Ali­men­ta tu piel Qué co­mer pa­ra es­tar más gua­pa

Pon al día tu ru­ti­na de be­lle­za gra­cias a los ali­men­tos fer­men­ta­dos

Women's Fitness - - CONTENIDOS -

Kom­bu­cha pa­ra eli­mi­nar las man­chas, chu­crut pa­ra un ros­tro de ci­ne, ke­fir pa­ra el ec­ze­ma? ¡No, no bro­mea­mos! Si cui­das to­do lo que co­mes, se­gu­ra­men­te los ali­men­tos fer­men­ta­dos ya for­men par­te de tu com­pra se­ma­nal; pe­ro, ¿al­gu­na vez te has plan­tea­do los be­ne­fi­cios de un­tár­te­los en la ca­ra? “Los pro­duc­tos de cui­da­do fa­cial fer­men­ta­dos se han usa­do en orien­te du­ran­te si­glos, y han ga­na­do po­pu­la­ri­dad en Eu­ro­pa con los años gra­cias a su múl­ti­ples be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud. Es­to ha abier­to la puer­ta de los cos­mé­ti­cos a los pro­duc­tos fer­men­ta­dos”, ex­pli­ca Geor­gie Clee­ve, fun­da­do­ra de Os­kia skin­ca­re, (os­kias­kin­ca­re. com). ¿Cuá­les son los prin­ci­pa­les be­ne­fi­cios de tras­la­dar­los los ali­men­tos fer­men­ta­dos de tu pla­to a tu ros­tro? La ex­pli­ca­ción se en­cuen­tra en la bio­dis­po­ni­bi­li­dad. “Usar in­gre­dien­tes fer­men­ta­dos es un mo­do muy efec­ti­vo de ha­cer que los mi­ne­ra­les y otros in­gre­dien­tes es­tén más ac­ti­vos”, pro­si­gue Geor­gie.

Lpiaelc-oinn­teexs­tióinno

Es ex­tra­ño pen­sar que tus en­tra­ñas afec­tan (y tan­to) a tu as­pec­to, pe­ro el es­ta­do del in­tes­tino y la sa­lud de tu piel es­tán muy re­la­cio­na­dos. Un es­tu­dio del año 2014 lle­va­do a ca­bo por la Ame­ri­can Aca­demy of Der­ma­to­logy de­mos­tró la co­ne­xión en­tre el uso de probióticos y una piel sin ac­né. Se cree que si se apli­can los probióticos so­bre la piel, evi­tan que las cé­lu­las ab­sor­ban bac­te­rias ma­las y pa­rá­si­tos que ge­ne­ran es­ta res­pues­ta del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. Los probióticos ac­ti­van el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, con lo que pue­den ma­tar po­ten­cia­les enemi­gos.

Si tu di­ges­tión no va bien, se­gu­ra­men­te ten­gas hin­cha­zón, ga­ses, o in­clu­so ma­les­tar es­to­ma­cal. ¿Una so­lu­ción? Un ex­tra de las bac­te­rias bue­nas que vi­ven en tu in­tes­tino. En oca­sio­nes, pue­de ha­ber un desequilibrio en ellas co­mo re­sul­ta­do de un sin­fín de fac­to­res: el uso de an­ti­bió­ti­cos, una die­ta ri­ca en ali­men­tos pro­ce­sa­dos, o un ex­ce­so de es­trés. Los ali­men­tos fer­men­ta­dos, ta­les co­mo los probióticos, po­drán echar­le una mano y de­vol­ver­le el equi­li­brio. Es­to me­jo­ra­rá la di­ges­tión, y ayu­da­rán al

Lo­gra una piel ra­dian­te con es­tos con­se­jos

1

DO­BLE LIM­PIE­ZA

Cla­ve en cual­quier ru­ti­na de be­lle­za. La pri­me­ra, pa­ra qui­tar­te el día de en­ci­ma; la se­gun­da, pa­ra lim­piar la piel en pro­fun­di­dad.

2 MA­SA­JE

Tó­ma­te tu tiem­po pa­ra dar­te un ma­sa­je con tus pro­duc­tos de be­lle­za. Es­to es­ti­mu­la la cir­cu­la­ción, con lo que los nu­trien­tes lle­gan me­jor a la piel, los múscu­los se to­ni­fi­can y se re­du­cen las arru­gas.

3

CUI­DA TU TRI­PA

La sa­lud de tu in­tes­tino se re­fle­ja en tu piel. Por ello, no du­des en to­mar un suplemento na­tu­ral, y co­me abun­dan­tes an­ti­oxi­dan­tes co­mo la as­ta­xan­tin, pa­ra te­ner tu piel ra­dian­te.

4

UN SERUM

In­vier­te en uno que tra­ta va­rios pro­ble­mas de la piel, co­mo la se­que­dad o las lí­neas de ex­pre­sión.

5 EXFÓLIATE

Obli­ga­do ha­cer­lo una o dos ve­ces por se­ma­na. Eli­mi­na cé­lu­las muer­tas y reavi­va el ros­tro. Tam­bién fa­vo­re­ce la ab­sor­ción de los in­gre­dien­tes y es­ti­mu­la la re­ge­ne­ra­ción y la hi­dra­ta­ción.

sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co a lu­char con­tra bac­te­rias ma­las. El re­sul­ta­do, más bie­nes­tar. “El ke­fir, chu­crut, el kim­chi u otros ali­men­tos fer­men­ta­dos son in­creí­ble­men­te be­ne­fi­cio­sos pa­ra tu in­tes­tino, y la sa­lud de tu tri­pa se re­fle­ja, sin lu­gar a du­das, en tu piel”, aña­de Geor­gie. Al igual que los or­ga­nis­mos vi­vos de es­tos ali­men­tos te nu­tren por den­tro, si te los apli­cas tó­pi­ca­men­te, tus cé­lu­las re­ci­bi­rán es­tos nu­trien­tes.

La fer­men­ta­ción

En la fer­men­ta­ción, los in­gre­dien­tes sue­len ba­ñar­se en agua sa­la­da, lo que per­mi­te que las bac­te­rias bue­nas crez­can. “Du­ran­te el pro­ce­so en el que las bac­te­rias se ali­men­tan de los azú­ca­res y al­mi­do­nes de los ali­men­tos, se ge­ne­ra áci­do lác­ti­co. Es­te pro­ce­so no so­lo con­ser­va la co­mi­da; tam­bién crea vi­ta­mi­na B, en­zi­mas be­ne­fi­cio­sas, áci­dos gra­sos ome­ga-3, así co­mo probióticos, con lo que se vuel­ven ex­tre­ma­da­men­te be­ne­fi­cio­sos pa­ra el cuer­po, y son mu­cho más nu­tri­ti­vos”, afir­ma Geor­gie. “Nues­tra piel no es co­mo el in­tes­tino, en el sen­ti­do de que no pue­de des­com­po­ner los com­po­nen­tes en nu­trien­tes in­di­vi­dua­les; es­tos han de lle­gar­le de un mo­do más fá­cil de ab­sor­ber. “La fer­men­ta­ción es uno de los me­jo­res mé­to­dos de con­se­guir­lo”, ase­gu­ra Geor­gie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.