BE­BA’S CLO­SET

ele­gan­te, fe­me­nino, per­so­nal...

Woman - - TENDENCIAS DECO - POR es­ter aguado FO­TO­GRA­FíA ger­mán sáiz

ASÍ ES EL UNI­VER­SO DE LA DI­SE­ÑA­DO­RA BELÉN BAR­BE­RO, QUE NOS ABRIÓ LAS PUER­TAS DE SU CA­SA Y DE SU TA­LLER EN EL CEN­TRO DE MA­DRID. UN SUE­ÑO HE­CHO REALI­DAD.

do­ce años lle­va Belén Bar­be­ro per­si­guien­do su sue­ño: el de ha­cer ves­ti­dos de no­via úni­cos, es­pe­cia­les, ar­te­sa­na­les, im­pe­ca­bles... una prêt-à-cou­tu­re en la que fu­sio­na di­se­ños ex­clu­si­vos –que in­clu­yen ma­te­ria­les y pie­zas an­ti­guas re­cu­pe­ra­das–, con pie­zas de prêt-à-por­ter. Do­ce años ya des­de que aban­do­na­ra su tra­ba­jo en una im­por­tan­te con­sul­to­ría –pa­ra dis­gus­to de su ma­dre– pa­ra des­em­bar­car en la mo­da en 2003, con la in­ten­ción de es­ta­ble­cer un «ne­go­cio de cos­tu­ra, co­mo los de an­tes». Pri­me­ro des­pun­tó en fir­mas co­mo Wo­men’Se­cret o Spring­field, pe­ro pron­to se can­só de ha­cer ca­mi­se­tas e inau­gu­ró su ta­ller ma­dri­le­ño (2006), en un só­tano que le pres­ta­ron: se de­jó to­dos sus aho­rros en acon­di­cio­nar­lo. «La inauguraci­ón fue muy bien, por­que vi­nie­ron to­das las ami­gas de mi ma­dre, pe­ro cuan­do aca­bó, me en­tró el pá­ni­co. ¿Quién iba a que­rer com­prar­me a mí, una per­fec­ta des­co­no­ci­da, un ves­ti­do? Los ini­cios fue­ron du­rí­si­mos. Ha­bía clien­tas que me ha­cían com­prar la te­la y lue­go me de­ja­ban

col­ga­da, con lo ca­ras que son...» Cua­tro años des­pués, pre­sen­ta­ba su pri­me­ra co­lec­ción en Ci­be­les y aho­ra aca­ba de es­ta­ble­cer­se en el an­ti­guo ta­ller de Je­sús del Pozo (Al­mi­ran­te, 9). Un lu­gar má­gi­co, con una ele­gan­cia so­bre­na­tu­ral, co­mo to­dos sus ves­ti­dos.

UN ADO­SA­DO CON LUZ

Belén tam­bién aca­ba de es­tre­nar ca­sa: ha­ce po­co se ca­só con Ven­tu­ra, un in­ge­nie­ro in­dus­trial que vi­vía en Bra­sil –la mi­tad de sus pre­cio­sos mue­bles pro­ce­de de allí– y aún an­da de­ci­dien­do qué quie­re ha­cer en ca­da es­tan­cia, so­bre to­do con la ca­ba­ña del jar­dín. «Am­bos so­mos co­mo la no­che y el día en cues­tión de de­co: a mí me en­can­tan los do­ra­dos, los mue­bles an­ti­guos –en mi an­te­rior ca­sa te­nía mu­chas pie­zas he­re­da­das de mi abue­la, que han ido a pa­rar al ta­ller, qué re­me­dio–, pe­ro mi ma­ri­do ado­ra los mue­bles fun­cio­na­les y el mi­ni­ma­lis­mo», ex­pli­ca la di­se­ña­do­ra ma­dri­le­ña. La pre­sen­cia de Tris­tán, su hi­jo de 8 años, tam­bién re­sul­ta de­ci­si­va, so­bre to­do a la ho­ra de ele­gir pie­zas re­sis­ten­tes y mue­bles que ten­gan ca­pa­ci­dad pa­ra guar­dar juguetes y ba­lo­nes. Eso sí: las por­te­rías de fút­bol del jar­dín no hay quien las es­con­da... «Es lo que tie­ne ser ma­dre, em­pre­sa­ria y di­se­ña­do­ra al mis­mo tiem­po. Hay que adap­tar­se», bro­mea Belén. Y lo ha­ce de lu­jo.

PER­FEC­TO MIX & MATCH Arri­ba, el co­me­dor de su ca­sa, con me­sa C lami S ao P ao­lo , si­llas B&B i ta­lia y al­fom­bra B eCa­ra . En su des­pa­cho, si­lla blan­ca m imuB . Com y al­fom­bra a nth­roPo­logy . Aba­jo, el dor­mi­to­rio de Belén, con me­si­lla o PPa B raSil y...

Belén Bar­be­ro, en el sa­lón de su lu­mi­no­sa ca­sa, si­tua­da a las afue­ras de Ma­drid. Bu­ta­ca C lami S ao P ao­lo , co­jín 2 m 6 i 6 mub . Com y al­fom­bra i kea .

EN FE­ME­NINO Arri­ba a la iz­da., sa­lón de prue­bas de la di­se­ña­do­ra (en Al­mi­ran­te, 9), con so­fá de m ai­SonS du m on­de . A la dcha., sa­lón de su ca­sa, con penacho de plu­mas Ju­juhat de Se­ne­gal, mue­ble ba­jo i kea y fo­tos fa­mi­lia­res. Aba­jo, ves­ti­do de no­via...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.