Tu ca­len­da­rio de sa­lud Qué cui­dar­te en fun­ción de tu edad

Pres­ta aten­ción a las se­ña­les de tu cuer­po, y man­tén­te sa­na con los años

Women's Fitness - - CONTENIDOS -

Tie­nes una vi­da so­cial muy ocu­pa­da? ¿Tu tra­ba­jo no te de­ja tiem­po? La vi­si­ta al doc­tor pue­de que sea la úl­ti­ma de tus prio­ri­da­des; al fin y al ca­bo, ojos que no ven...

Pues no. Pre­ve­nir es me­jor que cu­rar, con lo que sa­car tiem­po pa­ra ha­cer­te las re­vi­sio­nes que te co­rres­pon­den po­dría ser la me­jor me­di­ci­na. Nues­tro cuer­po, co­mo los co­ches, ne­ce­si­ta pa­sar la ITV; so­bre to­do, por­que to­dos nos vol­ve­mos más vul­ne­ra­bles con el pa­so de los años. “Las re­vi­sio­nes mé­di­cas son vi­ta­les, ya que, con la edad, te­ne­mos más pro­ba­bi­li­da­des de con­traer de­ter­mi­na­das en­fer­me­da­des”, ex­pli­ca la doc­to­ra Ma­rilyn Glen­vi­lle. Es­tos aná­li­sis nos per­mi­ten adop­tar cam­bios en la ali­men­ta­ción y es­ti­lo de vi­da an­tes de que ten­ga­mos un pro­ble­ma. “Si hay un pe­que­ño mal, es me­jor sa­ber­lo cuan­to an­tes, ya que en­ton­ces, el tra­ta­mien­to es más

‘Es im­por­tan­te de­tec­tar los po­si­bles pro­ble­mas de sa­lud lo an­tes

po­si­ble’

efec­ti­vo”, sub­ra­ya Ma­rilyn. Pa­ra ayu­dar­te, he­mos crea­do una lis­ta con los test que has de ha­cer­te, en fun­ción de tu edad. ¡Aten­ta!

TU AGEN­DA DE RE­VI­SIO­NES

A 20LOS

A to­das nos gus­ta pa­sar­lo a lo gran­de, pe­ro si ma­cha­cas a tu or­ga­nis­mo, po­dría pa­sar­te fac­tu­ra; a tu sa­lud ge­ne­ral, y es­pe­cial­men­te, a tu hí­ga­do. En es­ta eta­pa de la vi­da, es im­por­tan­te que re­vi­ses tu fun­ción he­pá­ti­ca. Es­to se con­si­gue con un sim­ple aná­li­sis de san­gre, don­de po­drán ana­li­zar la fun­ción de las en­zi­mas de es­te ór­gano. “Prue­ba tam­bién a re­du­cir la in­ges­ta de al­cohol, y cuan­to más hu­yas de las bo­rra­che­ras, me­jor; es­ta­rás in­vir­tien­do en el fu­tu­ro de tu sa­lud”, ex­pli­ca la Glen­vi­lle.

Al lle­gar a los 25, con­vie­ne que le pi­das a tu gi­ne­có­lo­go que te ha­ga tu pri­me­ra ci­to­lo­gía. Aun­que no sue­ne ape­te­ci­ble, no te preo­cu­pes, por­que no es do­lo­ro­so, y es bas­tan­te rá­pi­do. “Es im­por­tan­te que te con­tro­len, ya que con es­ta prue­ba, de­tec­tan po­si­bles cé­lu­las anó­ma­las en la cér­vix, lo cual pue­de pre­ve­nir el cán­cer de cue­llo de úte­ro. Es­te test tan so­lo con­sis­te en que te ex­trai­gan una mues­tra de las cé­lu­las de la zo­na; es­tas se en­vían a un la­bo­ra­to­rio, don­de las ana­li­zan y se ase­gu­ran de que no ha­ya ras­tro del vi­rus del pa­pi­lo­ma hu­mano (VPH). Ten­drás que vol­ver se­ma­nas más tar­de a por los re­sul­ta­dos”, ex­pli­ca Ali­son Free­mantle, far­ma­céu­ti­ca de Lloyds Phar­macy.

A 30LOS

Tan­to si te sien­tes lis­ta pa­ra in­ten­tar te­ner un be­bé, co­mo si lo que deseas es sa­ber qué pro­ba­bi­li­da­des tie­nes de ser ma­dre en el fu­tu­ro, es im­por­tan­te que si­gas to­dos los pa­sos pa­ra ase­gu­rar­te de que po­drás con­ce­bir sin pro­ble­mas. Apro­xi­ma­da­men­te el 84% de las pa­re­jas que e es­tán in­ten­tan­do con­ce­bir lo lo­gra en un año (más más o me­nos) sin pro­ble­mas. Pe­ro, aun así, no es­tá de más sa­ber r con an­te­la­ción si tu cuer­po es­tá o no lis­to. “El per­fil hor­mo­nal de una mu­jer pue­de ser bas­tan­te útil til pa­ra des­cu­brir si tie­nes el los ni­ve­les ade­cua­dos; si no, re­ci­bi­rás con­se­jos so­bre lo que tie­nes que ha­cer pa­ra po­der quedarte em­ba­ra­za­da”, co­men­ta la doc­to­ra Glen­vi­lle.

Si quie­res po­ner­te en la vía ade­cua­da pa­ra ser ma­dre, ha lle­ga­do el mo­men­to de que em­pie­ces a to­mar un suplemento de áci­do fó­li­co (es im­por­tan­te que con­ten­ga 400 mcg) de ca­ra a ayu­dar a tu or­ga­nis­mo a lle­var un em­ba­ra­zo sa­lu­da­ble. Si es­tás to­man­do al­gún ti­po de mé­to­do an­ti­con­cep­ti­vo, de­be­rías de­jar­lo al me­nos tres me­ses an­tes de em­pe­zar a in­ten­tar quedarte em­ba­ra­za­da. Man­te­ner un con­trol de tu pe­so, de­jar de fu­mar y mi­ni­mi­zar la can­ti­dad de al­cohol que be­bes in­cre­men­ta­rá la sa­lud de tu cuer­po, ne­ce­sa­rio pa­ra te­ner un be­bé.

A 40LOS

Lu­char pa­ra lo­grar un equi­li­brio en­tre tu vi­da fa­mi­liar y tu vi­da la­bo­ral pue­de con­lle­var pro­ble­mas co­mo el bur­nout; de he­cho, du­ran­te es­ta década, mu­chas mu­je­res su­fren can­san­cio cró­ni­co. La par­te bue­na es que un test muy sen­ci­llo po­dría sub­ra­yar la raíz de es­te pro­ble­ma. “Cuan­do lle­gas a los 40, pue­de que no­tes que te fal­ta ener­gía; un aná­li­sis de­ter­mi­na­rá si hay al­gún des­ajus­te de ti­roi­des, o si fun­cio­na per­fec­ta­men­te”, acon­se­ja la doc­to­ra Glen­vi­lle. La ti­roi­des, una glán­du­la con for­ma de ma­ri­po­sa lo­ca­li­za­da en el cue­llo, ayu­da a con­tro­lar el me­ta­bo­lis­mo; si no fun­cio­na bien, ge­ne­ra sín­to­mas co­mo ga­nan­cia de pe­so, ba­jo es­ta­do de áni­mo o pe­re­za. “Los pro­ble­mas de ti­roi­des afec­tan a más a las mu­je­res que a los hom­bres; de lo que se de­du­ce que es un pro­ble­ma al que so­mos más vul­ne­ra­bles”, aña­de Glen­vi­lle.

A 50LOS

Lo más pro­ba­ble es que ten­gas la me­no­pau­sia en men­te. Mu­chas mu­je­res se preo­cu­pan por el im­pac­to que es­te cam­bio ho­mo­nal pue­de te­ner so­bre ellas. La caí­da de es­tró­geos y pro­ges­te­ro­na que con­lle­va la me­no­pau­sia ge­ne­ra un in­cre­men­to de ro­tu­ras óseas. “Re­co­men­da­ría que se ha­ga una

‘A me­di­da que en­ve­je­ce­mos, las

re­vi­sio­nes son más im­por­tan­tes, ya que cre­ce la pro­ba­bi­li­dad de

con­traer en­fer­me­da­des’

prue­ba de den­si­dad ósea a las mu­je­res que ten­gan an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res de os­teo­po­ro­sis, u otros fac­to­res que las ha­ga más vul­ne­ra­bles a es­te pro­ble­ma”, co­men­ta Glen­vi­lle. Ade­más, la die­ta pue­de ayu­dar mu­cho. Es im­por­tan­te in­cluir ali­men­tos ri­cos en cal­cio (co­mo lác­teos, o ve­ge­ta­les de hoja ver­de os­cu­ra). Tam­bién has de in­cre­men­tar los ni­ve­les de vi­ta­mi­na D dán­do­te una vuel­ta de unos 20 mi­nu­tos ba­jo la luz del sol. Si lo con­si­de­ras ne­ce­sa­rio, tam­bién pue­des to­mar su­ple­men­tos con es­tos dos nu­trien­tes.

A 60LOS

Al lle­gar a la década de los 60, se in­cre­men­ta el ries­go de pa­de­cer dia­be­tes del ti­po 2, ya que la ca­pa­ci­dad de tu or­ga­nis­mo pa­ra li­diar con la glu­co­sa dis­mi­nu­ye. “La dia­be­tes em­peo­ra mu­cho si no se la tra­ta. Por ello, es muy im­por­tan­te diag­nos­ti­car­la a tiem­po, con el fin de evi­tar ma­les peo­res en el fu­tu­ro”, ex­pli­ca Ali­son. Tu mé­di­co po­drá ha­cer­te un aná­li­sis que des­ve­la­rá la can­ti­dad de glu­co­sa que tie­nes en san­gre. Tam­bién ana­li­za­rá tu die­ta, y te po­drá re­co­men­dar ali­men­tos a evi­tar. Los ni­ve­les de glu­co­sa en­tre 70 y 100 mi­li­gra­mos por de­ci­li­tro (mg/dL) son con­si­de­ra­dos nor­ma­les, mien­tras que 126 mg/dL o más po­drían sig­ni­fi­car que pa­de­ces dia­be­tes del ti­po 2. De ser así, no te preo­cu­pes; tu mé­di­co po­drá pres­cri­bir­te me­di­ca­ción y die­ta.

A 70LOS

El ries­go de en­fer­me­da­des de­ge­ne­ra­ti­vas se in­cre­men­ta en es­ta década, con lo que es re­co­men­da­ble su­bir la in­ges­ta de ali­men­tos ri­cos en áci­dos gra­sos ome­ga-3 ta­les co­mo pescado, frutos se­cos y semillas. Un es­tu­dio de 2009 de la Har­vard School of Pu­blic Health sos­tie­ne que la de­fi­cien­cia de es­te nu­trien­te cau­sa has­ta 96.000 muer­tes al año que po­drían ha­ber­se pre­ve­ni­do. Co­mo ves, te­ner pre­cau­cio­nes die­té­ti­cas es vi­tal. “Es­te nu­trien­te tie­ne efec­tos an­ti­in­fla­ma­to­rios; y, se cree que la ma­yo­ría de las en­fer­me­da­des de­ge­ne­ra­ti­vas (ta­les co­mo pro­ble­mas car­dio­vas­cu­la­res, la dia­be­tes de Ti­po 2, Alz­hei­mer o cán­cer) es­tán muy re­la­cio­na­das con la in­fla­ma­ción. La otra par­te po­si­ti­va es que, con­tro­lan­do la in­fla­ma­ción, tam­bién ra­len­ti­zas el en­ve­je­ci­mien­to”, aña­de Glen­vi­lle. El ome­ga-3 re­du­ce la for­ma­ción de pla­cas en el ce­re­bro, con lo que te ayu­da a man­te­ner agi­li­dad men­tal; tam­bién me­jo­ra la sa­lud car­dio­vas­cu­lar y pro­te­ge de la de­ge­ne­ra­ción ma­cu­lar de los ojos. “Las prue­bas de vis­ta pue­den des­ve­lar otros pro­ble­mas, ta­les co­mo la dia­be­tes o el glaucoma. Al lle­gar a los 70, han de rea­li­zar­se es­tos test con más fre­cuen­cia, ya que el de­te­rio­ro vi­sual pue­de te­ner lu­gar más rá­pi­da­men­te”, co­men­ta Ali­son.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.