Ha­cer fren­te a la re­sa­ca

Ya no hay mar­cha atrás, pon­le re­me­dio.

Women's Health (Spain) - - CONTENIDO - POR MA­RÍA VI­LLAR

Ca­ye­ron al­gu­nas co­pas de vino, un cóc­tel y ese chu­pi­to que ca­si te obli­ga­ron a be­ber. Pe­ro que cons­te que tú no que­rías. Hoy no di­ces más que ‘no vuel­vo a be­ber’ y con­fia­mos en que lo cum­plas. Por si aca­so, no­so­tras te ayu­da­mos a so­bre­lle­var ese día de des­pués.

Un cum­plea­ños, una reunión de ami­gas o cual­quier oca­sión al­go es­pe­cial pue­de ha­cer que te en­va­len­to­nes y aca­bes to­man­do más co­pas de las que te hu­bie­ra gus­ta­do. Es­ta in­ges­ta de al­cohol evi­den­te­men­te tie­ne efec­tos en tu cuer­po y te lle­va­rá a co­no­cer esa ho­rri­ble sen­sa­ción lla­ma­da re­sa­ca.

“El con­su­mo de al­cohol da lu­gar a que al día si­guien­te se pro­duz­can sín­to­mas a ni­vel fí­si­co en nues­tro cuer­po, en­tre los que se en­cuen­tran la des­hi­dra­ta­ción, el do­lor de ca­be­za y el ma­les­tar es­to­ma­cal”, ex­pli­ca la die­tis­ta-nu­tri­cio­nis­ta Ele­na de la Fuen­te. Es­tos efec­tos es­tán cau­sa­dos por el ace­tal­dehí­do, que apa­re­ce co­mo con­se­cuen­cia de la des­com­po­si­ción del al­cohol. Es­te tó­xi­co ba­ja has­ta el hí­ga­do y se trans­for­ma en ace­ta­to, un com­pues­to me­nos da­ñino, pe­ro ese pro­ce­so tar­da una ho­ra por uni­dad. De­ma­sia­do tiem­po, ¿no crees? Y cuan­do ya no pue­des dar mar­cha atrás pa­ra re­cha­zar ese chu­pi­to que te ter­mi­nó de ha­cer pol­vo, ¿qué pue­des ha­cer? Lo pri­me­ro, ata­ca la des­hi­dra­ta­ción. No es ca­sua­li­dad que cuan­tas más co­pas ha­yas to­ma­do, más ve­ces te le­van­tes de la ca­ma pa­ra ir al ser­vi­cio. “El al­cohol in­hi­be la pro­duc­ción de la va­so­pre­si­na, la hor­mo­na que se en­car­ga de man­dar la or­den a los ri­ño­nes de re­te­ner el agua. Unos ni­ve­les ba­jos de es­ta hor­mo­na pro­vo­ca que los ri­ño­nes au­men­ten la pro­duc­ción de ori­na”, ra­zo­na la ex­per­ta. Aun­que ten­gas mu­cha sed, be­be me­jor a sor­bi­tos, pa­ra evitar las náuseas. ¿Te cues­ta to­mar agua? Un es­tu­dio de 2010 de la Uni­ver­si­dad de Toho (Ja­pón) des­cu­brió que la con­cen­tra­ción de lí­qui­dos en la piel de los cí­tri­cos, el jen­gi­bre y el azú­car mo­reno ali­vian las náuseas y los vó­mi­tos pro­vo­ca­das por el al­cohol. Prue­ba con una in­fu­sión con es­tos ele­men­tos si es tu ca­so. Pe­ro los efec­tos del al­cohol no se que­dan so­lo ahí: “Des­en­ca­de­na una res­pues­ta in­fla­ma­to­ria por par­te del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co y pro­du­ce sín­to­mas fí­si­cos, co­mo fal­ta de con­cen­tra­ción, ma­les­tar ge­ne­ral y pro­ble­mas de me­mo­ria”, apun­ta De la Fuen­te. Y co­mo can­ta­ba Tha­lía en su can­ción de ve­rano, los zum­bi­dos en la ca­be­za tam­bién sue­len es­tar pre­sen­tes y se de­be a que las me­nin­ges (ca­pas que re­cu­bren el ce­re­bro) no­tan una pér­di­da de gran can­ti­dad de lí­qui­do en nues­tro or­ga­nis­mo, se­gún la nu­tri­cio­nis­ta.

Si te sien­tes lo su­fi­cien­te­men­te bien pa­ra to­mar ali­men­tos só­li­dos, si­gue es­te con­se­jo: “Con­su­me fru­tas y ve­ge­ta­les ri­cos en fi­bra, vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les y an­ti­oxi­dan­tes. Co­mo con­tie­nen gran can­ti­dad de agua van a fa­vo­re­cer la hi­dra­ta­ción”, aña­de De la Fuen­te.

¿Y dar­te un atra­cón con ali­men­tos con al­to con­te­ni­do en gra­sas? De acuer­do con los in­ves­ti­ga­do­res de Al­cohol Han­go­ver Re­search Group (EE.UU.), cual­quier efec­to po­si­ti­vo es más pro­ba­ble que sea fru­to de to­mar car­bohi­dra­tos que de una in­ges­ta de gra­sas, por­que es­tos úl­ti­mos ayu­dan a in­cre­men­tar el ni­vel de azú­car en san­gre y a vol­ver­los a si­tuar en ni­ve­les sa­lu­da­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.