Co­tos sin pu­bli­ci­dad

O... ¿pa­gar por no ver anun­cios?

Woman - - LIVING TENDENCIAS -

la pu­bli­ci­dad es­tá tan ex­ten­di­da que no va a que­dar más re­me­dio que de­fi­nir es­pa­cios vír­ge­nes de anun­cios. to­do co­men­zó con emi­so­ras de ra­dio que de­ja­ron de in­te­rrum­pir la mú­si­ca con pro­mo­cio­nes. aho­ra, las te­le­vi­sio­nes pú­bli­cas de fran­cia y es­pa­ña han re­ti­ra­do los anun­cios. pe­ro la pu­bli­ci­dad se ha vuel­to om­ni­pre­sen­te e inevi­ta­ble. Aca­be­mos por bus­car oa­sis sin pu­bli­ci­dad. Por ejem­plo, no la hay en el me­tro de Es­to­col­mo o en las ca­lles de São Pau­lo, la pri­me­ra me­ga­ló­po­lis del mun­do sin car­te­les en sus ave­ni­das y edi­fi­cios. Y por to­do el mun­do se va li­mi­tan­do o prohi­bien­do la pu­bli­ci­dad de pro­duc­tos no­ci­vos (el ta­ba­co) o de ser­vi­cios de le­ga­li­dad du­do­sa (la pros­ti­tu­ción). Fal­ta mu­cho, pe­ro ahí es­tá ya la ten­den­cia. Ex­per­tos en co­brar por ca­si to­do, es po­si­ble que ofrez­can el pa­go de una cuo­ta a cam­bio de un po­co de si­len­cio... La iro­nía de un es­pa­cio sin pu­bli­ci­dad es que, se­gu­ra­men­te, ha­brá que pa­gar por dis­fru­tar­lo.

LEo Bur­nEtt «La bue­na pu­bli­ci­dad no so­lo ha­ce cir­cu­lar la in­for­ma­ción. Pe­ne­tra la con­cien­cia del pú­bli­co con de­seos y creen­cias.»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.