VOL­VER A EM­PE­ZAR

Woman - - LO+W ESPECIAL -

y lo úni­co que le pi­do a la gen­te es que, aun­que de­je de gus­tar­les un can­tan­te, no le pier­dan ja­más el res­pe­to a la mú­si­ca. Que va­lo­ren lo que sig­ni­fi­ca. Me gus­ta ex­pe­ri­men­tar. Aun­que no se ha­ga de­ma­sia­do y ha­ya cier­to mie­do. Pa­ra mí es fun­da­men­tal di­ver­tir­me con lo que ha­go. Ade­más, cuan­do tra­ba­jas des­de la con­vic­ción y dan­do lo me­jor de ti, na­da pue­de sa­lir mal. Que­ría al­go muy clá­si­co en la armonía, que hu­bie­ra un equi­li­brio en­tre ins­tru­men­tos acús­ti­cos y elec­tró­ni­cos y que no hu­bie­ra nin­gún arre­glo fla­men­co. Ni per­cu­sio­nes, ni pal­mas, ni gui­ta­rra fla­men­ca, por­que pa­ra eso ya es­tá mi voz. Lo de las re­fe­ren­cias fue sur­gien­do y lo adop­ta­mos. He­mos he­cho un dis­co pos­mo­der­nis­ta, ex­tra­yen­do so­ni­dos de los 70 y los 80. Por eso apa­re­ce el ‘Sgt. Pep­per’s...’ o ‘Bohe­mian Rhapsody’ de Queen, pe­ro tam­bién hay un te­ma que co­mien­za con una poe­sía de un es­cri­tor me­xi­cano. No le ten­go mie­do a la mú­si­ca, aun­que tam­po­co lo que yo ha­go es ex­pe­ri­men­tal. Ca­da can­ción es un mun­do. No so­lo mi voz las une a to­das: es­te dis­co es­tá he­cho con tan­to amor que no hay ma­ne­ra que no pue­da ca­ber lo que quie­ra. El úni­co con­cep­to prees­ta­ble­ci­do que de­be exis­tir es el de la emo­ción. Es lo úni­co a lo que te­ne­mos que es­tar al ser­vi­cio. Y es lo más di­fí­cil de con­se­guir. He em­pe­za­do a es­cri­bir una es­pe­cie de au­to­bio­gra­fía de emo­cio­nes. En las 20 pá­gi­nas que llevo me he da­do cuen­ta de que los con­cep­tos son más am­bi­guos que en una bio­gra­fía al uso. Se mez­clan ideas, te trai­cio­na la me­mo­ria... Aho­ra, se va­lo­ra pen­sar y pa­re­ce que sen­tir es una co­sa inú­til. Pe­ro si no hu­bie­ra na­da pa­ra sen­tir no ten­dría­mos na­da en que pen­sar... Los más gran­des pen­sa­do­res nos han de­mos­tra­do que la emo­ción tie­ne que for­mar par­te del ra­cio­ci­nio. De he­cho, mu­chos cien­tí­fi­cos son ex­tra­or­di­na­ria­men­te emo­cio­na­les y poé­ti­cos. Es­toy dan­do vueltas a la idea de crear una fun­da­ción en Es­pa­ña que ayu­de a crear pues­tos de tra­ba­jo. Es­ta si­tua­ción que vi­vi­mos nos es­tá en­se­ñan­do que el di­ne­ro hay que in­ver­tir­lo en in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo, en crear, no en es­pe­cu­lar. Pe­ro pa­ra al­go así aún ne­ce­si­to mu­chos cóm­pli­ces. Qui­se de­mos­trar que no es cier­to eso de que la mú­si­ca en te­le­vi­sión no ven­de. Lo que no ven­de es un tío mo­vien­do la bo­ca co­mo Jo­sé Luis Mo­reno. La emo­ción es lo que más ven­de. La ac­tua­ción del ga­na­dor, un se­ñor que lim­pia­ba ba­ños en un co­le­gio, un ran­che­ri­to del­ga­di­to, can­tan­do ‘Piano Man’ de Billy Joel, le par­tió el co­ra­zón a to­do el mun­do. Ba­tió ré­cords de au­dien­cia. Es que es­toy muy bien. Co­mo he cru­za­do un par de de­sier­tos, cual­quier co­sa me pa­re­ce un oa­sis (ri­sas). Es­toy muy có­mo­do en mi vi­da familiar, muy tran­qui­lo pro­fe­sio­nal­men­te. Y lo re­la­ti­vi­zo to­do. Na­da en la vi­da me­re­ce la pe­na más que tu fe­li­ci­dad y la de los tu­yos. Qui­sie­ra con­tar­les los pe­que­ños se­cre­tos de la vi­da: el va­lor de la ri­sa, có­mo ven­cer los mie­dos, las pe­que­ñas ba­ta­llas... Esas son las co­sas que qui­sie­ra des­cu­brir­les. Con 25 mi­llo­nes de dis­cos ven­di­dos en to­do el mun­do, 16 Grammy La­ti­nos y 3 Grammy, era el mo­men­to de dar un gi­ro de 180 gra­dos... y rom­per dos dé­ca­das de re­la­ción con su ‘dis­que­ra’. «Es­tar vein­te años en la mis­ma com­pa­ñía es ca­si in­so­por­ta­ble... Lle­ga un mo­men­to en el que ya no exis­te el amor. Sí con las per­so­nas, pe­ro no con la ins­ti­tu­ción. Y así no se pue­de aguan­tar. Em­pe­zar de ce­ro era un nue­vo re­to. Tras dos dé­ca­das ha­cien­do dis­cos, con­cier­tos, siem­pre en lo más al­to de las lis­tas... Sen­tí que ha­bía to­ca­do te­cho, sin­ce­ra­men­te. Aho­ra ven­go con la ilu­sión de que se pue­den ha­cer otras co­sas, ir a otros si­tios... No cam­bié por di­ne­ro ni por am­bi­ción, sino por re­no­var­me.»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.