Los be­ne­fi­cios del fitness

Sin ejer­ci­cio, ¿en una píl­do­ra?

Women's Health (Spain) - - CONTENIDO - POR AMA­LIA PANEA Y NI­CO­LA TWILLEY

Co­mo a no­so­tras, pue­de que te ha­ya pillado por sor­pre­sa la po­si­bi­li­dad, ca­da vez más cer­ca­na y real, de que lle­gue a las far­ma­cias una pas­ti­lla que sus­ti­tu­ya los be­ne­fi­cios del ejer­ci­cio. Pe­ro, por suer­te, te ade­lan­ta­mos que no se­rá el fi­nal de los gim­na­sios. Tal vez te pa­rez­ca cien­cia fic­ción, pe­ro cam­bia­rás de opi­nión cuan­do co­noz­cas la his­to­ria de es­te com­pues­to, con qué fin se es­tá desa­rro­llan­do y sus efec­tos se­cun­da­rios. Y, lo más im­por­tan­te: con la ayu­da de nues­tros ex­per­tos te da­rás cuenta de lo ma­ra­vi­llo­so que re­sul­ta po­ner­se las za­pa­ti­llas y mo­ver el cuer­po.

El ger­men de las in­ves­ti­ga­cio­nes acer­ca del com­pues­to CX-516 (516 pa­ra abre­viar), se re­mon­ta a 1940, cuan­do un jo­ven epi­de­mió­lo­go lon­di­nen­se lla­ma­do Jerry Mo­rris se dio cuenta del alar­man­te in­cre­men­to en la fre­cuen­cia de ata­ques al co­ra­zón en la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX. Aun­que no ha­bía una ex­pli­ca­ción pro­ba­da, el cien­tí­fi­co sos­pe­cha­ba que po­dría te­ner re­la­ción con las ocu­pa­cio­nes se­den­ta­rias, así que se pro­pu­so mo­ni­to­ri­zar la ac­ti­vi­dad de los con­duc­to­res de au­to­bús de Lon­dres, dan­do lu­gar al pri­mer es­tu­dio cuan­ti­ta­ti­vo y sis­te­má­ti­co so­bre ac­ti­vi­dad fí­si­ca rea­li­za­do en el mun­do. ¿Su con­clu­sión?

Los au­to­bu­se­ros se­den­ta­rios eran ca­si dos ve­ces más pro­pen­sos a mo­rir de un ata­que car­día­co que los que subían y ba­ja­ban es­ca­le­ras to­dos los días.

Es­ta es la pri­me­ra in­ves­ti­ga­ción que vin­cu­la di­rec­ta­men­te la ac­ti­vi­dad fí­si­ca con la sa­lud y la lon­ge­vi­dad, una re­la­ción que mo­vió años des­pués a otros in­ves­ti­ga­do­res a em­bar­car­se en la ti­tá­ni­ca bús­que­da de un me­di­ca­men­to que pu­die­ra emu­lar los efec­tos po­si­ti­vos del ejer­ci­cio so­bre nues­tra sa­lud. Pe­ro sus pro­pó­si­tos no eran, co­mo ca­bría pen­sar, aca­bar con las Olim­pia­das, ha­cer­nos va­gos o ga­nar mi­llo­nes a ba­se de me­di­car a las per­so­nas se­den­ta­rias. El por­qué de es­te com­pues­to, ¡por suer­te!, tie­ne un fin más altruista. Al me­nos, de mo­men­to.

Pe­ro si­ga­mos con la his­to­ria del 516. ¿Si­guien­te pa­ra­da? El Salk Ins­ti­tu­te en San Die­go (EE.UU.), don­de el co­no­ci­do bió­lo­go Ro­nald Evans desa­rro­lló los pri­me­ros en­sa­yos clí­ni­cos de es­te com­pues­to con ra­to­nes. Pa­ra ha­cer­lo más gráfico, te ha­bla­re­mos de dos pe­que­ños ami­gos ani­ma­les: Couch Po­ta­to Mou­se y Lan­ce Arms­trong Mou­se.

En el fu­tu­ro ayu­da­rá a las per­so­nas con im­pe­di­men­tos fí­si­cos pa­ra ha­cer ejer­ci­cio.

LA CA­RA Y LA CRUZ

Couch Po­ta­to Mou­se fue cria­do de for­ma com­ple­ta­men­te se­den­ta­ria: su úni­co ejer­ci­cio dia­rio se li­mi­ta­ba a des­pla­zar­se ha­cia un ta­zón re­bo­san­te de co­mi­da. El po­bre ra­tón es­ta­ba le­tár­gi­co y mos­tra­ba vi­si­bles lor­zas de gra­sa ba­jo una del­ga­da piel de as­pec­to gra­sien­to. Lan­ce Arms­trong Mou­se fue cria­do ba­jo las mis­mas con­di­cio­nes. Sin em­bar­go, su cuer­po es­ta­ba del­ga­do y de­fi­ni­do, sus ojos y pe­la­je, bri­llan­tes; y su men­te, aler­ta. ¿El secreto de su saludable as­pec­to y ener­gía? Una do­sis dia­ria de 516. Así de fá­cil.

Aho­ra, cla­ro, que­rrás sa­ber qué es exac­ta­men­te es­ta píl­do­ra con tan­tos po­de­res. “Es un fár­ma­co de am­pa­ki­na y noo­tró­pi­co que ac­túa co­mo un mo­du­la­dor alos­té­ri­co po­si­ti­vo del re­cep­tor AMPA”, ex­pli­ca el doc­tor Án­gel Vi­lla­mor, trau­ma­tó­lo­go y di­rec­tor mé­di­co de iq­tra Me­di­ci­na Avan­za­da. ¿Te has que­da­do igual que es­ta­bas? Co­mo nos acla­ra el ex­per­to, pro­du­ce un au­men­to en el nú­me­ro de co­ne­xio­nes neu­ro­na­les a di­fe­ren­tes te­ji­dos, en­tre ellos el mus­cu­lar”. ¿Có­mo imi­ta los efec­tos del ejer­ci­cio? “Ele­va la com­bus­tión de gra­sas, pe­ro no de glu­có­geno, co­mo en los atle­tas de éli­te”, pun­tua­li­za. Y es aquí don­de ra­di­ca el quid de la cues­tión: en la que­ma de gra­sa y no de azú­car. Po­dría­mos de­cir que el 516 ac­túa imi­tan­do el efec­to del ejer­ci­cio de re­sis­ten­cia y, ade­más, al­te­ran­do el men­sa­je que un gen lla­ma­do Ppar-del­ta en­vía a las cé­lu­las. Cuan­do el pro­fe­sor Evans co­men­zó a dar­le es­ta pas­ti­lla a los ra­to­nes des­cu­brió que cua­tro se­ma­nas des­pués ha­bían au­men­ta­do su re­sis­ten­cia has­ta un 75%. Y ade­más su com­po­si­ción mus­cu­lar ha­bía cam­bia­do ha­cia fi­bras len­tas, el ti­po que pre­do­mi­na en los co­rre­do­res de fon­do.

Los ra­to­nes do­pa­dos co­rrían más le­jos, en par­te por­que a sus músculos se les ha­bía in­di­ca­do que que­ma­ran gra­sas y aho­rra­sen car­bohi­dra­tos. Y no so­lo eso: tar­da­ban más tiem­po en ago­tar­se.

Pe­ro Evans no fue el pri­me­ro en in­ves­ti­gar la “píl­do­ra del ejer­ci­cio”. Una fór­mu­la ini­cial fue desa­rro­lla­da ya a fi­na­les de los 90 por el bió­lo­go quí­mi­co Tim Wil­son en los la­bo­ra­to­rios de la far­ma­céu­ti­ca Gla­xos­mith­kli­ne. La ha­bi­li­dad del 516 pa­ra dis­mi­nuir los ni­ve­les de in­su­li­na y tri­gli­cé­ri­dos ini­cial­men­te hizo pen­sar a Wil­son en un pro­me­te­dor tra­ta­mien­to con­tra el sín­dro­me me­ta­bó­li­co, un con­jun­to de con­di­cio­nes que ac­túa co­mo un pre­cur­sor de las en­fer­me­da­des car­día­cas y la dia­be­tes. Pe­ro en 2007 Gla­xos­mith­kli­ne ar­chi­vó el asun­to cuan­do, al ca­bo de dos años, los ra­to­nes que ha­bían si­do tra­ta­dos con es­te me­di­ca­men­to desa­rro­lla­ron cán­cer en un por­cen­ta­je mu­cho ma­yor que los que no ha­bían to­man­do la me­di­ci­na. El mis­mo año en el que Wil­son le dio car­pe­ta­zo al 516, el pro­fe­sor Evans em­pe­zó a in­ves­ti­gar el com­pues­to en el Salk Ins­ti­tu­te (EE.UU.) pa­ra desa­rro­llar una ver­sión me­nos tó­xi­ca. Pe­ro no es el úni­co. Tras él, di­fe­ren­tes in­ves­ti­ga­do­res de to­do el mun­do em­pe­za­ron a tra­ba­jar en una ca­rre­ra con­tra­rre­loj pa­ra dar con el san­to grial.

CAM­BIO DE PA­RA­DIG­MA

El in­te­rés que en­tre la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca ha des­per­ta­do el com­pues­to

516 de­be­ría lle­var­nos a con­tem­plar el ejer­ci­cio, de una vez por to­das, co­mo una ne­ce­si­dad tan im­por­tan­te co­mo dor­mir o co­mer bien. Nos ju­ga­mos mu­cho al no ha­cer­lo, ya que, co­mo afir­ma la OMS, en las úl­ti­mas dé­ca­das las muer­tes aso­cia­das al se­den­ta­ris­mo ‘vo­lun­ta­rio’ se han tri­pli­ca­do.

Jus­ta­men­te, en en las en­fer­me­da­des que im­pi­den la ac­ti­vi­dad fí­si­ca es don­de el

516 co­bra real­men­te sen­ti­do. Por­que, co­mo sub­ra­ya el Dr. Vi­lla­mor, “da­do que ha­bla­mos de un me­di­ca­men­to, no ten­dría sen­ti­do pen­sar que una per­so­na sa­na qui­sie­ra to­mar una pas­ti­lla en lu­gar de rea­li­zar una ac­ti­vi­dad fí­si­ca de ma­ne­ra dia­ria, con to­dos los be­ne­fi­cios que con­lle­va: dis­mi­nu­ción del es­trés;

in­cre­men­to de la au­to­es­ti­ma; me­jo­ra de la for­ma y re­sis­ten­cia; re­gu­la­ción de la ten­sión ar­te­rial, de los ni­ve­les de co­les­te­rol y de glu­co­sa; man­te­ni­mien­to de la den­si­dad ósea; y au­men­to de la fle­xi­bi­li­dad y mo­vi­li­dad”.

Así que no, el 516 no se­rá la píl­do­ra que aca­be con el ejer­ci­cio, sino el fár­ma­co que ayu­de a las per­so­nas que no pue­den ha­cer­lo o que pa­de­cen en­fer­me­da­des co­mo el Alz­hei­mer o la dia­be­tes. Aun­que, co­mo ve­rás, en es­te pun­to tam­bién que­dan por de­lan­te años de in­ves­ti­ga­ción.

Vol­vien­do a los be­ne­fi­cios que apor­ta el ejer­ci­cio, que­re­mos de­cir­te que eres una afor­tu­na­da si has con­ver­ti­do la ac­ti­vi­dad fí­si­ca en un há­bi­to e, in­clu­so, en una pla­cen­te­ra ne­ce­si­dad. Por­que aun­que su­pon­ga me­jo­ras fí­si­cas, el 516 nun­ca po­drá con­se­guir to­do el aba­ni­co de be­ne­fi­cios que apor­ta un en­tre­na­mien­to real. En­tre ellos, un inigua­la­ble cóc­tel hor­mo­nal, que es pre­ci­sa­men­te el que ha­ce que, pa­sa­das las agu­je­tas o el tiem­po de adap­ta­ción, em­pie­ces a ne­ce­si­tar tu do­sis dia­ria de ejer­ci­cio. Y es que, co­mo ex­pli­ca el Dr. Vi­lla­mor, “du­ran­te la ac­ti­vi­dad fí­si­ca se li­be­ran di­fe­ren­tes hor­mo­nas, te­nien­do ca­da una de ellas un efec­to fí­si­co y men­tal. “La hor­mo­na an­ti­diu­ré­ti­ca (se aso­cia con la ab­sor­ción de lí­qui­dos en la ve­ji­ga, por lo que pro­du­ce la sen­sa­ción de ne­ce­si­dad de ir al ba­ño tras la prác­ti­ca de­por­ti­va), la del cre­ci­mien­to (en­tre otras fun­cio­nes, ac­túa en el me­ta­bo­lis­mo de las gra­sas), la pro­lac­ti­na (in­ci­de en el me­ta­bo­lis­mo de las sa­les), la va­so­pre­si­na (re­gu­la­do­ra de la hi­dra­ta­ción) o las en­dor­fi­nas (au­men­tan el es­ta­do de bie­nes­tar y dis­mi­nu­yen la sen­sa­ción de do­lor)”.

Pe­ro hay otros be­ne­fi­cios, y no me­nos im­por­tan­tes, que apor­ta el ejer­ci­cio. Te ha­bla­mos de esa sen­sa­ción de su­pera­ción que su­po­ne cru­zar la lí­nea de me­ta en una ca­rre­ra, de la li­ber­tad que te pro­por­cio­na esquiar en una la­de­ra ne­va­da, del pla­cer que te re­por­ta ju­gar al pá­del con tu chi­co, del bie­nes­tar que te apor­ta reír y su­dar en una cla­se de spin­ning con tus ami­gas o de la re­co­ne­xión y bie­nes­tar men­tal tras una cla­se de yo­ga. “El ma­yor lo­gro que de­be­ría­mos per­se­guir res­pec­to al ejer­ci­cio fí­si­co es en­ten­der que sus be­ne­fi­cios no son so­lo es­té­ti­cos, sino que la me­jo­ría or­gá­ni­ca, me­ta­bó­li­ca y so­cial con­vier­ten la prác­ti­ca de­por­ti­va en sa­lud pro­pia­men­te di­cha. La sen­sa­ción de com­par­tir ese es­fuer­zo y esos mo­men­tos con per­so­nas a las que quie­res y ce­le­brar el triun­fo del ob­je­ti­vo con­se­gui­do es al­go que no se pue­de lo­grar con una pas­ti­lla”, di­ce el Dr. Vi­lla­mor, quien tras prac­ti­car es­ca­la­da du­ran­te años, aho­ra in­ten­ta rea­li­zar to­dos los de­por­tes po­si­bles: ci­clis­mo, surf, es­quí al­pino, ki­te­surf… ¿Qué pre­fie­res aho­ra, pres­cri­bir­te una pas­ti­lla o una se­sión de moun­tain bi­ke en fa­mi­lia?

¿Te acuer­das de Mo­rris y su es­tu­dio so­bre los con­duc­to­res de au­to­bu­ses? Su teo­ría so­bre la im­por­tan­cia del ejer­ci­cio y la re­la­ción en­tre su au­sen­cia y la muer­te y en­fer­me­dad, fue pu­bli­ca­da en The Lan­cet co­mo al­go ca­si es­can­da­lo­so. Por suer­te, en las dé­ca­das si­guien­tes y has­ta el pre­sen­te, los be­ne­fi­cios del ejer­ci­cio fí­si­co han si­do con­fir­ma­dos es­tu­dio tras es­tu­dio, lle­gan­do a re­la­cio­nar en la ac­tua­li­dad la ac­ti­vi­dad fí­si­ca con la pre­ven­ción de más de 40 con­di­cio­nes cró­ni­cas, des­de el es­tre­ñi­mien­to al cán­cer de co­lon, la de­pre­sión o la dia­be­tes.

Tal es el pe­so de es­ta evi­den­cia que si al­guno de los cien­tí­fi­cos fue­ra ca­paz de desa­rro­llar un me­di­ca­men­to que pu­die­ra re­pro­du­cir de for­ma se­gu­ra los be­ne­fi­cios del ejer­ci­cio, pro­ba­ble­men­te se­ría el ma­yor des­cu­bri­mien­to far­ma­céu­ti­co de la his­to­ria. Pe­ro, so­bre to­do, po­dría re­de­fi­nir el con­cep­to de ejer­ci­cio que ma­ne­ja­mos ac­tual­men­te, al igual que ocu­rrió con la ali­men­ta­ción. Así, cuan­do los cien­tí­fi­cos des­cu­brie­ron las vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les, la co­mi­da se trans­for­mó en nu­trien­tes. Si ocu­rre lo mis­mo en el cam­po de­por­ti­vo, los avan­ces cien­tí­fi­cos en los pró­xi­mos años res­pec­to a la ac­ti­vi­dad fí­si­ca po­drían lle­gar a ca­ta­lo­gar­la co­mo una fuen­te de be­ne­fi­cios químicos e, in­clu­so, el de­por­te po­dría ser re­di­se­ña­do pa­ra op­ti­mi­zar sus re­sul­ta­dos mo­le­cu­la­res. ¿Te ima­gi­nas? En un fu­tu­ro no muy le­jano po­dría­mos lle­gar a con­si­de­rar nues­tras cla­ses de pi­la­tes o las que­da­das de run­ning co­mo un saludable ac­to de au­to­me­di­ca­ción.

El 516 no ha si­do aún apro­ba­do y no es se­gu­ro con­se­guir­lo por in­ter­net.

LA CIEN­CIA DEL SU­DOR

Ali Ta­vo­li es un pro­fe­sor de bio­lo­gía quí­mi­ca en la Uni­ver­si­dad de Los Ham­ptons (EE.UU.) y el des­cu­bri­dor del lla­ma­do ‘com­pues­to 14’, que en­con­tró por pu­ra ca­sua­li­dad. Eso le ha va­li­do pa­ra que su la­bo­ra­to­rio es­té aho­ra al fren­te de

la ca­rre­ra por el de­sa­rro­llo de la píl­do­ra del ejer­ci­cio, aun­que él se mues­tre muy sor­pen­di­do. Pe­ro ¿por qué tan­to bom­bo con es­te com­pues­to? Su for­mu­la­ción se ha mos­tra­do ca­paz de re­equi­li­brar el ni­vel de azú­car en san­gre en ra­to­nes obe­sos a la vez que reducían el 5% de su pe­so cor­po­ral. Es­ta as­tu­ta fór­mu­la ac­túa en­ga­ñan­do a las cé­lu­las pa­ra que piensen que es­tán ago­tan­do la ener­gía, ha­cien­do que em­pie­cen a que­mar las re­ser­vas cor­po­ra­les.

Mien­tras Ta­vo­li desa­rro­lla­ba su in­ves­ti­ga­ción, Bru­ce Spie­gel­man, bió­lo­go ce­lu­lar en la Uni­ver­si­dad de Har­vard (EE.UU.), des­cu­bría dos hor­mo­nas del ejer­ci­cio. Una de ellas, la iri­si­na, vuel­ve me­ta­bó­li­ca­men­te iner­te la gra­sa blan­ca de los ra­to­nes en ac­ti­vas mi­to­con­drias que que­man la gra­sa ma­rrón. Ade­más, Spie­gel­man afir­ma te­ner evi­den­cias de que tam­bién pue­de au­men­tar los ni­ve­les de pro­teí­nas sa­lu­da­bles en el área del ce­re­bro aso­cia­da con el apren­di­za­je y la me­mo­ria. Ac­tual­men­te, es­te in­ves­ti­ga­dor es­ta es­tu­dian­do un ter­cer com­pues­to ca­paz de ac­tuar so­bre la con­trac­ción de las fi­bras mus­cu­la­res.

HA­CIA LA LÍ­NEA DE ME­TA

En­tre el elen­co ac­tual de com­pe­ti­do­res pa­ra con­se­guir “la píl­do­ra del ejer­ci­cio”, el pro­fe­sor Evans es el más cer­cano a la lí­nea de me­ta. El año pa­sa­do su com­pa­ñía, Mi­to­brid­ge, lan­zó las prue­bas de la fa­se uno del 516 en hu­ma­nos. Pe­ro su ob­je­ti­vo no es tan­to con­se­guir una pas­ti­lla que nos aho­rre ha­cer ejer­ci­cio, sino un me­di­ca­men­to que ayu­de a quie­nes no pue­den ha­cer­lo. Pe­ro no hay que ol­vi­dar que ni el se­den­ta­ris­mo ni pa­to­lo­gías co­mo el sín­dro­me me­ta­bó­li­co es­tán re­co­no­ci­dos co­mo en­fer­me­dad. Es­to sig­ni­fi­ca que cual­quie­ra que quie­ra co­mer­cia­li­zar una píl­do­ra del ejer­ci­cio en Es­ta­dos Uni­dos de­be con­se­guir pre­via­men­te su apro­ba­ción co­mo tra­ta­mien­to pa­ra la en­fer­me­dad que cum­pla con los cri­te­rios de la Food and Drug Ad­mi­nis­tra­tion (FDA). Los cien­tí­fi­cos son, en es­te sen­ti­do, op­ti­mis­tas. Co­mo cuenta el pro­pio Evans, las es­ta­ti­nas fue­ron ini­cial­men­te apro­ba­das pa­ra quie­nes ha­bían su­fri­do ata­ques al co­ra­zón. Pe­ro tres dé­ca­das des­pués, son pres­cri­tas ru­ti­na­ria­men­te a diez mi­llo­nes de per­so­nas que úni­ca­men­te tie­nen el co­les­te­rol al­to. Te­nien­do es­to en men­te, Mi­to­brid­ge es­tá tes­tan­do sus me­di­ca­men­tos co­mo un tra­ta­mien­to pa­ra la dis­tro­fia mus­cu­lar de Du­chen­ne, una en­fer­me­dad ge­né­ti­ca que pro­du­ce la pér­di­da de ma­sa mus­cu­lar. Y aquí sí que aplau­di­mos y desea­mos la pron­ta co­mer­cia­li­za­ción del 516.

¿Pe­ro es­ta­mos ha­blan­do de una qui­me­ra o una reali­dad cer­ca­na? ¿Cuán­do se po­drá dis­po­ner de es­tos fár­ma­cos? Tan­to Evans co­mo el pro­fe­sor Spie­gel­man con­fían en que los me­di­ca­men­tos que imi­tan al­gu­nos de los efec­tos be­ne­fi­cio­sos del ejer­ci­cio pue­dan pres­cri­bir­se den­tro de unos 15 años. El pro­fe­sor Ta­vas­so­li, sin em­bar­go, es más es­cép­ti­co. Su prin­ci­pal tra­ba­jo ra­di­ca en la in­ves­ti­ga­ción del cán­cer y es muy cons­cien­te de que cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos en el me­ta­bo­lis­mo es­tán vin­cu­la­dos con el cre­ci­mien­to de tu­mo­res. Su mie­do es que, ele­van­do ar­ti­fi­cial­men­te la ve­lo­ci­dad a la que las cé­lu­las mus­cu­la­res que­man ener­gía, es­to pue­da te­ner con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas a lar­go pla­zo. Ade­más, co­mo aña­de Vi­lla­mor, “el po­si­ble efec­to be­ne­fi­cio­so que se le pre­su­po­ne al 516 se­ría di­fí­cil de apli­car en do­len­cias ab­so­lu­ta­men­te di­fe­ren­tes, don­de la cau­sa ge­né­ti­ca de ca­da una de ellas es tam­bién muy dis­tin­ta”.

Sin em­bar­go, y ha­blan­do de en­fer­me­da­des, pue­de que val­ga la pe­na to­mar es­te fár­ma­co, pe­se a los po­si­bles efec­tos se­cun­da­rios. Pa­ra al­guien con dis­tro­fia mus­cu­lar de Du­chen­ne, por ejem­plo, el

516 ten­dría sen­ti­do. Pe­ro el aná­li­sis de cos­te-be­ne­fi­cio es más com­pli­ca­do en la po­bla­ción ge­ne­ral. Co­mo se­ña­la el Dr. Vi­lla­mor, “to­do lo que que­ra­mos al­te­rar de ma­ne­ra quí­mi­ca sin jus­ti­fi­ca­ción clí­ni­ca real no tie­ne mu­cho sen­ti­do”.

EL COM­PUES­TO CLAN­DES­TINO

Aun­que el 516 aún no se ha apro­ba­do, ya hay gen­te que lo es­tá to­man­do. ¿Có­mo es po­si­ble? La ex­pli­ca­ción es­tá en que una vez que la es­truc­tu­ra de un nue­vo com­pues­to es pu­bli­ca­da, los la­bo­ra­to­rios son li­bres de sin­te­ti­zar­lo pa­ra la ven­ta, pe­ro so­lo con fi­nes de in­ves­ti­ga­ción. Co­mo ima­gi­na­rás, los pri­me­ros en pro­bar es­te com­pues­to fue­ron atle­tas de éli­te. De ahí que la Agen­cia Mun­dial An­ti­do­pa­je aña­die­ra el 516 a su lis­ta de sus­tan­cias prohi­bi­das en 2009. Des­de en­ton­ces al me­nos seis ci­clis­tas pro­fe­sio­na­les han si­do sus­pen­di­dos por to­mar­lo.

Pe­ro lo más preo­cu­pan­te es que el 516, o más bien su imitación ile­gal, se pue­de con­se­guir en in­ter­net ba­jo el reclamo de

men­sa­jes co­mo ‘Think Ste­roids’ o ‘Jui­ced Mus­cles’. Y los con­su­mi­do­res son, so­bre to­do, cul­tu­ris­tas del se­xo mas­cu­lino. Su ‘jue­go secreto’ ra­di­ca en com­par­tir los re­sul­ta­dos pu­bli­can­do sel­fies en los que no se les ve la ca­ra. “Por in­ter­net se ven­de cual­quier sus­tan­cia o me­di­ca­men­to, ver­sio­nes ex­pe­ri­men­ta­les o clan­des­ti­nas del 516”, di­ce Na­cho Vi­llal­ba, en­tre­na­dor per­so­nal, ex­per­to en su­ple­men­ta­ción de­por­ti­va y au­tor de En­tre­na­mien­to per­so­na­li­za­do y ali­men­ta­ción. Mé­to­do de en­tre­na­mien­to NAVOBC y The Body Sha­per. ¿Es se­gu­ro com­prar on­li­ne es­te ti­po de sus­tan­cias? “No, se tra­ta de pro­duc­tos fal­si­fi­ca­dos que aten­tan con­tra la sa­lud pú­bli­ca”, di­ce ca­te­gó­ri­ca­men­te Vi­llal­ba, quien cree en el ejer­ci­cio co­mo un es­ti­lo de vi­da. “Pa­ra mí el de­por­te es su­pera­ción, dis­ci­pli­na, sa­lud y mo­ti­va­ción. No creo que nin­gu­na pas­ti­lla pue­da pro­por­cio­nar es­tos va­lo­res”, aña­de. El en­tre­na­dor re­cuer­da tam­bién que es­tos fár­ma­cos pue­den pro­vo­car cán­cer, se­gún in­for­mó en su mo­men­to la co­no­ci­da re­vis­ta New Yor­ker. “Co­mo di­ce Ro­land Evans, en el fu­tu­ro el 516 se­rá un me­di­ca­men­to con un ob­je­ti­vo cla­ro, el de ayu­dar a las per­so­nas que no pue­den ha­cer ejer­ci­cio por al­gu­na in­ca­pa­ci­dad fí­si­ca”, pun­tua­li­za Vi­llal­ba. Y re­cal­ca: “Yo, per­so­nal­men­te, ni lo he pro­ba­do ni lo ha­ré en un fu­tu­ro, por­que soy una per­so­na sa­na y bus­co en el ejer­ci­cio sa­tis­fac­ción per­so­nal. Prac­ti­co va­rios de­por­tes pa­ra con­se­guir el equi­li­brio en­tre un buen as­pec­to y una bue­na con­di­ción fí­si­ca”. Bye bye pe­re­za, ¡bien­ve­ni­do en­tre­na­mien­to!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.