A la de­ri­va

El Observador - Agropecuario - - Tribuna - Car­los Ma­ría Uriar­te

Mien­tras la bre­ga elec­to­ral ocu­pa la aten­ción de los uru­gua­yos, el sec­tor pro­duc­ti­vo na­cio­nal es­tá a la de­ri­va de lo que el cli­ma y el mer­ca­do le de­pa­re. Por suer­te, am­bos a la fecha han si­do bas­tan­te be­né­vo­los y el apa­ra­to pro­duc­ti­vo si­gue en mar­cha, aún a pe­sar de no ha­ber­se so­lu­cio­na­do sus pro­ble­mas de fon­do. La pér­di­da de pues­tos de tra­ba­jo, el cie­rre de em­pre­sas y la ba­ja en la ac­ti­vi­dad co­mer­cial, fun­da­men­tal­men­te en el in­te­rior, son al­gu­nas de las con­se­cuen­cias de esos pro­ble­mas.

Mien­tras se da la lu­cha por los vo­tos, los al­tos cos­tos de pro­du­cir en Uru­guay y las deu­das que se aca­rrean de pe­río­dos pa­sa­dos lle­nan de an­gus­tia y desa­zón a nues­tros pro­duc­to­res.

Si bien el dó­lar ha ajus­ta­do en al­go su va­lor, le­jos es­tá de ha­ber­lo he­cho de acuer­do a la evo­lu­ción de su va­lor en nues­tros prin­ci­pa­les so­cios co­mer­cia­les. Es­ta di­fe­ren­cia ha­ce po­si­ble que

Mien­tras se da la lu­cha por los vo­tos, los al­tos cos­tos de pro­du­cir en Uru­guay y las deu­das que se aca­rrean de pe­río­dos pa­sa­dos lle­nan de an­gus­tia y desa­zón a nues­tros pro­duc­to­res”

se con­ti­núe la enor­me trans­fe­ren­cia de fon­dos del sec­tor ex­por­ta­dor y tu­rís­ti­co ha­cia las ar­cas del Es­ta­do, cu­yos mon­tos son ma­yo­res a los que es­tos sec­to­res apor­tan vía im­pues­tos.

Los ex­ce­len­tes rin­des agrí­co­las que se es­tán ob­te­nien­do ape­nas se­rán un ate­nuan­te pa­ra mu­chos pro­duc­to­res, quie­nes ne­ce­si­ta­rían más co­se­chas co­mo és­ta pa­ra en­fren­tar las deu­das que arras­tran.

Se­gún fuen­tes lo­ca­les, en la zo­na de Do­lo­res, don­de es­tán las me­jo­res con­di­cio­nes agrí­co­las pa­ra pro­du­cir, el 60% del área agrí­co­la de in­fluen­cia arras­tra deu­das de has­ta US$ 1.000/ha.

Con la le­che­ría pa­sa lo mis­mo. Mien­tras se si­guen ce­rran­do tam­bos, la deu­da del sec­tor equi­va­le al va­lor de to­do el ro­deo le­che­ro na­cio­nal, la le­che va­le me­nos que el agua o que cual­quier re­fres­co y se man­tie­ne un sub­si­dio a la cer­ve­za.

Por su par­te, el sec­tor ovino si­gue ex­pues­to a los per­jui­cios que pro­vo­can las jau­rías suel­tas y al abi­gea­to im­pu­ne y es­tá ter­mi­nan­do un ve­rano en el cual la bi­che­ra ha he­cho ver­da­de­ros es­tra­gos.

¿Cuál es el cos­to que el país tie­ne pa­ra aten­der a to­dos es­tos uru­gua­yos que son mar­gi­na­dos de su ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va por ra­zo­nes aje­nas a su ca­pa­ci­dad y de­di­ca­ción?

¿No se­ría me­jor aten­der sus ne­ce­si­da­des an­tes de que aban­do­nen su ac­ti­vi­dad?

No es me­nor lo que pa­sa con el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Co­lo­ni­za­ción, del cual se ha­bla muy po­co, a pe­sar de que ma­ne­ja una enor­me can­ti­dad de re­cur­sos de to­dos los uru­gua­yos. A dia­rio nos en­te­ra­mos de preo­cu­pan­tes si­tua­cio­nes, que de­be­rían ser de­bi­da­men­te es­cla­re­ci­das y que en su ma­yo­ría son pro­duc­to de la apli­ca­ción de una ideo­lo­gía fun­da­men­ta­lis­ta.

Ha­bría que ha­cer una au­di­to­ría al Ins­ti­tu­to de Co­lo­ni­za­ción, pa­ra que to­dos los uru­gua­yos se­pan cuán­to ca­pi­tal se in­vier­te en ca­da co­lono y sa­ber los re­sul­ta­dos de la po­lí­ti­ca apli­ca­da en los úl­ti­mos años.

En cuan­to a la in­fra­es­truc­tu­ra, sin que­rer des­co­no­cer que en los úl­ti­mos años se ha he­cho mu­cho más que en los pe­río­dos an­te­rio­res, aún son muy ma­las las con­di­cio­nes en las que se de­be sa­car la pro­duc­ción, so­bre­to­do en el norte, no­res­te y cen­tro del país. Bas­ta con de­cir que no hay una ca­rre­te­ra que atra­vie­se trans­ver­sal­men­te al país que es­té en con­di­cio­nes acep­ta­bles.

Re­cien­tes bro­tes de bru­ce­lo­sis y la ex­pan­sión in­con­tro­la­da de la ga­rra­pa­ta son cla­ras prue­bas que la sa­ni­dad tam­bién es­tá a la de­ri­va.

No es me­nor lo que es­tá pa­san­do con el ca­pim an­no­ni, que mien­tras se es­tá me­tien­do de nues­tros pre­dios si­gue ex­pan­dién­do­se por nues­tras ca­rre­te­ras y ca­mi­nos.

¿En qué es­ta el for­ta­le­ci­mien­to de nues­tro sis­te­ma de tra­za­bi­li­dad y su vul­ne­ra­bi­li­dad evi­den­cia­da por so­na­dos ca­sos vin­cu­la­dos al abi­gea­to?

¿Es­ta­mos aten­dien­do de­bi­da­men­te las ne­ce­si­da­des de la ex­por­ta­ción en pie, ac­ti­vi­dad que ha si­do fun­da­men­tal pa­ra la ga­na­de­ría na­cio­nal en los úl­ti­mos años?

Mien­tras car­ga­mos con cul­pas al agro por las al­gas en nues­tras pla­yas, la ma­yo­ría de nues­tras ciu­da­des si­guen vol­can­do las aguas ser­vi­das sin tra­ta­mien­to ade­cua­do a nues­tras aguas, ha­cien­do a quie­nes en ellas vi­ven im­por­tan­tes res­pon­sa­bles de esa reali­dad. Ni si­quie­ra ellos lo sa­ben.

Es­tos son tan so­lo al­gu­nos de los te­mas que an­gus­tian al sec­tor pro­duc­ti­vo, sin em­bar­go pa­re­ce­ría que no es prio­ri­ta­rio pa­ra quie­nes de­be­rían es­tar abo­ca­dos a aten­der­los has­ta el úl­ti­mo mo­men­to de ocu­pa­ción de los car­gos por el cual co­bran suel­dos.

Por eso, nun­ca más vi­gen­te la fra­se de nues­tro pró­cer: “Na­da po­de­mos es­pe­rar si no es de no­so­tros mis­mos...”, al me­nos has­ta mar­zo del 2020. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.