Hu­ra­cán ba­yo­na

Tras ‘El or­fa­na­to’, el jo­ven di­rec­tor es­pa­ñol se afian­za con pro­ta­go­ni­za­da por Ewan Mcg­re­gor y Nao­mi Watts.

Woman - - LO+W CINE -

El ro­da­jE ‘Lo im­po­si­ble’ ha su­pues­to 4 años de tra­ba­jo, 25 se­ma­nas de ro­da­je y la par­ti­ci­pa­ción de más de 8.000 ex­tras.

Ape­sar de que su de­but, ‘El or­fa­na­to’ (2007), se ha­ya con­ver­ti­do en la se­gun­da pe­lí­cu­la es­pa­ño­la más vis­ta en la his­to­ria del ci­ne de nues­tro país y le die­ra el Go­ya a la me­jor di­rec­ción no­vel; aun aca­ban­do de ro­dar con Ewan McG­re­gor y Nao­mi tatts un film de 30 mi­llo­nes de eu­ros de presupuesto, Jo­ta –co­mo to­dos le lla­man– di­ce que es di­rec­tor de ci­ne con la bo­ca pe­que­ña. «Y aho­ra lo ten­go más asu­mi­do, an­tes me pa­re­cía una co­sa mar­cia­na», ex­pli­ca. Me­nu­do, tran­qui­lo y hu­mil­de, el di­rec­tor nos re­ci­be en Bar­ce­lo­na pa­ra des­gra­nar los de­ta­lles de su es­pe­ra­da ‘Lo im­po­si­ble’, una emo­ti­va pe­lí­cu­la que ha ro­da­do co­mo «una in­vi­ta­ción a vi­vir la ex­pe­rien­cia de lo que fue es­tar en el tsu­na­mi de Tai­lan­dia». Dis­pues­ta a arra­sar, aquí se es­tre­na el 11 de oc­tu­bre, y el 21 de di­ciem­bre, en EE.UU. No hu­bo po­si­bi­li­dad de me­di­tar qué era lo si­guien­te que iba a ha­cer. En cuan­to es­ta his­to­ria se cru­zó en mi ca­mino, me cau­só tan­ta im­pre­sión que, an­tes de dar­me cuen­ta, la es­ta­ba tra­ba­jan­do. Exac­to. La pro­duc­to­ra Be­lén Atien­za es­cu­chó su his­to­ria en un pro­gra­ma de ra­dio, la úni­ca vez en que la fa­mi­lia ha­bló de ello, en el ter­cer aniver­sa­rio de la tra­ge­dia. Cuan­do me lo con­tó, les qui­se co­no­cer; en aquel mo­men­to vi­vían en Bar­ce­lo­na. Al prin­ci­pio, no fue fá­cil con­ven­cer­les, te­nían un fuer­te trau­ma, pe­ro al fi­nal he­mos aca­ba­do tra­ba­jan­do muy de cer­ca. La ma­dre de la fa­mi­lia, Ma­ría Be­lón, ha fir­ma­do el ar­gu­men­to. La pe­lí­cu­la de­bía ser ex­tre­ma por­que su­ce­de en tres días y en una si­tua­ción muy in­ten­sa. Con el desas­tre na­tu­ral, no hay tiem­po pa­ra pa­rar­se a pen­sar y, con la muer­te a la vuel­ta de la es­qui­na, no hay tiem­po de men­tir, to­do es sin­ce­ro y au­tén­ti­co. No hay es­pa­cio pa­ra gri­ses. Nun­ca me pa­ro a ha­cer pe­lí­cu­las pen­san­do en el gé­ne­ro. De he­cho, es al­go que no tie­ne que ver con el film, es una eti­que­ta, al­go ex­terno. Tra­ba­jo des­de el co­ra­zón de la his­to­ria, y en ese sen­ti­do ‘El or­fa­na­to’ y ‘Lo im­po­si­ble’ son in­ten­sas y no tan di­fe­ren­tes: am­bas ha­blan de esa re­la­ción ma­dre e hi­jo, y de ese mo­men­to en el que uno se en­cuen­tra de bru­ces fren­te a la muer­te. Con un gra­do de in­sen­sa­tez ele­va­do. Apos­ta­mos por ro­dar­las con agua real y fue una lo­cu­ra: ro­da­mos du­ran­te un mes y tra­ba­ja­mos un año pa­ra una se­cuen­cia de diez mi­nu­tos. Es mu­cho pa­ra una pro­duc­ción es­pa­ño­la, pe­ro no pa­ra Holly­wood. De ahí que, a pe­sar de ser am­bi­cio­sa, a ve­ces lo ha­ya­mos pa­sa­do mal. No se en­tien­de. Los di­rec­to­res se­gui­re­mos ha­cien­do pe­lí­cu­las, el pro­ble­ma es el te­ji­do in­dus­trial, si an­tes tra­ba­já­ba­mos con cien per­so­nas, aho­ra lo ten­dre­mos que ha­cer con vein­te. Los ad­mi­ra­ba de to­da la vi­da y ha­cían fal­ta dos nom­bres po­ten­tes pa­ra con­se­guir la fi­nan­cia­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.