Chi­ca WH

La te­nis­ta his­pano-ve­ne­zo­la­na po­ne rum­bo a Lu­xem­bur­go con un tí­tu­lo, cin­co semifinales en su ma­le­ta y mu­chas ga­nas de vol­ver a ga­nar an­tes de ce­rrar es­ta tem­po­ra­da. Aun­que los nú­me­ros es­te 2018 no le acom­pa­ñan, no le fal­tan ra­zo­nes pa­ra es­tar fe­liz.

Women's Health (Spain) - - CONTENIDO - MÓNICA MAR­TÍ­NEZ

Gar­bi­ñe Mu­gu­ru­za en el te­rreno de jue­go.

Con una son­ri­sa nos re­ci­bía la te­nis­ta en el club don­de entrena en Gi­ne­bra (Sui­za), ho­ras an­tes de par­tir ha­cia sus com­pro­mi­sos asiá­ti­cos. Y son­ríe por­que Mu­gu­ru­za ya ha si­do cam­peo­na de Ro­land Ga­rros y Wim­ble­don, dos de los cua­tro tor­neos Grand Slam más im­por­tan­tes del mun­do. Y eso es con lo que sue­ña cual­quier te­nis­ta que se pre­cie. Bueno, con eso y con ser nú­me­ro 1 del ran­king WTA (Wo­men´s Ten­nis As­so­cia­tion), pues­to que Gar­bi­ñe con­si­guió ha­ce po­co más de un año y en el que per­ma­ne­ció cua­tro se­ma­nas. Y es­ta jo­ven te­nis­ta so­lo tie­ne 25 años re­cién cum­pli­dos. Es cons­cien­te de que ha lo­gra­do co­sas muy im­por­tan­tes en muy po­co tiem­po, por­que aun­que em­pe­zó a co­ger la ra­que­ta con tres años, so­lo lle­va sie­te en la éli­te del tenis y no sien­te por ello que se ha­ya per­di­do na­da de su in­fan­cia ni su ju­ven­tud. “No me arre­pien­to de na­da, he co­no­ci­do mu­chos ni­ños de otros paí­ses, otras cul­tu­ras, me sien­to una afor­tu­na­da por po­der de­di­car­me a lo que me apa­sio­na”. Via­ja tan­to que ha per­di­do la cuen­ta de los paí­ses que ha vi­si­ta­do. “Son mu­chos y mu­chas ve­ces, por­que los tor­neos se re­pi­ten ca­da tem­po­ra­da, pe­ro no hay tiem­po pa­ra el turismo ni pa­ra ir de com­pras, ves las can­chas de tenis y po­co más”. No pen­séis que es una fra­se he­cha, por­que la te­nis­ta entrena más de seis ho­ras al día re­par­ti­das en dos se­sio­nes y al fi­nal de la jor­na­da pa­sa por bo­xes pa­ra re­cu­pe­rar sus múscu­los con al­gún tra­ta­mien­to de fi­sio­te­ra­pia, así que po­co tiem­po que­da ya pa­ra la di­ver­sión. Al­go que sí ha­cía cuan­do a los seis años se tras­la­dó a Bar­ce­lo­na pa­ra asis­tir a la Aca­de­mia Bru­gue­ra. “Uf, ya no que­da na­da de esa ni­ña que lle­gó a la Ciu­dad Con­dal, aque­llo era co­mo Dis­ney­land pa­ra mí, con tan­tos ni­ños y ju­gan­do al tenis to­do el rato..., era pu­ra di­ver­sión. Lue­go con el tiem­po de­ja de ser­lo y se pro­fe­sio­na­li­za. Soy cons­cien­te de que he em­pe­za­do muy jo­ven y he ga­na­do mu­cho muy rá­pi­do y eso es una pre­sión cons­tan­te”. Y es que una vez que to­có el cie­lo, to­do el mun­do sa­be que Gar­bi­ñe tie­ne el ni­vel que ha­ce fal­ta pa­ra es­tar en­tre las pri­me­ras del mun­do y eso ha­ce que se es­pe­ren mu­chos triun­fos de ella. “Era mi sue­ño de siem­pre, des­de pe­que­ña, y al­go muy di­fí­cil de con­se­guir. Ha­ber es­ta­do en la ci­ma es una ex­pe­rien­cia úni­ca; tam­bién tie­ne sus co­sas ma­las, pe­ro es al­go con lo que me man­ten­go mo­ti­va­da pa­ra en­tre­nar y po­der vol­ver así a la me­jor po­si­ción”. No ha­ce tan­to de ese hi­to his­tó­ri­co de Mu­gu­ru­za, fue el año pa­sa­do, en­tre el 11 de sep­tiem­bre y el 9 de oc­tu­bre, cuan­do apa­re­cía co­mo la nú­me­ro 1 tras de­rro­tar en la fi­nal de Wim­ble­don a Ve­nus Wi­lliams, na­da me­nos. “Lo que sen­tí en aquel mo­men­to es muy es­pe­cial. Es uno de los tor­neos más pres­ti­gio­sos del cir­cui­to y ha­bía per­di­do la fi­nal el año an­te­rior, así que pen­sé que esa nue­va opor­tu­ni­dad no po­día des­per­di­ciar­la. Ade­más, ju­ga­ba con­tra Ve­nus, a la que he ga­na­do cin­co ve­ces y es un re­fe­ren­te en el mun­do del tenis. Ga­nar­le en un Gran Slam, que es el ma­yor lo­gro del ca­len­da­rio te­nís­ti­co, fue in­creí­ble”. Y jus­to el año an­te­rior, en 2016, le ha­bía ga­na­do a

“Voy a apren­der mu­cho de es­te año pa­ra mis si­guien­tes tem­po­ra­das y pa­ra vol­ver a es­tar en­tre las me­jo­res ju­ga­do­ras”.

“Es un mi­to eso de que co­mo yo en­treno tan­to pue­do co­mer to­dos los crua­sa­nes que quie­ra. Si me ali­men­to mal no es­ta­ré a un buen ni­vel”.

otra Wi­lliams, a Se­re­na, en la fi­nal de Ro­land Ga­rros y su pri­mer Gran Slam. Vis­to así, ha vi­vi­do una épo­ca do­ra­da en los tres úl­ti­mos años, pe­ro no se lle­ga ahí de un día pa­ra otro, hay mu­cho tra­ba­jo de­trás y no so­lo fí­si­co, sino tam­bién men­tal. Jus­ta­men­te, an­tes de esas vic­to­rias, la ca­ra­que­ña es­tu­vo seis me­ses le­sio­na­da y al re­gre­sar a las can­chas em­pe­zó a re­co­ger los fru­tos de su tra­ba­jo. “De he­cho, es un mo­men­to que re­cuer­do con es­pe­cial ca­ri­ño. Cuan­do vol­ví de es­tar le­sio­na­da y de mi ope­ra­ción de to­bi­llo y ga­né el tor­neo de Ho­bart en 2014 fue ma­ra­vi­llo­so, por­que cuan­do un de­por­tis­ta es­tá le­sio­na­do se sien­te in­vá­li­do. Así que su­pe­rar­lo y em­pe­zar ga­nan­do era un pre­mio por el que me­re­ció mu­cho la pe­na el es­fuer­zo de to­dos esos me­ses”. Ya sa­be­mos que no to­do es su­bir­se al po­dio, los de­por­tis­tas tie­nen que es­tar pre­pa­ra­dos men­tal­men­te pa­ra per­der y pa­ra su­pe­rar le­sio­nes, y eso tam­bién se tra­ba­ja. “He tra­ba­ja­do con psi­có­lo­gos en mo­men­tos es­pe­cí­fi­cos, pe­ro no fre­cuen­te­men­te. Me ba­so en las ex­pe­rien­cias y en el sen­ti­do co­mún”. Esa es la men­ta­li­dad pa­ra ga­nar y su­bir en el ran­king o le­van­tar tro­feos, al­go que a Mu­gu­ru­za le gus­ta más aún. “Los tro­feos los pue­des to­car y lle­vár­te­los a ca­sa, el ran­king es muy cam­bian­te, aun­que tam­bién muy sa­tis­fac­to­rio pe­ro más ines­ta­ble. Le­van­tar el tro­feo des­pués de una se­ma­na de com­pe­ti­ción es una in­men­sa sa­tis­fac­ción, siem­pre que­da la fo­to, na­die re­cuer­da quién que­dó en se­gun­do lu­gar ”. Y Gar­bi­ñe de fo­tos sa­be mu­cho, su fí­si­co y ele­gan­cia le ha per­mi­ti­do pro­ta­go­ni­zar mu­chas por­ta­das en el mun­do de la mo­da ( tam­bién las de pren­sa de­por­ti­va con sus vic­to­rias) aun­que he­mos es­cu­cha­do en va­rias oca­sio­nes co­mo reivin­di­ca más pro­ta­go­nis­mo pa­ra las mu­je­res de­por­tis­tas. “Es de­li­ca­do por­que yo jue­go al tenis y es­te de­por­te sí es se­gui­do por el gran pú­bli­co pe­ro hay mu­chos otros de­por­tes que no. Tam­bién es cier­to que aho­ra ya hay mu­chas mu­je­res ga­nan­do en sus res­pec­ti­vos de­por­tes y por fin la gen­te lo sa­be, aun­que aún se les pue­de dar más aten­ción”. A ella se le pres­ta bas­tan­te (aten­ción) , y en es­tos me­ses mien­tras los re­sul­ta­dos no acom­pa­ñan a la te­nis­ta, se ha­bla de que ha su­fri­do un gran cam­bio fí­si­co. “Real­men­te, me he de­fi­ni­do más. No he cam­bia­do la ali­men­ta­ción, sino la elec­ción de lo que co­mo. No es que an­tes me ali­men­ta­se mal, pe­ro aho­ra me preo­cu­po más de mi cuer­po, al fi­nal es mi ‘fór­mu­la uno’ y hay que po­ner­le buen com­bus­ti­ble. Co­mo más lim­pio, me­nos azú­ca­res, ni fri­tos ni pro­ce­sa­dos, desa­yuno me­jor y más, y ceno me­nos y me­jor… En de­fi­ni­ti­va, soy más cons­cien­te de lo que co­mo. Es un mi­to eso de que co­mo yo en­treno tan­to pue­do to­mar to­do lo que quie­ra, tres crua­sa­nes al día si me ape­te­ce… Al fi­nal, mis múscu­los, mis ten­do­nes y mis li­ga­men­tos lo no­tan, y si me ali­men­to mal, no es­ta­ré a un buen ni­vel”. Al­go que es­pe­ra­ba en su ci­ta en Pe­kín, don­de su ob­je­ti­vo era vol­ver a ga­nar: “Es­toy bien, quie­ro ga­nar en Pe­kín y lue­go ya se ve­rá si ma­te­má­ti­ca­men­te pue­do ir al tor­neo de Maes­tras de Sin­ga­pur; es­te año no me quie­ro pre­sio­nar tan­to con eso, ya se ve­rá”, de­cía. Y es que en 2017 acu­día a ese tor­neo cum­bre de la éli­te del tenis fe­me­nino co­mo nú­me­ro 2 del mun­do, pe­ro es­te año se ha que­da­do fue­ra. De mo­men­to, en 2018, la atleta de Adi­das se ha pro­cla­ma­do cam­peo­na en el WTA In­ter­na­tio­nal Mon­te­rrey (Mé­xi­co), pe­ro la irre­gu­lar tem­po­ra­da de Gar­bi­ñe ha lle­ga­do a los Grand Slam, tor­neos en los que no fir­ma­ba tan ma­los re­sul­ta­dos des­de 2014. Aun­que lle­gó de nue­vo a semifinales en Ro­land Ga­rros, ca­yó en se­gun­da ron­da en el Open de Aus­tra­lia, en Wim­ble­don y en el US Open. Mu­gu­ru­za ya es­tá de vuel­ta en Eu­ro­pa pa­ra ju­gar el BNP Pa­ri­bas Lu­xem­bur­go Open y aún que­da­ría pen­dien­te su par­ti­ci­pa­ción en el WTA Eli­te Trophy de Zhuhai (Chi­na), el Mas­ters B re­ser­va­do pa­ra ju­ga­do­ras si­tua­das en­tre el no­veno y de­ci­mo­sex­to pues­to de la ca­rre­ra al fi­nal de la tem­po­ra­da. “Voy a apren­der mu­cho de es­te año pa­ra las si­guien­tes tem­po­ra­das y pa­ra vol­ver a es­tar en­tre las me­jo­res ju­ga­do­ras el año que vie­ne”, ase­gu­ra la te­nis­ta. Es­pe­re­mos que Gar­bi­ñe ter­mi­ne el año con bue­nos re­sul­ta­dos por­que han si­do ya mu­chos gol­pes de re­vés pa­ra una ju­ga­do­ra que pue­de lu­char por vol­ver al nú­me­ro 1. Ta­len­to pa­ra ello no le fal­ta.

EDU GAR­CÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.