Lán­za­te a la pis­ci­na

In­ten­tar no hun­dir­te mien­tras tus ami­gas se suben a un uni­cor­nio hin­cha­ble no es apro­ve­char la na­ta­ción pa­ra me­jo­rar tu es­ta­do fí­si­co. Te­ne­mos un plan me­jor de cin­co se­ma­nas.

Women's Health (Spain) - - CONTENIDO - POR AMY ABRAHAMS

Plan de cin­co se­ma­nas pa­ra sen­tir­te co­mo pez en el agua.

En­tre el mie­do a co­ger hon­gos en las pis­ci­nas co­mu­ni­ta­rias y la pe­re­za que da echar­se al agua en in­vierno, no es de ex­tra­ñar que la na­ta­ción no sea el ejer­ci­cio car­dio­vas­cu­lar más po­pu­lar. La ex­cu­sa “pre­fie­ro no qui­tar­me la ro­pa y sa­lir a co­rrer” es to­do un clá­si­co. Pe­ro, ¿es­tás se­gu­ra? La na­ta­ción es un ejer­ci­cio con una ta­sa de com­bus­tión de ca­lo­rías dig­na de la me­jor pis­ta ame­ri­ca­na y una ca­pa­ci­dad de re­la­ja­ción men­tal pro­pia del yo­ga. La pis­ci­na (o pla­ya) es la me­jor má­qui­na de que­mar gra­sa. ¿Por qué no te mo­jas? Pro­ba­ble­men­te por­que no se­pas muy bien có­mo ha­cer­lo. En in­ter­net se en­cuen­tran mon­to­nes de pro­gra­mas pa­ra pa­sar de ser car­ne de so­fá a co­rrer los 5.000 me­tros, pe­ro lo cier­to es que no hay mu­chos con­se­jos so­bre có­mo em­pe­zar a na­dar. “Los cur­sos in­fan­ti­les se cen­tran so­bre to­do en man­te­ner­se a flo­te y so­bre­vi­vir en el agua –se­ña­la Ka­ren Pic­ke­ring, na­da­do­ra olím­pi­ca y ex­cam­peo­na del mun­do–. La ma­yo­ría de per­so­nas sa­ben na­dar a bra­za o crawl, pe­ro no tie­nen la téc­ni­ca pa­ra ha­cer­lo du­ran­te un tiem­po, y no con­si­guen ver el po­ten­cial que tie­ne es­te de­por­te co­mo ejer­ci­cio de fit­ness”.

La na­ta­ción es­tá con­si­de­ra­da una de las for­mas de ejer­ci­cio más efec­ti­vas: crea múscu­lo, au­men­ta la re­sis­ten­cia, to­ni­fi­ca el cuer­po y que­ma ca­lo­rías (más o me­nos, el cuá­dru­ple de las que se que­man co­rrien­do la mis­ma dis­tan­cia) por­que ha­ce que to­dos los gran­des gru­pos mus­cu­la­res tra­ba­jen pa­ra ven­cer la re­sis­ten­cia del agua. “Es­tás usan­do cons­tan­te­men­te la mus­cu­la­tu­ra del tron­co pa­ra man­te­ner el equi­li­brio y ro­tar el cuer­po”, ob­ser­va Pic­ke­ring. Lo pa­ra­dó­ji­co es que el agua con­tra la que na­das es tam­bién la que sos­tie­ne tu cuer­po, lo que ha­ce que sea un ejer­ci­cio de ba­jo im­pac­to y po­co agre­si­vo con las ar­ti­cu­la­cio­nes, ideal si es­tás re­cu­pe­rán­do­te de al­gu­na le­sión o en­fer­me­dad, o si es­tás em­ba­ra­za­da. Ade­más, la po­si­ción ho­ri­zon­tal tam­bién pue­de con­tri­buir a me­jo­rar la pos­tu­ra y a ali­viar el do­lor de es­pal­da, al­go que no pue­des con­se­guir co­rrien­do o mon­tan­do en bi­ci. Pe­ro los be­ne­fi­cios fí­si­cos no son el úni­co mo­ti­vo por el que va­le la pe­na echar­se al agua. Los es­tu­dios rea­li­za­dos han de­mos­tra­do que la na­ta­ción es bue­na pa­ra otros mu­chos as­pec­tos, co­mo au­men­tar la ca­pa­ci­dad pul­mo­nar, me­jo­rar el equi­li­brio, se­gún un es­tu­dio pu­bli­ca­do en Ame­ri­can Jour­nal of Phy­sio­logy, in­cre­men­ter la sa­lud ce­re­bral. “Los su­je­tos su­mer­gi­dos has­ta la al­tu­ra del co­ra­zón pre­sen­ta­ban un flu­jo san­guí­neo ce­re­bral me­jor que el de los que es­ta­ban en se­co”, ha afir­ma­do el di­rec­tor del es­tu­dio, el Dr. Ho­ward Car­ter, de la Uni­ver­sity of Wes­tern Aus­tra­lia. Y en un in­for­me re­cien­te de Swim En­gland se in­di­ca que na­dar me­dia ho­ra tres ve­ces a la se­ma­na pue­de con­tri­buir a re­du­cir los ni­ve­les de es­trés, me­jo­rar el áni­mo y el sue­ño. “Cuan­do na­das, no tie­nes una per­cep­ción vi­sual o au­di­ble cla­ra de to­do lo que te ro­dea, y eso pue­de ser muy te­ra­péu­ti­co”, afir­ma Pic­ke­ring. Sin em­bar­go, con un co­no­ci­mien­to li­mi­ta­do de la téc­ni­ca pro­ba­ble­men­te aca­bes pa­san­do me­nos tiem­po en el agua del que de­be­rías. “La gen­te sue­le de­cir: ‘Me que­do sin alien­to, no con­si­go com­ple­tar un buen pro­gra­ma fí­si­co por­que me can­so de­ma­sia­do’, pe­ro tra­ba­jan­do un po­co pa­ra me­jo­rar la efi­cien­cia, pue­den au­men­tar mu­cho la pro­gre­sión y los re­sul­ta­dos”, ase­gu­ra Pic­ke­ring.

Y nun­ca es de­ma­sia­do tar­de pa­ra apren­der. “Mis clien­tes adul­tos sue­len mos­trar­se al­go in­có­mo­dos –re­co­no­ce el ins­truc­tor Ale­xan­dre Fe­rre, ins­truc­tor en Swim­ming Na­tu­re, que ofre­ce cla­ses de na­ta­ción en to­do el Reino Uni­do–. No­so­tros no nos cen­tra­mos en aque­llo que fa­lla, sino en me­jo­rar la po­si­ción del cuer­po, la coor­di­na­ción y el rit­mo”.

En opi­nión de Pic­ke­ring, pa­ra ejer­ci­tar el cuer­po, lo me­jor es ir cam­bian­do de es­ti­lo. A mu­chos les sor­pren­de­ría el es­fuer­zo que tie­nen que ha­cer in­clu­so los bue­nos na­da­do­res pa­ra avan­zar apo­yán­do­se en un flo­ta­dor y usan­do so­lo las pier­nas”. ¿Con­ven­ci­da?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.