No lo de­jes pa­ra ma­ña­na

Women's Health (Spain) - - CONTENIDO - POR AMALIA PANEA

En­cuen­tra el me­jor mo­men­to en­tre­nar.

Las su­per-ma­dru­ga­do­ras, las que ha­cen ejer­ci­cio a ul­ti­mí­si­ma ho­ra, las que apro­ve­chan el ‘break’ de la co­mi­da pa­ra ir al gim­na­sio... Ellas son las que te ha­cen re­plan­tear­te tu va­gue­ría con el ejer­ci­cio. ¿Có­mo? Por suer­te pa­ra ti, nos lo cuen­tan ellas mis­mas.

EEl eterno de­ba­te: ¿es me­jor ha­cer ejer­ci­cio por la ma­ña­na o por la tar­de? Exis­ten in­ves­ti­ga­cio­nes que apo­yan am­bas op­cio­nes: es­tá de­mos­tra­do que en­tre­nar car­dio an­tes de desa­yu­nar ayu­da a que­mar ca­lo­rías y tam­bién que el ejer­ci­cio de fuer­za es me­jor por la tar­de, ya que tie­nes más po­wer. Pe­ro la reali­dad es otra. Al fi­nal, el mo­men­to más ade­cua­do pa­ra en­tre­nar es, sim­ple­men­te, cuan­do pue­das ha­cer­lo. Y pa­ra la ma­yo­ría de no­so­tras, con agen­das des­bor­da­das y ho­ra­rios im­po­si­bles, ha­cer ejer­ci­cio pue­de sig­ni­fi­car apro­ve­char el rato en que tu pa­re­ja se en­gan­cha a Net­flix, cuan­do tus hi­jos duer­men por fin o re­nun­ciar a la ho­ra de la co­mi­da. ¿Te sue­na ver­dad? Pues no eres la úni­ca que ara­ña mi­nu­tos a su día pa­ra po­der mo­ver­se. “La fal­ta de tiem­po es la prin­ci­pal preo­cu­pa­ción de los usua­rios de ins­ta­la­cio­nes de­por­ti­vas”, se­ña­la Gus­ta­vo Rodríguez, di­rec­tor de­por­ti­vo de los cen­tros Fo­rus. “Es el mo­ti­vo más ex­ten­di­do en­tre la po­bla­ción pa­ra no ha­cer de­por­te. Pe­ro to­dos te­ne­mos 24 ho­ras y si el ejer­ci­cio fí­si­co no es una de nues­tras prio­ri­da­des, siem­pre en­con­tra­mos ex­cu­sas”, apun­ta Da­vid Pei­na­do, en­tre­na­dor per­so­nal de me­di­quo.

A to­dos nos ago­bia la fal­ta de tiem­po, pe­ro has­ta las per­so­nas más ocu­pa­das, co­mo los eje­cu­ti­vos o los pre­si­den­tes del Go­bierno, re­ser­van hue­cos en su agen­da pa­ra mo­ver­se un po­co. “La cla­ve es en­con­trar tu pro­pio ho­ra­rio pa­ra que el es­fuer­zo no sea con­tra­pro­du­cen­te y ser fle­xi­ble si tu jor­na­da es com­pli­ca­da”, di­ce Ame­lie Stien­non, di­rec­to­ra de Epal Ma­drid. “Las won­der wo­men de nues­tra com­pa­ñía no tie­nen tiem­po, lo to­man. Sa­ben que los mo­men­tos in­ver­ti­dos en cui­dar su cuer­po y su men­te es­tán me­jor apro­ve­cha­dos que unas ho­ras más en el tra­ba­jo, con los ami­gos o in­clu­so la fa­mi­lia”. Por­que ago­bia­da, frus­tra­da o es­tre­sa­da no se­rás pro­duc­ti­va ni una bue­na com­pa­ñía.

Las di­rec­ti­vas, ma­más y mu­je­res siem­pre ocu­pa­das que co­no­ce­rás en es­te ar­tícu­lo han con­se­gui­do en­ca­jar el “mo­men­to ejer­ci­cio” en su día a día. Por su­pues­to, no son in­mu­nes a la pe­re­za o al can­san­cio, pe­ro tie­nen sus tru­cos pa­ra no caer en la (ma­la) ten­ta­ción y po­ner­se a en­tre­nar. Por­que si al­go tie­nen muy cla­ro es que, si fa­llas mu­cho, aca­bas por vol­ver a las ga­rras del se­den­ta­ris­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.