Ru­ta cam­pes­tre con Nie­ves Ál­va­rez

Aca­ba de ven­der su vi­vien­da en Ibi­za por­que quie­re com­prar­se otra en el cam­po, cer­ca de Ma­drid. Nos fui­mos con la mo­de­lo de bús­que­da y di­mos con su ca­sa so­ña­da: ¡lás­ti­ma que fue­ra un ho­tel!

Woman - - LIVING MUY PERSONAL - por es­ter agua­do

Ser ma­dre le ha cam­bia­do la vi­da por com­ple­to, has­ta tal pun­to, que se ha vis­to obli­ga­da a ven­der su ma­ra­vi­llo­sa ca­sa de Ibi­za, Can Ga­nes­ha, que ad­qui­rió ha­ce ocho años, por­que no po­día dis­fru­tar­la con su fa­mi­lia: «Era pre­cio­sa, cons­trui­da so­bre un acan­ti­la­do, con unas vis­tas que me enamo­ra­ron la pri­me­ra vez que la vi. Pe­ro tie­ne tres pi­sos, un mon­tón de es­ca­le­ras y una pis­ci­na enor­me, y eso es al­go in­com­pa­ti­ble con los ni­ños», ex­pli­ca Nie­ves. En ve­rano, aca­ba­ban al­qui­lan­do otra ca­sa en la is­la jun­to con unos ami­gos, pa­ra que sus tres hi­jos, Adriano, Bian­ca y Bran­do pu­die­ran dis­fru­tar­la. «A su edad, Ibi­za no es el lu­gar ideal pa­ra que los ni­ños se di­vier­tan y, ade­más, hay tan­tos ‘pa­pa­raz­zi’ que re­sul­ta com­pli­ca­do dar una vuel­ta to­dos tran­qui­los. ¡Me arre­glo allí más que en la Se­ma­na de la Mo­da de París!», bro­mea Nie­ves. Por eso, es­te año, de­ci­die­ron al­qui­lar un cas­ti­llo en la re­gión ita­lia­na de Um­bría, cer­ca de la Tos­ca­na. «Y fue un acier­to. Los ni­ños se lo pa­sa­ron bom­ba, co­rrien­do por el cam­po, ju­gan­do con las ar­ma­du­ras... les ha mar­ca­do tan­to, que aho­ra siem­pre me pre­gun­tan cuán­do va­mos a vol­ver», re­cuer­da la mo­de­lo. Así que Mar­co Se­ve­ri­ni –su ma­ri­do– y ella han co­men­za­do a bus­car un re­fu­gio de fin de se­ma­na en el cam­po, a ho­ra y me­dia de Ma­drid, pa­ra dis­fru­tar con sus hi­jos e in­vi­ta­dos.

UNA ca­sa con huer­to Nie­ves tie­ne cla­ro que su pró­xi­ma ca­sa de cam­po tie­ne que ser có­mo­da,

pa­ra que sus hi­jos pue­dan co­rre­tear con sus ami­gui­tos, y don­de ella pue­da mon­tar un pe­que­ño huer­to: «Siem­pre me ha he­cho ilu­sión, por­que co­mo me en­can­ta la co­mi­da sa­na, el he­cho de te­ner los in­gre­dien­tes

al al­can­ce de la mano me pa­re­ce un gran lu­jo», ex­pli­ca la mo­de­lo, que afir­ma no ha­ber to­ma­do una ham­bur­gue­sa des­de los do­ce años –en su die­ta hay mu­cho pes­ca­do, ca­si siem­pre her­vi­do–. Ade­más, a es­ta pa­re­ja le en­can­ta tra­ba­jar con las dos ma­nos, ¡son adic­tos al bri­co­la­je!: «A Mar­co y a mí nos en­can­ta la de­co­ra­ción y, siem­pre que no sea muy com­pli­ca­do, lo ha­ce­mos no­so­tros. Si ten­go que pin­tar una ba­ran­di­lla, me pon­go ro­pa có­mo­da, una pa­me­la y ¡a por ella!», bro­mea. Has­ta tal pun­to es una afi­ción pa­ra ellos que la ma­yo­ría de las fo­tos de sus via­jes son de­ta­lles de pa­re­des y ob­je­tos que les gus­tan, que lue­go adap­tan a las dos ca­sas que tie­nen en Ma­drid y en Ro­ma. «Por ejem­plo, las puer­tas de nues­tra ca­sa ma­dri­le­ña es­tán ins­pi­ra­das en el di­se­ño de las del ho­tel Four Sea­sons de Ba­li», ex­pli­ca Nie­ves. Lo que más di­vier­te a la mo­de­lo es una de las pe­sa­di­llas ha­bi­tua­les de cual­quier mor­tal: ¡las obras! Y lue­go, los mue­bles: «In­clu­so nos gus­ta di­se­ñar­los no­so­tros mis­mos, so­bre to­do a Mar­co. Pa­ra él, co­mo buen fo­tó­gra­fo, lo más im­por­tan­te en una ca­sa es la ilu­mi­na­ción y la tec­no­lo­gía... Pa­ra mí, co­mo mu­jer,

el ves­ti­dor y el nú­me­ro de ar­ma­rios son esen­cia­les (ri­sas). Pe­ro co­mo soy muy or­de­na­da y bas­tan­te per­fec­cio­nis­ta –in­clu­so lle­go a ser de­ma­sia­do ma­cha­co­na–, lo ten­go to­do ba­jo con­trol. Eso sí, mis za­pa­tos tie­nen que es­tar guar­da­dos en un si­tio es­pe­cial», ex­pli­ca la ma­dri­le­ña.

VI­VIEN­DAS muy per­so­na­les « La ca­sa de ro­ma, que mar­co ya te­nía cuan­do nos co­no­ci­mos,

es un loft de dos plan­tas con gran­des ven­ta­na­les y te­rra­za. Tie­ne una luz pre­cio­sa y es mo­der­na, con al­gún to­que orien­tal –so­mos unos enamo­ra­dos de Ba­li, don­de nos ca­sa­mos ha­ce diez años–. La ca­sa de Ma­drid es más clá­si­ca, so­bria y mas­cu­li­na: mue­bles art dé­co, co­lo­res gri­ses y ne­gros...», ex­pli­ca Nie­ves. Su áti­co del ba­rrio de Sa­la­man­ca fue pro­yec­ta­do por el ar­qui­tec­to Ales­san­dro Lom­bar­doz­zi, pe­ro fue su ma­ri­do el que dio rien­da suel­ta a su pa­sión por el di­se­ño de mo­bi­lia­rio y reali­zó pie­zas co­mo la es­tan­te­ría del sa­lón o los mue­bles del cuar­to de ba­ño, en ébano y pa­li­san­dro. «Tam­bién te­ne­mos pie­zas-ca­pri­cho, co­mo la Loun­ge Chair blan­ca de los her­ma­nos Ea­mes, una co­lec-

ción de cris­tal de Ve­ni­ni o la lám­pa­ra Plu­ma Cu­bil de Moss, que com­pra­mos en Nue­va York. Pe­ro, aunque bus­ca­mos por to­das las ciu­da­des que vi­si­ta­mos, siem­pre aca­bo com­pran­do en An­mo­der, un an­ti­cua­rio de Ma­drid con una se­lec­ción asom­bro­sa. Son muy del es­ti­lo de Duar­te Pin­to Coel­ho, un in­terio­ris­ta que siem­pre me ha apa­sio­na­do. De he­cho, él de­co­ró Fin­ca Cor­te­sín, un ho­tel de Má­la­ga en el que pa­sa­mos mu­chas va­ca­cio­nes.» Aho­ra que es ma­dre de fa­mi­lia nu­me­ro­sa, tie­ne me­nos tiem­po de ejer­cer de an­fi­trio­na, aunque en reali­dad ella siem­pre se ha ocu­pa­do de las flo­res y la de­co­ra­ción de la me­sa: «Es cues­tión de or­ga­ni­zar­se, aunque aho­ra con el di­se­ño de la co­lec­ción de ni­ños N+V (Nie­ves Ál­va­rez + Vi­lla­lo­bos) es­toy más lia­da. Pe­ro nun­ca me he en­car­ga­do de la co­ci­na: no nos lle­va­mos na­da bien», con­fie­sa.

de re­lax Nie­ves lle­va ves­ti­do Dior, cha­que­ta Za­dig & Vol­tai­re, bo­ti­nes MBT y collar Ma­la­ba­ba. to­ques fe­me­ni­nos Las ha­bi­ta­cio­nes es­tán de­co­ra­das en es­ti­lo pro­ven­zal, con mu­chas pie­zas pro­ce­den­tes de mer­ca­di­llos fran­ce­ses e in­gle­ses.

en las cua­dras Nie­ves lle­va som­bre­ro tommy hil­fi­ger, cha­que­ta Dior, ca­mi­se­ta Phi­lipp Plein, pan­ta­lo­nes lo­ve Mos­chino y de­por­ti­vas MBT.

es­ti­lo pro­ven­zal To­da­vía se sien­te, a ca­da pa­so, el am­bien­te fa­mi­liar y en­tra­ña­ble de re­si­den­cia pri­va­da. Y es que los due­ños del ho­tel, que han dis­fru­ta­do la fin­ca des­de ni­ños, qui­sie­ron mi­mar has­ta el me­nor de­ta­lle el in­terio­ris­mo a la ho­ra de...

fo­to­gra­fía ger­mán saiz es­ti­lis­mo arant­xa ro­mán

en el lago re­la­ja­da, con cha­que­ta Just Ca­va­lli, va­que­ros le­vi’s Cur­ve id y za­pa­ti­llas MBT. el ho­tel Val­de­pa­la­cios Ho­tel Gour­mand tie­ne 29 ha­bi­ta­cio­nes de más de 60m2, spa, res­tau­ran­te –que ase­so­ró Santi San­ta­ma­ria– y has­ta ca­pi­lla. Es­tá a ho­ra y...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.