En el sis­te­ma pe­ni­ten­cia­rio hay si­tua­cio­nes de “tor­tu­ra”, de­nun­cia el co­mi­sio­na­do pa­ra las cár­ce­les

Se­gún un do­cu­men­to que el co­mi­sio­na­do par­la­men­ta­rio pa­ra las cár­ce­les en­vió a los le­gis­la­do­res, los pre­sos su­fren “ais­la­mien­to pro­lon­ga­do” y no tie­nen nin­gu­na ac­ti­vi­dad de reha­bi­li­ta­ción

Búsqueda - - PORTADA -

Li­ma­ron los ba­rro­tes de sus cel­das, ac­ce­die­ron a un pa­tio, tre­pa­ron un mu­ro, sa­lie­ron al ex­te­rior del edi­fi­cio don­de es­ta­ban re­clui­dos y se acer­ca­ron al te­ji­do pe­ri­me­tral. Era la ma­dru­ga­da del vier­nes 29 de ju­nio y un gru­po de in­ter­nos bus­ca­ba fu­gar­se del mó­du­lo 12 del Com­car. Pe­ro fue­ron de­tec­ta­dos por mi­li­ta­res apos­ta­dos en el pe­rí­me­tro de la pri­sión, por lo que de­bie­ron re­tro­ce­der y cam­biar de plan. Una ven­ta­na mal ce­rra­da les per­mi­tió en­trar a la guar­dia del mó­du­lo y to­mar co­mo rehe­nes a los tres fun­cio­na­rios que ahí ofi­cia­ban de cus­to­dia. Una vez en­te­ra­das las au­to­ri­da­des, los in­ter­nos re­cla­ma­ron me­jo­res con­di­cio­nes de re­clu­sión pa­ra ne­go­ciar la li­be­ra­ción de los rehe­nes.

Con i nves­ti­ga­cio­nes so­bre la si­tua­ción aún en cur­so por par­te del Mi­nis­te­rio del In­te­rior y de la Fis­ca­lía, un in­for­me del co­mi­sio­na­do par­la­men­ta­rio pe­ni­ten­cia­rio ad­vier­te que el mo­tín, que du­ran­te ca­si 12 ho­ras tu­vo en ries­go la vi­da de tres po­li­cías, pue­de ex­pli­car­se por las con­di­cio­nes de “ais­la­mien­to pro­lon­ga­do” que hay en el mó­du­lo 12 del Com­car. Se tra­ta de un ré­gi­men pe­ni­ten­cia­rio “ex­pre­sa­men­te con­de­na­do” por las nor­mas a las que ha ad­he­ri­do Uru­guay, que “con­fi­gu­ra una si­tua­ción de ‘ tor­tu­ra’” don­de “exis­te una ‘in­ten­cio­na­li­dad’, una de­ci­sión ad­mi­nis­tra­ti­va sos­te­ni­da en el tiem­po pa­ra man­te­ner un do­lor su­ple­men­ta­rio a la pri­va­ción de li­ber­tad”.

“Des­de me­ses atrás se vi­nie­ron re­gis­tran­do he­chos que in­di­ca­ban que las con­di­cio­nes del lu­gar no so­lo no reha­bi­li­ta­ban ni mí­ni­ma­men­te a los in­ter­nos, sino que tam­bién ago­ta­ban y de­gra­da­ban a los fun­cio­na­rios, quie­nes no en­ten­dían el sen­ti­do ni la uti­li­dad del ser­vi­cio que de­bían rea­li­zar, más allá del me­ro cas­ti­go”, se­ña­la el in­for­me de Juan Mi­guel Pe­tit, en­via­do a la Co­mi­sión Bi­ca­me­ral de Se­gui­mien­to Car­ce­la­rio del Po­der Le­gis­la­ti­vo y al cual ac­ce­dió Bús­que­da.

El do­cu­men­to afir­ma que el mó­du­lo, con ca­pa­ci­dad pa­ra 44 per­so­nas y pues­to en fun­cio­na­mien­to a ini­cios de 2016, in­frin­ge las nor­mas in­ter­na­cio­na­les de de­re­chos hu­ma­nos de­di­ca­das a la pri­va­ción de li­ber­tad, en­tre ellas las Re­glas Mí­ni­mas de Na­cio­nes Uni­das pa­ra el Tra­ta­mien­to de los Re­clu­sos, co­no­ci­das co­mo Re­glas Man­de­la y apro­ba­das por Uru­guay en 2015. “Bá­si­ca­men­te, el pri­va­do de li­ber­tad per­ma­ne­ce to­do el día en su cel­da, no tie­ne ac­ti­vi­dad de reha­bi­li­ta­ción al­gu­na, tie­ne li­mi­ta­dos con­tac­tos con el mun­do ex­te­rior, sa­le al pa­tio por me­dia ho­ra por día y so­li­ta­ria­men­te, y es con­tro­la­do por un mé­di­co pe­rió­di­ca­men­te si es re­que­ri­do. El lu­gar es ad­mi­nis­tra­do por fun­cio­na­rios po­li­cia­les cu­yo úni­co con­tac­to con los in­ter­nos es la en­tre­ga de la co­mi­da, el tras­la­do al pa­tio o al lu­gar de vi­si­ta cuan­do ello ocu­rre”.

Pa­ra Pe­tit, la fal­ta de ac­ti­vi­da­des so­cioe­du­ca­ti­vas, las vi­si­tas fa­mi­lia­res breves de una ho­ra ca­da 15 días a tra­vés de una mam­pa­ra, y la ca­ren­cia de per­so­nal téc­ni­co y de pro­gra­mas ins­ti­tu­cio­na­les ex­ter­nos “ge­ne­ra emer­gen­tes vio­len­tos”, por lo que in­ter­pre­ta el amo­ti­na­mien­to del 29 de j unio “co­mo una se­ñal más de las de­bi­li­da­des y ca­ren­cias que to­da­vía tie­ne el sis­te­ma pe­ni­ten­cia­rio” uru­gua­yo.

Agre­ga que des­de que i ngre­só en oc­tu­bre de 2015 al car­go de co­mi- sio­na­do par­la­men­ta­rio, aler­tó so­bre la exis­ten­cia de es­te ti­po de ré­gi­men, que pre­vio al del mó­du­lo 12 del Com­car ya era uti­li­za­do en un cel­da­rio de la Je­fa­tu­ra de Po­li­cía de Mon­te­vi­deo. Sin em- bar­go, pe­se a sus ad­ver­ten­cias, las au­to­ri­da­des si­guen sin to­mar ac­cio­nes e in­clu­so des­lin­dan en­tre ellas las res­pon­sa­bi­li­da­des.

“La si­tua­ción del mó­du­lo 12 cons­ti­tu­ye un ca­so par­ti­cu­lar­men­te ex­tra­ño y com­ple­jo. Si bien es­tá ins­ta­la­do den­tro del pre­dio del Com­car, du­ran­te mu­cho tiem­po se nos di­jo, tan­to por las au­to­ri­da­des del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Reha­bi­li­ta­ción ( INR) co­mo por las del Com­car, que la de­fi­ni­ción de sus ca­rac­te­rís­ti­cas de fun­cio­na­mien­to no de­pen­día de ellos sino de la su­pe­rio­ri­dad mi­nis­te­rial. Pre­gun­ta­mos al Mi­nis­te­rio del In­te­rior. Se nos di­jo que de­pen­día del INR. La si­tua­ción si­gue sien­do con­fu­sa, ya que to­do in­di­ca que el INR no com­par­te la exis­ten­cia de es­te ré­gi­men, pe­ro de­be to­le­rar­lo”, ma­ni­fies­ta en el do­cu­men­to.

Con­clu­ye que es “im­pe­rio­so” for­ta­le­cer ins­ti­tu­cio­nal­men­te al INR en ba­se a un plan de ac­ción ur­gen­te con pro­gra­mas ade­cua­dos y la re­in­ge­nie­ría de la ges­tión pe­ni­ten­cia­ria, don­de es ne­ce­sa­rio el se­gui­mien­to del Par­la­men­to y la par­ti­ci­pa­ción del Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo So­cial, ASSE y la Ad­mi­nis­tra­ción Na­cio­nal de Edu­ca­ción Pú­bli­ca (ANEP), en­tre otros or­ga­nis­mos.

● Si­tua­cio­nes muy di­ver­sas. Tam­bién con ca­rác­ter de ur­gen­te el mi­nis­tro del In­te­rior dis­pu­so una in­ves­ti­ga­ción ad­mi­nis­tra­ti­va a car­go de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de In­for­ma­ción e In­te­li­gen­cia Po­li­cial pa­ra en­con­trar las cau­sas del mo­tín. Mien­tras la in­ves­ti­ga­ción con­ti­núa su cur­so, los pre­sos in­vo­lu­cra­dos en el he­cho fue­ron de­ri­va­dos al Pe­nal de Li­ber­tad, a la Uni­dad 1 de Pun­ta de Rie­les y a otros sec­to­res del Com­car.

Du­ran­te la to­ma de rehe­nes del 29 de ju­nio los pri­sio­ne­ros ac­ce­die­ron a las es­co­pe­tas, las es­po­sas y otros ele­men­tos de se­gu­ri­dad de la guar­dia, abrie­ron to­das las cel­das del mó­du­lo y rom­pie­ron cá­ma­ras, pa­ne­les y compu­tado­ras, ade­más de ame­na­zar a los po­li­cías a lo lar­go del con­flic­to. El Mi­nis­te­rio del In­te­rior va­lo­ró que du­ran­te la ne­go­cia­ción se ha­ya lo­gra­do man­te­ner la si­tua­ción sin in­ci­den­tes de vio­len­cia que pu­die­ran ha­ber ge­ne­ra­do con­se­cuen­cias aún más gra­ves.

El i nfor­me del co­mi­sio­na­do par­la­men­ta­rio ad­mi­te que aún no es­tá cla­ro cuá­les de los in­ter­nos apo­ya­ron real­men­te el mo­tín, ya que “mu­chos fue­ron em­pu­ja­dos a la si­tua­ción que se vi­vía y no ha­bían for­ma­do par­te ni de la fu­ga ni del plan de to­mar rehe­nes y en­fren­tar a la autoridad”. Aña­de, ade­más, que al­re­de­dor de cin­co pri­sio­ne­ros sa­lie­ron de sus cel­das por- que su­fren tu­bercu­losis y apro­ve­cha­ron el mo­men­to pa­ra ob­te­ner una me­jor ven­ti­la­ción. Es que, aun­que fue con­ce­bi­do ori­gi­na­ria­men­te co­mo un es­pa­cio de má­xi­ma se­gu­ri­dad, “el mó­du­lo empezó a al­ber­gar si­tua­cio­nes muy di­ver­sas, in­clu­yen­do a los aque­ja­dos por tu­bercu­losis”.

Pa­ra el dipu­tado na­cio­na­lis­ta Pa­blo Ab­da­la, in­te­gran­te de la co­mi­sión bi­ca­me­ral que mo­ni­to­rea el te­ma, la si­tua­ción en el mó­du­lo 12 “lle­gó a tal ex­tre­mo que hi­zo eclo­sión”, lo que ex­pli­ca “en bue­na me­di­da” las cau­sas del mo­tín. “Pa­re­ce­ría que aho­ra, el mis­mo Es­ta­do que en­du­re­ció las con­di­cio­nes de re­clu­sión per­dió el con­trol, no pu­do ejer­cer su autoridad, y los pre­sos de­mos­tra­ron que son ellos los que pue­den man­dar”, di­jo a Bús­que­da. El dipu­tado in­for­mó que con­vo­ca­ron al mi­nis­tro del In­te­rior, Eduar­do Bo­no­mi, pa­ra que con­cu­rra al Par­la­men­to una vez fi­na­li­za­da la in­ves­ti­ga­ción ad­mi­nis­tra­ti­va en ma­nos de In­te­li­gen­cia Po­li­cial.

El ré­gi­men de re­clu­sión en el mó­du­lo 12 es­tá “ex­pre­sa­men­te con­de­na­do” por las nor­mas in­ter­na­cio­na­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.