Pro­te­ge tu iden­ti­dad 2.0

¿Sa­bes có­mo man­te­ner­te se­gu­ra?

Women's Health (Spain) - - CONTENIDO - POR PAU­LA CE­RE­ZO

Una nue­va cla­se de es­ta­fa­do­res pue­de es­tar po­nien­do en ries­go tus fi­nan­zas y tu ima­gen. ¿Sa­bes có­mo man­te­ner­te a sal­vo de los la­dro­nes de iden­ti­dad? No­so­tras te po­ne­mos so­bre la pis­ta...

HHa­ce al­gu­nos años, que te ro­ba­ran el bol­so con la car­te­ra y el mó­vil den­tro su­po­nía una pér­di­da eco­nó­mi­ca y un tras­torno im­por­tan­te por el fo­llón de te­ner que an­dar re­no­van­do do­cu­men­tos. Hoy, ese mis­mo hur­to pue­de te­ner una im­pli­ca­ción mu­cho ma­yor, por­que en es­tos dos ar­tícu­los se es­con­de al­go más co­di­cia­do que el di­ne­ro que lle­vas o que cues­tan: la lla­ve a tus da­tos per­so­na­les. Y es­to, en ple­na fie­bre di­gi­tal, tie­ne un enor­me va­lor. Si quien se ha lle­va­do tu bol­so no es un sim­ple cho­ri­zo, sino un ci­ber­de­lin­cuen­te, pue­de que ter­mi­nes sien­do víc­ti­ma de un robo de iden­ti­dad.

Y las con­se­cuen­cias no son na­da agra­da­bles. “Me pu­sie­ron mi vi­da del re­vés –re­cuer­da Ire­ne–. Co­gie­ron to­dos mis car­nés, cru­za­ron los da­tos y lo­gra­ron ac­ce­der a mi vi­da on­li­ne. Con el mó­vil en­tra­ron en mis cuen­tas de co­rreo y sa­ca­ron co­pias de mis nó­mi­nas; tam­bién en­tra­ron en la app de mi ban­co (te­nía, ade­más, me­mo­ri­za­da la con­tra­se­ña, al­go que ya me han di­cho que no se de­be ha­cer). Con los da­tos de mi nó­mi­na y mi car­né de iden­ti­dad so­li­ci­ta­ron un prés­ta­mo per­so­nal… Yo ha­bía de­nun­cia­do el robo del bol­so, pe­ro no me en­te­ré de to­do el lío has­ta unos me­ses des­pués, cuan­do me em­pe­za­ron a lle­gar re­que­ri­mien­tos ju­di­cia­les”. Ire­ne ha si­do víc­ti­ma de un de­li­to de robo y su­plan­ta­ción de iden­ti­dad, un fe­nó­meno ca­da vez más fre­cuen­te por el que al­guien, de for­ma ma­li­cio­sa, se ha­ce pa­sar por ti. “Hoy en día mu­chos ban­cos rea­li­zan to­do el on­boar­ding del clien­te te­le­má­ti­ca­men­te, y ya exis­ten ca­sos en los que el al­ta de un clien­te se ha he­cho de ma­ne­ra frau­du­len­ta, su­plan­tan­do la iden­ti­dad de quien su­pues­ta­men­te es­tá abrien­do una cuenta ban­ca­ria”, ex­pli­ca Ed­win Ma­ta, res­pon­sa­ble del De­par­ta­men­to Le­gal y DPO de Sig­na­tu­rit. En verdad, siem­pre ha si­do po­si­ble que al­guien se sir­va de tu DNI pa­ra su­plan­tar­te; el pro­ble­ma es que hoy es aún más fá­cil ro­bar tu iden­ti­dad di­gi­tal. Por­que, a me­nos que seas una anaco­re­ta in­mu­ne a in­ter­net y a las re­des so­cia­les, tie­nes una iden­ti­dad di­gi­tal: tu nom­bre, cuen­tas, fo­to­gra­fías, con­tac­tos y to­dos los da­tos con los que te iden­ti­fi­cas on­li­ne. Quien te la ro­ba pue­de en­trar en tu nom­bre en el mun­do di­gi­tal y ac­ce­der a tus cuen­tas ban­ca­rias y per­fi­les so­cia­les o, in­clu­so, con­tra­tar pro­duc­tos y ser­vi­cios.

Se­gún da­tos de la Ofi­ci­na Eu­ro­pea de Es­ta­dís­ti­ca, Es­pa­ña es el país de la Unión Eu­ro­pea en el que se pro­du­cen más ro­bos de iden­ti­dad: el 7% de los in­ter­nau­tas es­pa­ño­les han su­fri­do es­te de­li­to en el úl­ti­mo año, fren­te al 4% de me­dia co­mu­ni­ta­ria. Ade­más, de acuer­do con el úl­ti­mo Es­tu­dio so­bre la Ci­ber­se­gu­ri­dad y Con­fian­za en los ho­ga­res es­pa­ño­les rea­li­za­do por la ONTSI, el 61% de los or­de­na­do­res es­pa­ño­les se en­cuen­tran in­fec­ta­dos por al­gu­na mues­tra de malwa­re (soft­wa­re da­ñino ). Y en un son­deo rea­li­za­do por Af­fi­nion, el 77% de los en­cues­ta­dos de­cla­ró no co­no­cer las he­rra­mien­tas pa­ra reac­cio­nar ante un ci­be­ra­ta­que.

Pe­ro, ade­más, el robo o la su­plan­ta­ción de iden­ti­dad no afec­ta so­lo a tus cuen­tas co­rrien­tes o a tu di­ne­ro. El usur­pa­dor pue­de tam­bién le­sio­nar tu repu­tación, fas­ti­diar­te la vi­da, aco­sar­te…

EN TIN­DER, SIN SA­BER­LO

Ma­ría es una ins­ta­gra­mer con­su­ma­da. Le gus­ta po­sar y re­que­te­po­sar siem­pre su­ge­ren­te. Pe­ro un día, uno de sus ami­gos le en­vió, muer­to de ri­sa, un men­sa­je que po­nía ‘Va­ya va­ya, ¡te pi­llé!’, y una cap­tu­ra de pan­ta­lla de un per­fil de Tin­der. Allí es­ta­ba Ma­ría. Bueno, en reali­dad es­ta­ba una de sus fo­tos; ba­jo su ima­gen en bi­ki­ni, los da­tos y lo­ca­li­za­ción de una per­so­na a la que no co­no­cía de na­da y que, sen­ci­lla­men­te, ha­bía he­cho un cor­ta-pe­ga con la fo­to y la ha­bía aco­pla­do en su per­fil de la app de ci­tas. “Me dio ra­bia, pe­ro re­sul­ta que eso no es de­li­to. So­lo han to­ma­do pres­ta­da mi fo­to. Otra co­sa es que hu­bie­ran pues­to mi nom­bre o que se es­tu­vie­ran ha­cien­do pa­sar por mí”. En ese ca­so, es­ta­rían vul­ne­ran­do el de­re­cho a la pro­pia ima­gen, re­co­gi­da en el ar­tícu­lo 18 de la Cons­ti­tu­ción.

EN LA LIS­TA DE MO­RO­SOS

Siem­pre es un in­cor­dio que nos lla­men de una ope­ra­do­ra te­le­fó­ni­ca pa­ra in­ten­tar ven­der­nos un nue­vo pa­que­te de fi­bra, pe­ro mu­cho más lo es que te es­tén per­si­guien­do por­que les debes una pas­ta. “Al­guien se hizo pa­sar por mí pa­ra con­tra­tar una nue­va lí­nea y com­prar un te­lé­fono úl­ti­mo mo­de­lo, de esos que su­pe­ran am­plia­men­te los 1.000 eu­ros –re­cuer­da Águe­da–. No sé có­mo lle­gó a ha­cer­se con mi car­né de iden­ti­dad, pe­ro el ca­so es que la com­pa­ñía tam­po­co con­fir­mó ni que la fo­to­gra­fía se co­rres­pon­día con la mía ni tam­po­co que era mi fir­ma. Tan so­lo hi­cie­ron una gra­ba­ción, así de sen­ci­llo. Yo tra­té de ex­pli­car­les va­rias ve­ces que yo no era la per­so­na que ha­bía sus­cri­to ese con­tra­to, pe­ro no me es­cu­cha­ron y me me­tie­ron en una lis­ta de mo­ro­sos. Re­sul­ta real­men­te frus­tran­te y ago­ta­dor pe­lear pa­ra que re­co­noz­can que el error es su­yo y que lo que nos pa­sa a los que lo su­fri­mos es una in­jus­ti­cia”. Es­te ca­so es ca­da vez más fre­cuen­te. De he­cho, el prin­ci­pal de­li­to que se co­me­te con la su­plan­ta­ción de iden­ti­dad sue­le ser el de con­tra­tar ser­vi­cios o pro­duc­tos a tra­vés de co­mer­cios elec­tró­ni­cos ha­cién­do­se pa­sar por otra per­so­na.

CHI­CA AR­DIEN­TE 24 HO­RAS

Ima­gí­na­te que em­pie­zas a re­ci­bir en tu what­sapp men­sa­jes subidos de tono. Te lla­man por tu nom­bre, te ha­cen to­do ti­po de pro­po­si­cio­nes… y tú no co­no­ces de na­da a tu in­ter­lo­cu­tor. Cuan­do, de­ses­pe­ra­da, acu­des a la po­li­cía, te en­cuen­tras con que tu nom­bre y tu te­lé­fono es­tán col­ga­dos en una pá­gi­na de con­tac­tos de ser­vi­cios se­xua­les. “Es una de las mo­da­li­da­des de aco­so –ex­pli­ca la abo­ga­da de ofi­cio Ma­ría Je­sús Gar­cía–. A me­nu­do son ven­gan­zas per­so­na­les que bus­can le­sio­nar la repu­tación de la víc­ti­ma o crear con­flic­tos en­tre sus amis­ta­des o fa­mi­lia­res”.

Los ci­ber­de­lin­cuen­tes pue­den ac­ce­der a tus cuen­tas ban­ca­rias y per­fi­les so­cia­les. To­ma pre­cau­cio­nes pa­ra que no ocu­rra y es­ta­te siem­pre aler­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.