Cri­sis de pa­re­ja

Cuan­do co­mer bien es un pro­ble­ma.

Women's Health (Spain) - - CONTENIDO - POR MA­RÍA VI­LLAR Y KRIS­TIN CANNING

Re­cien­te­men­te has in­ten­ta­do apar­tar los fri­tos de tu vi­da, pe­ro él se em­pe­ña en que los ari­tos de ce­bo­lla si­gan en vues­tro con­ge­la­dor. “El úl­ti­mo pa­que­te”, te di­ce. 30 pa­que­tes más tar­de, tú es­tás har­ta de esa co­mi­da gra­sien­ta, ¿y él? Él es­tá más fe­liz que nun­ca. “Cual­quier cam­bio brus­co en el com­por­ta­mien­to de uno de los dos pue­de pro­vo­car si­tua­cio­nes ten­sas al en­fren­tar­se a al­go nue­vo que has­ta la fe­cha no ha­bía for­ma­do par­te de la re­la­ción. Y es­to pue­de de­ri­var en nue­vas di­fi­cul­ta­des en­tre ellos, que ten­drán que apren­der a so­lu­cio­nar”, apun­ta Jes­si­ca Do­mín­guez, es­pe­cia­lis­ta en te­ra­pia de pa­re­ja de la clí­ni­ca Lo­go­gen. Se­gún una re­cien­te en­cues­ta, las per­so­nas que in­ten­tan me­jo­rar su for­ma de co­mer in­de­pen­dien­te­men­te de su pa­re­ja es­tán me­nos sa­tis­fe­chas con su re­la­ción que las que lo ha­cen con­jun­ta­men­te. Los in­ves­ti­ga­do­res lle­ga­ron a la con­clu­sión de que cam­biar el es­ta­do de bie­nes­tar de una par­te de la pa­re­ja pue­de cau­sar po­ten­cia­les rup­tu­ras. De he­cho, las per­so­nas ca­sa­das que se han so­me­ti­do a una ci­ru­gía pa­ra per­der pe­so son un 41% más pro­pen­sas al di­vor­cio que el res­to de po­bla­ción ca­sa­da, se­gún un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Go­tem­bur­go (Sue­cia). El pro­ble­ma va más allá de no po­der com­par­tir el ape­ri­ti­vo, pue­de ha­cer que tu pa­re­ja se sien­ta in­se­gu­ra y juz­ga­da. “La so­cie­dad tie­ne ca­da vez una ma­yor con­cien­cia­ción so­bre la im­por­tan­cia de se­guir una die­ta saludable. La fuen­te de con­flic­to pue­de pro­du­cir­se en aque­llos ca­sos don­de el ni­vel de exi­gen­cia es de­ma­sia­do al­to y no se per­mi­ten li­cen­cias pa­ra dis­fru­tar de los ali­men­tos que se sa­len del ca­non que la pro­pia pa­re­ja ha es­ta­ble­ci­do”, ana­li­za Do­mín­guez. Pien­sa bien y jus­ti­fi­ca las mo­di­fi­ca­cio­nes que quie­res ha­cer pa­ra que no ten­gan con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas...

AFRÓNTALOS CON ÉL

Empieza bien. Pri­me­ro ha­bla con tu pa­re­ja so­bre las al­te­ra­cio­nes que va­yas a ha­cer an­tes de lle­var­las a ca­bo, él se sen­ti­rá me­jor si sa­be qué es­pe­rar. “La con­fian­za pa­ra con­tar a tu pa­re­ja to­do aque­llo que pa­ra ti es im­por­tan­te y que ne­ce­si­tas o an­he­las es un as­pec­to cla­ve pa­ra con­se­guir una re­la­ción sa­na, fe­liz y du­ra­de­ra en el tiem­po”, se­ña­la la te­ra­peu­ta. El mo­men­to en el que tra­tes el tema au­men­ta­rá tus po­si­bi­li­da­des de éxi­to; abór­da­lo cuan­do es­tés tran­qui­la, por ejem­plo si vais ca­mi­nan­do por la ca­lle y veis a al­guien co­rrien­do. Ni se te ocu­rra sol­tar­le la bom­ba cuan­do es­té en la co­ci­na pre­pa­ran­do tu pla­to de pas­ta pre­fe­ri­do. Cuan­do te de­ci­das, sé lo más aser­ti­va y ho­nes­ta po­si­ble so­bre tus ob­je­ti­vos y los cam­bios que deseas es­ta­ble­cer y que afec­ta­rán a am­bos. Sé cla­ra con los lí­mi­tes tam­bién y si hay al­go que te mo­les­ta de él dí­se­lo, pa­ra que se pue­da po­ner en tu lu­gar.

INVÍTALO A SER PAR­TE DEL RE­TO

De­be­rías pen­sar la for­ma en la que tu chi­co se sien­ta lo me­nos juz­ga­do po­si­ble; una de las ma­ne­ras de con­se­guir­lo es ten­der­le la mano pa­ra que te acom­pa­ñe en es­ta aven­tu­ra saludable. Si no lo ha­ces pue­de pen­sar que crees que él no es­tá pre­pa­ra­do pa­ra es­te re­to y no le sen­ta­rá muy bien ver tus sto­ries en Ins­ta­gram con el club de run­ning. Me­jor pre­gún­ta­le si quie­re acom­pa­ñar­te. In­ten­ta al­go co­mo: “Me gus­ta­ría que en­tre­ná­ra­mos jun­tos por­que es al­go que pue­de ser muy po­si­ti­vo pa­ra no­so­tros. Quie­ro com­par­tir es­ta ex­pe­rien­cia con­ti­go”. O pro­pón al­gu­na ac­ti­vi­dad que no sea pu­ra­men­te de fitness pe­ro que im­pli­que mo­ver­se, co­mo un com­ba­te de paint­ball. Pe­ro ojo con po­ner a tu chi­co en un aprie­to, tal y co­mo in­di­ca la ex­per­ta: “Aun­que una pa­re­ja com­par­ta un mun­do en co­mún, ca­da una de las par­tes, co­mo se­res com­ple­tos que so­mos, te­ne­mos nues­tros gus­tos y pe­cu­lia­ri­da­des. No es ne­ce­sa­rio com­par­tir to­das las afi­cio­nes de nues­tra pa­re­ja, y mu­cho me­nos pre­sio­nar a na­die pa­ra que ha­ga al­go de lo que no es­ta con­ven­ci­do”. No sal­drá bien.

EN­CUEN­TRA EL PUN­TO ME­DIO

Nue­vas ru­ti­nas sig­ni­fi­ca nue­vos res­tau­ran­tes a los que ir y nue­vos pla­nes de fin de se­ma­na y nor­mal­men­te aquí es­tá el ma­yor mo­ti­vo de las desave­nen­cias. Si él quie­re pa­sar el sá­ba­do vien­do la te­le y tú pre­fie­res es­ca­par­te a al­gún pue­blo cer­cano a la ciu­dad pa­ra prac­ti­car ejer­ci­cio mien­tras res­pi­ras ai­re pu­ro, dé­ja­le cla­ro que no te im­por­ta que él se pa­se la tar­de en el so­fá, pe­ro el he­cho de que tú no te acu­rru­ques a su la­do no de­be su­po­ner un pro­ble­ma. Por otro la­do, de­be­réis asu­mir que es­to sig­ni­fi­ca que tus se­sio­nes de fitness de los fin­des se­rá tiem­po que pa­sa­réis se­pa­ra­dos: tú las ten­drás que ha­cer so­la o acom­pa­ña­da de otras per­so­nas y él ter­mi­na­rá to­das las tem­po­ra­das de su se­rie pre­fe­ri­da. Cuan­do ha­gáis pla­nes, tur­na­ros pa­ra de­ci­dir; si es­pe­ras que él ceda, tam­bién de­be­rás ha­cer­lo tú y pro­cu­rad que allá don­de va­yáis ha­ya op­cio­nes pa­ra los dos. “La cla­ve de to­do es­to es no in­ten­tar im­po­ner tu cri­te­rio al de tu pa­re­ja. Si él pre­fie­re co­mer unos ca­la­ma­res y tú una en­sa­la­da, ¿dón­de es­tá el pro­ble­ma?”, ana­li­za la ex­per­ta.

CREA NUE­VOS HÁ­BI­TOS

In­tro­du­cir cam­bios pue­de ha­cer­te sen­tir co­mo si es­tu­vie­ras per­dien­do al­go, pe­ro es me­jor si los dos veis vues­tro nue­vo es­ti­lo de vi­da co­mo al­go po­si­ti­vo y con bue­nas ex­pec­ta­ti­vas. Po­déis or­ga­ni­zar un concurso de ta­pas to­dos los jue­ves y com­pe­tir por ver quién ela­bo­ra la más sa­na, sin per­der de vis­ta el sa­bor, por su­pues­to. Tam­bién po­déis apun­ta­ros a un club de­por­ti­vo, que es más una ac­ti­vi­dad so­cial que de fitness y le ayu­da­rá a él a en­trar en ma­te­ria y a en­ten­der tus es­fuer­zos. “Com­par­tir ru­ti­nas de ejer­ci­cio o la mis­ma ali­men­ta­ción saludable pue­de te­ner gran­des be­ne­fi­cios. Am­bos dis­fru­ta­rán al má­xi­mo de ese mo­men­to y se ani­ma­rán cuan­do a uno de ellos le dé más pe­re­za”, ex­pli­ca Do­mín­guez. Que­da cla­rí­si­mo que no ha­ce fal­ta que ha­gáis to­do jun­tos, pe­ro cual­quier plan re­la­cio­na­do con vues­tros nue­vos há­bi­tos os ayu­da­rá a sen­ti­ros más cer­ca el uno del otro. ¡Vo­so­tros ve­réis...!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.