¿Te boi­co­teas a ti mis­ma?

Anu­la a ese pe­que­ño de­mo­nio.

Women's Health (Spain) - - CONTENIDO - POR AMA­LIA PANEA Y LAU­RA POTTER

Ella es la cul­pa­ble de que pre­fie­ras to­mar­te unas ca­ñas a ir al ‘gym’, la que con­si­gue que aban­do­nes la die­ta o la que te ha­ce ver otro ca­pí­tu­lo de tu se­rie pre­fe­ri­da en lu­gar de dor­mir más. Pe­ro sa­be­mos có­mo aca­bar con tu yo más tram­po­so… o al me­nos pac­tar con él.

En un pro­fun­do lu­gar de tu ce­re­bro, es­con­di­das de­trás de la ma­te­ria gris, hay un pe­que­ño e inocen­te grupo de cé­lu­las con si­nies­tros ob­je­ti­vos. Ellas son las que se po­nen de acuer­do pa­ra de­jar sa­lir a tu boi­co­tea­do­ra in­ter­na y apar­tar­te de tus bue­nos pro­pó­si­tos, co­mo ir un día más al gim­na­sio, cam­biar el crua­sán por una pie­za de fru­ta o de­jar de fu­mar de una vez.

Ellas son las cul­pa­bles de que te lle­ves al tra­ba­jo una bol­sa de de­por­te y vuel­va a ca­sa tal cual, de que te gas­tes una pas­ta en co­mi­da eco­ló­gi­ca y lue­go pi­das una piz­za o de que tu es­te­ri­lla de yo­ga es­té acu­mu­lan­do pol­vo en el ar­ma­rio. Por­que a tu ver­sión más va­ga, mie­do­sa y pe­re­zo­sa le apa­sio­na lo co­no­ci­do y lo có­mo­do, co­mo el so­fá y la te­le. Pe­ro, si sa­bes que al­go es bueno pa­ra ti, ¿por qué lo boi­co­teas con mil ex­cu­sas? La cla­ve es­tá en tu ce­re­bro. Me­jor di­cho, en tus ce­re­bros…

“Los úl­ti­mos es­tu­dios de neu­ro­cien­cia afec­ti­va in­di­can que exis­ten tres: uno en el es­tó­ma­go, otro en el co­ra­zón y otro en la ca­be­za, co­rre­la­cio­na­dos evo­lu­ti­va­men­te con un ce­re­bro rep­til, uno ma­mí­fe­ro y otro hu­mano”, ex­pli­ca Cris­ti­na Ma­drid, psi­co­te­ra­peu­ta Ges­talt, se­xó­lo­ga, pro­fe­so­ra de yo­ga y crea­do­ra del mé­to­do Yo­ga pa­ra el cam­bio. “En el es­tó­ma­go y en las vís­ce­ras, nues­tro ce­re­bro más an­ces­tral, es­tán im­pre­sas las emo­cio­nes y reac­cio­nes, es nues­tra in­tui­ción ani­mal”, ex­pli­ca. Aquí, y en tu co­ra­zón, no bus­ques ló­gi­ca ni ra­zón. Se­gún Ma­drid, “ala­ba­mos a nues­tro ce­re­bro ra­cio­nal, pe­ro no lo edu­ca­mos pa­ra en­ten­der­se con es­ta in­tui­ción ani­mal, lo que ha­ce que ca­da uno fun­cio­ne de for­ma in­de­pen­dien­te, crean­do con­flic­tos, an­gus­tia men­tal y has­ta en­fer­me­da­des”.

¿Por qué si tu ce­re­bro sa­be que al­go es bueno pa­ra ti, le cues­ta tan­to adop­tar ese nue­vo há­bi­to? La cla­ve, se­gún Cris­ti­na Ma­drid, ra­di­ca en es­ta fal­ta de en­ten­di­mien­to, es­cu­cha y diá­lo­go en­tre los tres “eje­cu­ti­vos” de esa gran “mul­ti­na­cio­nal men­tal”. “Cuan­do tu ce­re­bro in­tui­ti­vo boi­co­tea ese cam­bio, lo que es­tá pi­dien­do es ser es­cu­cha­do”, apun­ta Ma­drid. Pa­ra es­ta ex­per­ta, la adop­ción de un nue­vo

há­bi­to de­be pa­sar por una con­sul­ta in­ter­na. El boi­cot, la pe­re­za o el miedo pue­den ser una de­fen­sa de tu ce­re­bro ani­mal fren­te a una si­tua­ción des­co­no­ci­da que pue­de lle­var­te al fra­ca­so, cau­sar­te es­trés e in­clu­so hu­mi­lla­ción, co­mo cuan­do se te sa­lía el co­ra­zón por la bo­ca en esa cla­se de spin­ning o te caís­te de la cin­ta de co­rrer.

Tu ce­re­bro es­tá di­se­ña­do pa­ra pro­te­ger­te de da­ños fí­si­cos o psi­co­ló­gi­cos, así que re­sul­ta ne­ce­sa­rio ese diá­lo­go in­terno pa­ra que tus tres ce­re­bros en­tien­dan por qué quie­res adop­tar un nue­vo há­bi­to. Y, pa­ra evi­tar el fra­ca­so, Ma­drid sub­ra­ya la im­por­tan­cia de que ese cam­bio no sea un ‘de­be­ría’ ajeno, con el que no te iden­ti­fi­cas o que no es­tés pre­pa­ra­da pa­ra lle­var a ca­bo en ese mo­men­to. “Ex­plo­ra, des­de el con­sen­so en­tre tus ce­re­bros, qué nue­vos há­bi­tos sur­gen de ti y real­men­te quie­res o es­tás pre­pa­ra­da pa­ra adop­tar. Por su par­te, Ai­noa Es­pe­jo, gra­fó­lo­ga y coach per­so­nal y de re­la­cio­nes de Aihop Coa­ching aña­de que, “el ob­je­ti­vo prin­ci­pal pa­ra ad­qui­rir una ru­ti­na y no fra­ca­sar es que nos ha­ga la vi­da fá­cil, que no ten­ga­mos que lu­char con­tra nues­tra sa­bo­tea­do­ra pa­ra cum­plir­la. El éxi­to con­sis­te en la su­ma re­pe­ti­da de pe­que­ñas ac­cio­nes a lo lar­go del tiem­po”, se­ña­la la ex­per­ta.

Sigue le­yen­do por­que hay pe­que­ñas es­tra­te­gias men­ta­les que te ayu­da­rán a man­te­ner a raya a tu boi­co­tea­do­ra in­ter­na.

UFF, LA CA­RRE­RA

Has lia­do a tus ami­gas pa­ra apun­ta­ros a un 10K y apro­ve­char así pa­ra pa­sar tiem­po jun­tas, pe­ro a me­di­da que se acer­ca el día y los ner­vios au­men­tan, no pa­ras de pen­sar ex­cu­sas pa­ra qui­tar­te de en me­dio.

¿Por qué? Cuan­do sur­gió el plan, a tu ce­re­bro ani­mal le gus­tó la idea de pa­sar más tiem­po con ellas ha­cien­do una ac­ti­vi­dad que os gus­ta. Pe­ro se­gún pa­sa­ban los días, tu in­tui­ción em­pe­zó a re­vol­car­se en la idea de la hu­mi­lla­ción, así que co­men­zó a con­ven­cer a tu ce­re­bro ra­cio­nal de que po­días le­sio­nar­te o de que era de­ma­sia­do es­fuer­zo… y así man­te­ner a sal­vo tu ego. Y, voi­lá, de re­pen­te te sa­le tra­ba­jo por to­das par­tes, te due­le la gar­gan­ta, los niños te dan ma­las no­ches y ne­ce­si­tas des­can­sar… To­das, ra­zo­nes plau­si­bles pa­ra no com­pe­tir...

La es­tra­te­gia men­tal. No te ma­cha­ques, pien­sa so­lo por qué que­rías co­rrer. Co­mo di­ce Ai­noa Es­pe­jo, te da­rás cuen­ta de que no ne­ce­si­tas ga­nar la ca­rre­ra, que so­lo deseas dis­fru­tar con tus ami­gas, ha­cer ejer­ci­cio, su­pe­rar tus límites y sen­tir­te bien con­ti­go mis­ma. “No quie­ras de­mos­trar na­da, con­tro­la tu au­to­exi­gen­cia y co­nec­ta con el dis­fru­te. Y si te can­sas a mi­tad de ca­rre­ra, te da un ca­lam­bre o de­ci­des pa­rar, no pa­sa na­da, ya es to­do un triunfo que ha­yas sal­ta­do de la ca­ma, te ha­yas en­fun­da­do las ma­llas y ha­yas lle­ga­do has­ta ahí”, aña­de la es­pe­cia­lis­ta. Re­co­no­cer el miedo cuan­do sur­ja te ayu­da­rá a acep­tar­lo y a tra­ba­jar en lo que sí pue­des con­tro­lar: el es­fuer­zo y la ac­ti­tud.

ESCABULLIRTE DEL GYM

Siem­pre em­pie­zas la se­ma­na con muy bue­nas in­ten­cio­nes: re­ser­vas tus cla­ses en el gim­na­sio o te apun­tas a la se­sión de yo­ga y te lle­vas la bol­sa de de­por­te al tra­ba­jo pa­ra ir des­de allí. Pe­ro siem­pre en­cuen­tras al­gu­na ex­cu­sa pa­ra no ir.

¿Por qué? La par­te de tu ce­re­bro res­pon­sa­ble del au­to­con­trol, el cín­gu­lo an­te­rior de la cor­te­za ce­re­bral, se po­ne a tra­ba­jar des­de el mo­men­to en el que te des­pier­tas. A lo lar­go del día, tu ce­re­bro ani­mal se va can­san­do y que­dan­do sin fue­lle, lo que dis­mi­nu­ye tu ca­pa­ci­dad pa­ra re­sis­tir la ten­ta­ción. Al­go que pa­re­cía una bue­na idea a las 8 de la ma­ña­na es lo

úl­ti­mo que te ape­te­ce a las 7 de la tar­de.

La es­tra­te­gia men­tal. “Una es­tra­te­gia muy útil es fir­mar un con­tra­to con­ti­go mis­ma, en el que te com­pro­me­tas a ir al gim­na­sio con­cre­tan­do días, cla­ses y tiem­po (aun­que sean 30 mi­nu­tos), y or­ga­ni­zar tu agenda en ba­se a es­te com­pro­mi­so”, su­gie­re Es­pe­jo. Y dé­ja­lo a la vis­ta pa­ra que no se te ol­vi­de. ¿Un tru­co in­fa­li­ble? En­tre­nar a pri­me­ra ho­ra del día, an­tes de que tu ce­re­bro pue­da con­ven­cer­te de que es­tás de­ma­sia­do can­sa­da. El pre­mio des­pués del gym tam­bién fun­cio­na, pe­ro que sea al­go ra­zo­na­ble, na­da de un par de bo­llos de cho­co­la­te.

LA NE­VE­RA RE­PLE­TA Y PIDES PIZ­ZA

Te has vuel­to lo­ca com­pa­ran­do to­do ti­po de ver­du­ras, su­per­ali­men­tos y productos eco­ló­gi­cos, pe­ro lle­gas a ca­sa y la idea de po­ner­te a co­ci­nar te su­pera, así que aca­bas pi­dien­do co­mi­da por te­lé­fono.

¿Por qué? Es­te es un ejem­plo clá­si­co de un há­bi­to mal ci­men­ta­do. Has pen­sa­do en el ob­je­ti­vo pe­ro no en el plan pa­ra lle­gar a él. Es­to ha­rá que no ten­gas nin­gu­na po­si­bi­li­dad de éxi­to cuan­do em­pie­ces a plan­tear­te tus ha­bi­li­da­des cu­li­na­rias y el tiem­po que te lle­va­rá co­ci­nar sano.

La es­tra­te­gia men­tal. “Ha­cer una con­sul­to­ría in­ter­na te ayu­da­rá a de­tec­tar a tus sa­bo­tea­do­res y a evi­tar­los. Lo pri­me­ro es te­ner ul­tra­cla­ro pa­ra qué quie­res co­mer sano: haz una lis­ta con, al me­nos, 25 mo­ti­vos per­so­na­les y pé­ga­la en la ne­ve­ra. Así, cuan­do va­yas a abrir­la con la in­ten­ción de ati­bo­rrar­te de cho­co­la­te, re­co­nec­ta­rás rá­pi­da­men­te con tu com­pro­mi­so y te lo pen­sa­rás dos ve­ces an­tes de ha­cer­te tram­pas. Pa­ra ayu­dar aún más a tu ce­re­bro ani­mal, re­ser­va un par de ho­ras los do­min­gos y co­ci­na pa­ra to­da la se­ma­na. Y no te pon­gas me­tas de­ma­sia­do al­tas: en lu­gar de ha­cer­te ve­ge­ta­ria­na, plan­téa­te sim­ple­men­te to­mar más ver­du­ras ca­da día y así irás crean­do el há­bi­to de co­mer me­jor sin que te cues­te”, acon­se­ja Es­pe­jo.

¿LOS OTROS TE INTIMIDAN?

Quie­res pro­bar esa nue­va cla­se de Ba­llet Fit de la que to­do el mun­do ha­bla, pe­ro te fre­na no sa­ber bai­lar, sen­tir­te no­va­ta o com­pa­rar­te con los cuer­pa­zos que crees que ten­drán to­das me­nos tú.

¿Por qué? Tu ce­re­bro ani­mal es­tá di­se­ña­do pa­ra de­tec­tar ame­na­zas. Se lla­ma ses­go de con­fir­ma­ción y sig­ni­fi­ca que so­lo te fi­ja­rás en las chi­cas con una si­lue­ta más per­fec­ta, no en la que re­so­pla sin pa­rar, igual que tú, pa­ra po­der se­guir la cla­se,

Tu ce­re­bro es­tá di­se­ña­do pa­ra evi­tar­te el su­fri­mien­to fí­si­co y men­tal.

por­que esa no es una ame­na­za pa­ra ti.

La es­tra­te­gia men­tal. “Es nor­mal que mi­res a esas chi­cas im­po­nen­tes y te sien­tas mal, pe­ro com­pa­rar­te no te ayu­da, te de­ja tris­te y ex­haus­ta, ¡y no te lo mereces!

Esas chi­cas no son me­jo­res ni peo­res que tú, sim­ple­men­te pue­de que ha­yan de­di­ca­do más tiem­po a cui­dar­se. En lu­gar de sen­tir­te in­fe­rior, mo­tí­va­te con sus cuer­pos (sin vol­ver­te lo­ca), con su ca­pa­ci­dad de au­to­su­pera­ción, cons­tan­cia y es­fuer­zo”, apun­ta Es­pe­jo.

Se­gún la ex­per­ta, cuan­do de­di­cas tiem­po a cui­dar­te, te de­mues­tras amor por ti mis­ma, así que no per­mi­tas que tu ver­güen­za te sa­bo­tee y dis­fru­ta del ca­mino de cre­ci­mien­to per­so­nal que ha­rás día tras día mien­tras su­das. Y si no sa­bes có­mo uti­li­zar una máquina o có­mo fun­cio­na al­go, ¡pre­gun­ta!, to­do el mun­do tu­vo un pri­mer día.

LOS HATERS

No to­dos aprue­ban tus nue­vas cos­tum­bres. A tu pa­re­ja le mo­les­ta que te le­van­tes a las seis pa­ra me­di­tar y tus ami­gos di­cen que es­tás ob­se­sio­na­da cuan­do pa­sas de los na­chos con que­so por una en­sa­la­da ver­de. Eso pue­de ha­cer tam­ba­lear tu fuer­za de vo­lun­tad, si es que no aca­bas ce­dien­do.

¿Por qué? Pa­ra tu ce­re­bro ani­mal es fun­da­men­tal sen­tir­se apro­ba­do por los de­más. Las in­ves­ti­ga­cio­nes so­cio­ló­gi­cas rea­li­za­das con­fir­man que nos es­for­za­mos por ser acep­ta­dos, no que­re­mos ser ob­je­to de crí­ti­cas, re­cha­zo y jui­cio por ser diferentes. Tu ha­bi­li­dad pa­ra re­sis­tir de­pen­de­rá de tu per­so­na­li­dad, de la si­tua­ción y de tu es­ta­do de áni­mo en ese mo­men­to.

La es­tra­te­gia men­tal. “No to­do el mun­do es­ta­rá ali­nea­do con tus ob­je­ti­vos y aun­que en el fon­do se ale­gren de que quie­ras me­jo­rar, sin que­rer les sa­cas de su zo­na de con­fort. Cuan­to me­nos ame­na­za­dos se sien­tan por tus cam­bios, más fá­cil se­rá que te apo­yen”, di­je Es­pe­jo. ¿Có­mo ha­cer­lo? Pa­ra em­pe­zar, no in­ten­tes con­ven­cer­les de que lo me­jor es lo que tú ha­ces, adáp­ta­te en la me­di­da de lo po­si­ble cuan­do es­tés con ellos y eví­ta­los los días en los que es­ca­see tu vo­lun­tad. “Man­ten­te fir­me con tu decisión, es­tás ha­cien­do al­go que te be­ne­fi­cia, no ne­ce­si­tas la apro­ba­ción de na­die más que la tuya”, sub­ra­ya la ex­per­ta. Cuan­do vean los re­sul­ta­dos de­ja­rán de cri­ti­car­te y, se­gu­ra­men­te, que­rrán em­pe­zar a cui­dar­se.

Miedo al fra­ca­so? Pro­pon­te pe­que­ños ob­je­ti­vos y haz­los pa­so a pa­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.