CON LUZ PRO­PIA

Women's Health (Spain) - - MENTEACTIVA - POR ROISÍN DERVISH-O’KA­NE Y MA­RÍA VI­LLAR

El in­som­nio es un mal que afec­ta a to­dos los as­pec­tos de la vi­da de quien lo pa­de­ce, in­clu­so a la sa­lud men­tal, lo que jus­ti­fi­ca in­ver­tir tiem­po y di­ne­ro pa­ra en­con­trar una so­lu­ción. Aho­ra pa­re­ce pro­ba­da la in­fluen­cia de la luz en nues­tros ci­clos de sue­ño, y qui­zá po­da­mos apro­ve­char­nos de es­to pa­ra re­ver­tir la si­tua­ción.

¿Cuán­tas ove­jas has con­ta­do a lo lar­go de tu vi­da? Si el nú­me­ro que nos vas a dar tie­ne va­rias ci­fras, pue­de que te sien­tas iden­ti­fi­ca­da con la siguiente si­tua­ción. Al lle­gar la no­che, ni con­si­de­ras la idea de me­ter­te pron­to en la ca­ma por­que sa­bes que no te dor­mi­rás an­tes de la una, sin em­bar­go, ra­ra es la vez que aguan­tas en po­si­ción ho­ri­zon­tal más allá de las sie­te. Es la pe­sa­di­lla de los in­som­nes, y de­be­rías in­ten­tar po­ner­le lí­mi­te por­que es­tá en jue­go tu sa­lud men­tal. El doc­tor Fran­cis­co Javier Puer­tas, vi­ce­pre­si­den­te de la So­cie­dad Española del Sue­ño, lo tie­ne cla­ro: “Los tras­tor­nos de sue­ño, en es­pe­cial el in­som­nio, se aso­cian a ma­yor ries­go de de­pre­sión y an­sie­dad”. Un fac­tor muy im­pli­ca­do en la con­ci­lia­ción del sue­ño es la ex­po­si­ción a las lu­ces. El doc­tor Puer­tas ex­pli­ca que si so­lo es­tu­vié­ra­mos ex­pues­tos a luz blan­ca na­tu­ral dor­mi­ría­mos me­jor: “Es­ta tie­ne ma­yor componente de luz azul por las ma­ña­nas (y es­to es lo que im­pi­de la se­cre­ción de me­la­to­ni­na du­ran­te el día), sin em­bar­go pre­do­mi­na en ella la luz cá­li­da ama­ri­lla al atar­de­cer”. Has­ta aquí to­do en or­den, pe­ro el ci­clo se al­te­ra cuan­do nos ex­po­ne­mos a la luz ar­ti­fi­cial y a los dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos: “Es­tos há­bi­tos in­hi­ben la se­cre­ción de me­la­to­ni­na y ha­cen que el sue­ño sea más su­per­fi­cial y frag­men­ta­do”, con­cre­ta Puer­tas.

Sa­bien­do la gran in­fluen­cia que tie­ne la ilu­mi­na­ción en el sue­ño, hay es­tu­dios de yo­ga que han im­ple­men­ta­do la pro­yec­ción de lu­ces en sus cla­ses pa­ra ayu­dar a dor­mir me­jor, co­mo el lon­di­nen­se Ch­ro­ma Yo­ga. Sin em­bar­go, Yo­lan­da Váz­quez, di­rec­to­ra de la re­vis­ta Yo­ga Fit y pro­fe­so­ra de yo­ga afir­ma que no se­ría ne­ce­sa­rio es­te mix pa­ra lo­grar un efec­to re­pa­ra­dor: “La pro­pia prác­ti­ca de yo­ga ya pue­de in­fluir en la ca­li­dad del sue­ño. Es ha­bi­tual que las per­so­nas lo prac­ti­can a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na no­ten có­mo es­tán más ac­ti­va­das, y cuan­do lo prac­ti­can por la no­che ex­pe­ri­men­tan cal­ma y un sue­ño más pro­fun­do y de ca­li­dad”. La ins­truc­to­ra pun­tua­li­za que don­de sí ve más uti­li­dad en la pro­yec­ción de lu­ces en las cla­ses de yo­ga es en las se­sio­nes con ni­ños y ado­les­cen­tes: “Son más sen­si­bles y re­cep­ti­vos a los cam­bios”, ex­pli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.