Ten­den­cia

No­so­tras ves­ti­mos, no­so­tras de­ci­di­mos

Woman - - CONTENTS - POR dia­na aller

Per­vi­ve en cier­tos sec­to­res la idea de que la lu­cha fe­mi­nis­ta con­si­guió una igual­dad real. Sin me­nos­pre­ciar sus lo­gros, hay que se­ña­lar que en nin­gún mo­do ha si­do así. Hoy, las mu­je­res que de­man­dan igual­dad se cues­tio­nan si quie­ren de ver­dad ser igua­les –y tam­bién igua­les a qué o a quién–. Lo que bus­ca­mos en es­tos mo­men­tos es un cam­bio de pa­ra­dig­ma. Ya no es el de­re­cho a ser igual, sino el de­re­cho a ser di­fe­ren­te, a co­me­ter erro­res, a re­ba­jar la exi­gen­cia in­ne­ce­sa­ria. Si an­tes el in­te­rés por la iden­ti­dad de gé­ne­ro y la igual­dad de de­re­chos lo iden­ti­fi­cá­ba­mos con se­ño­ras se­rias de­ba­tien­do cues­tio­nes po­lí­ti­cas aca­lo­ra­da­men­te, hoy Lady Ga­ga, Em­ma Wat­son o Le­na Dun­ham han apor­ta­do una vi­sión cer­ca­na, glo­bal y des­ca­ra­da del fe­mi­nis­mo. Y las re­des so­cia-

les e in­ter­net han he­cho el res­to: La fi­lo­so­fía fe­mi­nis­ta, pé­trea y an­qui­lo­sa­da en lu­chas dia­léc­ti­cas, se ha renovado con mi­llo­nes de vo­ces opi­nan­do, le­yen­do, de­ci­dien­do y tam­bién rien­do. El fe­mi­nis­mo hoy es una au­tén­ti­ca fies­ta de co­lor y es­pe­ran­za. Es cul­tu­ra po­pu­lar, es su­ge­ren­te, es ac­ce­si­ble… Y es más vi­sual que nun­ca. Re­fle­jo de es­te re­fres­can­te rum­bo se si­túa la mo­da a ni­vel mun­dial. La mu­jer ya no es un com­ple­men­to, sino el su­je­to activo, pro­ta­go­nis­ta de su his­to­ria y mo­tor prin­ci­pal de su vi­da. Aun­que to­da­vía la mo­da se til­da de su­per­fi­cial, bien po­dría ser un agen­te li­be­ra­dor. Se em­pe­ñan en de­cir que la ima­gen fe­me­ni­na se ajus­ta a los gus­tos del hom­bre, pe­ro es evi­den­te que –so­bre to­do en los úl­ti­mos años–, la mu­jer es re­pre­sen­ta­da co­mo un icono tierno o agre­si­vo, se­duc­tor o an­dró­gino, ar­ti­fi­cio­so o sal­va­je… pe­ro siem­pre con vo­lun­tad y des­lin­da­do del va­rón. La mo­da da una bo­fe­ta­da al pa­triar­ca­do, cre­cien­do eco­nó­mi­ca­men­te al mar­gen de otras es­truc­tu­ras y crean­do un mun­do ale­gre e ideal más de­mo­crá­ti­co y jus­to de lo que pa­re­cie­ra a prio­ri. La gran asig­na­tu­ra pen­dien­te de la mo­da en la fe­mi­ni­dad es de­rri­bar del to­do los es­tán­da­res y aca­bar con los uni­for­mes. En­ten­der la mo­da co­mo van­guar­dia. Que ca­da una (y ca­da uno) adap­te su per­so­na­li­dad, su lu­cha y su hu­mor de ca­da día a un di­se­ño de­ter­mi­na­do, en lu­gar de imi­tar a la ma­sa. Op­cio­nes hay mu­chas. ¡Y mu­sas tam­bién! Por su­pues­to que no es to­do per­fec­to, to­da­vía se fo­men­tan cier­tos es­te­reo­ti­pos, pe­ro la mo­da es­tá muy por de­lan­te de otras in­dus­trias que asu­mi­mos co­mo éti­cas y, so­bre to­do, des­bor­da fuer­za y ale­gría has­ta el pun­to de que bo­rra to­ne­la­das de re­pre­sión se­xual his­tó­ri­ca. Bas­ta ver el des­ca­ro de cual­quier pa­sa­re­la, la au­da­cia en el ves­tir de can­tan­tes co­mo Sky Fe­rrei­ra o ac­tri­ces co­mo Ree­se Wit­hers­poon… La mo­da, afor­tu­na­da­men­te, es una se­ña de iden­ti­dad, de afir­ma­ción ro­tun­da de glo­ri­fi­ca­ción fe­me­ni­na. En la pa­sa­re­la y en la ca­lle, la mo­da es una fies­ta fe­mi­nis­ta desean­do ser ce­le­bra­da.

“LA GRAN ASIG­NA­TU­RA PEN­DIEN­TE DE LA MO­DA EN LA FE­MI­NI­DAD ES DE­RRI­BAR DEL TO­DO LOS ES­TÁN­DA­RES Y ACA­BAR CON LOS UNI­FOR­MES. EN­TEN­DER LA MO­DA CO­MO VAN­GUAR­DIA.”

Ima­gen del fi­nal del des­fi­le de pri­ma­ve­ra­ve­rano de C ha­nel .

Sal­ma Ha­yek apo­yan­do la li­be­ra­ción de las ni­ñas se­cues­tra­das en Ni­ge­ria. Si­mo­ne de Beau­voir en 1947. Re­tra­to de Ger­mai­ne Greer. A la dcha., “La mu­jer eu­nu­co”, uno de sus li­bros más cé­le­bres. La se­xó­lo­ga ale­ma­na She­re Hi­te. La ac­triz, es­cri­to­ra,...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.