La mi­sión en Hai­tí, que fue un par­tea­guas pa­ra la iz­quier­da, ter­mi­na con exi­to­sa ac­tua­ción mi­li­tar …

Búsqueda - - CARTAS AL DIRECTOR -

los paí­ses sud­ame­ri­ca­nos — con Bra­sil a la ca­be­za— (…) pue­de in­ter­pre­tar­se co­mo un in­ten­to de asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de re­sol­ver una gra­ve cri­sis en Hai­tí, ubi­ca­do en una zo­na de al­ta sen­si­bi­li­dad geo­po­lí­ti­ca en la re­gión y ade­más po­ner en obra un en­fo­que di­fe­ren­te de coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal”, sos­tu­vo Gon­zá­lez en mar­zo pa­sa­do en el se­ma­na­rio “Bre­cha”, lue­go de que el pre­si­den­te Vázquez con­fir­ma­ra el re­ti­ro.

Pa­ra es­te aca­dé­mi­co, que tra­ba­jó co­mo coope­ran­te du­ran­te va­rios me­ses en el pe­que­ño país de las An­ti­llas, “la reali­dad ac­tual de Hai­tí vuel­ve inevi­ta­ble ca­li­fi­car el en­sa­yo co­mo fa­lli­do”.

Fuen­tes ofi­cia­les ex­pli­ca­ron que eso no in­va­li­da la ac­tua­ción de los cas­cos azu­les uru­gua­yos des­de el pun­to de vis­ta pro­fe­sio­nal y hu­mano, sino las de­ci­sio­nes es­tra­té­gi­cas del país. Uru­guay ob­tu­vo, ade­más de be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos y una mi­sión pa­ra l as Fuer­zas Ar­ma­das, ma­yor pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal y eso fue re­co­no­ci­do por to­dos los par­ti­dos en la se­sión del Se­na­do.

Otra co­sa es que los hai­tia­nos re­ci­bie­ran un be­ne­fi­cio pro­por­cio­nal a los cos­to­sos re­cur­sos em­plea­dos.

Pa­ra el últ i mo j efe del ba­ta­llón uru­gua­yo en Hai­tí, co­ro­nel Da­niel de Ar­mas, la mi­sión fue exi­to­sa por­que ayu­dó al país a for­ta­le­cer su ins­ti­tu­cio­na­li­dad.

“Exis­tía caos so­cial y eco­nó­mi­co y en­ton­ces la pri­me­ra fun­ción fue lo­grar se­gu­ri­dad interna. No fue un fra­ca­so: hay un go­bierno elec­to, un Par­la­men­to, un Po­der Ju­di­cial y una Po­li­cía”, afir­mó es­te ofi­cial que cuen­ta con seis mi­sio- nes en su ha­ber, cua­tro de ellas en Áfri­ca. De Ar­mas di­jo a Bús

que­da que si bien hu­bo po­ca par­ti­ci­pa­ción en las úl­ti­mas elec­cio­nes, los cas­cos azu­les con­tri­bu­ye­ron a que es­tas se rea­li­za­ran con nor­ma­li­dad y de­jan un país en me­jo­res con­di­cio­nes. Des­ta­có que, de for­ma pau­la­ti­na, el com­po­nen­te mi­li­tar de la mi­sión fue re­em­pla­za­do por uni­da­des de Po­li­cía de Na­cio­nes Uni­das y del pro­pio país.

Es­ta vi­sión no es com­par­ti­da por el Co­mi­té de So­li­da­ri­dad con Hai­tí en Uru­guay. Los sin­di­ca­lis­tas An­drés Oli­vet­ti y Mó­ni­ca Riet opinan que en las úl­ti­mas elec­cio­nes en Hai­tí no so­lo hu­bo ba­jí­si­ma asis­ten­cia a las ur­nas (al­re­de­dor de 20% de los ha­bi­li­ta­dos), sino frau­de y co­rrup­ción pa­ra ins­ta­lar un pre­si­den­te adic­to a Es­ta­dos Uni­dos (ver re­cua­dro).

Des­pués de una lar­ga cam­pa­ña en el pri­mer país des­co­lo­ni­za­do del con­ti­nen­te, las Fuer­zas Ar­ma­das uru­gua­yas tie­nen ocho muer­tos. La pri­me­ra ba­ja fue un ca­bo del Ejér­ci­to que mu­rió en un ac­ci­den­te de trán­si­to mien­tras via­ja­ba en un blin­da­do. El te­nien­te co­ro­nel Gonzalo Mar­ti­ri­né que­dó se­pul­ta­do ba­jo los es­com­bros del es­ta­do ma­yor de la Minustah el 12 de enero de 2010, cuan­do un gran te­rre­mo­to azo­tó Hai­tí. Seis in­te­gran­tes de la Fuer­za Aé­rea ( FAU) mu­rie­ron cuan­do un Avio­car C-212 que tri­pu­la­ban ca­yó en las mon­ta­ñas con cin­co ofi­cia­les jor­da­nos a bor­do en oc­tu­bre de 2009.

La viu­da del ca­pi­tán José La­rro­sa, el ofi­cial que man­da­ba la aeronave, di­jo en 2011 al dia­rio “El Ob­ser­va­dor” que se en­te­ró un mes des­pués de la muer­te de su es­po­so que la FAU fra­gua­ba las ho­ras de vue­lo pa­ra cum­plir con las de­man- das de la ONU y que el pi­lo­to no te­nía ex­pe­rien­cia en ese avión, sino en los bra­si­le­ños Ban­dei­ran­tes, y que ape­nas ha­bía vo­la­do cin­co ho­ras so­bre te­rri­to­rio hai­tiano.

El en­ton­ces mi­nis­tro de De­fen­sa Luis Ro­sa­di­lla ad­mi­tió que la FAU reali­zó “pon­de­ra­cio­nes” en los re­gis­tros de ho­ras de vue­lo de los pi­lo­tos uru­gua­yos pa­ra que es­tos pu­die­ran ac­ce­der a las mi­sio­nes de paz.

Aun­que hu­bo ca­sos de de­man­da por pa­ter­ni­dad, no se pre­sen­ta­ron de­nun­cias por de­li­tos se­xua­les. El ca­so más com­ple­jo se pro­du­jo con cin­co in­te­gran­tes de la Ar­ma­da que fue­ron in­da­ga­dos y al­gu­nos pro­ce­sa­dos por la Jus­ti­cia mi­li­tar en Uru­guay lue­go de “ac­tos abe­rran­tes” con un ado­les­cen­te lo­cal.

Ade­más de los ac­ci­den­tes, los uru­gua­yos t am­bién de­bie­ron en­fren­tar si­tua­cio­nes crí­ti- cas, so­bre to­do en el ba­rrio ca­pi­ta­lino Ci­te So­leil, el lu­gar don­de fue ti­ro­tea­do el se­gun­do je­fe de la mi­sión, el ge­ne­ral uru­gua­yo Raúl Gloodt­dofsky en enero de 2007.

Una dé­ca­da des­pués, las ban­das en es­ta zo­na de Puer­to Prín­ci­pe, don­de re­si­den unas 600.000 per­so­nas, aún son fuer­tes y po­drían vol­ver a ser mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción en el fu­tu­ro.

Las di­fi cul­ta­des de pre­su­pues­to pa­ra unas Fuer­zas Ar­ma­das acost um­bra­das al i ngre­so que sig­ni­fi­can las mi­sio­nes de paz po­drían lle­var a acep­tar una nue­va en Áfri­ca. Aun­que el mi­nis­tro Me­nén­dez lo des­car­tó por aho­ra y de­cla­ró que se de­man­da­ron fuer­zas es­pe­cia­les que el país no es­tá dis­pues­to a enviar, fuen­tes mi­li­ta­res di­je­ron que de­pen­dien­do de la evo­lu­ción, el pró­xi­mo des­tino po­dría ser la Re­pu­bli­ca­na Cen­troa­fri­ca­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.