A DOS BAN­DAS

Si te gus­ta tu tra­ba­jo, pe­ro te pi­ca el gu­sa­ni­llo de te­ner un pro­yec­to pro­pio con el que desa­rro­llar tus ha­bi­li­da­des na­tu­ra­les, no eli­jas, com­pa­gi­na. Eso sí, an­tes ase­gú­ra­te de co­no­cer las cla­ves pa­ra que la aven­tu­ra sal­ga bien.

Women's Health (Spain) - - PURAVIDA - POR MA­RÍA VI­LLAR Y CLARE BAXTER

Se­liem­pre se ha di­cho que po­ner to­dos los hue­vos en la mis­ma ces­ta con­lle­va

ries­go de per­der­lo to­do si se rom­pen sus mim­bres. Te­nien­do en cuen­ta que ya no exis­ten los tra­ba­jos pa­ra to­da la vi­da, lo de dis­tri­buir los re­cur­sos es una idea a te­ner muy en cuen­ta, así que si te tien­ta es­ta op­ción, si­gue le­yen­do. Se­gún la em­pre­sa de es­tu­dios de mer­ca­do Roy Mor­gan, un 9,6% de la po­bla­ción ac­ti­va quie­re tra­ba­jar más por una de es­tas dos ra­zo­nes: por­que cuen­tan con un con­tra­to a tiem­po par­cial, o por­que aun te­nien­do una jor­na­da la­bo­ral com­ple­ta, as­pi­ran a más. Es­to nos ha­ce pen­sar que com­pa­ti­bi­li­zar un em­pleo por cuen­ta aje­na y otro por cuen­ta pro­pia se es­tá con­vir­tien­do en una ten­den­cia. Mu­chas per­so­nas es­tán co­men­zan­do a pen­sar en em­pren­der pa­ra te­ner ma­yor se­gu­ri­dad, me­jo­rar sus ha­bi­li­da­des, ob­te­ner un so­bre­suel­do o, sim­ple­men­te, pa­ra desa­rro­llar su pa­sión. ¿Te gus­ta la idea? ¿Te ves re­par­tien­do tu tiem­po en dos fren­tes? Pon tus ha­bi­li­da­des a tra­ba­jar pa­ra ti.

LA GRAN IDEA

¿Es­tás pen­san­do en di­se­ñar la ta­za de ca­fé per­fec­ta o una apli­ca­ción de net­wo­king que real­men­te fun­cio­ne? No ha­gas lo pri­me­ro que se te pa­se por la ca­be­za; pre­gún­ta­te qué es lo que la gen­te ne­ce­si­ta. Y des­pués (aquí vie­ne lo di­fí­cil) in­ten­ta ver si es via­ble. Es­to te se­rá más fá­cil si bus­cas en­tre esos pe­que­ños pro­ble­mas que ocu­rren en tu día a día. Si pen­sa­mos en ne­go­cios re­cien­tes que han triun­fa­do, po­de­mos apli­car es­ta fór­mu­la. Por ejem­plo, en el ca­so de Wa­lla­pop. Es­ta apli­ca­ción re­sol­vió la ne­ce­si­dad de per­so­nas que que­rían des­ha­cer­se de co­sas que ya no usa­ban por­que ha­bían com­pra­do otras nue­vas y no te­nían es­pa­cio pa­ra guar­dar­las, pe­ro tam­po­co que­rían ti­rar­las. Y ga­nar unos eu­ros, aun­que no fue­ran mu­chos, era una ma­ne­ra de sa­car­les pro­ve­cho.

Por otra par­te, an­tes de lan­zar­te de­bes pre­gún­ta­te qué áreas de co­no­ci­mien­to son tus pre­fe­ri­das. Ta­nia La­san­ta, men­to­ra de em­pren­de­do­res (www.ta­nia­la­san­ta.com), lo re­su­me así: “Tie­nes que bus­car el pun­to en el que con­flu­yen ta­len­to, pa­sión y ne­ce­si­dad en el mer­ca­do”.

APREN­DE DE LOS ME­JO­RES

En la era de in­ter­net es­ta­mos más co­nec­ta­dos que nun­ca, la ge­ne­ra­ción de con­tac­tos pro­fe­sio­na­les es mu­cho más flui­da y las opor­tu­ni­da­des se mul­ti­pli­can. To­das es­tas con­di­cio­nes crean el cal­do de cul­ti­vo per­fec­to pa­ra el cre­ci­mien­to pro­fe­sio­nal. Y no ha­ce fal­ta ser un ex­per­to en el ne­go­cio que se em­pren­de, a ve­ces es más im­por­tan­te el en­tu­sias­mo y es­fuer­zo que se le pon­ga. Pre­ci­sa­men­te, la po­si­bi­li­dad de ad­qui­rir nue­vos co­no­ci­mien­tos des­de ca­sa, a tra­vés del or­de­na­dor, nos po­ne en ban­de­ja apren­der de for­ma au­to­di­dac­ta so­bre ca­si cual­quier cam­po. “El mun­do 2.0 ha de­mo­cra­ti­za­do las opor­tu­ni­da­des y es­to ha pro­pi­cia­do que ca­da vez más per­so­nas lan­cen pro­yec­tos nue­vos”, ex­pli­ca la ex­per­ta. La­san­ta apun­ta que, ade­más del apren­di­za­je, in­ter­net nos ofre­ce di­ver­sas pla­ta­for­mas pa­ra mos­trar nues­tro tra­ba­jo,

que de­be­mos apro­ve­char pa­ra pro­mo­cio­nar­nos y huir de la com­pa­ra­ción con otros. “Hay que sa­ber ges­tio­nar emo­cio­nal­men­te es­tas he­rra­mien­tas pa­ra que no cau­sen in­se­gu­ri­dad y pa­rá­li­sis por aná­li­sis”.

EQUIVOCARSE ES DE SA­BIOS

Se­gu­ra­men­te co­noz­cas la ca­ra ama­ble del em­pren­di­mien­to, lo bo­ni­to que es ser tu pro­pio je­fe y lo pro­duc­ti­vo que re­sul­ta or­ga­ni­zar tu pro­pio ho­ra­rio. Pe­ro es­te mun­do tam­bién tie­ne una ca­ra B: has­ta que se da con la fór­mu­la co­rrec­ta pa­ra que un ne­go­cio des­pe­gue se co­me­ten nu­me­ro­sos erro­res. La cla­ve es asu­mir­los con una men­ta­li­dad po­si­ti­va. “Mu­chos em­pren­de­do­res se cues­tio­nan a sí mis­mos ca­da vez que un pro­yec­to no sa­le co­mo es­pe­ra­ban. In­ten­tar va­lo­rar to­das la va­ria­bles que han po­di­do in­fluir en esos fa­llos es lo que nos da­rá in­for­ma­ción pa­ra sa­car con­clu­sio­nes y evo­lu­cio­nar”, se­ña­la la ex­per­ta. Pa­ra no en­trar en un bu­cle de ne­ga­ti­vi­dad, ro­déa­te de gen­te que te en­ri­quez­ca, con la que pue­das con­ver­sar y que te dé una opi­nión rea­lis­ta so­bre tu pro­yec­to.

APRO­VE­CHA LAS VEN­TA­JAS

Pre­pa­rar un pro­yec­to pro­pio, mien­tras si­gues de­di­can­do ocho ho­ras al día a tra­ba­jar pa­ra otra em­pre­sa pue­de ser ago­ta­dor. Se sue­le tra­du­cir en ce­ro tiem­po de ocio y una lu­cha cons­tan­te con el can­san­cio. Qui­zás nos es­te­mos po­nien­do un po­co en ‘mo­do ma­dre’, pe­ro te lo te­ne­mos que de­cir: más tiem­po no sig­ni­fi­ca más pro­duc­ti­vi­dad. Se tra­ta de ex­pri­mir al má­xi­mo las ho­ras que de­di­cas a sa­car ade­lan­te tu em­pre­sa y pa­ra ello es im­por­tan­te es­tar fo­ca­li­za­do en lo ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te. Pién­sa­lo, cuan­do es­tás en la ofi­ci­na tra­ba­jan­do pa­ra tu je­fe, preo­cu­pa­cio­nes co­mo ha­cer la com­pra o pre­pa­rar la co­mi­da no te ro­ban la aten­ción. Si no te sien­tes ca­paz de au­to­ges­tio­nar­te des­de ca­sa, los es­pa­cios de co­wor­king son una bue­na op­ción. Ta­nia La­san­ta nos ha­bla des­de su pro­pia ex­pe­rien­cia: “Me per­mi­te co­no­cer a otros em­pren­de­do­res, crear si­ner­gias, re­unir­me con clien­tes, ser más efi­cien­te y ves­tir­me de per­so­na ca­da día”.

Y un úl­ti­mo con­se­jo: no seas una je­fa muy du­ra con­ti­go mis­ma. Si un día has es­ta­do mu­chas ho­ras de­lan­te del or­de­na­dor, al siguiente ter­mi­na an­tes y tó­ma­te un ca­fé con una ami­ga. Nun­ca se sa­be don­de pue­de es­tar la ins­pi­ra­ción...

¿QUÉ ES UN MEN­TOR DE EM­PREN­DE­DO­RES? “Es un pro­fe­sio­nal que guía, a par­tir de su ex­pe­rien­cia a per­so­nas que co­mien­zan, pa­ra dar­les apo­yo y con­fian­za”, TA­NIA LA­SAN­TA

Pa­tri­cia Mar­tín Fi­sio­te­ra­peu­ta, ins­truc­to­ra de pi­la­tes y fun­da­do­ra de who­le­foo­dand­cook.com.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.