EL TAM­BE­RO PRE­CI­SA QUE EL TE­MA SIN­DI­CAL “DE­JE DE SER UN TOR­MEN­TO”

Wal­ter Frisch Ferrando PRE­SI­DEN­TE DE LA ASO­CIA­CIÓN NA­CIO­NAL DE PRO­DUC­TO­RES DE LE­CHE (ANPL)

El Observador - Agropecuario - - Portada - Juan Samuelle twit­ter.com/juan­sa­mue­lle

Qué sig­ni­fi­ca pre­si­dir la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Pro­duc­to­res de Le­che?

Es una lin­da res­pon­sa­bi­li­dad, un desafío per­so­nal y lo asu­mí con el res­pal­do de la fa­mi­lia y de mu­chos com­pa­ñe­ros y ami­gos, en una ta­rea que la en­ca­ra­mos con un buen equi­po. Tu­ve la suer­te de tra­ba­jar en cin­co pre­si­den­cias y en to­dos los ca­sos se ge­ne­ra­ron bue­nos am­bien­tes, in­clu­so pa­san­do por si­tua­cio­nes di­fí­ci­les, pe­ro tam­bién de las agra­da­bles. Cuan­do uno pa­sa ra­ya, al ca­bo de ca­da pe­río­do, siem­pre con­clui­mos que se ge­ne­ra mu­cha re­la­ción hu­ma­na, mu­cho apren­di­za­je, es ex­tra­or­di­na­rio lo que te trans­fie­ren ca­da uno de los ac­to­res, uno a dia­rio co­no­ce rea­li­za­cio­nes per­so­na­les o co­lec­ti­vas de gran va­lor. Es­ta ac­ti­vi­dad nos en­ri­que­ce, co­mo per­so­nas y em­pre­sa­rios, uno ad­quie­re una vi­sión de la im­por­tan­cia de la le­che­ría en la ma­cro­eco­no­mía, hay con­tac­to con le­gis­la­do­res, con gre­mia­les, con mi­nis­tros, por­que hay que aten­der te­mas pro­duc­ti­vos, de in­fra­es­truc­tu­ra, los de re­gu­la­cio­nes, as­pec­tos so­cia­les y to­do eso te ha­ce apren­der y cre­cer, so­bre to­do cuan­do con ba­se en el coope­ra­ti­vis­mo se pue­de ayu­dar. ANPL otor­ga, por ejem­plo, 100 be­cas pa­ra ayu­dar a que hi­jos de tam­be­ros es­tén en Mon­te­vi­deo es­tu­dian­do, los chi­cos que atien­den a la gen­te que lle­ga a la se­de de la ANPL son dos hi­jos de pro­duc­to­res que tie­nen su pri­me­ra ex­pe­rien­cia la­bo­ral, en un ho­ra­rio re­du­ci­do y por seis me­ses, pa­ra te­ner un in­gre­so y que les sea más fá­cil es­tar acá es­tu­dian­do.

¿Qué en­fo­ques cla­ve de­ci­dió es­ta nue­va di­rec­ti­va?

Hay te­mas que des­de la di­rec­ti­va an­te­rior, li­de­ra­da por Wil­son Ca­bre­ra y de muy bue­na ges­tión, que­da­ron en el tin­te­ro por­que son muy im­por­tan­tes y de len­ta so­lu­ción. Uno es la deu­da de Ve­ne­zue­la –US$ 31 mi­llo­nes– con Co­na­pro­le, so­bre lo cual ten­go con­fian­za en que en es­tos dos años la va­mos a co­brar. Otro te­ma es crear un Fon­do Na­cio­nal An­ti­cí­cli­co pa­ra el fi­nan­cia­mien­to de los pro­duc­to­res, con el $ 1,30 que se re­cu­pe­ra de lo que se ob­tie­ne del pre­cio del li­tro de le­che fres­ca al pú­bli­co y que no la co­bra­mos, o sea no pa­sa a pre­cio en el li­tro de le­che, que­re­mos ca­pi­ta­li­zar eso pa­ra que el pro­duc­tor re­ci­ba un di­ne­ro ade­lan­ta­do por tres años sin que por ese pe­río­do de­ba pa­gar­lo, de­bi­do a que el mon­to es­ta­rá ga­ran­ti­do por ese in­gre­so de­ri­va­do de la le­che fres­ca que se ven­de al pú­bli­co. Un ter­cer te­ma es lo­grar una de­fen­sa ple­na de nues­tra in­dus­tria pa­ra un buen fun­cio­na­mien­to.

¿Qué sig­ni­fi­ca es­to úl­ti­mo?

Es­ta­mos pa­san­do re­pe­ti­da­men­te por con­flic­tos sin­di­ca­les y lo­grar una de­fen­sa ple­na del buen fun­cio­na­mien­to de nues­tra in­dus­tria bus­ca no so­lo que los nú­me­ros den, sino que en ese es­ce­na­rio es­té có­mo­do el pro­duc­tor re­mi­ten­te, es­té có­mo­do el fun­cio­na­rio tra­ba­jan­do a gus­to y es­tén có­mo­dos ca­da uno de los cin­co com­pa­ñe­ros que in­te­gran el di­rec­to­rio pa­ra ad­mi­nis­trar la coo­pe­ra­ti­va. Que­re­mos que ha­ya una con­vi­ven­cia ar­mó­ni­ca en un com­ple­jo agroin­dus­trial que tie­ne to­do pa­ra ser un mo­de­lo. Ne­ce­si­ta­mos que el te­ma sin­di­cal en Co­na­pro­le de­je de ser un tor­men­to. Que los di­rec­to­res se pue­dan con­cen­trar en cap­tu­rar los me­jo­res mer­ca­dos y los me­jo­res pre­cios pa­ra que eso nos mo­vi­li­ce a to­dos.

¿Có­mo ve el po­si­cio­na­mien­to uru­gua­yo en los mer­ca­dos?

Te­ne­mos 70 des­ti­nos y muy po­cos tra­ta­dos, hay con el Mer­co­sur, es­tá el acuer­do con el go­bierno de Mé­xi­co con una cuo­ti­fi­ca­ción

Te­ne­mos to­do pa­ra ser los fe­ni­cios de los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les de los lác­teos”

por­que so­lo po­de­mos en­trar con que­sos y hay al­go con Co­lom­bia y Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro son pe­que­ñas cuo­tas. Si ha­brá co­sas en las que tra­ba­jar en vez de dis­traer­se en re­sol­ver otros pro­ble­mas que no les ve­mos razón. Co­mo di­ce Ru­ben Nú­ñez –ge­ren­te ge­ne­ral de Co­na­pro­le–, te­ne­mos to­do pa­ra ser los fe­ni­cios de los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les de los lác­teos, te­ne­mos ca­li­dad, po­de­mos co­lo­car me­jor la pro­duc­ción, pe­ro de­be­mos po­der con­cen­trar­nos en avan­zar en acuer­dos y po­si­cio­na­mien­tos co­mo en Chi­na, don­de Co­na­pro­le tie­ne una ven­de­do­ra, una con­ta­do­ra de 29 años que ha­bla per­fec­to el es­pa­ñol, que vie­ne una vez al año a Uru­guay. Cuan­do fui­mos co­mo par­te de una de­le­ga­ción ofi­cial com­pro­ba­mos que so­lo Co­na­pro­le tie­ne un ge­ren­te de ven­tas lo­cal en un mer­ca­do que no lo es­ta­mos aten­dien­do des­de aho­ra, es­te es­fuer­zo vie­ne de ha­ce años e in­clu­so con­tem­plan­do en su mo­men­to el no ga­nar en pos del ob­je­ti­vo de con­quis­tar un mer­ca­do al que le en­via­mos le­che en pol­vo, pe­ro tam­bién en­va­sa­dos pa­ra el con­su­mo e in­clu­so sor­pren­de ver el mis­mo en­va­se de le­che lar­ga vi­da de Co­na­pro­le con le­tras chi­nas. Di­rec­ti­vos de Co­na­pro­le de ha­ce mu­chos años tu­vie­ron esa vi­sión, co­mo la de bus­car fletes de re­torno pa­ra aba­ra­tar o con­si­de­rar una ca­nas­ta de pro­duc­tos am­plia y no apos­tar so­lo al que es­té re­di­tuan­do me­jor.

A pro­pó­si­to de lo que ha­ce un ra­to de­fi­nió co­mo tor­men­to sin­di­cal, ¿se apa­gó el re­cla­mo de ven­der Co­na­pro­le?

No. La­men­ta­ble­men­te ese es un fan­tas­ma que nos ron­da en las ca­be­zas, ca­da tan­to hay di­rec­ti­vos que re­flo­tan esa dis­cu­sión por­que es­tán can­sa­dos de co­rrer el ries­go y ser un pro­ta­go­nis­ta fun­da­men­tal en la ca­de­na y con­vi­vir con tra­bas sin re­ci­bir lo que me­re­cen por su es­fuer­zo. Y eso no quie­re de­cir que no va­lo­ren o no quie­ran a Co­na­pro­le, to­do lo con­tra­rio.

¿Lo que re­ci­be hoy en pro­me­dio el pro­duc­tor cu­bre los cos­tos?

Re­ci­be $ 10,15 por li­tro, cla­ro que de­pen­de de los ín­di­ces de gra­sa y pro­teí­na, mu­chos que es­tán un po­co por de­ba­jo, en $ 9,50 y eso no es­ta­ría cu­brien­do los cos­tos, aun­que hay que te­ner en cuen­ta que pa­ra sa­ber có­mo es­tá ca­da em­pre­sa hay que con­si­de­rar su pro­duc­ti­vi­dad, la reali­dad de ca­da sis­te­ma pro­duc­ti­vo, los li­tros que por hec­tá­rea se ob­ten­gan y los com­po­nen­tes de la le­che, hay que ver si se pa­ga ren­ta o no, in­ci­den mu­chas co­sas. Pe­ro la pro­duc­ción es­tá ba­jan­do y eso di­ce mu­cho.

¿Se si­gue per­ci­bien­do que hay quie­nes ajus­tan su ca­pi­tal, con achi­que del ro­deo o del cam­po? ¿Qué su­ce­de con la can­ti­dad de los tam­be­ros y con el re­cam­bio?

No te­ne­mos da­tos muy exac­tos, es­ta­mos pre­gun­tan­do pa­ra eva­luar­lo, pe­ro te­ne­mos la sen­sa­ción de una caí­da en la can­ti­dad de animales por el deses­tí­mu­lo eco­nó­mi­co que ca­rac­te­ri­zó a es­te sec­tor en es­tos años. Hay gen­te que apos­tó a te­ner va­qui­llo­nas pre­ña­das y ter­mi­nó mal­ven­dien­do los animales a un fri­go­rí­fi­co y esos vien­tres se per­die­ron. Las ex­por­ta­cio­nes no es­tán bien y eso de­ri­va en que el ro­deo en ge­ne­ral tien­da a ba­jar. En el te­ma del re­cam­bio, acá hay un pro­me­dio de 58 años, co­mo el de Es­ta­dos Uni­dos y en es­tos años de ma­los re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos hu­bo una pér­di­da de un tam­be­ro ca­da tres días, 150 ca­da año, es mu­cho. Co­na­pro­le es­tá en 1.700 y al­go y cuan­do yo en­tré a la di­rec­ti­va, ha­ce sie­te años, eran 2.000. El vo­lu­men de la pro­duc­ción no ba­jó tan­to, so­mos más efi­cien­tes y las em­pre­sas son más gran­des por­que cuan­do un tam­be­ro sa­le sus va­cas van en par­te a la in­dus­tria fri­go­rí­fi­ca y en par­te a otro tam­bo que cre­ce. Es­ta­mos tra­tan­do de con­se­guir da­tos so­bre qué pa­sa con la tie­rra, pe­ro no se es­ta­ría per­dien­do tan­ta área.

¿En­tien­de que el va­lor de los pro­duc­to­res es re­co­no­ci­do de la ma­ne­ra ade­cua­da?

Sí. La ver­dad es que uno no ve en ge­ne­ral eso con to­dos los sec­to­res del agro, pe­ro con el pro­duc­tor le­che­ro sí y re­con­for­ta. Pa­sa por el sa­cri­fi­cio del pro­duc­tor, por el pro­duc­to que apor­ta que es muy no­ble y de al­to va­lor y por­que las gre­mia­les han rea­li­za­do una muy bue­na ta­rea. Otro te­ma que nos dis­tin­gue es la in­te­gra­ción que co­mo ca­de­na agroin­dus­trial te­ne­mos y eso no lo veo por ejem­plo en la car­ne y yo me ini­cié en el te­ma car­ne, don­de cuan­do hay me­nos pas­to y el pro­duc­tor es­tá más com­pli­ca­do se le pa­ga me­nos. En ese es­ce­na­rio uno no se pue­de sen­tir có­mo­do y sé que no es fá­cil ser in­dus­trial en una ca­de­na en la que no hay un cro­no­gra­ma pa­ra en­tre­gar la ma­te­ria pri­ma, co­mo sí lo hay en la le­che­ría don­de to­dos los días en­tre­ga­mos la pro­duc­ción, pe­ro es­tá la for­ta­le­za de Co­na­pro­le. La le­che­ría se dis­tin­gue por su fi­de­li­za­ción, por lo mu­cho que ge­ne­ra pa­ra la gen­te y el país. Hay que cui­dar­la más. •

J. SAMUELLE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.