¿Cuán­ta sal to­mas?

Women's Health (Spain) - - CONTENIDO - POR MA­RÍA VI­LLAR Y LAURA TILT

No su­ma so­lo la del sa­le­ro.

Su ma­la pren­sa so­lo es su­pe­ra­da por la del azú­car. Re­vi­sa­mos las prue­bas pa­ra des­cu­brir si es­te con­di­men­to va­le la pe­na o es­tá no­mi­na­do pa­ra aban­do­nar tu die­ta pa­ra siem­pre.

Pro­ba­ble­men­te crees que no hay pro­ble­ma en aña­dir unos gra­ni­tos de sal a tus ver­du­ras al va­por pa­ra dar­les un po­co de gra­cia. Pe­ro el rit­mo de los es­tu­dios que se pu­bli­can so­bre sus efec­tos ne­ga­ti­vos es tan fre­né­ti­co que nues­tro ce­re­bro au­to­má­ti­ca­men­te pien­sa: ‘pa­ra fue­ra lo ma­lo’. Una in­ves­ti­ga­ción pu­bli­ca­da en la re­vis­ta Hy­per­ten­sion su­gie­re que real­men­te no se pue­den com­pen­sar los efec­tos de una die­ta al­ta en sal co­mien­do ali­men­tos sa­nos. Gol­pe ba­jo a tu co­ncien­cia healthy.

An­tes de se­guir, vea­mos qué es exac­ta­men­te es­ta sus­tan­cia blan­ca: se tra­ta de un com­pues­to de dos mi­ne­ra­les, so­dio y clo­ru­ro, y es esen­cial pa­ra nues­tro or­ga­nis­mo en pe­que­ñas can­ti­da­des. “Tie­ne la ca­pa­ci­dad de re­gu­lar la ten­sión ar­te­rial a tra­vés del fil­tra­do del ri­ñón, par­ti­ci­pa en la co­mu­ni­ca­ción en­tre neu­ro­nas y re­sul­ta im­pres­cin­di­ble pa­ra una co­rrec­ta con­trac­ción mus­cu­lar”, afir­ma la nu­tri­cio­nis­ta It­ziar Di­gón.

A lo lar­go de la his­to­ria la sal no tu­vo un pa­pel re­le­van­te en la ali­men­ta­ción. Pe­ro si avan­za­mos rá­pi­da­men­te has­ta nues­tra épo­ca, sus pro­pie­da­des con­ser­van­tes y su ca­pa­ci­dad de dar sa­bor a los pla­tos más abu­rri­dos han con­tri­bui­do a in­cre­men­tar la in­ges­ta has­ta si­tuar­se en unos 9-12 gra­mos al día, se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS). ¿Có­mo da­mos con el pun­to de sal ade­cua­do? En 1988 el es­tu­dio In­ter­salt des­cu­brió la re­la­ción en­tre el con­su­mo de es­ta sus­tan­cia y la ele­va­da ten­sión ar­te­rial en las per­so­nas ma­yo­res. Es­ta in­ves­ti­ga­ción fue una de las pri­me­ras en sub­ra­yar los ries­gos de to­mar de­ma­sia­da sal. Los re­fuer­zos lle­ga­ron en 2001 con la die­ta Die­tary Ap­proa­ches to Stop Hy­per­ten­sion (en es­pa­ñol, en­fo­que die­té­ti­co pa­ra de­te­ner la hi­per­ten­sión). Es­te ré­gi­men ali­men­ti­cio fue desa­rro­lla­do por el or­ga­nis­mo de in­ves­ti­ga­ción mé­di­ca US Na­tio­nal Ins­ti­tu­tes of Health (EE.UU.) tras com­pro­bar que dis­mi­nu­yen­do el con­su­mo de sal se pue­de con­tro­lar la ten­sión ar­te­rial. La OMS po­ne el lí­mi­te en cin­co gra­mos al día, la mi­tad de lo que la Agen­cia Es­pa­ño­la de Se­gu­ri­dad Ali­men­ta­ria y Nu­tri­ción (AESAN) es­ti­ma que con­su­mi­mos los es­pa­ño­les. Y es que no so­lo to­ma­mos sal cuan­do la aña­di­mos a nues­tras re­ce­tas. La AESAN cal­cu­la que el 80% de nues­tra in­ges­ta pro­vie­ne de los ali­men­tos, y es­to ha lle­va­do a la po­bla­ción a asu­mir que si ha­ce­mos una die­ta sa­lu­da­ble pro­ba­ble­men­te es­ta­re­mos sa­nos. Un ra­zo­na­mien­to re­for­za­do por las gran­des do­sis de po­ta­sio –mi­ne­ral que pue­de dis­mi­nuir la ten­sión ar­te­rial– que con­tie­nen ali­men­tos co­mo la fru­ta y las ver­du­ras. Pe­ro apar­tar la sal com­ple­ta­men­te pue­de ser per­ju­di­cial, por­que nos des­ha­ce­mos de sus apor­tes cuan­do su­da­mos. “Los mi­ne­ra­les que más per­de­mos al ha­cer de­por­te son el so­dio y el po­ta­sio”, se­ña­la la ex­per­ta. Di­gón re­co­mien­da vol­ver a re­con­ci­liar­nos con el sa­bor na­tu­ral de los ali­men­tos, eli­mi­nar el há­bi­to de aña­dir la sal de for­ma au­to­má­ti­ca y acos­tum­brar­nos a co­ci­nar nues­tros pro­pios pla­tos, hu­yen­do de la co­mi­da pre­co­ci­na­da con al­to con­te­ni­do en sal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.