Guía bá­si­ca de mind­ful­ness

Pa­ra prac­ti­car en el gym, en la ofi­ci­na...

Women's Health (Spain) - - CONTENIDO - POR AMA­LIA PANEA

Si an­tes el te­ma de con­ver­sa­ción era el run­ning, úl­ti­ma­men­te to­do el mun­do ha­bla de mind­ful­ness o aten­ción ple­na, una téc­ni­ca que, co­mo re­zan los es­ló­ga­nes más pu­bli­ci­ta­rios, pa­re­ce ser la nue­va so­lu­ción a to­dos nuestros ma­les: el es­trés del tra­ba­jo, la an­sie­dad por la co­mi­da, el ren­di­mien­to de­por­ti­vo y has­ta la fal­ta de li­bi­do. Pe­ro, ¿de ver­dad es tan efi­caz? Olga Cas­ta­ñe­da, ex­per­ta en me­di­ta­ción mind­ful­ness y crea­do­ra de la co­mu­ni­dad @vi­ve­tu­cuer­po y del @club.clan­des­tino. de.me­di­ta­cion, hu­ye del mar­ke­ting que ro­dea a es­ta dis­ci­pli­na y de to­do aque­llo que pro­me­ta la fe­li­ci­dad eter­na. Cas­ta­ñe­da, cer­ti­fi­ca­da en la pri­me­ra pro­mo­ción de pro­fe­so­res de la Uni­ver­si­dad de Mas­sa­chu­setts (EE.UU.) en Es­pa­ña jun­to al Ins­ti­tu­to Ni­ra­ka­ra (www.ni­ra­ka­ra.org), tie­ne cla­ro que es­ta téc­ni­ca no es ni la pa­na­cea de to­dos nuestros ma­les ni pue­de pro­me­ter soluciones ni mi­la­gros. “Úni­ca­men­te tú mis­ma, con la guía de un buen pro­fe­sio­nal, pue­des des­cu­brir qué es y cuál es el efec­to que cau­sa en ti”, pun­tua­li­za la ex­per­ta.

¿QUÉ ES EXAC­TA­MEN­TE?

Aun­que lo has oí­do mil ve­ces, ¿aún no tie­nes cla­ro qué es? “Es­ta téc­ni­ca tie­ne su ori­gen en la tra­di­ción bu­dis­ta y úl­ti­ma­men­te se ha he­cho muy po­pu­lar en to­do el mun­do, per­dien­do su ca­rác­ter re­li­gio­so y po­nién­do­se de mo­da en­tre las prác­ti­cas de cre­ci­mien­to per­so­nal”, se­ña­la Ós­car Se­gu­ra­do, neu­ro­cien­tí­fi­co, in­mu­nó­lo­go, au­tor de Mind­ful Fra­ming: trans­for­ma tu an­sie­dad en ener­gía vi­tal y po­nen­te de Being One Fo­rum. “La idea de que pue­de in­fluir tan­to en nues­tro bie­nes­tar psi­co­ló­gi­co co­mo fí­si­co se apo­ya en en­se­ñan­zas de an­ti­guas cul­tu­ras y re­li­gio­nes, así co­mo en mi­les de es­tu­dios en re­vis­tas aca­dé­mi­cas re­co­no­ci­das, li­bros y ar­tícu­los de pres­ti­gio­sos au­to­res”, aña­de. Hi­lan­do más fino, y co­mo ex­pli­ca Cas­ta­ñe­da, es una cualidad de la men­te que to­dos te­ne­mos, so­lo ne­ce­si­ta­mos vol­ver a re­cor­dar. Pe­ro ¿prac­ti­can­do mind­ful­ness tam­bién se me­di­ta? Sí. Lo que hi­zo pre­ci­sa­men­te Ka­bat Zinn, el crea­dor del fa­mo­so Pro­gra­ma pa­ra la re­duc­ción del es­trés ba­sa­do en mind­ful­ness (MBSR) de la Uni­ver­si­dad de Mas­sa­chu­setts, fue adap­tar la me­di­ta­ción a la cul­tu­ra oc­ci­den­tal a tra­vés de la aten­ción ple­na, por­que sin es­ta fi­ja­ción en el mo­men­to pre­sen­te no se pue­de me­di­tar.

Pe­ro apar­te del MBSR exis­ten otros dos gran­des pro­gra­mas de mind­ful­ness: MBTC o Te­ra­pia Cog­ni­ti­va Ba­sa­da en Mind­ful­ness, desa­rro­lla­da pa­ra tra­tar la de­pre­sión y la an­sie­dad; y PINEP o In­te­li­gen­cia Emo­cio­nal Ple­na; es de­cir, mind­ful­ness e in­te­li­gen­cia emo­cio­nal pa­ra me­jo­rar la salud psi­co­ló­gi­ca. De es­tos tres pro­gra­mas han na­ci­do las diferentes apli­ca­cio­nes que te con­ta­mos en el ar­tícu­lo, aun­que se­gu­ro que lo pri­me­ro que te es­tás pre­gun­tan­do es: ¿Por qué en­fo­car­se en el mo­men­to pre­sen­te? ¿Por qué tan­to in­te­rés por es­te te­ma? Res­pon­de Se­gu­ra­do: “Por­que nues­tras men­tes no es­tán pre­pa­ra­das pa­ra el ex­ce­so de in­for­ma­ción, de es­tí­mu­los de to­do ti­po y agen­das so­bre­car­ga­das. Nues­tras vi­das son de­ma­sia­do com­ple­jas y nues­tras men­tes no es­tán pre­pa­ra­das, ne­ce­si­tan en­tre­te­ni­mien­to, al­go que ha­ce­mos mu­chas ve­ces de for­ma po­co saludable. Por eso es­ta dis­ci­pli­na y la me­di­ta­ción en ge­ne­ral son con­si­de­ra­das al­ter­na­ti­vas pa­ra dis­traer y re­la­jar la men­te, pa­ra evi­tar la an­sie­dad y el es­trés”. Y su efi­ca­cia es tal, que el mind­ful­ness se ha ex­ten­di­do a to­dos los ám­bi­tos de nues­tra vi­da, des­de el per­so­nal al la­bo­ral, pa­san­do por la vi­da de pa­re­ja. Te lo con­ta­mos.

MIND­FUL FRA­MING: ADIÓS AL ES­TRÉS

Pe­se a sus gran­des be­ne­fi­cios, pa­ra Se­gu­ra­do, prac­ti­car es­ta dis­ci­pli­na de for­ma ais­la­da, no co­mo par­te in­te­gral de un es­ti­lo de vi­da, li­mi­ta su efec­to. Es­ta es la ra­zón por la que es­te neu­ro­cien­tí­fi­co ha desa­rro­lla­do el Mind­ful Fra­ming o en­cua­dre men­tal, en com­bi­na­ción con el es­ti­lo de vi­da NEO Chi, apor­tan­do así un en­fo­que mo­derno, que in­clu­ye la au­to­rre­fle­xión y la aten­ción al mo­men­to pre­sen­te de la mano de una nue­va ma­ne­ra de pen­sar, un es­ti­lo de vi­da en con­so­nan­cia con las exi­gen­cias de nues­tro tiem­po. ¿Có­mo pue­de ayu­dar­te? Co­mo de­cía Wi­lliam Ja­mes, un mé­di­co convertido en filósofo, “el ar­ma más po­de­ro­sa con­tra el es­trés es nues­tra ca­pa­ci­dad pa­ra ele­gir un pen­sa­mien­to so­bre otro”. Y es­ta es la ba­se so­bre la que se asien­ta el Mind­ful Fra­ming, una prác­ti­ca es­truc­tu­ra­da, re­pe­ti­ti­va y fá­cil de me­mo­ri­zar que fa­ci­li­ta la con­cen­tra­ción y re­du­ce los pen­sa­mien­tos an­sio­sos o per­sis­ten­tes que se apo­de­ran de la men­te. Si lo prac­ti­cas ha­bi­tual­men­te con­se­gui­rá que de­ci­das qué pen­sar o no a tra­vés del desa­rro­llo de la vi­gi­lan­cia men­tal, con­cien­cia­ción e in­te­li­gen­cia emo­cio­nal. Pe­ro los be­ne­fi­cios de es­ta téc­ni­ca pue­den ex­ten­der­se a to­das las fa­ce­tas de tu vi­da, in­clu­so a tu salud, ya que, co­mo re­cal­ca Se­gu­ra­do, “al pre­pa­rar la men­te, al en­cua­drar nuestros pen­sa­mien­tos, so­mos ca­pa­ces de apli­car Mind­ful Fra­ming a cual­quier ti­po de ac­ti­vi­dad fí­si­ca o men­tal. La cla­ve es la co­ne­xión na­tu­ra­le­za-men­te­cuer­po, el nú­cleo del es­ti­lo de vi­da NEO Chi. Gra­cias a ello po­drás trans­for­mar la ener­gía des­per­di­cia­da en an­sie­dad y es­trés, en ener­gía vi­tal ne­ce­sa­ria pa­ra co­nec­tar con la na­tu­ra­le­za, ar­mo­ni­zar tus emo­cio­nes con las de los que te ro­dean y re­vi­ta­li­zar tu or­ga­nis­mo, es­pe­cial­men­te tu sis­te­ma in­mu­ne”.

MIND­FUL EATING

¿Tu re­la­ción con la co­mi­da no es bue­na? ¿Co­mes por an­sie­dad o no eli­ges los ali­men­tos más ade­cua­dos? ¿Lo ha­ces rá­pi­do y pi­cas cual­quier co­sa de­lan­te del or­de­na­dor sin nin­gún ti­po de dis­fru­te? El Mind­ful Eating pue­de ser el ca­mino ha­cia una ali­men­ta­ción cons­cien­te. Pe­ro ¿qué es? Co­mo ex­pli­ca Olga Cas­ta­ñe­da, “se tra­ta de la ca­pa­ci­dad de ser tes­ti­gos de las mu­chas emo­cio­nes, sen­sa­cio­nes, pen­sa­mien­tos y con­duc­tas que sur­gen en torno a la ex­pe­rien­cia de co­mer”. Por­que, ¿cuán­tas ve­ces nos ati­bo­rra­mos de co­mi­da in­ten­tan­do lle­nar un va­cío emo­cio­nal, o por­que es­ta­mos abu­rri­dos o es­tre­sa­dos? “El en­tre­na­mien­to en la ali­men­ta­ción cons­cien­te nos ayu­da a de­tec­tar y ges­tio­nar las emo­cio­nes que pro­vo­can an­sie­dad por co­mer y sus con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas, co­mo la obe­si­dad, y nos pro­po­ne otras al­ter­na­ti­vas más efi­ca­ces pa­ra afron­tar el es­trés o la de­pre­sión”, apun­ta Cas­ta­ñe­da.

“Exis­ten in­ves­ti­ga­cio­nes que es­tu­dian el im­pac­to del mind­ful­ness en los com­por­ta­mien­tos y pa­tro­nes de ali­men­ta­ción. A tra­vés de es­tos es­tu­dios se pre­ten­de po­ner luz so­bre los me­ca­nis­mos que ac­túan en el com­por­ta­mien­to a la ho­ra de in­ge­rir ali­men­tos, pa­ra des­pués crear un pro­to­co­lo adap­ta­do a la pro­ble­má­ti­ca de ca­da cual, de ma­ne­ra que una vez pro­ba­da su efi­ca­cia, pue­dan ser apli­ca­dos a la prác­ti­ca clí­ni­ca”, se­ña­la la ex­per­ta Den­tro de es­ta va­rian­te exis­ten tam­bién diferentes pro­gra­mas o pro­to­co­los, co­mo el Mind­ful­ness-ba­sed Eating Awa­re­ness Trai­ning (MB-EAT), desa­rro­lla­do por Jean Kris­te­ller y Ruth Q. Wo­le­ver, pa­ra el tra­ta­mien­to del tras­torno por atra­cón. O el Mind­ful Eating-con­cious Li­ving (ME-CL), crea­do por Jan Cho­zen Bays y Char Wil­kins pa­ra ayu­dar a las per­so­nas a es­ta­ble­cer una re­la­ción sa­na con la co­mi­da, ale­ja­da del con­trol del peso y las die­tas in­fi­ni­tas. Es­te pro­gra­ma ha­ce es­pe­cial hin­ca­pié en la im­por­tan­cia de los si­len­cios y la com­pa­sión, cua­li­da­des que se desa­rro­llan con la prác­ti­ca de la aten­ción ple­na.

GYM, WORK & LOVE: MIND­FUL­NESS EN TU DÍA A DÍA

Co­mo ya ima­gi­na­rás a es­tas al­tu­ras, el mind­ful­ness, y es­pe­cial­men­te Mind­ful Fra­ming, pue­de te­ner efec­tos muy po­si­ti­vos en to­das las fa­ce­tas pro­fe­sio­na­les, y tam­bién en los mo­men­tos de ocio, de tu vi­da. “Cuan­do la men­te se li­be­ra de pen­sa­mien­tos an­sio­sos y es­tre­san­tes tie­ne ma­yor cla­ri­dad y ca­pa­ci­dad pa­ra so­lu­cio­nar pro­ble­mas en el tra­ba­jo o en las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les”, re­cuer­da Se­gu­ra­do. Así que, sí, se­guir un pro­gra­ma de me­di­ta­ción po­drá ayu­dar­te a ges­tio­nar me­jor el es­trés en el tra­ba­jo, a en­fren­tar un con­flic­to de pa­re­ja y has­ta a dis­fru­tar más en el sexo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.