Fre­na la an­sie­dad

Women's Health (Spain) - - CONTENIDO - POR MA­RÍA VI­LLAR Y NIK­KI OSMAN ILUS­TRA­CIÓN: SPOOKY POOKA

El yo­gur se­rá tu pos­tre fa­vo­ri­to.

Ya éra­mos cons­cien­tes de la re­la­ción ce­re­bro-in­tes­tino, lo que no sos­pe­chá­ba­mos era lo que los in­ves­ti­ga­do­res em­pie­zan a in­tuir, que las reac­cio­nes que se pro­du­cen en nues­tra mi­cro­bio­ta tie­nen efec­tos di­rec­tos so­bre nues­tra sa­lud men­tal. A par­tir de aho­ra pen­sa­rás an­tes de co­mer...

Jun­to al primer ca­fé de ca­da día, los pa­cien­tes diag­nos­ti­ca­dos de an­sie­dad tie­nen por ru­ti­na to­mar su an­ti­de­pre­si­vo. Es­ta ac­ción tan me­cá­ni­ca qui­zás pue­da ser sus­ti­tui­da por una for­ma más na­tu­ral de tra­tar la en­fer­me­dad, tan na­tu­ral co­mo los ali­men­tos car­ga­dos de pro­bió­ti­cos. Y es que el úl­ti­mo re­to de la neu­ro­cien­cia no se en­cuen­tra en el ce­re­bro, sino en el sis­te­ma di­ges­ti­vo. Nos ex­pli­ca­mos: se cree que las bac­te­rias que ha­bi­tan en nues­tras tri­pas tie­nen un gran po­der pa­ra pa­liar las en­fer­me­da­des men­ta­les y los in­ves­ti­ga­do­res se han pues­to ma­nos a la obra. Di­ver­sos es­tu­dios es­tán tes­tan­do el efec­to de los lla­ma­dos psi­co­bió­ti­cos, de­fi­ni­dos por la in­ves­ti­ga­do­ra Car­men Pe­láez co­mo bac­te­rias pro­bió­ti­cas que ad­mi­nis­tra­das en can­ti­da­des ade­cua­das pro­por­cio­nan un be­ne­fi­cio so­bre la sa­lud men­tal del pa­cien­te.

“He­mos vis­to evo­lu­cio­nar es­te área de in­ves­ti­ga­ción en los úl­ti­mos cin­co años, im­pul­sa­da no so­lo por los avan­ces tec­no­ló­gi­cos, sino tam­bién por el in­te­rés pú­bli­co”, ex­pli­ca John Cr­yan, pre­si­den­te del de­par­ta­men­to de Anato­mía y Neu­ro­cien­cia de Uni­ver­sity Co­lle­ge Cork (Ir­lan­da). “Nos en­con­tra­mos con un he­cho fun­da­men­tal: la gen­te quie­re sa­ber qué pue­de ha­cer con la in­for­ma­ción so­bre có­mo los in­tes­ti­nos es­tán co­nec­ta­dos con el ce­re­bro y es­ta­mos dis­pues­tos a ofre­cer­les res­pues­tas”, afir­ma Cr­yan, que es­tá al fren­te de una de las pri­me­ras in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre es­ta ma­te­ria. Es­te cien­tí­fi­co y su com­pa­ñe­ro Ted Di­nan fue­ron quie­nes acu­ña­ron por pri­me­ra vez el tér­mino ‘psi­co­bió­ti­co’ pa­ra re­fe­rir­se a la in­fluen­cia de los pro­bió­ti­cos –las bac­te­rias que se en­cuen­tran en nues­tro in­tes­tino– so­bre el ce­re­bro. Apa­re­ció en uno de sus es­tu­dios, que ha si­do ci­ta­do en otras in­ves­ti­ga­cio­nes más de mil ve­ces (¡sí, la cien­cia tam­bién se ha­ce vi­ral!). En 2011 el equi­po ali­men­tó a un gru­po de ra­to­nes con una ce­pa de la bac­te­ria Lac­to­ba­ci­llus Rham­no­sus y a otro gru­po con un cal­do sin bac­te­rias. Des­pués de va­rios test del es­trés, los in­ves­ti­ga­do­res ob­ser­va­ron una se­rie de al­te­ra­cio­nes en los ani­ma­les que re­ci­bie­ron las bac­te­rias, in­clui­dos neu­ro­trans­mi­so­res del ce­re­bro co­mo GABA, el mis­mo re­cep­tor al que se di­ri­gen los me­di­ca­men­tos con­tra la an­sie­dad. Tam­bién ob­ser­va­ron que se re­du­jo la an­sie­dad y la de­pre­sión en el com­por­ta­mien­to de los ra­to­nes. “Pro­pu­si­mos que si es­to pu­die­ra re­pro­du­cir­se en hu­ma­nos, da­ría lu­gar a un efec­to psi­co­bió­ti­co”, cuen­ta el pro­fe­sor Cr­yan. Di­cho y he­cho: “Cuan­do hi­ci­mos prue­bas en adul­tos vo­lun­ta­rios sa­nos, los po­ten­cia­les psi­co­bió­ti­cos tu­vie­ron un efec­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en la dis­mi­nu­ción de la res­pues­ta al es­trés y en la ac­ti­vi­dad ce­re­bral”, ex­pli­can. Es­tas con­clu­sio­nes con­cuer­dan con lo que nos cuen­ta Car­men Pe­láez, je­fa del gru­po de in­ves­ti­ga­ción de bac­te­rias lác­ti­cas del Ins­ti­tu­to de

In­ves­ti­ga­ción de Cien­cias de la Ali­men­ta­ción: “La mi­cro­bio­ta in­tes­ti­nal pue­de in­fluir en la fun­ción ce­re­bral man­dan­do se­ña­les a tra­vés de me­ta­bo­li­tos y neu­ro­trans­mi­so­res. En al­gu­nos ca­sos de an­sie­dad o de­pre­sión se ha vis­to que las per­so­nas afec­ta­das te­nían una mi­cro­bio­ta in­tes­ti­nal al­te­ra­da”.

ALI­MEN­TA EL CE­RE­BRO

La cla­ri­dad con la que la co­ne­xión ce­re­bro-in­tes­tino pa­re­ce ha­ber­se ma­ni­fes­ta­do po­dría su­ge­rir que es­tán en cons­tan­te co­mu­ni­ca­ción y se­ría in­tere­san­te te­ner es­to en cuen­ta a la ho­ra de tra­tar cier­tas en­fer­me­da­des men­ta­les. En pa­la­bras de la doc­to­ra Car­men Pe­láez: “Los pro­bió­ti­cos pue­den mo­du­lar la mi­cro­bio­ta si es­tá al­te­ra­da, pro­mo­vien­do la sa­lud in­tes­ti­nal y, por tan­to, tam­bién la sa­lud men­tal. Vis­to así, cui­dar de la sa­lud in­tes­ti­nal a tra­vés de pro­bió­ti­cos en es­ta­dos de an­sie­dad o de­pre­sión es al­go a te­ner en cuen­ta en el tra­ta­mien­to de es­tas en­fer­me­da­des, aun­que por el mo­men­to no de­ben uti­li­zar­se co­mo sus­ti­tu­ti­vos de las te­ra­pias con­ven­cio­na­les, sino so­lo de for­ma com­ple­men­ta­ria”.

Y es que una co­sa es que es­tas co­ne­xio­nes exis­tan y otra po­der pro­bar que to­mán­do­te un yo­gur pue­des re­du­cir la an­sie­dad, pe­ro no se de­ja de in­ten­tar. En 2013, in­ves­ti­ga­do­res de UCLA (EE.UU.) usa­ron la re­so­nan­cia mag­né­ti­ca pa­ra pro­bar que cuan­do un gru­po de mu­je­res sa­nas to­ma­ron pro­bió­ti­cos dos ve­ces al día du­ran­te cua­tro se­ma­nas, es­to afec­tó a la ac­ti­vi­dad de las re­gio­nes del ce­re­bro que con­tro­lan las emo­cio­nes y las sen­sa­cio­nes. Otros es­tu­dios más re­cien­tes han in­ves­ti­ga­do el po­der de ma­ni­pu­lar es­ta co­mu­ni­ca­ción, no so­lo pa­ra re­gu­lar la an­sie­dad, sino tam­bién pa­ra tra­tar la de­pre­sión pos­par­to, la es­qui­zo­fre­nia o el tras­torno de es­trés pos­trau­má­ti­co.

Aun­que las prue­bas en hu­ma­nos son es­ca­sas, los ha­llaz­gos su­gie­ren que la im­pli­ca­ción en­tre el ce­re­bro y nues­tro sis­te­ma in­tes­ti­nal va más allá de lo que sa­be­mos aho­ra mis­mo y es­to po­dría sig­ni­fi­car un gran cam­bio. Es­ta­mos su­mi­dos en una epi­de­mia de en­fer­me­da­des men­ta­les en la que, se­gún da­tos de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, unos 300 mi­llo­nes de per­so­nas vi­ven con de­pre­sión. El mis­mo or­ga­nis­mo es­ti­ma en

“La die­ta me­di­te­rrá­nea pue­de pre­ve­nir la an­sie­dad y la de­pre­sión”.

su in­for­me De­pres­sion: let’s talk que el 7,5% de es­pa­ño­les tie­ne pau­ta­do un tra­ta­mien­to pa­ra pa­liar es­ta en­fer­me­dad. Con es­tos da­tos se­ría una gran no­ti­cia que las es­ca­sas in­ves­ti­ga­cio­nes lle­va­das a ca­bo es­tu­vie­ran as­fal­tan­do el ca­mino pa­ra usar los psi­co­bió­ti­cos –yo­gur in­clui­do– co­mo tra­ta­mien­tos pa­ra las en­fer­me­da­des men­ta­les.

“Aun­que se co­no­ce bas­tan­te, aún que­da mu­cho por des­cu­brir acer­ca de la re­la­ción bi­di­rec­cio­nal en­tre el in­tes­tino y el ce­re­bro, ya que es un te­ma com­ple­jo en el que in­ter­vie­nen mu­chos fac­to­res. Se tra­ta de un nuevo en­fo­que adi­cio­nal a la me­di­ci­na tra­di­cio­nal y que no se ha­bía te­ni­do en cuen­ta has­ta aho­ra en el tra­ta­mien­to de tras­tor­nos de la fun­ción men­tal”, ex­pli­ca la doc­to­ra con­sul­ta­da. Un equi­po en Ca­na­da es­tá ac­tual­men­te in­ves­ti­gan­do di­fe­ren­tes ce­pas de bac­te­rias con la es­pe­ran­za de po­der usar el aná­li­sis de la mi­cro­bio­ta pa­ra pre­de­cir ries­gos, pe­ro tam­bién pa­ra crear una cu­ra a me­di­da pa­ra las en­fer­me­da­des men­ta­les. Por otro la­do, el gru­po de tra­ba­jo del pro­fe­sor

Cr­yan es­tá en las pri­me­ras eta­pas del desa­rro­llo de un psi­co­bió­ti­co que po­dría tra­tar los sín­to­mas de la de­pre­sión le­ve.

Así que sí, hay ra­zo­nes pa­ra ser op­ti­mis­tas. Le pre­gun­ta­mos a Pe­láez si cree que la me­di­ción de la sa­lud de la mi­cro­bio­ta se pue­de con­ver­tir pró­xi­ma­men­te en un ín­di­ce de sa­lud men­tal y aun­que pa­re­ce ser que es­ta­mos en el buen ca­mino hay que ser rea­lis­tas: “Ya me gus­ta­ría, pe­ro creo que pa­ra eso ha de pa­sar to­da­vía al­gún tiem­po”.

VEN­CIEN­DO OBS­TÁCU­LOS

El prin­ci­pal pro­ble­ma pa­ra em­pe­zar a ima­gi­nar a los fa­cul­ta­ti­vos pres­cri­bien­do psi­co­bió­ti­cos en las con­sul­tas es la di­fi­cul­tad pa­ra pro­bar su efi­ca­cia por sí mis­mos, tal y co­mo re­fie­re la ex­per­ta: “La ma­yor par­te de los es­tu­dios de evi­den­cia cien­tí­fi­ca so­bre la co­ne­xión en­tre el ce­re­bro y el in­tes­tino se rea­li­zan con ani­ma­les exen­tos de mi­cro­bio­ta in­tes­ti­nal a los que se les pro­vo­ca es­trés, de­bi­do a la im­po­si­bi­li­dad ob­via de rea­li­zar es­te ti­po de ex­pe­ri­men­ta­ción en hu­ma­nos. No obs­tan­te, se es­tán ha­cien­do es­tu­dios de in­ter­ven­ción nu­tri­cio­nal con pro­bió­ti­cos en per­so­nas con tras­tor­nos de an­sie­dad o de­pre­sión pa­ra com­pro­bar su efec­to en la fun­ción men­tal, aun­que las va­ria­bles se­cun­da­rias im­pli­ca­das son muy di­fí­ci­les de con­tro­lar y, por tan­to, de­be­mos ser cau­te­lo­sos con los re­sul­ta­dos”. En con­clu­sión, po­dría­mos de­cir que los ex­per­tos es­tán de acuer­do en que pa­ra de­ter­mi­nar el pa­pel que es­tos pe­que­ños (y po­de­ro­sos) bi­chi­tos jue­gan en la sa­lud men­tal se ne­ce­si­tan más in­ves­ti­ga­cio­nes. Los es­tu­dios si­guen su cur­so –las ce­pas de bac­te­rias más es­tu­dia­das son Lac­to­ba­ci­llus y Bi­fi­do­bac­te­rium–, pe­ro los mé­di­cos es­tán to­da­vía muy le­jos de pres­cri­bir­nos su­ple­men­tos pro­bió­ti­cos co­mo me­di­ca­men­tos al­ter­na­ti­vos. Lo que sí re­co­mien­dan ya es lle­var una die­ta ri­ca en pre­bió­ti­cos. “La die­ta me­di­te­rrá­nea es ri­ca en po­li­fe­no­les y fi­bra y es­tos com­pues­tos so­lo pue­den ser trans­for­ma­dos en me­ta­bo­li­tos –en­car­ga­dos de man­dar se­ña­les al ce­re­bro–, be­ne­fi­cio­sos pa­ra nues­tra mi­cro­bio­ta in­tes­ti­nal. Al­gu­nos, co­mo los pro­ve­nien­tes de la fi­bra, pue­den in­fluir en la fun­ción ce­re­bral, por lo que se po­dría de­cir que la mi­cro­bio­ta in­tes­ti­nal es­tá im­pli­ca­da en los efec­tos po­si­ti­vos de la die­ta me­di­te­rrá­nea en el ce­re­bro”, ex­pli­ca Car­men Pe­láez.

Pa­ra man­te­ner un es­ta­do de áni­mo óp­ti­mo, den­tro de es­te me­ca­nis­mo que vin­cu­la al in­tes­tino y al ce­re­bro de­be­mos te­ner en cuen­ta un ter­cer pro­ta­go­nis­ta: la se­ro­to­ni­na. Y es que es­te neu­ro­trans­mi­sor, tam­bién co­no­ci­do co­mo ‘hor­mo­na de la fe­li­ci­dad’, se pro­du­ce en el in­tes­tino a par­tir del trip­tó­fano de la die­ta, y una mi­cro­bio­ta sa­lu­da­ble po­ten­cia su sín­te­sis. “Ali­men­tar­nos co­rrec­ta­men­te pa­ra man­te­ner una mi­cro­bio­ta in­tes­ti­nal sa­lu­da­ble que po­ten­cie la sín­te­sis de la se­ro­to­ni­na es al­go que po­de­mos ha­cer en to­do mo­men­to co­mo pre­ven­ción al desa­rro­llo de es­tas dis­fun­cio­nes y la apa­ri­ción de la an­sie­dad o de­pre­sión”, aconseja Pe­láez. En to­do ca­so, es tran­qui­li­za­dor sa­ber que nues­tra die­ta po­dría pro­te­ger nues­tra fu­tu­ra sa­lud men­tal, así que de­be­ría­mos te­ner­la más en cuen­ta, no cues­ta na­da y el pre­mio es ex­tra­or­di­na­rio; has­ta que ha­ya tra­ba­jos más con­clu­yen­tes nos ten­dre­mos que con­for­mar con es­to. Los in­ves­ti­ga­do­res es­tán em­pe­ña­dos en co­no­cer con más con­cre­ción los efec­tos de nues­tra mi­cro­bio­ta en el ce­re­bro y es­to po­dría re­vo­lu­cio­nar mu­chas áreas de la me­di­ci­na tra­di­cio­nal. ¿Pre­pa­ra­da pa­ra el fu­tu­ro?

“La mi­cro­bio­ta pue­de in­fluir en la fun­ción ce­re­bral a tra­vés de me­ta­bo­li­tos y neu­ro­trans­mi­so­res”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.