Lau­ra Ma­drue­ño, con­tra vien­to y ma­rea.

Women's Health (Spain) - - CONTENIDO - MÓ­NI­CA MARTÍNEZ

En sus pla­nes no en­tra­ba ser ‘chi­ca del tiem­po’, ocu­rrió por ca­sua­li­dad. Es­ta ma­dri­le­ña li­cen­cia­da en Co­mu­ni­ca­ción Au­dio­vi­sual, que en­tra ca­da no­che en las ca­sas de los es­pec­ta­do­res de Te­le­cin­co y Cua­tro pa­ra dar la pre­vi­sión me­teo­ro­ló­gi­ca, es una de­por­tis­ta apa­sio­na­da del mar y del si­len­cio.

“Si te fi­jas, el hom­bre es el que di­ri­ge to­do y la mu­jer se que­da en un se­gun­do plano”.

En una épo­ca en la que se ha­bla con fre­cuen­cia de de­sigual­dad de gé­ne­ro, la mu­jer es­tá ga­nan­do te­rreno al hom­bre en la in­for­ma­ción me­teo­ro­ló­gi­ca en te­le­vi­sión y Lau­ra Ma­drue­ño es una de las mu­je­res que for­man el equi­po de me­teo­ro­lo­gía en Me­dia­set. Es dis­cre­ta, se­re­na y tras­mi­te paz, pe­ro no du­da en al­zar la voz pa­ra re­cla­mar el lu­gar que nos co­rres­pon­de a las fé­mi­nas. “Sí, las mu­je­res nos he­mos adue­ña­do de es­ta in­for­ma­ción. Es cier­to que em­pie­za a ha­ber tam­bién más mu­je­res pre­sen­tan­do in­for­ma­ti­vos, pe­ro en nues­tro ca­so so­mos to­do un equi­po de chi­cas, y es­tá bien que el es­pec­ta­dor se acos­tum­bre y se crea a una mu­jer. A mí me ha cos­ta­do más anun­ciar mar­cas de automovilismo, por­que pre­fe­rían a un hom­bre y ya es ho­ra de ga­nar­nos la con­fian­za del es­pec­ta­dor”. Le­yen­do es­to pa­re­ce que a una mu­jer con un fí­si­co agra­da­ble le cues­te más aún de­mos­trar su va­lía en te­le­vi­sión. “De­pen­de de en qué for­ma­to. En de­por­tes lo te­ne­mos mu­cho más com­pli­ca­do y en for­ma­tos de en­tre­te­ni­mien­to, tam­bién. Si te fi­jas, la mu­jer es siem­pre el apo­yo, la aza­fa­ta, el hom­bre es el que di­ri­ge to­do y la mu­jer se que­da en un se­gun­do plano”. Y es que Lau­ra po­dría ha­ber ter­mi­na­do tra­ba­jan­do en el de­par­ta­men­to de de­por­tes de la ca­de­na, pe­ro su des­tino no es­ta­ba ahí. O al me­nos es lo que ella pien­sa al re­cor­dar có­mo em­pe­zó su an­da­du­ra en es­te me­dio. “Ha si­do un lar­go ca­mino. Lle­vo ya 10 años tra­ba­jan­do en te­le­vi­sión; mi pri­me­ra eta­pa fue en pro­duc­ción de in­for­ma­ti­vos, seis años en los que tam­bién ha­cía­mos pro­duc­ción de pro­gra­mas, so­bre to­do pa­ra los di­rec­tos, un tra­ba­jo bo­ni­to y muy du­ro en el que hi­ce mu­cho ca­llo [ri­sas]. Pe­ro yo no es­ta­ba don­de que­ría. De re­pen­te, un día hi­cie­ron un cas­ting pa­ra pre­sen­tar de­por­tes, es cier­to que en in­for­ma­ti­vos no se abre mu­cho la puer­ta (si­guen los mis­mos de siem­pre), pe­ro hu­bo una va­can­te pa­ra ese de­par­ta­men­to. No me co­gie­ron, no de­bía de ser mi mo­men­to (aho­ra me ale­gro de que así fue­ra), pe­ro me sir­vió pa­ra dar­me cuen­ta de que me gus­ta­ba el mun­do de la co­mu­ni­ca­ción y por eso me em­pe­cé a for­mar más en esa lí­nea: to­mé cla­ses de voz, de lo­cu­ción y de ex­pre­sión cor­po­ral”.

Lau­ra se fue pre­pa­ran­do pa­ra es­tar de­lan­te de las cá­ma­ras, pe­ro nun­ca pen­só que ha­bla­ría del tiem­po. “Fue de un día pa­ra otro tam­bién, el equi­po an­te­rior de me­teo­ro­lo­gía des­apa­re­ció y vie­ron la oca­sión de ha­cer al­go dis­tin­to, más fres­co, con gen­te más jo­ven”. Fue una gran opor­tu­ni­dad pa­ra la que se ha­bía es­ta­do pre­pa­ran­do y, ade­más, la in­for­ma­ción del tiem­po no le era aje­na del to­do. “Siem­pre he prac­ti­ca­do de­por­tes re­la­cio­na­dos con el mar y cuan­do me sa­qué el tí­tu­lo de pa­trón de em­bar­ca­cio­nes de re­creo to­qué un po­co la me­teo­ro­lo­gía, es al­go que me gus­ta es­tu­diar y, ade­más, co­mo mis abue­los son de un pue­blo de Gre­dos siem­pre he es­ta­do pen­dien­te del tiem­po en la al­ta mon­ta­ña y me en­can­ta. Aho­ra con to­do el te­ma del cam­bio cli­má­ti­co, de lo que con­si­de­ro so­mos res­pon­sa­bles en una gran me­di­da, me in­tere­sa más aún es­tu­diar­lo. Le gus­ta su tra­ba­jo y, ade­más, le per­mi­te dis­fru­tar de tiem­po li­bre de vez en cuan­do. “Mi ho­ra­rio es de lu­nes a vier­nes, por­que es­toy en el pri­me ti­me de Te­le­cin­co, que es la fran­ja más im­por­tan­te de la te­le, pe­ro co­mo aho­ra te­ne­mos un equi­po muy bueno, nos cu­bri­mos unas a otras y no es­ta­mos obli­ga­das a co­ger las va­ca­cio­nes en un mo­men­to de­ter­mi­na­do. Mien­tras pue­da, has­ta que ten­ga ni­ños, voy a apro­ve­char a tope es­ta ven­ta­ja de po­der co­ger va­ca­cio­nes cuan­do me va­ya me­jor pa­ra mis via­jes”. Sí, por­que Ma­drue­ño de­ja los ma­pas y ha­ce la ma­le­ta ca­da vez que pue­de. Es una de­por­tis­ta na­ta que apues­ta por un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble,

que in­clu­ye la ac­ti­vi­dad fí­si­ca co­mo componente in­dis­pen­sa­ble pa­ra ser fe­liz. No en­tien­de la vi­da sin de­por­te; prac­ti­ca bu­ceo, na­ta­ción, yo­ga, sen­de­ris­mo y run­ning, en­tre otros, bus­can­do siem­pre la paz y el bie­nes­tar, al­go que lle­va en los ge­nes. “De pe­que­ña me cos­ta­ba mu­cho, no creas, era gor­di­ta, aun­que me en­can­ta­ba po­ner­me el tu­tú. Mi ma­dre me lle­vó a Car­men Cu­bi­llo, que era lo me­jor en ba­llet en Ma­drid, y re­cuer­do que me de­cía ‘me­te tri­pa’ y yo pen­sa­ba ‘no sé có­mo ha­cer eso’ [ri­sas]. Mis pa­dres eran muy de­por­tis­tas e in­ten­ta­ron que yo lo fue­ra des­de pe­que­ña y aho­ra mi pa­dre me di­ce ‘¿quién me lo iba a de­cir a mí?’. Tar­dé en em­pe­zar, pe­ro lue­go no he pa­ra­do”.

Sí hay al­go que Lau­ra ha­cía con su pa­dre des­de que era muy pe­que­ña y que es­tá mar­can­do su vi­da: “Mis pa­dres eran bu­cea­do­res, y yo con tres añi­tos es­pe­ra­ba en la pla­ya a que vol­vie­sen de ha­cer las in­mer­sio­nes, me aga­rra­ba al cue­llo de mi pa­dre y nos íba­mos a la zo­na ne­gra (don­de ha­bía al­gas), ba­já­ba­mos a gol­pe de ri­ñón a dos o tres me­tros y veía­mos la po­si­do­nia. Ba­jar ahí, ver esa luz, los pe­ces y la vi­da ba­jo el agua es im­pre­sio­nan­te”. Tan­to que se pue­de de­cir que el agua es el me­dio don­de se sien­te más a gus­to, por eso na­da a dia­rio. “Em­pe­cé muy pe­que­ña, me me­tí en equi­po y lo de­jé por­que era mu­cha sa­tu­ra­ción, pe­ro a los 20 años lo re­to­mé y aho­ra lo ha­go a dia­rio si pue­do, por­que lo que me pro­por­cio­na la na­ta­ción no me lo da otro de­por­te; es­tar con­mi­go mis­ma una ho­ra, de ver­dad, sin te­lé­fono ni so­ni­dos, so­lo es­cu­chan­do las bur­bu­jas, me da paz y tran­qui­li­dad. Me arre­gla to­do por den­tro a ni­vel men­tal, y a ni­vel fí­si­co es co­mo si hu­bie­se es­ta­do en un spa y en el fi­sio”.

Ya sa­be­mos de dón­de le vie­ne la pa­sión por el agua, pe­ro la chi­ca del tiem­po de Me­dia­set tam­bién co­rre con fre­cuen­cia, al­go que ha­ce sin mú­si­ca, pre­fie­re es­cu­char la na­tu­ra­le­za. “Co­rro pa­ra es­tar en for­ma y por sa­lir al cam­po. En su mo­men­to me plan­teé el objetivo de lo­grar el me­dio ma­ra­tón, pe­ro tu­ve un ac­ci­den­te y lo de­jé apar­ca­do. Co­rro des­de ha­ce nue­ve años y aho­ra cuan­do lle­vo ocho o 10 km me due­len las ro­di­llas, así que he em­pe­za­do a sa­lir en bi­ci de mon­ta­ña”. No pen­séis que fue por ese do­lor, co­mo nos ocu­rre a mu­chas otras run­ners, por lo que em­pe­zó a prac­ti­car yo­ga, en su ca­so fue de ma­ne­ra cir­cuns­tan­cial. “El yo­ga vino en una épo­ca de tran­si­ción to­tal, a ni­vel pro­fe­sio­nal y per­so­nal. Em­pe­cé a ha­cer bi­kram con un pro­fe­sor in­dio que da­ba las cla­ses a 30 gra­dos (en lu­gar de a 42) y me en­se­ñó una bue­na ba­se de yo­ga, aho­ra lo prac­ti­co en ca­sa”. Es­tá cla­ro que Lau­ra es to­da una Wo­men´s Health y que con tan­to de­por­te al ai­re li­bre y tan­to fe­nó­meno at­mos­fé­ri­co ten­drá que cui­dar mu­cho su me­le­na y su piel. “La pis­ci­na dia­ria pa­sa fac­tu­ra al pe­lo, así que me lo hi­dra­to con pro­duc­tos or­gá­ni­cos, acei­te y mas­ca­ri­llas an­tes de en­trar en el agua. Los me­jo­res tru­cos de be­lle­za pa­ra mí son lle­var pro­tec­ción so­lar a dia­rio, la lim­pie­za en pro­fun­di­dad (por to­do el ma­qui­lla­je que uti­li­zo en te­le­vi­sión), una bue­na hi­dra­ta­ción y dor­mir bien”.

Ma­drue­ño no so­lo se su­mer­ge en el agua pa­ra na­dar, sino que ha lo­gra­do unir su for­ma­ción en co­mu­ni­ca­ción con su pa­sión por el mar y por cui­dar el me­dio am­bien­te y des­de ha­ce unos años pro­du­ce do­cu­men­ta­les sub­ma­ri­nos. “Real­men­te, el pro­yec­to em­pe­zó co­mo un hobby, con un cor­to­me­tra­je en un ce­no­te en Mé­xi­co, y lue­go con el do­cu­men­tal De cer­ca, que aca­ba de re­ci­bir el pre­mio al me­jor tra­ba­jo pe­rio­dís­ti­co en el Ci­ma­sub (Ci­clo In­ter­na­cio­nal de Cine Sub­ma­rino de Do­nos­tia-san Se­bas­tián), el fes­ti­val de cine sub­ma­rino más im­por­tan­te de Es­pa­ña. Aho­ra es­ta­mos edi­tan­do el siguiente, que ro­da­mos en Mal­di­vas, y en fe­bre­ro te­ne­mos otro pre­pa­ra­do pa­ra el que me es­toy en­tre­nan­do a fon­do, por­que se­rá aún más téc­ni­co. He­mos crea­do la aso­cia­ción We Are Wa­ter con el fin de con­cien­ciar, in­for­mar y acer­car el mar a la gen­te pa­ra pre­ser­var­lo. El objetivo es ha­cer do­cu­men­ta­les sub­ma­ri­nos pa­ra mos­trar los pro­ble­mas que te­ne­mos, co­mo el de los ti­bu­ro­nes o el de los plás­ti­cos. Los océa­nos es­tán cam­bian­do y de aquí a cin­co años ve­re­mos có­mo van des­apa­re­cien­do los arre­ci­fes, y eso hay que con­tar­lo pa­ra que la gen­te se in­for­me y vea que aun­que el mar es­té le­jos de no­so­tros po­de­mos ha­cer al­go por evi­tar su con­ta­mi­na­ción y de­te­rio­ro”. Ese es el objetivo prin­ci­pal de es­ta ma­dri­le­ña pa­ra el año 2019, al­go que va mu­cho más allá de la pre­vi­sión me­teo­ro­ló­gi­ca.

“Es­tar con­mi­go mis­ma, de ver­dad, una ho­ra, so­lo es­cu­chan­do las bur­bu­jas, me da paz y tran­qui­li­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.