Así se vi­ve el tras­torno dis­mór­fi­co cor­po­ral.

El tras­torno dis­mór­fi­co cor­po­ral atra­pó a Ra­chel Ann Cu­llen du­ran­te su ado­les­cen­cia con­de­nán­do­la a odiar­se a sí mis­ma du­ran­te años. En es­te ar­tícu­lo, la au­to­ra de ‘Run­ning for My Li­fe’ nos ofre­ce su vi­sión par­ti­cu­lar de es­ta en­fer­me­dad.

Women's Health (Spain) - - CONTENIDO -

Ese ves­ti­do te ha­ce gor­da. Tus te­tas son de­sigua­les”. Es­tos co­men­ta­rios de mi ex se re­pe­tían una y otra vez en mi ca­be­za cuan­do me dis­po­nía a em­pren­der la ca­rre­ra. Ten­go 18 años y voy a in­ten­tar co­rrer por pri­me­ra vez en mi vi­da.

Sus pa­la­bras de­ni­gran­tes me ha­bían he­ri­do pro­fun­da­men­te. No es­ta­ba en for­ma y te­nía una ma­dre que tam­po­co acep­ta­ba su pro­pio cuer­po. Y lo peor es que es­ta­ba con­ven­ci­da de que él te­nía ra­zón, que la gen­te so­lo me de­di­ca­ría su tiem­po y es­fuer­zo si fue­se del­ga­da y atrac­ti­va.

Así que em­pe­cé a co­rrer tres ki­ló­me­tros dia­rios, de­jé de be­ber al­cohol y co­mía po­co más que ver­du­ras sal­tea­das. Cuan­do co­men­cé la uni­ver­si­dad, cin­co me­ses más tar­de, ha­bía per­di­do 22 ki­los. Me com­pré unos va­que­ros ajus­ta­dos y me pu­se me­chas. Al vol­ver a ca­sa por Na­vi­dad, chi­cos que nun­ca se ha­bían fi­ja­do en mí, de re­pen­te, que­rían ha­blar con­mi­go. Por pri­me­ra vez en mi vi­da me sen­tía vi­si­ble y que­ría se­guir así. Es­te de­seo de­ses­pe­ra­do mar­có el ini­cio de una en­fer­me­dad men­tal que aho­ra sé que se lla­ma tras­torno dis­mór­fi­co cor­po­ral (TDC). Me con­ven­cí a mí mis­ma de que al ha­ber per­di­do pe­so, se no­ta­ban más mis te­tas de­sigua­les, así que me so­me­tí a una ope­ra­ción es­té­ti­ca pa­ra igua­lar­las. Me pa­sa­ba ho­ras exa­mi­nan­do mi ca­ra an­te el es­pe­jo en bus­ca de im­per­fec­cio­nes inexis­ten­tes, pe­lliz­cán­do­me la piel has­ta que me san­gra­ba. Les pre­gun­ta­ba cons­tan­te­men­te a mis no­vios por cier­tos ras­gos de mi as­pec­to fí­si­co has­ta tal pun­to que as­fi­xia­ba las re­la­cio­nes. Me da­ba cuen­ta de que mis ac­cio­nes no eran nor­ma­les y de que iban a peor. Fui al mé­di­co y me diag­nos­ti­có de­pre­sión. Con la ayu­da de an­ti­de­pre­si­vos, ter­mi­né mi gra­do y me la­bré una bue­na ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. Pe­ro al­gu­nas ideas odio­sas so­bre mi cuer­po se­guían la­ten­tes.

Des­pués de unos me­ses me­di­cán­do­me, me pu­se las za­pa­ti­llas de nue­vo, prin­ci­pal­men­te pa­ra man­te­ner mi pe­so a raya. Al prin­ci­pio, fue ho­rri­ble. En cam­bio, cuan­do me uní a un gru­po de run­ning, al­go cam­bió. Su apo­yo y alien­to me ayu­da­ron a dis­fru­tar de la ac­ti­vi­dad y a apre­ciar los lo­gros de mi cuer­po. ¡In­clu­so me apun­té a al­gu­na ca­rre­ra! Tam­bién acu­dí a te­ra­pia. To­da­vía si­go apren­dien­do he­rra­mien­tas que me per­mi­tan des­te­rrar esos sen­ti­mien­tos dis­tor­sio­na­dos en re­la­ción con mi cuer­po. Cuan­do pien­so co­sas ne­ga­ti­vas me pre­gun­to si ten­go prue­bas pa­ra sa­ber lo que real­men­te es­tán pen­san­do las per­so­nas so­bre mí. Dar­me cuen­ta de que no las hay me ayu­da a con­tro­lar los pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos an­tes de que me atra­pen. He­rra­mien­tas co­mo es­ta me han ayu­da­do a ver mi TDC tal y co­mo es; una ma­la pa­sa­da que me jue­ga mi ce­re­bro.

La TDC afec­ta a una de ca­da 50 per­so­nas en Es­ta­dos Uni­dos, y la ma­yo­ría son mu­je­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.