cúr­cu­ma y acei­te de oli­va y ele­gir pes­ca­dos gra­sos, ri­cos en ome­ga 3, co­mo la sar­di­na o la ca­ba­lla.

PraC­tI­Ca SLow FIt­NeSS

«Mo­ver­se reac­ti­va la ener­gía y ge­ne­ra en­dor­fi­nas, lo que lo ha­ce an­ti­de­pre­si­vo. aunque es­tés can­sa­da, cuan­do ter­mi­nes de ha­cer ejer­ci­cio te sen­ti­rás me­jor», afir­ma Ser­van-Schrei­der. eso no sig­ni­fi­ca po­ner­se a ha­cer spin­ning o a co­rrer co­mo una lo­ca: «Con el ejer­ci­cio in­ten­so, cuan­do pa­sa­mos de las 140 pul­sa­cio­nes por mi­nu­to, se ace­le­ra la oxi­da­ción ce­lu­lar y el en­ve­je­ci­mien­to», ad­vier­te aelbrecht. Se im­po­ne una nue­va ten­den­cia: el slow fit­ness. «ac­ti­vi­da­des co­mo el yo­ga, body ba­lan­ce, tai chi o, sim­ple­men­te, ca­mi­nar, son es­tu­pen­das», ase­gu­ra Pa­blo Gó­mez, coach en Fun­ctio­nal-trai­ning. Los ex­per­tos aconsejan co­men­zar la pues­ta en for­ma con ca­mi­na­tas de 30 mi­nu­tos cin­co ve­ces a la se­ma­na. «Las mu­je­res de­ben rea­li­zar ejer­ci­cios de fuer­za mus­cu­lar pa­ra me­jo­rar el tono y fi­jar el cal­cio. el ejer­ci­cio es fun­da­men­tal pa­ra sen­tir­se bien», di­ce el en­tre­na­dor per­so­nal Mar­cos Flórez.

CoaChING PoS­tu­raL

¿sa­bías que sen­tar­se mal pro­vo­ca hin­cha­zón ab­do­mi­nal y caí­da del pe­cho? ¿0 que cru­zar las pier­nas acen­túa la ce­lu­li­tis? Son dos ejem­plos que ilus­tran có­mo las ma­las pos­tu­ras per­ju­di­can el cuer­po: «es­tos ges­tos in­ci­den ne­ga­ti­va­men­te en la cir­cu­la­ción y, por lo tan­to, agra­van la ce­lu­li­tis», afir­ma la doc­to­ra dennys ra­mí­rez, di­rec­to­ra mé­di­ca de Cor­po­ral M+C (tel. 915 636 077) y pio­ne­ra en in­cor­po­rar un ser­vi­cio de coaching pos­tu­ral. «acon­se­jo ca­mi­nar o sen­tar­se con­tra­yen­do el ab­do­men y con las ro­di­llas un po­co fle­xio­na­das, no se­mi­en­cor­va­das.»

to­Ma oMe­Ga 3

a dia­rio, el or­ga­nis­mo ne­ce­si­ta apro­xi­ma­da­men­te 2,5 gra­mos de ome­ga 3, pre­sen­te so­bre to­do en pes­ca­dos gra­sos. La reali­dad es que con la die­ta ha­bi­tual ja­más lle­ga­mos a esa can­ti­dad. ¿La so­lu­ción? re­cu­rrir a com­ple­men­tos de ese áci­do esen­cial, un há­bi­to que cau­sa fu­ror en es­ta­dos uni­dos y que ya prac­ti­can tops co­mo Na­ta­lia Vo­dia­no­va o an­ge­la Lind­vall. «en­se­gui­da no­tas los re­sul­ta­dos de to­mar ome­ga 3: con­tri­bu­ye a la pér­di­da de pe­so, cal­ma la an­sie­dad, nu­tre el ca­be­llo... hay que in­ge­rir 8 cáp­su­las al día», in­di­ca Ge­ma Ca­ba­ñe­ro, ex­per­ta en die­té­ti­ca y an­ti­en­ve­je­ci­mien­to (tel. 913 092 523). una ad­ver­ten­cia: «hay pro­duc­tos frau­du­len­tos que se ven­den co­mo si fue­ran ome­ga 3. Por eso hay que ase­gu­rar­se y te­ner mu­cha pre­cau­ción.»

CoN eS­PÍ­rI­tu Po­SI­tI­Vo

«se pue­de apren­der a ser más fe­li­ces y que­rer­se más» di­ce Car­men Giménez Cuenca, pio­ne­ra en psi­coe­ner­gé­ti­ca y coaching an­ti­aging. «La fe­li­ci­dad ayu­da a vi­vir más años en ple­ni­tud. en coaching tra­ba­ja­mos pa­ra trans­for­mar las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas en po­si­ti­vas, re­equi­li­brar los neu­ro­me­dia­do­res res­pon­sa­bles del buen hu­mor, re­pa­rar los es­tra­gos del es­trés, co­mo el in­som­nio y la an­sie­dad, tra­ba­jar la me­mo­ria y con­cen­tra­ción... tam­bién exis­ten fór­mu­las pa­ra su­pe­rar la fal­ta de au­to­es­ti­ma o las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas que ac­túan co­mo ba­rre­ras pa­ra al­can­zar los ob­je­ti­vos per­so­na­les y pro­fe­sio­na­les», di­ce la ex­per­ta.

+ eNer­GÍa a tu aL­re­de­dor

«di co­sas agra­da­bles a las per­so­nas que te ro­dean –por su tra­ba­jo, as­pec­to...–, es al­go que fun­cio­na bien con la pa­re­ja y el re­torno es po­si­ti­vo. al fi­na­li­zar el día, es­cri­be en un pa­pel los mo­men­tos agra­da­bles de la jornada. No tie­ne que ser al­go tras­cen­den­tal, pue­des apun­tar lo ri­co que es­ta­ba el zu­mo de na­ran­ja o lo agra­da­ble que ha si­do una lla­ma­da de te­lé­fono. Son tru­cos que ayu­dan a re­car­gar la ener­gía y la ilu­sión», acon­se­ja el doc­tor Ser­van-Sch­nei­der.

re­Ju­Ve­Ne­Ce tu eS­tI­LIS­Mo

Un cam­bio de pei­na­do y de look pue­den qui­tar 10 años de un plu­ma­zo. Si no tie­nes con­fian­za en ha­cer­lo por ti mis­ma, re­cu­rre a ex­per­tos en ima­gen co­mo Blan­ca Gor­don, de Sho­pin, que ana­li­za tu si­lue­ta, co­lo­res que te van y has­ta las pren­das que so­bran y fal­tan en tu ar­ma­rio pa­ra re­ju­ve­ne­cer tu es­ti­lo, o a coaching ca­pi­la­res. Sandra Sad­ler, de Ca­mi­lle albane, re­cu­rre a la psi­co­mor­fo­lo­gía: «a tra­vés de ella no so­lo diag­nos­ti­co la ca­li­dad del ca­be­llo y las fac­cio­nes, sino que ana­li­za­mos la per­so­na­li­dad de ca­da clien­te: có­mo se mue­ve, ves­ti­men­ta, for­ma de sen­tar­se, ha­blar, si lle­va jo­yas... No se tra­ta de ir a la mo­da sino de ex­pre­sar­se.»

reS­PI­ra, BoS­te­za, duer­Me

Tres ges­tos bá­si­cos que ayu­dan a sen­tir­se me­jor. Con­vie­ne des­co­nec­tar de las obli­ga­cio­nes del día al me­nos una ho­ra an­tes de acos­tar­se. aunque pa­rez­ca pa­ra­dó­ji­co, bos­te­zar, que es sín­to­ma de sue­ño, ree­qui­li­bra el sis­te­ma ner­vio­so: haz­lo con fre­cuen­cia. res­pi­rar bien ayu­da a re­la­jar­se: ins­pi­ra pro­fun­da­men­te por la na­riz du­ran­te cin­co se­gun­dos y ex­pi­ra otros cin­co. usa es­ta téc­ni­ca du­ran­te cin­co mi­nu­tos, al me­nos una vez al día.

cos­mÉ­ti­ca

ade­más de lu­char con­tra las arru­gas, com­ba­te los sig­nos de la edad: fla­ci­dez, man­chas o pér­di­da de lu­mi­no­si­dad. en tu ne­ce­ser: con­torno de ojos The cu­re, na­tu­ra bis­se

(77 €), an­ti­fa­ti­ga y con co­lor.

lXp Ul­ti­ma­te re­vi­val, sKii (340 €), con 15 in­gre­dien­tes

ex­qui­si­tos. se­cret de Gem­mes, bvlga­ri (105 €), con pie­dras pre­cio­sas y áci­do

hia­lu­ró­ni­co. so­lu­tion 8 jours 4d, de an­ne Mo­ller (80 €),

con efec­to bó­tox. dia­mant de beau­té con­cen­tré ré­gé­ne­ra­teur, de ca­ri­ta (390 €), una cu­ra con tex­tu­ra cre­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.