me quie­ro

¿Deseas cam­biar tu for­ma de ver­te, pa­ra siem­pre? Tu ca­mino ha­cia una nue­va au­to­es­ti­ma em­pie­za aquí

Women's Fitness - - CONTENIDOS -

Lo prin­ci­pal es te­ner au­to­es­ti­ma

‘ Cuan­to an­tes apren­das a que­rer­te, an­tes ha­rás las pa­ces con­ti­go mis­ma’

To­das te­ne­mos nues­tros com­ple­jos, esas par­tes que no nos gus­tan (vien­tre, pier­nas, cu­lo, bra­zos...); zo­nas con las que no es­ta­mos tran­qui­las.

Pe­ro no es ne­ce­sa­rio te­ner el cuer­po de una su­per­mo­de­lo pa­ra sen­tir­te bien en tu piel. Y, si pue­des cam­biar la ac­ti­tud ha­cia lo que ves cuan­do te mi­ras en el es­pe­jo, y ade­más lo com­bi­nas con una bue­na do­sis de con­fian­za en ti mis­ma, tu vi­da em­pe­za­rá a ser mejor.

“Sen­tir­te se­gu­ra con tu as­pec­to pue­de te­ner un gran im­pac­to en tu día a día”, ex­pli­ca la coach An­to­nia Ma­ri­con­da. “La con­fian­za tie­ne un efec­to in­me­dia­to en la sa­lud men­tal, te ha­ce más pro­pi­cia a los cam­bios pa­ra bien, y ade­más atrae a la gen­te y a las opor­tu­ni­da­des. La per­so­na­li­dad no tie­ne pre­cio”.

NO TIE­NES QUE SER UNA PRIN­CE­SA

En nues­tros días, nos re­for­za­mos a tra­vés de nues­tra ima­gen per­so­nal. Vivimos en un mun­do en el que la gen­te (so­bre to­do, las mu­je­res) so­mos juz­ga­das prin­ci­pal­men­te por nues­tra apa­rien­cia, con lo que es muy di­fí­cil de­cir que el fí­si­co no im­por­ta. Por su­pues­to que lo ha­ce, pe­ro so­lo has­ta un pun­to. “Nues­tra per­cep­ción de be­lle­za de­pen­de enor­me­men­te de las imá­ge­nes que nos ro­dean”, co­men­ta An­to­nia. “De las prin­ce­sas Dis­ney a las Kar­das­hians, las mu­je­res nos pa­sa­mos la vi­da es­cu­chan­do en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que, pa­ra ser bo­ni­tas, he­mos de te­ner una fi­gu­ra per­fec­ta, con una cin­tu­ri­ta es­tre­cha, un vien­tre plano, unas pier­nas lar­gas, el ca­be­llo lar­go y los ojos gran­des”. Y no ol­vi­de­mos la fuer­za que los me­dios tie­nen so­bre nues­tras vi­das. Nues­tra ob­se­sión con Instagram, Fa­ce­book y Twit­ter jue­ga tam­bién un pa­pel muy im­por­tan­te en la ima­gen que te­ne­mos de có­mo ha de ser un cuer­po per­fec­to, y los idea­les po­co rea­lis­tas que tra­ta­mos de al­can­zar. Una in­ves­ti­ga­ción lle­va­da a ca­bo por el Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes de la Uni­ver­si­dad de West En­gland in­di­ca que exis­te una re­la­ción en­tre el tiem­po que pa­sa­mos en Fa­ce­book y las pro­ba­bi­li­da­des de in­cre­men­tar nues­tra per­cep­ción co­mo un ob­je­to. Los usua­rios de es­ta red so­cial suben una me­dia de 10 mi­llo­nes de imá­ge­nes a la ho­ra, los cual al­te­ra la per­cep­ción que los usua­rios tie­ne de sí mis­mos (y no siem­pre de una ma­ne­ra po­si­ti­va).

APRO­VE­CHA LAS RE­DES SO­CIA­LES

¿Cuál es la so­lu­ción? ¿De­jar Fa­ce­book? ¿Dar­te de ba­ja en Twit­ter e Instagram? Qui­zás, no. Com­par­tir con otros no siem­pre ha de ha­cer­nos sen­tir in­sa­tis­fe­chas con no­so­tras mis­mas. Lo im­por­tan­te es te­ner una vi­sión más po­si­ti­va, ase­gu­ra An­to­nia. “Pa­ra mí, pa­sar tiem­po en las re­des so­cia­les, don­de las mu­je­res pue­den pu­bli­car fo­tos de sí mis­mas gua­pas, me ha ayu­da­do a in­cre­men­tar la se­gu­ri­dad en mí mis­ma, y es­to pue­de ser­te muy útil”, afir­ma. “Me he to­pa­do con mu­je­res que tie­nen los mis­mos fa­llos que veo en mí mis­ma, y las en­cuen­tro fan­tás­ti­cas. Em­pe­cé a pen­sar, bueno, si ella tie­ne un gran tra­se­ro y es atrac­ti­va, yo, tam­bién”.

Cuan­to an­tes apren­das a que­rer­te, an­tes ha­rás las pa­ces con­ti­go mis­ma. Que­dar­te so­lo de ma­ne­ra ob­se­si­va con los fa­llos y par­tes que no te gus­tan so­lo te lle­va­rá a un ba­jón emo­cio­nal; en cam­bio, acep­tar­te (por fue­ra y por den­tro) te ayu­da­rá a dis­fru­tar más de la vi­da. “¿Có­mo vas a ser una mujer fuer­te, si no eres ca­paz de de­cir ‘¡ Oh, ma­ra­vi­lla, es­ta soy yo!’?”, afir­ma An­to­nia.

La idea de que so­lo exis­te un ideal de cuer­po per­fec­to no es rea­lis­ta, ya que no to­das es­ta­mos he­chas del mis­mo mo­do. De ser así, es­to se­ría muy abu­rri­do. “Cén­tra­te en las par­tes de tu cuer­po que te gus­tan, y si aún te si­gues sin­tien­do in­se­gu­ra, de­cí­de­te a cam­biar”, acon­se­ja An­to­nia. Jun­to a los cam­bios fí­si­cos, re­pro­gra­mar tu ce­re­bro pa­ra que ten­ga una men­te más po­si­ti­va te ayu­da­rá a olvidarte de los com­ple­jos. “Di: ‘ Ha­go es­te ejer­ci­cio y si­go es­ta die­ta por­que amo mi cuer­po y me gus­ta nu­trir­lo bien y es­tar en for­ma, no por­que lo odie y quie­ra cas­ti­gar­le’”, aña­de. “Lo mejor que pue­des ha­cer es tra­ba­jar la se­gu­ri­dad en ti mis­ma; ese par de cen­tí­me­tros que crees que te so­bran no van a cam­biar pa­ra na­da tu vi­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.