Le­van­tan­do Pa­sio­nes

«Mi lle­ga­da a la vi­da po­lí­ti­ca

Woman - - LO+W ACTUALIDAD -

es un mé­ri­to que hay que atri­buir a Ni­co­las Sar­kozy. Cuan­do me nom­bró mi­nis­tra de Jus­ti­cia, en reali­dad hi­zo dos co­sas. Pri­me­ro, fue to­do un sím­bo­lo. Mi nom­bra­mien­to te­nía mu­cha fuer­za sim­bó­li­ca y Sar­kozy fue muy va­lien­te. En se­gun­do lu­gar, to­mó par­ti­do al de­cir: ‘Quie­ro a al­guien com­pe­ten­te’. Y es que pue­des ser so­lo un sím­bo­lo, pe­ro si no eres com­pe­ten­te, no so­lo fra­ca­sas, sino que per­ju­di­cas la cau­sa. Hay gen­te que me ado­ra y otros que me de­tes­tan. Creo que la ma­yo­ría de los fran­ce­ses aplau­die­ron es­ta de­ci­sión, aun­que al­gu­nos po­lí­ti­cos con­ser­va­do­res tu­vie­ron al­gún pro­ble­ma, ya que con­si­de­ra­ban que ha­bía un pro­ble­ma de le­gi­ti­mi­dad, que no era mi lu­gar. Pen­sa­ban que lle­ga­ba pa­ra ocu­par un lu­gar que les per­te­ne­cía. Eso es lo que más mo­les­tó, y ten­dre­mos que se­guir mo­les­tan­do has­ta que lle­guen a acep­tar­lo.»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.