COM­BA­TE LA PIEL ACOLCHADA

Women's Health (Spain) - - GOOD LOOKS -

Cuan­to an­tes lo asi­mi­les, me­jor, pa­ra que no te lle­ves a en­ga­ño: la ce­lu­li­tis es­tá in­di­so­cia­ble­men­te re­la­cio­na­da con el he­cho de ser mu­jer y eso no se pue­de cam­biar. Pe­ro no hay por qué re­sig­nar­se. Un tra­ta­mien­to con se­sio­nes fre­cuen­tes me­jo­ra­rá el as­pec­to de la piel y des­pués un man­te­ni­mien­to con se­sio­nes más dis­tan­cia­das pue­de man­te­ner el pro­ble­ma a ra­ya. Eso sí, hay que te­ner cla­ras las ex­pec­ta­ti­vas: es po­si­ble me­jo­rar el as­pec­to de la piel de na­ran­ja, pe­ro ca­si nun­ca su com­ple­ta des­apa­ri­ción.

Di­cho es­to, aun­que la ce­lu­li­tis pue­de exis­tir –y exis­te, da­mos fe– en mu­je­res del­ga­das, tam­bién in­flu­ye la ge­né­ti­ca y, ade­más, hay una cla­ra re­la­ción en­tre ella y el se­den­ta­ris­mo, el ex­ce­so de azú­ca­res y el so­bre­pe­so, se­gún ad­vier­ten las ex­per­tas. Si llevas una ali­men­ta­ción ade­cua­da, me­jo­ra­rás el pro­ble­ma. Y tam­bién si ha­ces de­por­te, por­que de es­ta ma­ne­ra ac­ti­va­rás la cir­cu­la­ción san­guí­nea y el me­ta­bo­lis­mo de las cé­lu­las gra­sas. “Una die­ta ba­ja en sal y sa­lu­da­ble ayu­da a no re­te­ner lí­qui­dos –un pro­ce­so que en­len­te­ce el drenaje lin­fá­ti­co de las pier­nas y fo­men­ta su hin­cha­zón– y pre­vie­ne el de­pó­si­to en ex­ce­so de gra­sas. A igual can­ti­dad de ce­lu­li­tis, si te­ne­mos más gra­sa se no­ta­rá mu­cho más que si te­ne­mos po­ca y el múscu­lo es­tá bien de­fi­ni­do. El ejer­ci­cio, en la me­di­da en que to­ni­fi­ca el múscu­lo, pue­de ayu­dar par­cial­men­te a com­ba­tir la fla­ci­dez, pe­ro no va a revertir com­ple­ta­men­te el pro­ce­so de ce­lu­li­tis, pre­ci­sa­men­te por­que el pro­ble­ma no es­tá tan­to en el múscu­lo, sino en los sep­tos fi­bro­sos que es­tán en el com­par­ti­men­to gra­so y que son los que ti­ran de la piel ha­cia aba­jo for­man­do los an­ti­es­té­ti­cos ho­yue­los”, con­clu­ye Tru­chue­lo. A lo que su co­le­ga mé­di­ca aña­de: “La piel de na­ran­ja afec­ta so­bre to­do a mus­los y glú­teos pe­ro pue­de aso­ciar­se, o no, con gra­sa lo­ca­li­za­da, co­mo ocu­rre en lo que vul­gar­men­te co­no­ce­mos co­mo ‘car­tu­che­ras’. Y, por cier­to, no es una en­fer­me­dad ni au­men­ta fac­to­res de ries­go car­dio­vas­cu­la­res, co­mo pa­sa con la gra­sa de la cin­tu­ra. So­lo es un pro­ble­ma es­té­ti­co, si bien a ve­ces aca­ba pro­vo­can­do pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.