SACALE JU­GO

Women's Health (Spain) - - COMERBIEN - POR PAU­LA CEREZO

Re­co­noz­cá­mos­lo: des­de ha­ce unos años he­mos com­pra­do la mo­to de que los zu­mos y ba­ti­dos son si­nó­ni­mo de sa­lud, sin dar­nos cuen­ta de que tam­bién pue­den ser una tram­pa pa­ra nues­tra si­lue­ta. Des­cu­bre có­mo iden­ti­fi­car los que te con­vie­nen y apren­de a ha­cer las me­jo­res com­bi­na­cio­nes.

Son ten­den­cia. Des­de los asom­bro­sos smoot­hies que ve­mos en Ins­ta­gram y nos de­jan fas­ci­na­das con su sin­fo­nía de co­lo­res y tex­tu­ras has­ta los li­cua­dos mágicos que –su­pues­ta­men­te– nos des­in­to­xi­ca­rán de­vol­vién­do­nos lo­za­nía y sa­lud, no ca­be du­da de que to­do lo que pa­sa por la ba­ti­do­ra es­tá de mo­da. Ade­más, son una coar­ta­da es­tu­pen­da pa­ra cum­plir el man­da­to de ‘5 al día’ (cin­co pie­zas de fru­tas y ver­du­ras) que re­co­mien­dan las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias. Aho­ra bien, no to­do es tan sim­ple: de­trás de es­tas be­bi­das apa­ren­te­men­te má­gi­cas pue­de ha­ber ga­to en­ce­rra­do: pien­sa que los smoot­hies sue­len con­te­ner he­la­do y azú­ca­res, y que los li­cua­dos no con­ser­van la pul­pa o la fi­bra de los ve­ge­ta­les, pe­ro sí su azú­car. Ten cui­da­do de dón­de y qué com­pras y, si no, re­cu­rre al DIY. Sal­drás ga­nan­do.

RENUEVA TU ZUMOBAR A POR LA FI­BRA

Es una ver­dad de Pe­ro­gru­llo: co­mo de­cía­mos más arri­ba, si li­cúas fru­tas y ver­du­ras, for­zo­sa­men­te per­de­rás al­guno de sus in­gre­dien­tes: vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les, dis­tin­tos fi­to­nu­trien­tes y, por su­pues­to, fi­bra. “Pen­sa­mos que un zumo de na­ran­ja, por ejem­plo, es sa­lu­da­ble, pe­ro lo que ob­te­ne­mos es agua con su azú­car, y na­da de su fi­bra. Es­to ha­ce que no te dé sen­sa­ción de sa­cie­dad: nun­ca nos to­ma­ría­mos tres na­ran­jas de gol­pe”, ex­pli­ca Ma­nuel Mo­ñino, pre­si­den­te del Co­mi­té Cien­tí­fi­co de 5 al día. ¿Qué pue­des ha­cer? Tra­ta de que tu zumo con­ser­ve la piel de la fru­ta y, en el ca­so de los cí­tri­cos, res­ca­ta la pul­pa pa­ra aña­dír­se­la al fi­nal.

SAL DE TU ZO­NA DE CON­FORT

Hay mu­cha vi­da más allá de la man­za­na, la na­ran­ja, la es­pi­na­ca o la za­naho­ria. Es el mo­men­to de arries­gar­se y co­men­zar a aña­dir otras fru­tas y ver­du­ras. “En ge­ne­ral, ten en cuen­ta que los ve­ge­ta­les con co­lo­res fuer­tes son bom­bas de antioxidantes, vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les…”, nos re­cuer­da la nu­tri­cio­nis­ta Sa­ra Márquez. “No se tra­ta de que te vuel­vas lo­ca y mez­cles to­do lo que pi­lles en la fru­te­ría, pe­ro pue­des em­pe­zar por aña­dir una pie­za di­fe­ren­te ca­da vez. Y no te ol­vi­des de aro­ma­ti­zar con es­pe­cias co­mo jen­gi­bre o cúr­cu­ma. Ve­rás có­mo to­do tie­ne otro sa­bor”.

TAM­BIÉN CON GRA­SA

Pue­de que te sor­pren­da, pe­ro tan­to la OMS co­mo la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na del Co­ra­zón, la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Dia­be­tes y las Guías Die­té­ti­cas pa­ra Nor­tea­me­ri­ca­nos pa­ra 2015-2020 re­la­cio­nan el con­su­mo de zu­mos con la obe­si­dad. “Mu­chas ve­ces con un zumo pue­des to­mar­te, de un tra­go, el azú­car de tres na­ran­jas, y es­te se ab­sor­be de­ma­sia­do rá­pi­do y pro­vo­ca una res­pues­ta me­ta­bó­li­ca di­fe­ren­te a la de cuan­do te to­mas una na­ran­ja”, ex­pli­ca el doc­tor Mo­ñino. Una for­ma de con­tra­rres­tar­lo po­dría ser in­cor­po­rar al­go de gra­sa sa­lu­da­ble; por ejem­plo, in­ge­rir un pu­ña­di­to de nue­ces jun­to con el zumo. En cual­quier ca­so, re­cuer­da no be­bér­te­los nun­ca de gol­pe. Me­jor, po­co a po­co.

ELIGE BIEN

Si­guien­do con el te­ma del azú­car, es im­por­tan­te sa­ber que unas fru­tas tie­nen un ín­di­ce glu­cé­mi­co más ba­jo que otras, y eso es útil tan­to pa­ra sa­ciar­te an­tes co­mo pa­ra pre­ve­nir pi­cos de glu­co­sa. Te da­mos pis­tas: co­rre a por man­za­nas, plá­ta­nos, fru­tos ro­jos, po­me­lo, uvas, ki­wis, man­da­ri­nas, man­go, me­lo­co­to­nes, pe­ras, ci­rue­las y pa­sas. Te lle­nan más que, por ejem­plo, un zumo de san­día, que tie­ne un ín­di­ce glu­cé­mi­co más al­to.

PRE­SIÓN EN FRÍO

Se­gu­ro que ya has oído ha­blar de ello, pe­ro te ex­pli­ca­mos por qué es­tas tres pa­la­bras pue­den mar­car la di­fe­ren­cia. La cla­ve del éxi­to (y el in­te­rés) de las li­cua­do­ras por pre­sión en frío es que ex­traen el zumo de for­ma más de­li­ca­da, ge­ne­ran­do me­nos ca­lor en la má­qui­na. Y es­to im­pli­ca que fru­tas y ver­du­ras con­ser­van más nu­trien­tes y en­zi­mas que si se hi­cie­ra con una li­cua­do­ra nor­mal. Y, ade­más, con­ser­van más más fi­bra.

DETOX… ¿EN SE­RIO?

Cui­da­do con los cantos de si­re­na en torno a las bon­da­des de­pu­ra­ti­vas de los zu­mos. El doc­tor An­to­nio Es­cri­bano, au­tor del li­bro Ba­ti­dos pa­ra la vi­da y gu­rú de la ali­men­ta­ción de los de­por­tis­tas, nos ex­pli­ca que “pa­ra des­in­to­xi­car al­go tie­nes que ha­ber­lo in­to­xi­ca­do pre­via­men­te. No es lo mis­mo co­mer mal, que es bá­si­ca­men­te nues­tro pro­ble­ma, que in­to­xi­car­se, que es al­go muy dis­tin­to. Una co­sa es to­mar zu­mos o ba­ti­dos, que pue­den ser muy sa­lu­da­bles, y otra que nos va­yan a de­pu­rar. Eso un me­ro con­cep­to de mar­ke­ting. Son los ri­ño­nes y el hí­ga­do cum­plen la mi­sión de des­in­to­xi­car”.

DOS EN UNO

No es di­fí­cil mul­ti­pli­car los be­ne­fi­cios de un zumo. “Hay ali­men­tos co­mo se­mi­llas o con­di­men­tos que pue­den en­ri­que­cer­lo –ex­pli­ca Nú­ria Ri­poll Blanch, téc­ni­ca die­tis­ta–. Por ejem­plo, aña­dir le­va­du­ra de cer­ve­za o ger­men de tri­go nos pro­por­cio­na un ex­tra de vi­ta­mi­na E y mu­chas vi­ta­mi­nas del gru­po B. Pa­ra que ten­ga un plus de fi­bra die­té­ti­ca, pue­des aña­dir se­mi­llas de chía o de li­na­za. Si lo que quie­res es apor­tar ca­ro­te­nos y antioxidantes, in­cor­po­ra una piz­ca de cúr­cu­ma. Y pa­ra re­for­zar el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio pue­de ser útil un ex­trac­to de equi­ná­cea con pro­pó­leo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.