No tan co­nec­ta­das

Women's Health (Spain) - - CONTENIDO - POR PAU­LA CEREZO

Los pe­li­gros de la so­le­dad on li­ne.

Es la gran pa­ra­do­ja: es­tás per­ma­nen­te­men­te co­nec­ta­da y, al mis­mo tiem­po, so­la. Y es­ta so­le­dad no so­lo te ha­ce sen­tir des­gra­cia­da, sino que pue­de acor­tar tu vi­da. Es el mo­men­to de res­ca­tar tus (ver­da­de­ras) re­la­cio­nes so­cia­les.

Son las ocho de la tar­de de un vier­nes cual­quie­ra. Aca­bas de to­mar­te una ca­ña rá­pi­da con una ami­ga. Ge­nial, te ape­te­cía ver­la, pe­ro ha­cía tan­to tiem­po que no que­da­bais que ha­béis pa­sa­do to­do el rato in­ten­tan­do po­ne­ros al día (tra­ba­jo, pa­re­ja, ni­ños…) en lu­gar de ha­blar de co­sas más im­por­tan­tes. Ya en ca­sa, echas un ojo a Ins­ta­gram, pe­ro ver a to­da la gen­te pa­sán­do­se­lo en gran­de te po­ne más mus­tia. Tie­nes a un mon­tón de pe­ña a so­lo un men­sa­je de tex­to, pe­ro no pue­des de­jar de sen­tir un gran va­cío in­te­rior. Es la so­le­dad, lo que los psi­có­lo­gos lla­man “pa­ra­do­ja de la po­pu­la­ri­dad”. Ca­si la mi­tad de no­so­tros así al­gu­nas ve­ces –se­gún una re­cien­te en­cues­ta de la ase­gu­ra­do­ra Cig­na– pe­se a que es­ta­mos más co­nec­ta­dos que nun­ca: ca­da día pa­sa­mos de me­dia dos ho­ras en las re­des so­cia­les y en­via­mos 32 men­sa­jes. Po­dría­mos pen­sar que to­do se de­be al con­ti­nuo a los li­kes, pe­ro no es así: en el ci­ta­do es­tu­dio se vio que los asi­duos a las re­des se sien­ten tan so­los co­mo los que nun­ca se co­nec­tan. De he­cho, es­te pro­ble­ma es va­rias dé­ca­das an­te­rior a nues­tra re­cien­te adic­ción a los smartp­ho­nes y a in­ter­net.

UN PRO­BLE­MA NO TAN SO­LI­TA­RIO

Más allá de nues­tra ob­se­sión por te­ner más y más ‘me gus­ta’, de­trás de la so­le­dad se es­con­de tam­bién un cam­bio en nues­tro mo­do de vi­da. Ca­da vez hay más ho­ga­res mo­no­pa­ren­ta­les, las ta­sas de ma­tri­mo­nio han dis­mi­nui­do y no so­mos ami­gos de com­par­tir pi­so. En su li­bro La cu­ra de la so­le­dad, Kory Floyd se­ña­la que “la so­cie­dad se es­tá vol­vien­do más ego­cén­tri­ca. An­te­po­ne­mos nues­tros ob­je­ti­vos per­so­na­les a nues­tra re­la­ción con otras per­so­nas”.

Pién­sa­lo: igual que ya no nos re­sul­ta un dis­pa­ra­te mo­ver­nos a otro país por tra­ba­jo (en vez de man­te­ner­te pe­ga­da a tu fa­mi­lia y a tus raí­ces), tam­po­co nos pa­re­ce un pro­ble­ma la mi­ti­fi­ca­ción de la au­to­es­ti­ma: no so­lo se ha nor­ma­li­za­do, sino que es lo que se es­pe­ra de no­so­tras. Hoy ser una chi­ca que se sa­ca so­li­ta las cas­ta­ñas del fue­go es un éxi­to y me­re­ce to­das las ala­ban­zas. Pe­ro, des­de el pun­to de vis­ta cul­tu­ral, tal vez es­te­mos va­lo­ran­do nues­tra in­de­pen­den­cia en ex­ce­so. “Apo­yar­nos en otros se ve co­mo una de­bi­li­dad, mien­tras que po­der con to­do me­re­ce una me­da­lla”, re­mar­ca Floyd.

Tal vez esa sea la ra­zón por la que na­die pa­re­ce ser in­mu­ne a la so­le­dad. “To­do el mun­do se ha sen­ti­do al­gu­na vez en la pe­ri­fe­ria, in­clu­so aque­llos que tie­nen éxi­to so­cial y la­bo­ral o que cuen­tan con cien­tos de ami­gos vir­tua­les”, ex­pli­ca la psi­có­lo­ga Pi­lar Va­re­la.

PE­LI­GROS EN SO­LE­DAD

Sen­tir­se fue­ra, des­co­nec­ta­da, no so­lo es cau­sa de la ex­plo­sión de FOMO (si­glas en in­glés de ‘fear of mis­sing out’, cu­ya tra­duc­ción al es­pa­ñol es ‘mie­do a per­der­se al­go’, y que de­fi­ne una for­ma de an­sie­dad ca­rac­te­ri­za­da por la ne­ce­si­dad com­pul­si­va de es­tar co­nec­ta­dos), sino que tam­bién pue­de te­ner un im­pac­to ne­ga­ti­vo en tu sa­lud. La so­le­dad te ha­ce da­ño por­que ac­túa a ni­vel ce­re­bral co­mo un do­lor fí­si­co, ase­gu­ra un es­tu­dio de la Uni­ver­sity of Chica­go’s Cen­ter for Cog­ni­ti­ve & So­cial Neu­ros­cien­ce. Y, cuan­do te sien­tes ais­la­do, la zo­na ce­re­bral res­pon­sa­ble de co­nec­tar­te con los de­más se atas­ca. Es­to pue­de ha­cer aún más du­ro el crear víncu­los so­cia­les du­ra­de­ros, en par­te por­que dis­tor­sio­na tus pen­sa­mien­tos y creen­cias. Es lo que ha­ce que, si te sien­tes so­la y al­guien no te sa­lu­da por la ca­lle, lle­gues a creer que es por­que no le caes bien, en lu­gar de pen­sar que tal vez no te vio. Pe­rio­dos lar­gos de so­le­dad pue­den in­clu­so po­ner­te en un ries­go ma­yor de ex­pe­ri­men­tar an­sie­dad y de­pre­sión.

Pe­ro no es so­lo tu men­te la que año­ra la in­ter­ac­ción so­cial. Se ha de­mos­tra­do que sen­tir­nos ais­la­das de­bi­li­ta nues­tro sis­te­ma in­mu­ne y ele­va en un 32% el ries­go de infarto. Peor aún, de­bi­do a los ni­ve­les más

al­tos de cor­ti­sol (la hormona del es­trés) y de pre­sión ar­te­rial, la so­le­dad in­cre­men­ta en­tre un 26% y un 32% el ries­go de muer­te tem­pra­na, se­gún un aná­li­sis de Pers­pec­ti­ves on Psy­cho­lo­gi­cal Scien­ce.

Co­mo se­ña­la la psi­có­lo­ga Ro­sa­rio Li­na­res, di­rec­to­ra de El Pra­do Psi­có­lo­gos, “el sen­ti­mien­to de so­le­dad tam­bién se ha vin­cu­la­do a un de­bi­li­ta­mien­to del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. Di­ver­sas in­ves­ti­ga­cio­nes han con­fir­ma­do que la so­le­dad es­tá es­tre­cha­men­te li­ga­da a res­pues­tas in­mu­nes dis­fun­cio­na­les. Por ejem­plo, un es­tu­dio rea­li­za­do re­cien­te­men­te en la Uni­ver­si­dad de Ohio (EE.UU.) ha de­mos­tra­do que las per­so­nas so­las pro­du­cen una ma­yor can­ti­dad de pro­teí­nas vin­cu­la­das a la in­fla­ma­ción, las cua­les desem­pe­ñan un pa­pel esen­cial en la apa­ri­ción de en­fer­me­da­des co­mo la dia­be­tes, la ar­tri­tis y el Alz­hei­mer”.

La so­le­dad in­cre­men­ta el ries­go de muer­te tem­pra­na en­tre un 26% y un 32% de­bi­do a ma­yo­res ni­ve­les de cor­ti­sol (la hormona del es­trés) y a un au­men­to de la pre­sión ar­te­rial.

OB­JE­TI­VOS

Muy bien. Ya te he­mos ate­rro­ri­za­do, y aho­ra vie­nen las bue­nas no­ti­cias: es­tos efec­tos ad­ver­sos (y per­ver­sos) se pue­den re­ver­tir. Igual que el ejer­ci­cio te pue­de ayu­dar a ali­viar la de­pre­sión, per­der pe­so y ga­nar fuer­za, tam­bién dar elas­ti­ci­dad a tu ‘múscu­lo so­cial’ te per­mi­ti­rá re­po­ner­te de los es­tra­gos de la so­le­dad. El en­tre­na­mien­to es muy cla­ro: “Lo pri­me­ro se­ría que de­di­ca­ras un tiem­po a re­fle­xio­nar acer­ca de los mo­ti­vos que, en tu ca­so, te ale­jan de la gen­te y de los en­cuen­tros ca­ra a ca­ra –re­co­mien­da Pi­lar Va­re­la–. Si es pe­re­za, co­mo­di­dad, si las re­des son un re­fu­gio, un re­me­dio fá­cil, una for­ma ba­nal de de­jar que pa­sen las ho­ras...”. A par­tir de ahí, se tra­ta­ría de po­ner en mar­cha me­ca­nis­mos pa­ra pa­sar más tiem­po con tu gen­te, te­nien­do con­ver­sa­cio­nes au­tén­ti­cas, ver­da­de­ras. Haz de es­to una prio­ri­dad en tu vi­da, igual que co­mer bien o ir al gym va­rias ve­ces por se­ma­na.

Una bue­na for­ma de em­pe­zar es unir­te a ac­ti­vi­da­des so­cia­les, en las que en­con­tra­rás gen­te con tus mis­mos in­tere­ses. Así, si co­rrer o leer es al­go con lo que dis­fru­tas, úne­te a un club de lec­tu­ra o a un gru­po de run­ning. Ten­drás al­go de lo que ha­blar, se­gu­ro. Tam­bién te pue­des apun­tar co­mo vo­lun­ta­ria en una ac­ti­vi­dad que in­vo­lu­cre con­tac­to so­cial. Al­go que tie­nes que te­ner en men­te: no to­do el mun­do ne­ce­si­ta la mis­ma can­ti­dad de tiem­po. Sé tú. Es muy in­tere­san­te que tu círcu­lo es­té in­te­gra­do por gen­te di­fe­ren­te en­tre sí, por­que es po­co

rea­lis­ta pen­sar que so­lo tu pa­re­ja o tu her­ma­na pue­den lle­nar tus ne­ce­si­da­des emo­cio­na­les. Es in­tere­san­te ir fo­men­tan­do una red va­ria­da de re­la­cio­nes; ve­ci­nos, ami­gos, co­le­gas y fa­mi­lia­res pue­den con­tri­buir a que ten­gas una ri­ca y va­ria­da vi­da so­cial.

Pue­de que, al prin­ci­pio, que­dar con esa gen­te te re­sul­te un tan­to in­có­mo­do. Es nor­mal, así que lo me­jor es ir po­co a po­co. En vez de what­sap­pear­te con ocho per­so­nas a la vez, por ejem­plo, lla­ma a una de ellas. Eso no sig­ni­fi­ca que ten­gas que ce­rrar Snap­chat o Ins­ta­gram. “La tec­no­lo­gía es ma­ra­vi­llo­sa, y muy útil pa­ra po­der co­mu­ni­car­te con per­so­nas que vi­ven le­jos –in­di­ca Pi­lar Va­re­la–. Pe­ro es un pri­mer pa­so. Pue­des usar el what­sapp pa­ra que­dar con un ami­go y, si no os po­déis ver, re­cuer­da que tie­nes el te­lé­fono pa­ra ha­blar. Una con­ver­sa­ción real te da mu­chos más ma­ti­ces, cer­ca­nía y afec­to que un men­sa­je”. Y el día que que­déis, pro­cu­ra dar­le el tiem­po su­fi­cien­te co­mo pa­ra que po­dáis ha­blar de ver­dad. Y no sa­ques el te­lé­fono.

Ten ca­ra a ca­ra esas con­ver­sa­cio­nes pro­fun­das que tan­to deseas y pro­cu­ra que re­la­cio­nar­te con los de­más sea una prio­ri­dad, igual que ha­ces con el ejer­ci­cio y la co­mi­da sa­na.

Ho­la! Al­guien se apun­ta a ce­nar es­ta no­che? Es­toy li­bre!!

Mier­da, es­toy de via­je

De­pen­de de dón­de

Me en­can­ta­ría, pe­ro es­toy con MU­CHO lío...

Cla­ro, pe­ro so­lo ten­go 30 mi­nu­tos…

A lo me­jor, lue­go te di­go al­go

No me en­cuen­tro muy bien

No pue­do, de­ma­sia­do cu­rro

Por fa­vor, ne­ce­si­to ver­te!!!

¿A qué ho­ra? Me pa­sa­ré a sa­lu­dar

Nos ve­mos a las seis

Lo sien­to! Ten­go cla­se de yo­ga

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.