COM­PRAR UN PER­FU­ME FAL­SO NO ES INOFEN­SI­VO. ESE FRAS­CO-GAN­GA O UNA IMI­TA­CIÓN DE CRE­MA CON UNA ETI­QUE­TA DE LU­JO PUE­DEN CON­TE­NER NO DE­JES QUE TE EN­GA­ÑEN. AL FI­NAL, LO BA­RA­TO PUE­DE SA­LIR­TE CA­RO.

Woman - - BELLEZA POLÉMICA -

AL­TA­MEN­TE TÓ­XI­CA.

Las gan­gas atraen, cier­to. ¿Quién no ha te­ni­do al­gu­na vez la ten­ta­ción de com­prar un bol­so o un po­lo de una fir­ma de lu­jo por so­lo 20 €? Sin em­bar­go, com­prar un per­fu­me fal­so pue­de tener con­se­cuen­cias in­de­sea­das, co­mo reac­cio­nes alér­gi­cas o es­tro­pi­cios en la ro­pa. Tam­bién la imi­ta­ción de una cre­ma ca­ra pue­de ser per­ju­di­cial pa­ra la sa­lud de la piel. Es un te­ma can­den­te con­tra el que lu­chan tan­to las mar­cas co­mo la po­li­cía.

IN­GRE­DIEN­TES CON­TA­MI­NAN­TES

«Ra­ra­men­te se ob­ser­van reac­cio­nes a per­fu­mes cuan­do es­tán rea­li­za­dos con in­gre­dien­tes de al­ta ca­li­dad, co­mo los acei­tes esen­cia­les», apun­ta la Dra. Adria­na Ri­bé, der­ma­tó­lo­ga. «Pe­ro las fra­gan­cias ba­ra­tas y fal­sas es­tán mal fa­bri­ca­das y son reac­ti­vas, ya que pue­den pro­vo­car der­ma­ti­tis alér­gi­ca, hi­per­pig­men­ta­cio­nes, hi­per­sen­si­bi­li­dad e in­clu­so al­gún ti­po de ri­ni­tis», aña­de. Y es que se pue­de de­cir que, de al­gu­na ma­ne­ra, «in­ge­ri­mos» es­tos per­fu­mes, ya que los ab­sor­be nues­tra pro­pia piel. No es­tán su­je­tos a nin­gún ti­po de con­trol de ca­li­dad, in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo, as­pec­tos en los que los fa­bri­can­tes le­ga­les in­vier­ten mu­cho tiem­po y di­ne­ro. ¡Po­drían es­tar he­chos en la ba­ñe­ra de al­guien! Se ha des­cu­bier­to que al­gu­nos de es­tos fras­cos con­tie­nen al­cohol con­ta­mi­na­do, an­ti­con­ge­lan­te, ori­na y bac­te­rias per­ju­di­cia­les. La ex­pe­rien­cia de lle­var­lo es di­fe­ren­te a la que apor­ta uno au­tén­ti­co: el aro­ma es con­cen­tra­do y, al ra­to, o se vuel­ve más fuer­te o des­pren­de olor a al­cohol.

FÓR­MU­LAS BA­JO CON­TROL

UNA FÓR­MU­LA

Las fra­gan­cias fal­sas –y las imi­ta­cio­nes de cre­mas ca­ras– se en­cuen­tran en ven­tas am­bu­lan­tes, mer­ca­di­llos y al­gún co­mer­cio ti­po ‘to­do a 100’. Fren­te a es­te au­ge, las pro­pias fir­mas de cos­mé­ti­ca de al­ta ga­ma aú­nan es­fuer­zos pa­ra de­nun­ciar y per­se­guir es­ta ven­ta ile­gal. El pa­sa­do enero, L’oréal lle­vó a jui­cio a un ma­yo­ris­ta de Flo­ri­da, Trend Beauty Corp, exi­gién­do­le una com­pen­sa­ción de 4 mi­llo­nes de dó­la­res por ven­der fra­gan­cias fal­sas, en­tre ellas, 124 fras­cos de imi­ta­ción de Ac­qua di Gio de Ar­ma­ni, jun­to con otras co­mo Po­lo Black y Ar­ma­ni Co­de. «Rea­li­za­mos un gran es­fuer­zo en es­ta ma­te­ria», de­cla­ra Ja­vier Ló­pez Zafra, di­rec­tor ju­rí­di­co y de Re­la­cio­nes Ex­ter­nas del gru­po L’oréal en España. «En el ca­so de L’oréal, in­ter­ve­ni­mos en ci­clos de for­ma­ción co­mo los de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de De­fen­sa de Mar­cas (An­de­ma). Y des­de 2004 im­par­ti­mos for­ma­ción a Fuer­zas y Cuer­pos de Se­gu­ri­dad del Es­ta­do –a agen­tes de po­li­cía de las uni­da­des antipirate­ría y a los de Adua­nas; a ór­ga­nos ju­di­cia­les, co­mo se­cre­ta­rios de Juz­ga­do, po­li­cía ju­di­cial, jue­ces y ma­gis­tra­dos– en­ca­mi­na­da a fa­ci­li­tar he­rra­mien­tas pa­ra la me­jor iden­ti­fi­ca­ción de los pro­duc­tos fal­sos.»

¿QUÉ DI­CE LA PO­LI­CÍA?

El top man­ta de CDS y DVDS es­tá a la ba­ja, mien­tras que las imi­ta­cio­nes de fra­gan­cias y bol­sos son hoy el ob­je­to de aten­ción por par­te de las re­des ile­ga­les. Una ma­cro ope­ra­ción de la Guar­dia Ci­vil ha pues­to al des­cu­bier­to la pro­ce­den­cia ma­si­va de es­tos pro­duc­tos des­de paí­ses del Es­te, la vía de en­tra­da en Eu­ro­pa. «Aquí no per­mi­ti­mos la ven­ta de es­tos pro­duc­tos ni en los mer­ca­di­llos. Sin em­bar­go, mien­tras la fal­si­fi­ca­ción de ro­pa se pro­du­ce en ta­lle­res clan­des­ti­nos, hay un mer­ca­do orien­tal don­de la fal­si­fi­ca­ción no es­tá pe­na­da por la ley. Los flu­jos y re­des del de­li­to son in­ter­na­cio­na­les», co­men­tó pa­ra WO­MAN MA­DA­ME FI­GA­RÓ el je­fe de la Po­li­cía de la po­bla­ción cos­te­ra de Cas­tell­de­fels.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.