Pro­fun­di­za­mos en el con­cep­to self-ca­re.

Se ha co­la­do ca­si im­per­cep­ti­ble­men­te en la jer­ga del ‘well­ness’ y to­do in­di­ca que se­rá la pa­la­bra de mo­da en 2019. Des­cu­bre qué sig­ni­fi­ca y có­mo po­ner­la en prác­ti­ca.

Women's Health (Spain) - - CONTENIDO - POR PAU­LA CEREZO

Self-ca­re. ¿Qué dia­blos es es­te con­cep­to que ya em­pie­zas a ver aquí y allá? Una tra­duc­ción li­te­ral (au­to­cui­da­do) nos de­ja­ría sin to­dos los ma­ti­ces que acom­pa­ñan a es­te tér­mino. Ma­ti­ces de bie­nes­tar y de aten­ción a uno mis­mo, sí, pe­ro tam­bién de dis­fru­te del tiem­po, de paz in­te­rior, de cier­to nar­ci­sis­mo egoís­ta (en el me­jor sen­ti­do de la pa­la­bra) y, en los úl­ti­mos tiem­pos, de un ai­re de postureo y fri­vo­li­dad. Con­vie­ne que va­yas pro­fun­di­zan­do en es­ta fi­lo­so­fía a me­dio ca­mino en­tre el he­do­nis­mo y la reivin­di­ca­ción, por­que es pro­ba­ble que se con­vier­ta en el con­cep­to fe­ti­che de 2019. Pa­ra ello, su­mér­ge­te de en­tra­da en al­gu­nos de los cer­ca de nue­ve mi­llo­nes de posts con el hash­tag #self­ca­re. ¿Qué ves? Se­gu­ro que una pro­fu­sión de ve­las, cóc­te­les y ga­ti­tos; ba­ti­dos ve­ga­nos de cho­co­la­te y bo­les de acaí; bur­bu­jas en el ba­ño; man­ti­tas de so­fá; un bu­da... Te ha­ces a la idea, ¿ver­dad? Pa­ra res­pon­der a es­ta ten­den­cia, ca­da vez más mar­ca­da, los gu­rús de turno han sa­ca­do li­bros co­mo La re­vo­lu­ción self-ca­re, El pro­yec­to self-ca­re o Llé­na­te de ener­gía: un año de self-ca­re pa­ra cen­trar­te en ti, lan­za­dos en el Reino Uni­do en 2018. Pe­ro, más allá de la ima­gen in­ge­nua de es­te mo­vi­mien­to po­pu­la­ri­za­do por in­fluen­cers –¿por quién si no?–, la pri­me­ra pre­gun­ta es la de si se tra­ta tan so­lo de una re­vi­sión del con­cep­to ‘tiem­po pa­ra mí’.

Ha­ga­mos un po­co de his­to­ria. El con­cep­to tie­ne su ori­gen en un tér­mino mé­di­co que los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud re­co­men­da­ban a sus pa­cien­tes pa­ra com­ple­men­tar su tra­ta­mien­to fí­si­co o men­tal. En los años 60, con el mo­vi­mien­to en fa­vor de los de­re­chos ci­vi­les en ebu­lli­ción, el au­to­cui­da­do se con­ci­bió co­mo una for­ma de re­cla­mar aten­ción y con­trol por par­te de aque­llas mu­je­res a las que el sis­te­ma mé­di­co ha­bía nin­gu­nea­do. Los años fue­ron pa­san­do, las acep­cio­nes de pa­la­bras co­mo well­ness o bie­nes­tar se desa­rro­lla­ron y pa­sa­ron de ha­cer re­fe­ren­cia a una ten­den­cia ni­cho a ser par­te de una in­dus­tria glo­bal. En ese ca­mino, mien­tras psi­có­lo­gos y mé­di­cos han con­ti­nuan­do re­co­men­dan­do la prác­ti­ca de la au­to­aten­ción, el con­cep­to self-ca­re ha caí­do en las re­des de Ins­ta­gram y se ha ido vol­vien­do una idea ca­da vez más y más gla­mu­ro­sa... y más ren­ta­ble.

TIEM­POS DE DE­SES­PE­RA­CIÓN

En el mun­do an­glo­sa­jón –cu­na de es­ta nue­va co­rrien­te–, el tér­mino irrum­pió a lo bes­tia en las bús­que­das de in­ter­net ape­nas una se­ma­na des­pués de que cier­to lí­der nor­te­ame­ri­cano fue­ra ele­gi­do… Y ello nos su­gie­re que po­dría te­ner re­la­ción con sen­ti­mien­tos de es­trés o trau­ma: no de­ja de ser na­tu­ral que cuan­do nos sen­ti­mos ame­na­za­dos, bus­que­mos un po­co de con­fort y con­sue­lo.

En el fon­do de to­do, mu­chas ve­ces se es­con­de una au­to­es­ti­ma de­te­rio­ra­da.

Tal y co­mo apun­ta la psi­có­lo­ga Ma­ría Ca­ta­li­na Cha­cón, del Cen­tro de Psi­co­lo­gía Clí­ni­ca Alar­cón (www.alar­con­psi­co­lo­gos.com), “mu­chas ve­ces nos cen­tra­mos tan­to en cum­plir con nues­tros de­be­res con los de­más que ol­vi­da­mos que so­mos no­so­tros la per­so­na con la cual va­mos a per­ma­ne­cer el res­to de nues­tra vi­da, y que so­lo cuan­do apren­de­mos a amar­nos a no­so­tros mis­mos po­de­mos dar amor a los de­más”. Re­su­mien­do, es tan im­por­tan­te cum­plir con nues­tras obli­ga­cio­nes co­mo con nues­tros de­seos. “Pe­ro, si que­re­mos amar­nos y cui­dar­nos, pri­me­ro te­ne­mos que creer que lo me­re­ce­mos, y pa­ra ello es fun­da­men­tal te­ner una au­to­es­ti­ma sa­na”.

Por mu­cho que en es­tos mo­men­tos la idea del self-ca­re se ha­ya ex­ten­di­do y se iden­ti­fi­que con tiem­po per­so­nal pa­ra uno mis­mo, en reali­dad va más allá de eso que nues­tras ma­dres an­he­la­ban cuan­do es­tá­ba­mos en pa­ña­les y que nos ha­cían sa­ber con una sú­pli­ca del ti­po: “Da­me so­lo cin­co mi­nu­tos de paz”. La cla­ve es­ta­ría en ser más há­bil a la ho­ra de dis­cer­nir en­tre las si­tua­cio­nes y re­la­cio­nes que te sir­ven y aque­llas que no, de mo­do que pue­das ha­cer me­jo­res elec­cio­nes acer­ca de en qué y en quién in­ver­tir tu tiem­po.

LAS ÚL­TI­MAS DE LA FI­LA

A Es­pa­ña no ha lle­ga­do to­da la pa­ra­fer­na­lia de Ins­ta­gram. Aquí, en los ga­bi­ne­tes psi­co­ló­gi­cos no se ha­bla de self-ca­re, sino de au­to­cui­da­do. “Co­mo su pro­pio nom­bre in­di­ca, in­clu­ye, bá­si­ca­men­te, to­das aque­llas ta­reas y há­bi­tos que lle­va­mos a ca­bo en nues­tra ru­ti­na co­ti­dia­na pa­ra de­di­car­nos a cui­dar de no­so­tros mis­mos o a me­jo­rar nues­tra sa­lud”, ex­pli­ca Víc­tor Ser­na Cli­nent, psi­có­lo­go clí­ni­co. Es­te ex­per­to apun­ta a que cuan­do co­men­ta en su con­sul­ta la ne­ce­si­dad (sí, ne­ce­si­dad) de in­cluir es­pa­cios de au­to­cui­da­do en el día a día, mu­chas ve­ces pa­re­ce que es­tu­vie­ra ha­blan­do de una uto­pía. “Po­de­mos pen­sar: ‘¿Có­mo? ¿Bus­car un mo­men­to pa­ra mí so­la?’ Es más, es­ta pre­gun­ta sue­le ir se­gui­da de una gran car­ca­ja­da. Pa­re­ce que he­mos in­terio­ri­za­do que el au­to­cui­da­do es al­go opcional, al­go que po­de­mos ha­cer oca­sio­nal­men­te, en nues­tro tiem­po li­bre, si es que nos so­bra. Nos he­mos acos­tum­bra­do a fun­cio­nar de for­ma que so­mos lo úl­ti­mo en nues­tra lis­ta de prio­ri­da­des”, apun­ta el ex­per­to.

Ha­bla Víc­tor Ser­na de ‘ne­ce­si­dad’ y la ver­sión más se­ria del self-ca­re, la que hu­ye del postureo, lo sus­cri­be en pleno. De he­cho, es al­go que Jay­ne Hardy, au­to­ra de Pro­yec­to Self-ca­re y fun­da­do­ra de la or­ga­ni­za­ción de apo­yo The Blurt Foun­da­tion, co­no­ce de pri­me­ra mano. Cuan­do te­nía 22 años fue diag­nos­ti­ca­da de de­pre­sión y a los 30 lle­gó a plan­tear­se el sui­ci­dio. “Se me es­ta­ban pu­drien­do los dien­tes por­que no me va­lo­ra­ba lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra ce­pi­llár­me­los. Es nor­mal que de vez en cuan­do ten­ga­mos un ba­jón, pe­ro yo era in­ca­paz de ver un fu­tu­ro pa­ra mí. Ni si­quie­ra me im­por­ta­ba”, re­cuer­da. La re­cu­pe­ra­ción re­sul­tó muy du­ra, y el au­to­cui­da­do fue una par­te fun­da­men­tal del pro­ce­so. Lle­var un dia­rio re­co­nec­tó a Jay­ne con su amor por la es­cri­tu­ra, y ha­cer­lo so­bre be­lle­za le dio un objetivo. “Una vez que tu­ve una pla­ta­for­ma, sen­tí que de­bía man­te­ner­la. Me pu­se cre­ma hi­dra­tan­te en mis pier­nas ás­pe­ras y le di un buen ce­pi­lla­do a mis gre­ñas. Co­men­cé por aten­der mis ne­ce­si­da­des bá­si­cas”, se­ña­la. Po­co a po­co, esos pe­que­ños ac­tos, apa­ren­te­men­te in­tras­cen­den­tes, le ayu­da­ron a sa­lir del bu­cle. “No exa­ge­ro si di­go que el self-ca­re me sal­vó”, sen­ten­cia.

Da­do el pro­fun­do im­pac­to que tu­vo en su vi­da, Jay­ne tie­ne mie­do de que es­te boom por el self-ca­re es­té di­lu­yen­do su au­tén­ti­co sen­ti­do: “Me preo­cu­pa que si nos equi­vo­ca­mos con res­pec­to a lo que real­men­te sig­ni­fi­ca, es­ta re­pen­ti­na vo­ra­ci­dad por cui­dar­nos se pier­da tan rá­pi­da­men­te co­mo ha lle­ga­do. Si ves a otras per­so­nas ha­cien­do co­sas co­mo que­mar ve­las o ali­near cris­ta­les y te li­mi­tas a co­piar­las, en­ton­ces no es­tás prac­ti­can­do tu pro­pia for­ma de self-ca­re. Úni­ca­men­te es­tás si­guien­do una ten­den­cia”.

No so­lo se mi­ti­ga la fuer­za del men­sa­je; tam­bién el fu­ror en Ins­ta­gram pue­de pro­vo­car que se vea el au­to­cui­da­do co­mo un ac­to de pu­ro nar­ci­sis­mo en vez de co­mo una for­ma de man­te­ner la sa­lud men­tal. De he­cho, hay una reac­ción en con­tra, ad­vier­te Jay­ne: “Hay per­so­nas con pro­ble­mas men­ta­les que me di­cen que es­tán de­ján­do­lo por­que han leí­do en blogs que es pro­pio de nar­ci­sis­tas. In­ter­pre­tar­lo co­mo al­go frí­vo­lo po­dría he­rir a la gen­te que más lo ne­ce­si­ta”, ad­vier­te.

RE­GRE­SO A LOS BÁ­SI­COS

Bien, aho­ra ya sa­be­mos lo que ‘no es’ el self-ca­re. Vea­mos lo que sí es y có­mo lle­var­lo a ca­bo. Pa­ra ello, mi­ra tu agen­da: ¿cuán­tas ve­ces apa­re­ces en ella? “Si nos pa­ra­mos a re­fle­xio­nar, ve­re­mos que día a día to­ma­mos de­ci­sio­nes en las cua­les pos­ter­ga­mos ta­reas de au­to­cui­da­do por fal­ta de tiem­po o por la pre­mu­ra de otros ob­je­ti­vos más ur­gen­tes”, ex­pli­ca Víc­tor Ser­na. ¿Cuá­les po­drían ser esas de­ci­sio­nes que apla­za­mos? Ir al fi­sio­te­ra­peu­ta, que­dar con un ami­go al que ha­ce tiem­po no he­mos vis­to, dar un lar­go pa­seo con nues­tra pa­re­ja, prac­ti­car yo­ga, ir de com­pras, dar­nos un ba­ño ca­lien­te…

En de­fi­ni­ti­va, se tra­ta­ría de re­gre­sar a lo bá­si­co. ¿Y qué hay más bá­si­co que el sue­ño? A me­nos que ya duer­mas a pier­na suel­ta tus ocho ho­ras, una bue­na idea es em­pe­zar por des­can­sar bien, por­que las zo­nas de tu men­te que ba­ta­llan con la to­ma de de­ci­sio­nes y el au­to­con­trol se des­plo­man cuan­do es­tás can­sa­da. Hay dos áreas en el ce­re­bro, la ín­su­la y el cór­tex pre­fron­tal, que te ca­pa­ci­tan pa­ra ele­gir en­tre lo que quie­res y lo que ne­ce­si­tas. Y eso es esen­cial pa­ra el self-ca­re.

Ya, lo ves po­co gla­mu­ro­so, ¿ver­dad? No tie­ne por qué ser­lo: lo im­por­tan­te es que sea efi­caz. Hay co­sas, ges­tos, que te pue­den dar fe­li­ci­dad y se­re­ni­dad sin ne­ce­si­dad del efec­to wow. Pre­pa­rar una co­mi­da sa­lu­da­ble, sa­lir a tu ho­ra del tra­ba­jo, cam­biar las sá­ba­nas… Esas ac­cio­nes con las que lue­go te sien­tes me­jor. Y ese es el ver­da­de­ro men­sa­je: no se tra­ta de com­prar ve­las caras y de su­bir lue­go las fo­tos a tus re­des so­cia­les, sino de en­con­trar ese dul­ce pun­to en­tre la dis­ci­pli­na y la ter­nu­ra ha­cia una mis­ma. El ca­mino ha­cia ese objetivo pa­sa por sen­tir em­pa­tía ha­cia tu fu­tu­ro yo. Y, a ries­go de pa­ra­fra­sear un ins­ta-me­me, po­dría ser el com­pro­mi­so más im­por­tan­te que ja­más lle­gues a te­ner.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.