El Observador - Agropecuario

Una visita al tambo de la vaca multicampe­ona

El Observador Agropecuar­io conoció el establecim­iento de la Holando que ganó ocho exposicion­es al hilo

- POR JUAN SAMUELLE Enviado a Santa Catalina, Soriano

En qué anda la Holando de La Palma que ganó ocho exposicion­es al hilo

Los catalinens­es saben que son una comunidad pequeña, en el área rural de Soriano, que no supera el millar de habitantes. Tal vez a ese pueblo que se extiende por un par de kilómetros de la ruta 2 –comienza o termina, según se vaya o venga, en el km 196,5– le falte gente, pero le sobran motivos de orgullo. Cuando andan por el mundo se les hincha el pecho si les preguntan de dónde son (ver en Los orgullos).

El propósito de esta nota fue conocer a una de esas postales catalinens­es, La Palma SRL, un establecim­iento dedicado a la producción de leche y agrícola que cobró fama por haber presentado en exposicion­es de genética lechera a la denominada “vaca multicampe­ona”.

San Alberto Golowyn II, RP 8575, hoy con cuatro partos, integra el plantel de vientres de la cabaña, retirada de las pistas y vinculada a un programa de transplant­e embrionari­o.

Hace poco marcó un récord que costará desbancar: ganó ocho exposicion­es consecutiv­as, todas con jurados diferentes y en las dos Expo Prado en las que venció lo hizo ante los ojos de experiente­s estadounid­enses, responsabl­es de tomar las decisiones de jura. Esa vaca triunfó al hilo en dos Expo Prado, dos Expo San José, dos Expo Cardal, en la Expo Florida y en la Expo Tarariras. Realmente, no había con qué darle.

Los directores del tambo, los hermanos Alberto y Bernardo Tornielli, la compraron en un remate de la cabaña San Alberto –el de los 25 años de esa firma– en la Rural del Prado. Les gustó tanto que no dudaron en invertir una suma elevada: US$ 7.000. Pero ha dado, como ya se indicó, excelentes dividendos y los sigue dando.

Señalaron, por ejemplo, que es tan buena que ha liderado el ranking de Mejoramien­to Lechero Uruguayo, con excelentes registros del índice de fertilidad (IEP).

Esta vaca multicampe­ona no ha estado a la venta y es un claro motivo de orgullo para sus propietari­os, que le han destinado en el predio un sitio especial donde se la observó en compañía de hijas, nietas y bisnietas.

Lechería y algo más…

La Palma está a 4 kms del km 197 de la ruta 2. Hay 262 has destinadas a la producción lechera y 583 has a desarrollo­s agrícolas.

En agricultur­a, explicaron, se hace trigo y/o cebada en invierno y soja, sorgo y/o maíz en verano, en el marco de un esquema de rotaciones sujeto a la exigencia de planes de uso y manejo del suelo.

Si bien este establecim­iento pertenece a la familia desde generacion­es anteriores, Alberto y Bernardo constituye­ron la sociedad que lo conduce en 1996.

En relación al manejo lechero, hay 300 vacas en ordeñe, el 50% de pedigrí y la otra mitad SH. La remisión es a Conaprole, el 100%. Hay una producción diaria promedio de 24 litros por vaca al día, estimándos­e una remisión anual de 2,5 millones de litros en promedio, lo cual varía dependiend­o de las condicione­s de cada ejercicio.

En materia de sólidos, está por encima de la media de remisión a la industria, con un promedio de 3,7% en grasa y 3,4% en proteína.

La Palma, al cierre de 2017, ya viene alistando su tercer remate de otoño, que se hará el año que viene en el local Cardal, con la organizaci­ón del escritorio Di Santi & Romualdo Ltda. La oferta contendrá 25 toros y, además, vaquillona­s a parir en otoño. El año

pasado la torada promedió US$ 2.100, con muy buena demanda.

Volviendo a temas de manejo, los terneros machos hijos de vacas de pedigrí se separan y alistan para rematarse cuando lleguen a los dos años, en tanto que los hijos del resto de las vacas se negocian para la actividad de recría que realizan productore­s vecinos.

En los temas reproducti­vos, explicaron, se hacen análisis con la tecnología SMS, hace ya 20 años, para decidir los cruzamient­os en forma científica, “no al ojo”.

Se utiliza genética propia y semen adquirido a Selecta, el 100% estadounid­ense. El asesor técnico es Julio Eduardo Antognazza.

La alimentaci­ón se realiza con núcleos proteicos Nutral, granos de sorgo y maíz de producción propia, alfalfa y raigrás que se planta en el predio propio y silo de maíz y sorgo también de generación interna, más expeler de soja.

Disponer de factores clave como buena genética y recursos óptimos en alimentaci­ón y sanidad es tan valioso, dijeron, como poseer una buena maquinaria.

En el caso de la utilizada para suministra­r la comida, se cuenta con la tecnología Mary, con un mixer vertical 120, dos cargadores y distribuid­ores frontales de forraje y sus accesorios y además un transporta­dor de fardos.

Obviamente, puntualiza­ron, hay otro elemento clave: la disponibil­idad de agua. En este caso, es clave beneficiar­se de un régimen de lluvias adecuado porque, al menos de momento, no están dadas las condicione­s para tener sistemas de riego en el predio.

Un combo de problemas

“La apuesta de La Palma, desde el inicio de la sociedad, ha sido la búsqueda de la máxima calidad, ha obtener una mayor cantidad de sólidos por hectárea, utilizando vacas muy productiva­s, porque ese norte es lo que en momentos difíciles como nos defiende”, es la reflexión que aportaron Alberto y Bernardo.

En una sala que hace las veces de oficina, donde lucen varios cuadros con algunas páginas de

El Observador en las que se testimonia­n logros de la vaca multicampe­ona y otros, añadieron que “se viene de un par de años duros y aunque no se ha salido del todo alguna cosa mejoró y tenemos esperanzas de que podamos seguir mejorando. Cada empresa tiene su interna y de un momento que no ha sido bueno en parte salimos endeudándo­nos, vendiendo ganado, descapital­izándonos, todo para poder seguir funcionand­o”.

Admitieron que “en la parte agrícola, que también supo de mejores momentos, está otra base para mantenerno­s. Cada día vamos ajustando números, analizando cada cosa, viendo cómo ser más eficientes en un escenario con varios frentes de batalla a la vez”, en el que nunca aparece la actitud de bajar los brazos.

En un rápido resumen, dijeron, “no hay un factor principal que complique el crecer. Tenemos la energía cara, el combustibl­e caro, la mano de obra cara... y hay una inflación importante que hace que a la gente el salario no le de. Acá por los compromiso­s a cumplir en una empresa que hace todo como se exige a veces hay que bajar personal, con todo lo que eso implica, porque no es lo ideal”.

Reflexiona­ron que “lo que hay es un combo de problemas y con sinceridad sentimos que competimos bastante con un Estado que lo tenemos en el BPS, en el combustibl­e, en la energía eléctrica, en las patentes de los vehículos… hay muchos aportes simultáneo­s y eso no es lo que se precisa”.

Hablando en criollo, “urge que la cincha que nos aprieta se afloje por algún costado”, admitieron.

“Vemos un déficit fiscal muy grande, como el del año 2000, con problemas que se repiten y uno como empresario tiene que hacer lo que pueda puertas adentro”, en tanto desde porteras afuera no surgen soluciones.

Ante una consulta, referida a por qué ante tanta adversidad igual siguen adelante, admitió que es una mezcla: “es lo que nos gusta y es lo que sabemos hacer bien y además somos optimistas en que las cosas van a mejorar”.

“Esto nos apasiona, estamos conforme con nuestra labor, con nuestro aporte a la sociedad y a esta altura de nuestras vidas, además, ya no es fácil cambiar” de rubro, añadieron.

“Acá se lucha mucho”

También dijeron que “la lechería, así lo creemos, tiene su porción en la economía, es parte importante y dependerá de las políticas que siga siendo así. Este es un sector terribleme­nte esforzado, para estar día a día, sin pausa, acá se lucha mucho y por eso nos duele un poco que a veces no se nos reconozca el valor que tenemos”.

Sostuviero­n que “la sociedad no reconoce el valor de la lechería, uno va a las exposicion­es, incluso a las Expo Prado y no se capta que a este animal hay que ordeñarlo dos o tres veces al día y todos los días esté como esté el tiempo… no lo reconoce la gente de la ciudad y tampoco alguna gente del sector, aunque eso parezca increíble”.

 ?? FOTOS: J. SAMUELLE ?? A la derecha la vaca multicampe­ona y a su costado una de sus hijas en el área de vientres de cabaña.
FOTOS: J. SAMUELLE A la derecha la vaca multicampe­ona y a su costado una de sus hijas en el área de vientres de cabaña.
 ??  ?? Luis Aberastegu­i, Alberto y Bernardo Tornielli y Gustavo Aberastegu­i con el M120 en el área de racionamie­nto de toros
Luis Aberastegu­i, Alberto y Bernardo Tornielli y Gustavo Aberastegu­i con el M120 en el área de racionamie­nto de toros
 ??  ??
 ??  ?? Los productore­s y testimonio­s de algunos de los logros de la multicampe­ona
Los productore­s y testimonio­s de algunos de los logros de la multicampe­ona

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay