El BCU tie­ne ba­jo “es­tu­dio per­ma­nen­te” las crip­to­mo­ne­das co­mo el bit­coin, que los uru­gua­yos ya ne­go­cian por What­sapp

Búsqueda - - ECONOMÍA - Es­cri­be Ni­co­lás Yel­po

Un uru­gua­yo co­mo cual­quie­ra ha­ce la fi­la pa­ra pa­gar sus cuen­tas en una de las re­des de co­bran­za y es­cu­cha que en una de la ven­ta­ni­llas una per­so­na le di­ce al ca­je­ro: “Bue­nas, ven­go a pa­gar mi bit­coin”. El em­plea­do le co­bra el im­por­te in­di­ca­do, co­mo si hu­bie­se lle­va­do una fac­tu­ra de luz o te­lé­fono. Si bien Red­pa­gos no co­bra di­rec­ta­men­te por la com­pra de esa crip­to­mo­ne­da, le pres­ta ser­vi­cios a As­tro­pay, una pla­ta­for­ma a tra­vés de la cual es po­si­ble abo­nar por bit­coins ad­qui­ri­dos en una de las dis­tin­tas pá­gi­nas que los ofre­cen en In­ter­net. No es la úni­ca for­ma que un uru­gua­yo tie­ne de com­prar bit­coin, que in­clu­so se es­tán transan­do a tra­vés de gru­pos de What­sApp.

El bit­coin y las de­más crip­to­mo­ne­das de­ja­ron de ser una l ocu­ra de unos po­cos en el nor­te. El Ban­co Cen­tral del Uru­guay ( BCU) no es ajeno y ya ins­ta­ló un gru­po de tra­ba­jo des­ti­na­do a mo­ni­to­rear el fe­nó­meno y su even­tual re­gu­la­ción.

Mien­tras en al­gu­nos paí­ses su acep­ta­ción está cre­cien­do, en otros, co­mo Bra­sil, em­pie­zan a res­trin­gir el uso. Re­cien­te­men­te la Co­mi­sión Na­cio­nal de Va­lo­res bra­si­le­ña prohi­bió a los fon­dos de in­ver­sión lo­ca­les in­ver­tir en crip­to­mo­ne­das, y Co­rea del Sur anun­ció es­ta se­ma­na que gra­va­rá con un im­pues­to las transac­cio­nes con esos ac­ti­vos.

El ori­gen

El bit­coin fue la pri­me­ra crip­to­mo­ne­da en apa­re­cer y se con­ci­bió des­de su gé­ne­sis co­mo un me­dio de pa­go, un ac­ti­vo cu­ya úni­ca fun­ción es rea­li­zar transac­cio­nes. Por lo tan­to, que fun­cio­ne co­mo di­ne­ro.

Pa­ra con­so­li­dar­se co­mo tal ne­ce­si­ta, pri­me­ro que na­da, que la gen­te lo acep­te. Ha­ce si­glos las transac­cio­nes se rea­li­za­ban in­ter­cam­bian­do bie­nes ( trueque), pe­ro las di­fi­cul­ta­des que es­to im­pli­ca­ba en un mun­do que desa­rro­lla­ba ca­da vez más el co­mer­cio lle­va­ron a bus­car mé­to­dos más prác­ti­cos. Apa­re­cie­ron los me­ta­les pre­cio­sos co­mo uni­da­des de va­lor, pa­ra pos­te­rior- men­te dar­le lu­gar a las mo­ne­das y bi­lle­tes, cu­yo res­pal­do ori­gi­nal pa­ra ser acep­ta­do fue el oro.

El bi­lle­te fue ga­nan­do es­pa­cio y ese res­pal­do de­jó de ser ne­ce­sa­rio has­ta lle­gar a la si­tua­ción ac­tual, don­de pa­ra rea­li­zar una com­pra so­lo se ne­ce­si­ta una tar­je­ta de plás­ti­co (o un te­lé­fono in­te­li­gen­te), di­ne­ro en una cuen­ta ban­ca­ria y un PIN. Aho­ra, ca­da vez más per­so­nas acep­tan las crip­to­mo­ne­das co­mo me­dios de pa­go y es­tas se van acer­can­do a ser una “mo­ne­da”, co­mo in­sis­ten en lla­mar­las sus de­fen­so­res.

El bit­coin sur­gió en la ima­gi­na­ción de unos hac­kers i nfor­má­ti­cos que vie­ron en la crisis fi­nan­cie­ra que es­ta­lló en 2008 en Es­ta­dos Uni­dos, la po­si­bi­li­dad de co­men­zar a emi­tir mo­ne­da igual que esas au­to­ri­da­des re­gu­la­to­rias e ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras en las que ha­bían per­di­do to­tal con­fian­za. Su in­ten­ción era lo­grar rea­li­zar trans­fe­ren­cias mo­ne­ta­rias por fue­ra de ese sis­te­ma.

Los desa­rro­lla­do­res de es­te com­ple­jo en­tra­ma­do de­trás del bit­coin se es­con­den des­de su ini­cio ba­jo el seu­dó­ni­mo Sa­to­yi Na­ka­mo­to. Ba­jo ese nom­bre fue pu­bli­ca­do en 2008 un documento so­bre có­mo de­be­ría fun­cio­nar el es­que­ma que está por de­trás de esa crip­to­mo­ne­da, co­no­ci­do co­mo block­chain. Sim­pli­fi­can­do, son un re­gis­tro con­ta­ble de transac­cio­nes que, una vez con­fir­ma­das, pa­san a ge­ne­rar esas “ca­de­nas de blo­ques” im­po­si­bles de al­te­rar. Que­dan “en­crip­ta­dos” se­gún di­cen los en­ten­di­dos; por eso se de­no­mi­nan crip­to­mo­ne­das a los me­dios de pa­go re­sul­tan­tes.

Si una per­so­na quie­re trans­fe­rir un bit­coin a otra, de­be so­li­ci­tar a una red glo­bal y to­tal­men­te abier­ta al pú­bli­co que desea ha­cer una trans­fe­ren­cia. A par­tir de que se ini­cia la so­li­ci­tud hay gru­pos de per­so­nas ( o má­qui­nas) que com­pi­ten por ser los pri­me­ros en apro­bar la ope­ra­ción, pa­ra lo que es ne­ce­sa­rio re­sol­ver un puzzle ma­te­má­ti­co al­ta­men­te com­ple­jo. Cuan­do lo lo­gran, se ha­cen acree­do­res de nue­vos bit­coins que aca­ban de ser ge­ne­ra­dos o emi­ti­dos. Por ser los úni­cos ca­pa­ces de con­se­guir el “oro vir­tual” — co­mo se dis­tin­gue al bit­coin de otras crip­to­mo­ne­das— se los lla­ma “mi­ne­ros”. Des­de su di­se­ño ori­gi­nal es sa­bi­do que la can­ti­dad de bit­coins po­si­bles de ge­ne­rar es li­mi­ta­da, 21 mi­llo­nes ex­clu­si­va­men­te, lo cual le atri­bu­ye otra ca- rac­te­rís­ti­ca que ali­men­ta es­te pa­ra­le­lis­mo con el oro.

Exis­ten más de 2.000 crip­to­mo­ne­das cu­yas ca­rac­te­rís­ti­cas pue­den ser muy di­fe­ren­tes, e in­clu­so hay va­rias que han te­ni­do una evo­lu­ción de pre­cios ma­yor que el bit­coin. Et­he­rum es una que, co­mo el bit­coin y otras, per­ma­ne­ce por fue­ra de los en­tes re­gu­la­to­rios. El Rip­ple pa­re­ce ir en sen­ti­do con­tra­rio; es co­no­ci­da co­mo “la crip­to­mo­ne­da de los ban­cos” da­do que sur­gió de una em­pre­sa que ya ha ini­cia­do ac­cio­nes con ban­cos y casas fi­nan­cie­ras pa­ra brin­dar las fa­ci­li­da­des de las crip­to­mo­ne­das den­tro de un mar­co le­gal.

Vo­la­ti­li­dad

La evo­lu­ción del pre­cio del bit­coin es lo que ha lla­ma­do la aten­ción en l os úl­ti­mos me­ses. Pa­só de va­ler US$ 1.016 el 1º de enero de 2017 a US$ 13.812 a fin del año, un sal­to de 1.259%. En ese pe­río­do se fue­ron dan­do al­gu­nos hi­tos que pue­den ser en­ten­di­dos co­mo se­ña­les que apun­tan a so­li­di­fi­car es­ta crip­to­mo­ne­da co­mo me­dio de pa­go, co­mo el he­cho de que en paí­ses co­mo Japón ca­da vez hay más em­pre­sas que acep­tan es­te me­dio de pa­go e in­clu­so exis­ten al­gu­nas que ofre­cen pa- gar una por­ción de sa­la­rio en ac­ti­vos de es­te ti­po. Tam­bién fue de­ter­mi­nan­te la de­ci­sión de acep­tar­la en su mer­ca­do por par­te de la bol­sa de fu­tu­ros de Chica­go, un res­pal­do ins­ti­tu­cio­nal que dis­pa­ró su pre­cio en la pri­me­ra se­ma­na en ese ám­bi­to por en­ci­ma de los US$ 20.000.

Sin em­bar­go, es­te res­pal­do no ha lo­gra­do mi­ti­gar una de sus prin­ci­pa­les des­ven­ta­jas: la vo­la­ti­li­dad. El pre­cio del bit­coin ha te­ni­do vai­ve­nes brus­cos des­de su ori­gen y eso si­guió ocu­rrien­do en el ini­cio de 2018, cuan­do lle­gó a su­pe­rar los US$ 17.000 el vier­nes 5, pa­ra el miér­co­les 10 ba­jar al en­torno de US$ 13.000 y ayer miér­co­les co­ti­zar ape­nas por de­ba­jo de los US$ 11.000.

Se­gún di­jo a Bús­que­da Die­go Ri­ve­ro, di­rec­tor de la em­pre­sa Re­gum — de­di­ca­da a brin­dar in­for­ma­ción y for­ma­ción en op­cio­nes de i nver­sión alternativ­as y tra­di­cio­na­les— “la ten­den­cia del bit­coin si­gue sien­do al­cis­ta” a pe­sar de su vo­la­ti­li­dad.

Otros en­fo­can el aná­li­sis le­jos del pre­cio, da­do el ca­rác­ter es­pe­cu­la­ti­vo que es­te pue­de es­con­der, y ar­gu­men­tan que pa­ra en­ten­der la mag­ni­tud que está al­can­zan­do su uso hay que ob­ser­var el vo­lu­men de transac­cio­nes dia­rias que se rea­li­zan. En el ca­so del bit­coin, en di­ciem­bre de 2017 fue­ron 26% más que en enero del mis­mo año.

Ob­te­ner esa in­for­ma­ción es fá­cil a tra­vés del si­tio web block­chain.in­fo, que nu­clea to­das las es­ta­dís­ti­cas so­bre el desa­rro­llo de las crip­to­mo­ne­das, a la vez que per­mi­te ob­te­ner una “bi­lle­te­ra vir- tual” co­mo pri­mer pa­so pa­ra co­men­zar a ope­rar. Di­cha bi­lle­te­ra es sim­ple­men­te un usua­rio al que so­lo aquel que ten­ga la con­tra­se­ña po­drá uti­li­zar pa­ra rea­li­zar sus ope­ra­cio­nes.

Pa­ra ac­ce­der a bit­coins en Uru­guay hay dos for­mas, se­gún Ri­ve­ro. Por un la­do, a tra­vés de los si­tios web don­de se co­mer­cia­li­zan, cer­cio­rán­do­se de que sean fia­bles. Por otro, por me­dio de un co­no­ci­do que ya po­sea bit­coins.

Si se eli­ge ac­ce­der a un bit­coin a tra­vés de al­guno de esos si­tios, pue­de efec­ti­vi­zar el pa­go fi­nal a tra­vés de Ast r opay, abo­nan­do la fac­tu­ra en Red­pa­gos. Si se pre­fie­re el tra­to di­rec­to exis­ten gru­pos de What­sapp don­de per­so­nas in­tere­sa­das en la com­pra­ven­ta de crip­to­mo­ne­das ne­go­cian los tér­mi­nos de la trans­fe­ren­cia en­tre ellos.

Es­pe­cu­la­ción y ¿re­gu­la­ción?

Mien­tras que los in­for­má­ti­cos es­tán ma­ra­vi­lla­dos con el nue­vo sis­te­ma de block­chain que abre mu­chas po­si­bi­li­da­des den­tro de su cam­po, los es­pe­cia­lis­tas en economía in­ten­tan en­ten­der có­mo un gru­po de hac­kers in­ten­ta apo­de­rar­se de la emi­sión de di­ne­ro y la fis­ca­li­za­ción de las transac­cio­nes pren­dien­do to­do ti­po de alar­mas con­tra lo que bus­ca ser una mo­ne­da des­re­gu­la­da.

Por ejem­plo, el in­ge­nie­ro de sis­te­mas Gonzalo Va­ra­lla di­jo en di­ciem­bre en el pro­gra­ma Rompkb­zas de ra­dio El Es­pec­ta­dor que en tec­no­lo­gía es­tán “acos­tum­bra­dos a fe­nó­me­nos ex­po­nen­cia­les” co­mo la suba de pre­cios que ha te­ni­do el bit­coin, a la vez que se mos­tró con­ven­ci­do de “que es un in­ven­to ge­nuino del pun­to de vis­ta tec­no­ló­gi­co y ma­te­má­ti­co”.

Des­de el la­do más eco­nó­mi­co, Federico Araú­jo, del es­cri­to­rio bursátil No­bi­lis, de­fi­nió el bit­coin co­mo un ac­ti­vo “vo­lá­til” y “opa­co” que “no tie­ne lu­gar en nin­gu­nas” de las “es­tra­te­gias” con las que tra­ba­jan.

Por su par­te, Ri­ve­ro co­men­tó que “el 80% de los clien­tes que en­tran es por crip­to­di­vi­sas” con un afán “100% es­pe­cu­la­ti­vo”. Las re­co­men­da­cio­nes que ellos rea­li­zan a sus clien­tes es de des­ti­nar un di­ne­ro “re­si­dual” a ese ti­po de ac­ti­vos.

Más allá del des­tino que ten­ga el bit­coin en par­ti­cu­lar, hay mu­chas coin­ci­den­cias en cuan­to a que el sis­te­ma de block­chain es al­go real­men­te re­vo­lu­cio­na­rio, al igual que las mo­ne­das vir­tua­les. Da­vid Zer­vos, eco­no­mis­ta del ban­co Jef­fe­ries, se­ña­ló a Bús­que­da que “la es­truc­tu­ra y el avan­ce tec­no­ló­gi­co que re­pre­sen­tan ha lle­ga­do pa­ra que­dar­se, y nues­tros hi­jos lo van a abra­zar a tal pun­to de que en el futuro ni si­quie­ra sa­brán de qué ha­bla­mos cuan­do nos re­fe­ri­mos al pa­pel mo­ne­da”.

El arri­bo de es­tos fe­nó­me­nos lle­vó al BCU a co­men­zar a tra­ba­jar so­bre ellos. An­te una con­sul­ta de Bús­que­da, el organismo re­gu­la­dor del sis­te­ma fi­nan­cie­ro se­ña­ló que “el te­ma de las crip­to­mo­ne­das y la tec­no­lo­gía que per­mi­te lle­var los re­gis­tros con­ta­bles dis­tri­bui­dos en una red — block­chain— han si­do dos te­mas de es­tu­dio per­ma­nen­te du­ran­te el 2017 en el BCU. En par­ti­cu­lar en el plan in­te­gral 2018 exis­ten dos ini­cia­ti­vas es­tra­té­gi­cas re­fe­ren­tes al te­ma y que i mpli­can un aná­li­sis y eva­lua­ción del im­pac­to de las mo­ne­das di­gi­ta­les en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros y en las di­ver­sas áreas de in­te­rés pa­ra el BCU”.

Aña­dió que está mo­ni­to­rean­do el desa­rro­llo de las crip­to­mo­ne­das no so­lo en Uru­guay, sino en el mun­do y tie­ne un “equi­po de ana­lis­tas ana­li­zan­do las di­fe­ren­tes re­gu­la­cio­nes que se es­tán im­ple­men­tan­do en el mun­do y eva­luan­do su efi­ca­cia”.

Res­pec­to al mar­gen de ac­ción que tie­nen los re­gu­la­do­res so­bre es­te ti­po de ins­tru­men­tos, el BCU con­tes­tó que “es aún pre­ma­tu­ro res­pon­der a esa in­te­rro­gan­te. Es im­por­tan­te des­ta­car que exis­te la po­si­bi­li­dad de que los pro­pios ban­cos cen­tra­les pue­dan emi­tir mo­ne­das di­gi­ta­les que ge­ne­ren un au­men­to de efi­cien­cia en el sis­te­ma de pa­gos”, lo cual, de he­cho, el organismo uru­gua­yo está ha­cien­do a mo­do de ex­pe­rien­cia pi­lo­to.

Un chat en el mer­ca­do de crip­to­mo­ne­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.