CA­SI SIN ES­FUER­ZO

Women's Health (Spain) - - ESTILO WH -

Igual que las ga­fas 3D han cam­bia­do la for­ma en que se ve y se jue­ga con los vi­deo­jue­gos, el ICAROS Pro quie­re ha­cer lo mis­mo con tus en­tre­na­mien­tos. Se ba­sa en una ex­pe­rien­cia de reali­dad vir­tual que con­vier­te el en­tre­na­mien­to en un jue­go. Pre­pá­ra­te pa­ra su­bir­te a una es­truc­tu­ra ba­sa­da en un gi­ros­co­pio, que se pue­de ins­ta­lar en cual­quier gim­na­sio o en tu ca­sa (si tie­nes es­pa­cio y pre­su­pues­to de so­bra, cla­ro). Re­quie­re que el atle­ta se re­cues­te, apo­yan­do los an­te­bra­zos y pier­nas y con­tro­lan­do el man­do. ¿Y qué ha­ce el res­to de tu cuer­po mien­tras tan­to? Ase­gu­ran que se tra­ba­jan los músculos de ma­ne­ra in­te­gral, ade­más de con­tri­buir al equi­li­brio, la con­cen­tra­ción y los re­fle­jos mien­tras pre­ten­des ha­cer mo­vi­mien­tos –co­mo vo­lar o con­du­cir a tra­vés de pai­sa­jes– que ob­ser­vas por me­dio del cas­co de tecnología vir­tual.

Black Box VR pro­po­ne rea­li­zar un tra­ba­jo com­ple­to de gim­na­sia du­ran­te 30 mi­nu­tos trans­por­tán­do­te a otro mun­do. Los atle­tas se mue­ven en una avan­za­da má­qui­na de re­sis­ten­cia y con el cas­co de reali­dad vir­tual HTC Vi­ve en un es­pa­cio que ocu­pa la me­di­da de un cuar­to de ba­ño de ta­ma­ño fa­mi­liar. Pue­des ele­gir aden­trar­te en una ex­pe­rien­cia con­tra un ava­tar o fren­te a otros par­ti­ci­pan­tes. La com­pa­ñía pla­nea abrir un gim­na­sio bou­ti­que ex­clu­si­vo con es­ta mo­da­li­dad en San Fran­cis­co (EE.UU.).

Me­nos es­pa­cio aún ne­ce­si­tan los atle­tas que se aden­tran en es­te otro es­pa­cio. Aun­que no te­ne­mos muy cla­ro que lle­guen a Es­pa­ña los nue­vos gim­na­sios de China de so­lo cua­tro me­tros cua­dra­dos que han si­do re­par­ti­dos por Bei­jing. Unos cu­bícu­los con tecnología de van­guar­dia son la nue­va ten­den­cia fit en el país asiá­ti­co. El equi­po, que ofre­ce una ex­pe­rien­cia di­fe­ren­te a los clá­si­cos cen­tros de en­tre­na­mien­to, in­clu­ye una cin­ta de co­rrer, una te­le­vi­sión y ai­re acon­di­cio­na­do a un pre­cio de me­nos de dos dó­la­res la ho­ra. Sí, co­mo ima­gi­nas, lo re­ser­vas y ac­ce­des a él a tra­vés de un có­di­go QR que lee­rá tu smartp­ho­ne.

Pue­de que tam­bién vea­mos có­mo des­apa­re­cen los ban­cos de pe­sas y co­lo­can en su lu­gar una al­fom­bra… La em­pre­sa ali­can­ti­na Pa­vigym es la res­pon­sa­ble de la crea­ción de la al­fom­bra Pra­ma que ya se en­cuen­tra, por ejem­plo, en el Asp­halt Green de Nue­va York (EE.UU.). “De­pen­dien­do de có­mo se pro­gra­me el sis­te­ma, pue­de ser pa­ra prin­ci­pian­tes en el fitness o pa­ra atle­tas de éli­te. Pan­ta­llas in­ter­ac­ti­vas, sue­los y pa­re­des sen­si­bles a la pre­sión y com­bi­na­cio­nes de luz que si­guen la pre­sión car­día­ca cro­no­me­tran los sprint e in­ter­ac­túan con el de­por­tis­ta”, ex­pli­can.

Me­nos fu­tu­ris­ta, pe­ro muy avan­za­da, se­gui­rá sien­do la in­ter­ac­ti­vi­dad que con­si­guen los lla­ma­dos dis­po­si­ti­vos wea­ra­bles. Co­nec­ta­dos con cin­tas de co­rrer o má­qui­nas de re­mo o, sim­ple­men­te, en tu mu­ñe­ca, lle­gan pa­ra op­ti­mi­zar al má­xi­mo el en­tre­na­mien­to. Mar­can el rit­mo, con­tro­lan la in­ten­si­dad, mi­den el ni­vel de es­fuer­zo mus­cu­lar y te di­cen si debes en­tre­nar más pa­ra me­jo­rar o si te es­tás pa­san­do y pue­des lle­gar a le­sio­nar­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.