¿Por qué to­das bo­xean?

No­quea tus com­ple­jos.

Women's Health (Spain) - - CONTENIDO - POR MA­RÍA VI­LLAR

Una de las ven­ta­jas (y des­ven­ta­jas) de ha­cer­te ma­yor es que na­die te per­si­gue di­cién­do­te aque­llo que de­be­rías ha­cer o evitar. Es­ta­mos ha­blan­do de esas ta­reas abu­rri­das, pe­ro bá­si­cas pa­ra cui­dar de ti mis­ma: co­mer sano, ha­cer su­fi­cien­te ejer­ci­cio, leer an­tes de me­ter­te en la ca­ma… ¡Bien­ve­ni­da a la era del au­to­cui­da­do! Cuan­do con­si­gues ha­cer to­dos es­tos ‘de­be­res’, los vas ta­chan­do men­tal­men­te de la lis­ta y la adre­na­li­na se dis­pa­ra por tu cuer­po. A pe­sar de esa sa­tis­fac­ción, son ta­reas tan ele­men­ta­les que mu­chas ve­ces las de­ja­mos de la­do por la ur­gen­cia de cum­plir con otros asun­tos.

Es­to mis­mo se pue­de tras­la­dar al de­por­te. Si de­di­cas gran par­te de tu tiem­po li­bre a en­tre­nar con el ob­je­ti­vo de sen­tir­te bien, pe­ro no pres­tas aten­ción a tu au­to­es­ti­ma, es­ta­rás ig­no­ran­do una par­te vi­tal pa­ra con­se­guir la me­ta de es­tar a gus­to con­ti­go mis­ma. Con esa fi­lo­so­fía sur­gen ini­cia­ti­vas que in­ter­ca­lan el boxeo, el HIIT y el yo­ga con otras ac­ti­vi­da­des que em­po­de­ran la au­to­es­ti­ma, co­mo ir a dar un pa­seo de­jan­do el mó­vil en ca­sa o te­ner una char­la con­ti­go mis­ma un sá­ba­do por la no­che. Di­cho es­to, a lo me­jor pre­fie­res ma­tar dos pá­ja­ros de un ti­ro con ac­ti­vi­da­des que por sí mis­mas ya in­cor­po­ran un com­po­nen­te de cui­da­do fí­si­co y men­tal. Por dis­pa­ra­ta­do que pa­rez­ca a prio­ri, una de ellas es el boxeo, ya que su­bir­se al ring re­quie­re mu­cha ca­pa­ci­dad de vi­sua­li­za­ción y con­cen­tra­ción. “El boxeo no es so­lo gol­pear, re­quie­re del apren­di­za­je tan­to de la téc­ni­ca co­mo de la pro­pia coor­di­na­ción fí­si­ca y men­tal, y mu­cha aten­ción pa­ra ir au­men­tan­do el ni­vel. Ade­más, li­be­ra en­dor­fi­nas y te ol­vi­das de cual­quier si­tua­ción ma­la que ha­yas vi­vi­do ese día”, pun­tua­li­za Gon­za­lo Ro­drí­guez, de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Boxeo.

Sin em­bar­go, no se tra­ta so­lo de su ca­pa­ci­dad de eva­sión; cuan­do se con­si­gue dar ese gol­pe tal y co­mo te lo in­di­ca el ins­truc­tor, se dis­pa­ra tu or­gu­llo. Y una de las me­jo­res for­mas de for­ta­le­cer tu au­to­es­ti­ma es a tra­vés de la con­se­cu­ción de lo­gros, así que una se­sión de en­tre­na­mien­to de es­ta dis­ci­pli­na pue­de ser el chu­te per­fec­to pa­ra con­se­guir que te quie­ras un po­qui­to más. Otra ven­ta­ja de en­fun­dar­te los guan­tes es que apren­des una ha­bi­li­dad fí­si­ca al tiem­po que ad­quie­res co­no­ci­mien­tos so­bre al­go nue­vo. Sa­ber dar y es­qui­var gol­pes au­men­ta la sen­sa­ción de se­gu­ri­dad ante una po­si­ble si­tua­ción de pá­ni­co, por­que sa­brás có­mo de­fen­der­te y no te que­da­rás blo­quea­da. Des­car­ta­da la com­pe­ti­ción, que es don­de pue­de es­tar el ries­go, te­ne­mos la op­ción de prac­ti­car al ai­re (con tu som­bra) o fren­te a un sa­co. Y es­te úl­ti­mo se pos­tu­la co­mo un buen com­pa­ñe­ro pa­ra ayu­dar­nos a aca­bar con to­dos esos sen­ti­mien­tos de in­fe­rio­ri­dad. “Aque­llas per­so­nas que vi­ven con cier­tos com­ple­jos o ba­jo la la­cra del aco­so em­pie­zan a te­ner una se­gu­ri­dad que, bien ca­na­li­za­da, les cam­bia la vi­da”, ex­pli­ca el ex­per­to.

Y el in­cre­men­to de la au­to­es­ti­ma no es el úni­co be­ne­fi­cio de es­te de­por­te. Se­gún un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Jour­nal of Sport Scien­ce and Me­di­ci­ne, en el me­dio se­gun­do que du­ra un gol­pe el ce­re­bro de la pú­gil de­be me­dir la dis­tan­cia a la que se en­cuen­tra su ob­je­ti­vo, va­lo­rar su po­si­ción, pre­ver el con­tra­ata­que e in­ten­tar evi­tar­lo. Y es­to, prac­ti­ca­do en re­pe­ti­das oca­sio­nes, do­ta a la men­te de una in­creí­ble ca­pa­ci­dad pa­ra que­dar­se con la in­for­ma­ción im­por­tan­te, desechan­do los da­tos que no nos sir­ven y au­men­tan­do la ca­pa­ci­dad ana­lí­ti­ca y de to­ma de de­ci­sio­nes en si­tua­cio­nes hos­ti­les. Aho­ra ya sa­bes por qué no pa­ran de apa­re­cer sa­las de­di­ca­das ex­clu­si­va­men­te a es­te de­por­te en ca­da es­qui­na de tu ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.