Ha­bla el ex­per­to

Mo­dos de re­cu­pe­rar la li­bi­do

Women's Fitness - - CONTENIDOS -

‘TEN­GO LA LI­BI­DO BA­JA. ¿QUÉ PUE­DO HA­CER PA­RA RE­CO­BRAR­LA?’

La nu­tri­cio­nis­ta y ex­per­ta en sa­lud Aman­da Ha­mil­ton te des­ve­la sus me­jo­res con­se­jos pa­ra re­cu­pe­rar el de­seo se­xual

La co­mi­da y el se­xo siem­pre han si­do bue­nos com­pa­ñe­ros de ca­ma. Des­de gas­tro­nó­mi­cas es­ce­nas al es­ti­lo Nue­ve se­ma­nas y me­dia, a com­par­tir el desa­yuno los do­min­gos por la ma­ña­na, los ali­men­tos pue­den po­ten­ciar la in­ti­mi­dad. Los con­se­jos nu­tri­cio­na­les sue­len cen­trar­se en los afro­di­sía­cos; es­tos son un agen­te que su­pues­ta­men­te in­cre­men­ta el de­seo se­xual. Pro­ba­ble­men­te, las os­tras son el afro­di­sía­co más co­no­ci­do. No sa­be­mos si se de­be a que se co­men con la mano, o a lo ca­ras que son y el sen­ti­mien­to de ca­pri­cho... Pe­ro el he­cho es que son una de las me­jo­res fuen­tes na­tu­ra­les de zinc (un nu­trien­te que fa­vo­re­ce la fer­ti­li­dad), y es por ello que ob­tie­nen la apro­ba­ción des­de el pun­to de vis­ta de la nu­tri­ción. En In­dia, ser­vir co­mo pos­tre un pla­to con hi­gos o dá­ti­les fres­cos pue­de ir acom­pa­ña­do de un par de gui­ños y co­da­zos, ya que son con­si­de­ra­dos afro­di­sía­cos.

Pe­ro, an­tes de dar­te a la co­mi­da sin com­pa­sión, re­cuer­da que na­da apa­ga más la li­bi­do que sen­tir­te hin­cha­da o bo­rra­cha; por ello, no te pa­ses ni con la co­mi­da, ni con las co­pas. Eso sí, no ha­ce fal­ta que seas de­ma­sia­do es­tric­ta; se­gún un es­tu­dio lle­va­do a ca­bo en la Tos­ca­na (Ita­lia), afir­ma que las mu­je­res que be­bie­ron una o dos co­pas de vino al día afir­ma­ron que sus ni­ve­les de de­seo eran más al­tos que en aque­llas que no ha­bían be­bi­do, y que en aque­llas que to­ma­ron más de dos co­pas.

No hay mu­chos es­tu­dios so­bre có­mo afec­ta el al­cohol al li­bi­do de la mu­jer. Aun así, un in­for­me ita­liano pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Na­tu­re afir­ma que la die­ta me­di­te­rrá­nea pue­de me­jo­rar la fun­ción se­xual. Los par­ti­ci­pan­tes en es­ta in­ves­ti­ga­ción in­cre­men­ta­ron su in­ges­ta de fru­tas y ver­du­ras, fru­tos se­cos, le­gum­bres y acei­te de oli­va. Por ello, si quie­res dis­fru­tar de una bue­na sa­lud se­xual, lo pri­me­ro es lle­var una die­ta sa­na y equi­li­bra­da.

Tam­bién has de en­ten­der la ra­zón tras es­te sín­to­ma. Es­tar ago­bia­da o ex­haus­ta sue­len ser cau­sas que in­flu­yen en el de­seo. Y, a me­di­da que pa­se el tiem­po, la me­no­pau­sia pue­de afec­tar tam­bién.

En es­te ca­so, be­ber me­nos al­cohol y me­nos es­ti­mu­lan­tes (ca­feí­na) pue­de ali­viar los so­fo­cos, si bien el es­trés no ayu­da. Un po­co de ejer­ci­cio sua­ve (yo­ga) pue­de ayu­dar­te a ali­viar la fa­ti­ga, así co­mo me­jo­rar tu des­can­so. Es­to, a su vez, me­jo­ra­rá tu vi­da se­xual. En ge­ne­ral, una die­ta ri­ca en vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les, y áci­dos gra­sos esen­cia­les ayu­da­rá a tu cuer­po a li­diar con los cam­bios hor­mo­na­les, y me­jo­ra­rá tu li­bi­do.

Y, por úl­ti­mo, no de­jes de ha­cer­te la gran pre­gun­ta: ¿es un pro­ble­ma tu­yo, o es co­sa de tu pa­re­ja?

‘¿El pro­ble­ma lo tie­nes tú, o tu pa­re­ja?’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.